De­mo­cra­cia de­fec­tuo­sa y vo­tan­tes in­com­pe­ten­tes

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ma­riano Ra­joy, ade­más de per­se­ve­ran­cia y re­sis­ten­cia, tam­bién tie­ne al­go de aque­lla le­gen­da­ria “ba­ra­ka” que acom­pa­ñó a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro has­ta que, har­to de ne­gar la reali­dad –es otra va­rian­te del sín­dro­me de La Mon­cloa, que qui­zá se he­re­da con el car­go–, la Gran Re­ce­sión se lo lle­vó por de­lan­te y le con­ce­dió una ma­yo­ría ab­so­lu­ta al lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar. “Ba­ra­ka” es una pa­la­bra, pro­ce­den­te del ára­be ma­rro­quí, acep­ta­da por la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, que sig­ni­fi­ca al­go más que suer­te.

El in­qui­lino de La Mon­cloa vol­vió de las va­ca­cio­nes de Se­ma­na San­ta con­ven­ci­do de que te­nía por de­lan­te una pri­ma­ve­ra con todo a su fa­vor: unos da­tos eco­nó­mi­cos ca­da vez me­jo­res –re­fren­da­dos ade­más por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal–, re­co­no­ci­mien­to, pres­ti­gio e in­fluen­cia in­ter­na­cio­na­les –so­bre todo en Eu­ro­pa– y fu­tu­ro po­lí­ti­co in­me­dia­to bas­tan­te des­pe­ja­do mien­tras el PSOE aca­ba de re­sol­ver, si es que lo lo­gra, sus líos in­ter­nos, por­que las pri­ma­rias de ma­yo pue­den no ser el fi­nal de la pelea fra­tri­ci­da.

Juan Ma­ría Nin, ex­vi­ce­pre­si­den­te de Cai­xabank, en su muy in­tere­san­te li­bro Por un cre­ci­mien­to ra­cio­nal, cuen­ta có­mo An­ge­la Mer­kel pen­sa­ba que el or­gu­llo es­pa­ñol le im­pe­di­ría a Ra­joy pe­dir 100.000 mi­llo­nes de eu­ros –el do­ble de lo ne­ce­sa­rio– pa­ra el res­ca­te fi­nan­cie­ro y tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos en 2012. Nin, al que Mer­kel ha­bía lla­ma­do tras co­no­cer una in­ter­ven­ción del fi­nan­cie­ro en el gru­po Bil­de­berg, le ha­bló de las raí­ces cel­tas del pre­si­den­te –al­go de lo que la can­ci­ller ale­ma­na no te­nía ni idea– y que, por eso, no ha­bría nin­gún pro­ble­ma con el or­gu­llo.

La ba­ra­ka de Ra­joy tie­ne, por eso, al­go de celta, lo que de­ja al or­gu­llo y a otros en muy se­gun­do lu­gar. Eso no im­pi­de, no obs­tan­te, que el pre­si­den­te –siem­pre en su tono con­te­ni­do– tu­vie­ra al­go más que pa­la­bras con sus más pró­xi­mos cuan­do su­po, ca­si por el te­le­dia­rio, que ha­bía si­do ci­ta­do a de­cla­rar por el lla­ma­do ca­so Gür­tel. “Es in­só­li­to y tam­bién iné­di­to que un pre­si­den­te en ejer­ci­cio de una de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal ple­na ten­ga que de­cla­rar an­te la Jus­ti­cia”, ex­pli­can en el PP quie­nes se que­jan de que al pre­si­den­te y a su equi­po les co­gie­ra por sor­pre­sa.

Ra­joy, sin em­bar­go, sí te­nía que sa­ber el tsu­na­mi ju­di­cial que iba a pro­ta­go­ni­zar Ig­na­cio Gon­zá­lez y sus di­fe­ren­tes de­ri­va­das. En el PP eran cons­cien­tes –y lo de­cían, es­te se­ma­na­rio lo pu­bli­có el 17 de mar­zo en su nú­me­ro 1.786– de que el juez Eloy Cas­tro iba a ac­tuar, que te­nía más in­for­ma­ción de la que en ese mo­men­to pa­re­cía y, so­bre todo, que al­guno de sus in­te­rro­ga­dos ha­bría can­ta­do so­bre bas­tan­tes epi­so­dios ocu­rri­dos en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid des­de el le­jano 2004, cuan­do Es­pe­ran­za Agui­rre lle­gó a la pre­si­den­cia y, es­pe­cial­men­te, de la épo­ca más re­cien­te en que le sus­ti­tu­yó Ig­na­cio Gon­zá­lez, que, co­mo tan­tos otros, se cre­yó in­mu­ne. Pa­re­ce im­po­si­ble que na­die en el PP ad­vir­tie­ra a Ra­joy de lo que se ave­ci­na­ba, aun­que no cons­ta, y el pre­si­den­te ha es­ta­ble­ci­do su par­ti­cu­lar Lí­nea Ma­gi­not en los he­chos, reales, de que él im­pi­dió a Ig­na­cio Gon­zá­lez ser pre­si­den­te de Ban­kia y que in­ten­ta­ra re­pe­tir co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la co­mu­ni­dad. El pro­ble­ma es que, tan­to en el Go­bierno co­mo en el par­ti­do, al­gu­nos/bas­tan­tes creen que el da­ño su­fri­do

