Jo­sé Oneto

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ ONETO

En su me­jor mo­men­to, su­pe­ra­das las di­fi­cul­ta­des in­ter­nas en un con­gre­so en el que ni si­quie­ra se ha­bló de la su­ce­sión, al­go que, en al­gún mo­men­to, ha­ce me­ses, es­tu­vo en­ci­ma de la me­sa; en­cau­za­da la le­gis­la­tu­ra y los fu­tu­ros Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les Es­ta­do pa­ra 2017 y acep­ta­do en el nú­cleo du­ro de Eu­ro­pa (Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia) como re­pre­sen­tan­te de un país que ha su­pe­ra­do di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas muy du­ras, el pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña y del Par­ti­do Po­pu­lar, Ma­riano Ra­joy, ha en­tra­do en su se­ma­na más du­ra de los úl­ti­mos años, pre­ci­sa­men­te cuan­do más fa­vo­ra­bles son los da­tos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y crea­ción de em­pleo, re­co­no­ci­dos por el pro­pio Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ( FMI). Una au­tén­ti­ca se­ma­na ne­gra, como re­co­no­cía la úl­ti­ma por­ta­da de TIEM­Po. Se­ma­na ne­gra que se ini­cia­ba el Mar­tes de Pas­cua, des­pués de la Se­ma­na de Pa­sión, con el anun­cio de que el pre­si­den­te ten­drá que com­pa­re­cer como tes­ti­go en el jui­cio de la pri­me­ra eta­pa de Gür­tel (1999-2005), en la que Ra­joy era vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do. El pre­si­den­te era ade­más res­pon­sa­ble de va­rias cam­pa­ñas elec­to­ra­les y, se­gún los pa­pe­les de Bár­ce­nas, re­ci­bió so­bres en B, al­go que él ha ne­ga­do sis­te­má­ti­ca­men­te. En esa pri­me­ra parte de Gür­tel tam­bién pres­ta­rán de­cla­ra­ción como tes­ti­gos to­dos los que du­ran­te esa eta­pa fue­ron se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les o al­tos car­gos del PP: Fran­cis­co Ál­va­rez Cas­cos, Án­gel Ace­bes, y Ja­vier Are­nas. El que fal­ta­ba era pre­ci­sa­men­te el an­te­ce­sor de Cas­cos, Ma­riano Ra­joy Brey.

La com­pa­re­cen­cia de Ra­joy an­te el tri­bu­nal ha cau­sa­do ver­da­de­ra irri­ta­ción en el PP, cu­yos di­ri­gen­tes no en­tien­den có­mo tras dos vo­ta­cio­nes en las que el Tri­bu­nal Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal re­cha­zó su pre­sen­cia como tes­ti­go, a la ter­ce­ra, por el cam­bio de ac­ti­tud del ma­gis­tra­do Ju­lio de Die­go, que se su­mó a las te­sis de Jo­sé Ri­car­do de Pra­da fren­te a la opo­si­ción del pre­si­den­te del tri­bu­nal, Án­gel Hur­ta­do, la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción y el abo­ga­do del Es­ta­do, fue la ven­ci­da y se apro­bó que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia, com­pa­rez­ca como tes­ti­go en un jui­cio por co­rrup­ción un pre­si­den­te del Go­bierno en ac­ti­vo. Se ig­no­ra si pres­ta­rá de­cla­ra­ción por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de su des­pa­cho de La Mon­cloa, des­de la se­de del PP o, por el con­tra­rio, como sos­tie­nen al­gu­nos ju­ris­tas, de for­ma pre­sen­cial en la pro­pia sa­la de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Ahí em­pe­za­ba de he­cho la se­ma­na ne­gra a la que se re­fie­re TIEM­Po, aun­que muy po­cos es­pe­ra­ban que esa se­ma­na ne­gra fue­ra a con­ver­tir­se, 24 horas más tar­de, en una se­ma­na trá­gi­ca que iba a po­ner al PP en una si­tua­ción lí­mi­te, pre­ci­sa­men­te cuan­do es­ta­ba a pun­to de con­se­guir apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les. A pri­me­ras horas de la ma­ña­na, la Uni­dad Cen­tral ope­ra­ti­va de la Guar­dia Ci­vil de­te­nía al ex­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Madrid Ig­na­cio Gon­zá­lez y a una de­ce­na de per­so­nas más, en­tre ellas a un her­mano y un cu­ña­do su­yos, se pro­du­cían re­gis­tros en nu­me­ro­sas em­pre­sas que han financiado al PP ile­gal­men­te, en­tre ellas oHL a tra­vés del yerno de Juan Mi­guel Vi­llar Mir, Ja­vier Ló­pez Madrid, y so­bre to­do el Ca­nal de Isa­bel II, cen­tro de la ope­ra­ción an­ti­co­rrup­ción pues­ta en mar­cha con el nom­bre de Le­zo (por el al­mi­ran­te Blas de Le­zo, el de-

