UN TI­TU­LAR EN­GA­ÑO­SO

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Jo­su Pue­lles

Co­mo víc­ti­ma del te­rro­ris­mo y co­mo er­tzai­na, ac­ce­dí a par­ti­ci­par en un re­por­ta­je pu­bli­ca­do en el nú­me­ro 1.789 de es­ta re­vis­ta pa­ra abor­dar el su­pues­to “desar­me” de ETA. En la con­ver­sa­ción par­ti­ci­pa­mos una es­col­ta, una víc­ti­ma y un se­na­dor de Po­de­mos, Jo­sé Ra­món Arrie­ta, que fue de­te­ni­do en 1974, cuan­do te­nía 18 años, acu­sa­do de per­te­ne­cer a ETA y que ha re­ne­ga­do de su pa­sa­do. Si bien el tex­to de ese re­por­ta­je plas­ma de for­ma fi­de­dig­na el con­te­ni­do de la con­ver­sa­ción, mi sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la al ver el ti­tu­lar de por­ta­da, “La ho­ra de la re­con­ci­lia­ción”. La “re­con­ci­lia­ción” ni si­quie­ra se abor­dó en la con­ver­sa­ción y, es más, de ha­ber si­do el enfoque pro­pues­to pa­ra el re­por­ta­je, yo nun­ca ha­bría par­ti­ci­pa­do. La ra­zón es sen­ci­lla: las víc­ti­mas no te­ne­mos que re­con­ci­liar­nos con na­die por­que no he­mos si­do no­so­tras quie­nes he­mos ase­si­na­do, se­cues­tra­do o ex­tor­sio­na­do. En todo ca­so, se­rán los te­rro­ris­tas or­gu­llo­sos de su tra­yec­to­ria cri­mi­nal quie­nes ten­gan que re­con­ci­liar­se no con las víc­ti­mas en ge­ne­ral, ya que el per­dón se cir­cuns­cri­be al ám­bi­to per­so­nal y pri­va­do de ca­da una, sino con la de­mo­cra­cia y el Es­ta­do de De­re­cho que que­rían destruir a gol­pe de aten­ta­do. Pien­so que el ti­tu­lar, ade­más de en­ga­ño­so, es una ofen­sa a mí, a mi her­mano ase­si­na­do, el ins­pec­tor Eduar­do Pue­lles, y a los prin­ci­pios y va­lo­res de nues­tra de­mo­cra­cia, por los que mi her­mano y otras 857 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.