ra­joy es­pe­ra­ba una pri­ma­ve­ra plá­ci­da, aun­que en el pp sa­bían que el juez ve­las­co ac­tua­ría. to­da­vía con­fía en su ba­ra­ka celta, pe­ro, a Ho­ra sí, pien­sa en pro­lon­gar la le­gis­la­tu­ra todo lo po­si­ble. mien­tras, es­pa­ña se afir­ma en­tre las “de­mo­cra­cias ple­nas” y es­ta­dos uni­dos cae al gru­po de las “de­mo­cra­cias de­va­lua­das”, co­mo ita­lia o fran­cia

por el PP es ya muy gran­de y que pue­den pa­gar­lo en las pró­xi­mas elec­cio­nes.

El pre­si­den­te del Go­bierno, por todo eso, aho­ra sí, sal­vo que se vie­ra en­tre la es­pa­da y la pa­red, in­ten­ta­rá pro­lon­gar la le­gis­la­tu­ra todo lo po­si­ble, con la es­pe­ran­za de que el tiem­po, co­mo siem­pre, y su ba­ra­ka celta vuel­van a ser sus gran­des alia­dos “por­que Es­pa­ña es país en el que exis­ten vir­tu­des tan gran­des que im­pi­den ob­ser­var sus pro­pios vi­cios, que a ve­ces son tan gran­des los vi­cios que pa­re­cen ocul­tar to­das sus vir­tu­des”. Tam­po­co cons­ta que lo ha­ya leído, pe­ro es lo que es­cri­be Ma­rio Gar­cés, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, en un li­bro tan des­lum­bran­te co­mo in­fre­cuen­te, El An­ti­prín­ci­pe. Gar­cés, que se­ría mi­nis­tro si no fue­ra ara­go­nés (Ja­ca, 1976) y no hu­bie­ra cuo­tas de gé­ne­ro y te­rri­to­ria­les, sub­ti­tu­la su obra Tra­ta­do so­bre el ar­te del mal (o buen) Go­bierno, que es al­go así co­mo una re­lec­tu­ra mo­der­na de El Prín­ci­pe de Ma­quia­ve­lo, en el que de­di­ca un ca­pí­tu­lo lu­mi­no­so so­bre “la co­rrup­ción”, que re­ma­ta con aque­llo de “por un la­drón, pier­den cien­to me­són”. Lec­tu­ra obli­ga­to­ria.

El An­ti­prín­ci­pe coin­ci­de con el úl­ti­mo ejem­plo es­pa­ñol de ocul­ta­mien­to de vir­tu­des. Aca­ba de aparecer el De­mo­cracy In­dex que ela­bo­ra la Eco­no­mist In­te­lli­gen­ce Unit. Ana­li­za la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca de 167 paí­ses in­de­pen­dien­tes y de­ter­mi­na que so­lo se pue­den con­si­de­rar de­mo­cra­cias ple­nas –full de­mo­cra­cies– 19 paí­ses, en­tre los que fi­gu­ra Es­pa­ña, en el pues­to 17, por de­trás del Reino Uni­do. En esa ca­te­go­ría no es­tán Ja­pón, Ita­lia o Fran­cia, por­que son con­si­de­ra­das de­mo­cra­cias de­fec­tuo­sas –fla­wed de­mo­cra­cies–, ca­te­go­ría a la que tam­bién han des­cen­di­do los Es­ta­dos Uni­dos tras la elec­ción de Trump. En La Mon­cloa no lo han ce­le­bra­do co­mo me­re­ce. Qui­zá es­tán muy ocu­pa­dos en un es­tu­dio de Ra­fael di Pa­lla y Ju­lio Ro­tem­ber, de la es­cue­la de ne­go­cios de Har­vard, rea­li­za­do tras la vic­to­ria de Trump y que se pre­gun­ta “¿por qué los vo­tan­tes ame­ri­ca­nos eli­gen can­di­da­tos in­com­pe­ten­tes?”. La in­cóg­ni­ta es si eso so­lo ocu­rre en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.