Cuan­do los es­pa­ño­les ocu­pa­ron pa­rís

Pa­rís, abril de 1593. Los Es­ta­dos Ge­ne­ra­les rehú­san dar la co­ro­na de Fran­cia a la hi­ja de Fe­li­pe II.

Tiempo - - VIVIR - LUIS RE­YES

Un mon­je do­mi­ni­co apu­ña­ló a muer­te al rey En­ri­que II. Era la ven­gan­za por el ase­si­na­to del du­que de Gui­sa, atraí­do trai­cio­ne­ra­men­te por el rey a su cas­ti­llo de Blois. El in­digno mo­nar­ca in­clu­so ha­bía pro­fa­na­do el ca­dá­ver dán­do­le una pa­ta­da en la ca­ra des­pués de que sus guar­dias le ase­si­na­sen. Esos te­rri­bles su­ce­sos eran el ápi­ce de la Gue­rra de los Tres En­ri­ques, la pug­na en­tre tres pre­ten­dien­tes al trono de Fran­cia del mis­mo nom­bre de pi­la: En­ri­que II de Va­lois, rey ti­tu­lar pe­ro sin con­trol so­bre su país; En­ri­que du­que de Gui­sa, je­fe de la po­de­ro­sa Li­ga Ca­tó­li­ca; y En­ri­que de Bor­bón el Bear­nés, cau­di­llo de los pro­tes­tan­tes, pues el con­flic­to era par­te de las lla­ma­das Gue­rras de Re­li­gión que aso­la­ron Fran­cia en la se­gun­da mi­tad de si­glo XVI.

Tras el do­ble ase­si­na­to En­ri­que de Bor­bón se que­dó so­lo en la es­ce­na, pe­ro no le sir­vió de na­da. Pa­rís, ciu­dad ca­tó­li­ca, le ce­rró sus puer­tas, y sin Pa­rís no se po­día ser rey de Fran­cia. El ejér­ci­to pro­tes­tan­te la so­me­tió a un rí­gi­do blo­queo, y so­bre Pa­rís se aba­tió un ham­bre mor­tal, se lle­gó a de­cir que las ma­dres se co­mían a sus be­bés. En­ton­ces Fe­li­pe II, que des­de ha­cía tiem­po apo­ya­ba a la Li­ga Ca­tó­li­ca en las Gue­rras de Re­li­gión, de­ci­dió ir al so­co­rro de Pa­rís.

La re­li­gión era so­lo un pre­tex­to, Es­pa­ña y Fran­cia eran los dos úni­cos ri­va­les por la he­ge­mo­nía eu­ro­pea des­de los al­bo­res de la Edad Mo­der­na. Fran­cia era la na­ción más gran­de, po­bla­da y ri­ca de Eu­ro­pa, pe­ro Es­pa­ña era un im­pe­rio no so­lo por ha­ber des­cu­bier­to Amé­ri­ca, la lla­ma­da Mo­nar­quía Ca­tó­li­ca te­nía po­se­sio­nes por el Vie­jo Con­ti­nen­te que pre­ci­sa­men­te ro­dea­ban a Fran­cia: el Mi­la­ne­sa­do por el Sur, el Fran­co Con­da­do por el Es­te y Flan­des al Norte.

Des­de Flan­des, Pa­rís que­da­ba a ti­ro pa­ra los ter­cios es­pa­ño­les, aun­que la re­be­lión pro­tes­tan­te en los Paí­ses Ba­jos te-

nía de­ma­sia­do ocu­pa­dos a los es­pa­ño­les. Cuan­do lle­gó la or­den de Fe­li­pe II de in­va­dir Fran­cia, el go­ber­na­dor de los Paí­ses Ba­jos, Ale­jan­dro Far­ne­sio, na­ci­do en Ma­drid y so­brino de Fe­li­pe II, mal­di­jo con ra­yos y true­nos. Te­nía prác­ti­ca­men­te do­mi­na­da la re­be­lión, so­la­men­te re­sis­tía la pro­vin­cia de Ho­lan­da, pe­ro sa­bía que re­bro­ta­ría si sa­ca­ba los ter­cios de Flan­des. Pe­ro ór­de­nes son ór­de­nes, y en el ve­rano de 1590 tras­pa­só la fron­te­ra fran­co-fla­men­ca y mar­chó so­bre Pa­rís. Lle­va­ba 14.000 in­fan­tes y 3.000 ji­ne­tes, aun­que co­mo ocu­rría siem­pre so­lo una mi­no­ría de los sol­da­dos, la éli­te, eran es­pa­ño­les.

