La dic­ta­du­ra cons­ti­tu­cio­nal del ar­tícu­lo 16

Tiempo - - A FONDO -

“Las le­yes guar­dan si­len­cio en tiem­po de gue­rras”, es­cri­bió Ci­ce­rón du­ran­te la ex­pan­sión te­rri­to­rial de la Re­pú­bli­ca ro­ma­na. Al­go pa­re­ci­do pien­san aho­ra en el Fren­te Na­cio­nal pa­ra apro­bar al­gu­nas de sus me­di­das más im­po­pu­la­res si lle­gan al po­der. Los ase­so­res de Ma­ri­ne Le Pen han pues­to los ojos en el con­tro­ver­ti­do ar­tícu­lo 16 de la Cons­ti­tu­ción de la V Re­pú­bli­ca de 1958, que con­fie­re al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca unos po­de­res ex­cep­cio­na­les du­ran­te un mí­ni­mo de un mes. Es la lla­ma­da cláu­su­la de la dic­ta­du­ra, pues per­mi­te la ins­tau­ra­ción de la lla­ma­da dic­ta­du­ra cons­ti­tu­cio­nal. ¿Qué di­ce ese ar­tícu­lo 16 que ideó el ge­ne­ral De Gau­lle? “Cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes de la Re­pú­bli­ca, la in­de­pen­den­cia de la Na­ción, la in­te­gri­dad de su te­rri­to­rio o el cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les es­tén ame­na­za­dos de ma­ne­ra gra­ve o in­me­dia­ta y el fun­cio­na­mien­to re­gu­lar de los po­de­res pú­bli­cos cons­ti­tu­cio­na­les es­té in­te­rrum­pi­do, el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca to­ma­rá las me­di­das exi­gi­das por ta­les cir­cuns­tan­cias”.

El je­fe del Es­ta­do úni­ca­men­te tie­ne que so­li­ci­tar el pa­re­cer no vin­cu­lan­te del pri­mer mi­nis­tro, los pre­si­den­tes de las Cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas y el del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, así co­mo anun­ciar su de­ci­sión al país me­dian­te un men­sa­je, cu­yo pla­zo y for­ma no se pre­ci­san. Es de­cir, el pre­si­den­te pue­de por su pro­pia au­to­ri­dad y so­la vo­lun­tad, sin re­que­rir­se el con­sen­ti­mien­to ni apro­ba­ción de nin­gún otro ór­gano pú­bli­co, arro­gar­se ple­nos po­de­res y eri­gir­se en dic­ta­dor cons­ti­tu­cio­nal.

Las úni­cas ga­ran­tías que exi­ge la Cons­ti­tu­ción ga­la son la prohi­bi­ción ta­xa­ti­va al pre­si­den­te de que di­suel­va la Asam­blea Na­cio­nal (po­tes­tad de la que go­za en si­tua­cio­nes de nor­ma­li­dad) y la exi­gen­cia de que el Par­la­men­to si­ga reunién­do­se de for­ma nor­mal, lo que po­dría lle­var a que las Cá­ma­ras acu­sa­sen al pre­si­den­te de al­ta trai­ción por vio­la­ción ma­ni­fies­ta de la Car­ta Mag­na si el man­da­ta­rio se so­bre­pa­sa en sus fun­cio­nes.

El ar­tícu­lo 16 so­lo se apli­có en Fran­cia una vez, en el año 1961, pa­ra res­pon­der a la re­vuel­ta de los fran­ce­ses con­tra­rios a la in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia. El pre­si­den­te De Gau­lle fir­mó en­ton­ces una se­rie de de­cre­tos que am­plia­ron el pla­zo de de­ten­ción pre­via, la mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go Pe­nal, la cons­ti­tu­ción de un Al­to Tri­bu­nal Mi­li­tar en­car­ga­do de juz­gar los ac­tos de re­bel­día y la cen­su­ra de cual­quier do­cu­men­to o co­mu­ni­ca­ción que ayu­da­se a la re­be­lión de los pieds noirs. En 2008 una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ció un cier­to con­trol par­la­men­ta­rio una vez tras­cu­rri­dos 30 y 60 días de apli­ca­ción del ci­ta­do ar­tícu­lo 16.

Fran­cia vi­ve aho­ra ba­jo el es­ta­do de ex­cep­ción des­de los aten­ta­dos yiha­dis­tas de di­ciem­bre de 2015 y la me­di­da fi­na­li­za el 15 de ju­lio, de mo­do que va­rios cons­ti­tu­cio­na­lis­tas han ad­ver­ti­do que si Ma­ri­ne Le Pen ven­ce en la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral del 7 de ma­yo po­dría in­vo­car el ar­tícu­lo 16 pa­ra pro­ce­der a la sa­li­da de Fran­cia del eu­ro sin ne­ce­si­dad de con­tar con el aval par­la­men­ta­rio, ya que la Asam­blea es­tá di­suel­ta has­ta las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.