vein­ti­cua­tro horas des­pués de que se su­pie­ra que el pre­si­den­te com­pa­re­ce­rá an­te la jus­ti­cia como tes­ti­go en el ca­so gür­tel, la guar­dia ci­vil ini­cia­ba la ope­ra­ción le­zo, una bom­ba de re­lo­je­ría que no ha ter­mi­na­do de es­ta­llar

fen­sor en el si­glo XVIII de Car­ta­ge­na de In­dias, lo­ca­li­dad que apa­re­ce en las in­ves­ti­ga­cio­nes).

La de­ten­ción de Gon­zá­lez y su in­gre­so en la pri­sión de So­to del Real, don­de es­tá otro im­por­tan­te di­ri­gen­tes del PP ma­dri­le­ño, Fran­cis­co Gra­na­dos, prin­ci­pal impu­tado en la ope­ra­ción Pú­ni­ca, como con­se­cuen­cia de la de­nun­cia pre­sen­ta­da por la pro­pia Co­mu­ni­dad de Madrid so­bre la com­pra por el Ca­nal de Isa­bel II de em­pre­sas en Amé­ri­ca La­ti­na (Bra­sil, Co­lom­bia, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na) por un pre­cio que cua­dru­pli­ca­ba su va­lor real, es so­lo la pun­ta de un ice­berg de unas pro­por­cio­nes pa­re­ci­das a la Gür­tel y, en al­gu­nos ca­sos, ma­yor. No se tra­ta so­lo de unos so­bre­cos­tes de mi­llo­nes de eu­ros, mu­chos de los cua­les han ido a pa­rar a cuen­tas en Sui­za, sino tam­bién de co­mi­sio­nes gi­gan­tes­cas a cam­bio de con­ce­sio­nes de obras (ahí es­tá el fa­lli­do pro­yec­to del tren de Na­val­car­ne­ro, con­ce­di­do gra­cias a co­mi­sio­nes pa­ga­das por oHL tra­vés de su con­se­je­ro Ló­pez Madrid, por el que la Co­mu­ni­dad de Madrid exi­ge una in­dem­ni­za­ción de más de 300 mi­llo­nes) de re­par­to de mi­llo­nes de eu­ros en­tre la pren­sa ami­ga, de im­pli­ca­cio­nes que ya in­ves­ti­ga­ba el juez Eloy Ve­las­co so­bre las co­ne­xio­nes con la Pú­ni­ca, de la fi­nan­cia­ción ile­gal del PP pa­ra cam­pa­ñas de Esperanza Agui­rre, y de una tra­ma que, pa­ra el juez Ve­las­co, a pe­sar de las pre­sio­nes e in­je­ren­cias del fis­cal an­ti­co­rrup­ción Ma­nuel Moix, se tra­ta de una ban­da cri­mi­nal en la que es­tá in­clui­da ca­si to­da la fa­mi­lia de Gon­zá­lez.

To­da una bom­ba de re­lo­je­ría que irá es­ta­llan­do po­co a po­co, pe­se a los im­pe­di­men­tos que es­tá po­nien­do el fis­cal Moix, el can­di­da­to de Gon­zá­lez pa­ra el pues­to, se­gún ha tras­cen­di­do de las con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das por la Guar­dia Ci­vil al ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño. La an­te­rior fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Con­sue­lo Ma­dri­gal, fue ce­sa­da pre­ci­sa­men­te por no acep­tar el nom­bra­mien­to de Moix y sus­ti­tui­da por Jo­sé Ma­nuel Ma­za, que nom­bró, a pe­sar de su nula ca­pa­ci­dad, a Moix, el ami­go del en­car­ce­la­do Ig­na­cio Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.