INCORRECCIÓN PO­LÍ­TI­CA

Tiempo - - A FONDO -

Lim­piar, fi­jar y dar es­plen­dor nun­ca se ha­ce a gus­to de to­dos. Se­gún su di­rec­tor, Da­río Vi­lla­nue­va, la RAE es “po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta” en cuan­to a sus pau­tas pa­ra el co­rrec­to uso de la len­gua, que, sin em­bar­go, sue­len traer co­la, co­mo en es­tos ejem­plos.

“Se­xo dé­bil”. “Con­jun­to de las mu­je­res”, fren­te a “se­xo fuer­te”, “con­jun­to de los hom­bres”. La po­lé­mi­ca no lo­gró la re­ti­ra­da de la de­fi­ni­ción, pe­ro en la pró­xi­ma edi­ción di­gi­tal del dic­cio­na­rio la RAE in­di­ca­rá que es sen­ti­do des­pec­ti­vo.

“Su­da­ka”, “ju­dia­da”, “ma­ri­ca”. En 2014, di­ver­sos co­lec­ti­vos con­si­de­ra­ron es­tas vo­ces des­pec­ti­vas pa­ra ju­díos, ho­mo­se­xua­les y sud­ame­ri­ca­nos.

“Gi­tano”. Aso­cia­cio­nes gi­ta­nas pro­tes­ta­ron por una de las de­fi­ni­cio­nes, “al­guien que pro­cu­ra en­ga­ñar”.

“Ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual”. La RAE lo con­si­de­ró in­co­rrec­to des­de el pun­to de vis­ta eti­mo­ló­gi­co, pe­ro se in­clu­yó en 2012 cuan­do se apro­bó la ley que per­mi­te ca­sar­se a per­so­nas del mis­mo se­xo.

“Hac­ker”. Ex­per­tos in­for­má­ti­cos pro­tes­ta­ron con­tra la de­fi­ni­ción “pi­ra­ta in­for­má­ti­co”, sin alu­sio­nes al “hac­king éti­co” o a las la­bo­res de se­gu­ri­dad.

“Ami­go­vio”. La fu­sión de “ami­go” y “novio” pa­ra de­fi­nir un ti­po de re­la­ción dio que ha­blar en 2014.

“Man­ga”. El Sa­lón del Có­mic de Bar­ce­lo­na se fe­li­ci­tó por la eli­mi­na­ción de las alu­sio­nes a la vio­len­cia.

“Fran­quis­mo”. La Aso­cia­ción pa­ra la Me­mo­ria His­tó­ri­ca cri­ti­có una de­fi­ni­ción que ob­via la re­pre­sión, muer­te y exi­lio.

“Co­cre­ta”, “to­ba­lla”. La RAE in­clu­yó en 2011 ver­sio­nes in­co­rrec­tas de pa­la­bras co­mo “cro­que­ta” y “toa­lla”: co­mo en los ca­sos an­te­rio­res, “el uso ha­ce la nor­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.