En­ri­que de Bor­bón fue a cor­tar­le el pa­so con un ejér­ci­to su­pe­rior en nú­me­ro, pe­ro con una se­rie de bri­llan­tes fin­tas Far­ne­sio, en gran es­tra­te­ga, dri­bló al ejér­ci­to pro­tes­tan­te, cru­zó el Se­na por un puen­te de bar­cas im­pro­vi­sa­do por sus za­pa­do­res, y se sir­vió del río co­mo mu­ra­lla que fi­jó al enemi­go, mien­tras él rom­pía el cer­co y lle­ga­ba a Pa­rís. Los es­pa­ño­les fue­ron re­ci­bi­dos co- mo sal­va­do­res por sus ha­bi­tan­tes, aun­que esa no­che los pro­tes­tan­tes in­ten­ta­ron asal­tar Pa­rís es­ca­lan­do las mu­ra­llas. Los nue­vos de­fen­so­res lo re­cha­za­ron fá­cil­men­te; mien­tras los es­pa­ño­les guar­ne­cie­sen la pla­za, Pa­rís es­ta­ría a sal­vo. El pro­ble­ma era que Far­ne­sio te­nía pri­sa por vol­ver a los Paí­ses Ba­jos, don­de, co­mo te­mía, se ha­bía reavi­va­do la re­be­lión. Fi­nal­men­te aban­do­nó la ca­pi­tal fran­ce­sa, pe­ro de­jó una fuer­te guar­ni­ción es­pa­ño­la que con el tiem­po, se­gún se pro­lon­ga­ba su ocu­pa­ción de Pa­rís, se ve­ría en pro­ble­mas con el ve­cin­da­rio.

elec­ción.

los ter­cios es­pa­ño­les li­be­ra­ron pa­rís del ase­dio pro­tes­tan­te y es­tu­vie­ron allí tres años

A todo es­to Fran­cia es­ta­ba sin rey. Tras más de tres años de trono va­can­te, los Es­ta­dos Ge­ne­ra­les (equi­va­len­tes a nues­tras Cor­tes) se reunie­ron en Pa­rís pa­ra ele­gir so­be­rano en enero de 1593. El du­que de Ma­ye­na, que ha­bía su­ce­di­do al de Gui­sa al fren­te de la Li­ga Ca­tó­li­ca, se postuló a sí mis­mo, pe­ro el car­de­nal Pe­lle­vé, ar­zo­bis­po de Reims y uno de los je­fes más in­flu­yen­tes de la Li­ga, dio la cam- pa­na­da pre­sen­tan­do la can­di­da­tu­ra de... ¡Fe­li­pe II! Na­tu­ral­men­te, la pro­pues­ta de dar­le al rey de Es­pa­ña la co­ro­na de Fran­cia tu­vo fuer­te opo­si­ción y por Pa­rís co­men­za­ron a cir­cu­lar pan­fle­tos de­nun­cian­do al “ca­to­li­cón mix­to”.

En mar­zo lle­gó a Pa­rís el du­que de Fe­ria, em­ba­ja­dor ex­tra­or­di­na­rio de Fe­li­pe II, con una pro­pues­ta me­nos la­ce­ran­te pa­ra el or­gu­llo fran­cés, la can­di­da­ta al trono se­ría la in­fan­ta Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia, hi­ja del rey de Es­pa­ña y de su ter­ce­ra es­po­sa, la prin­ce­sa fran­ce­sa Isa­bel de Va­lois. Des­de el pun­to de vis­ta di­nás­ti­co, Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia era im­pe­ca­ble, ge­nui­na re­pre­sen­tan­te de la Ca­sa Real de Va­lois y nie­ta de un rey de Fran­cia, ade­más con­ta­ba con el de­ci­di­do res­pal­do de la re­gión de Bre­ta­ña. Por des­gra­cia, en Fran­cia re­gía la Ley Sá­li­ca, que im­pe­día rei­nar a las mu­je­res. Aun­que el du­que de Fe­ria ar­gu­men­ta­ra fren­te a los Es­ta­dos Ge­ne­ra­les que “todo lo de la Ley Sá­li­ca fue in­ven­ción”, y que le ofre­cie­se el oro y el mo­ro al du­que de Ma­ye­na pa­ra lo­grar su apo­yo, la can­di­da­tu­ra es­pa­ño­la no pros­pe­ró. Tam­po­co te­nía po­si­bi­li­da­des el du­que de Ma­ye­na sin el apo­yo es­pa­ñol, se es­ta­ba en un ca­lle­jón sin sa­li­da.

En­ri­que de Bor­bón reac­cio­nó en­ton­ces con enor­me opor­tu­nis­mo: pues­to que la ma­yo­ría de los fran­ce­ses que­ría un rey ca­tó­li­co, re­nun­ció al pro­tes­tan­tis­mo con la cé­le­bre fra­se “Pa­rís bien va­le una mi­sa”. Ade­más, una ade­cua­da ope­ra­ción de pro­pa­gan­da le pre­sen­tó co­mo el can­di­da­to de la paz, lo que en reali­dad re­sul­tó cier­to. Su subida al trono co­mo En­ri­que IV su­pon­dría el fi­nal de las Gue­rras de Re­li­gión.

En­ri­que de Bor­bón no lo­gró ven­cer mi­li­tar­men­te a los es­pa­ño­les que se ha­bían me­ti­do en el co­ra­zón de Fran­cia, pe­ro lo hi­zo po­lí­ti­ca­men­te, por­que la Li­ga Ca­tó­li­ca le re­ti­ró el ve­to y el mis­mo Pa­pa le ben­di­jo. Pa­rís le abrió sus puer­tas y en­tró al fren­te de sus tro­pas cuan­do to­da­vía es­ta­ba den­tro la guar­ni­ción es­pa­ño­la. Po­dría ha­ber desem­bo­ca­do en una lu­cha te­rri­ble por las ca­lles de Pa­rís, pe­ro el Bear­nés ne­go­ció sen­sa­ta­men­te con el du­que de Fe­ria pa­ra que los es­pa­ño­les aban­do­na­sen de­co­ro­sa­men­te la ca­pi­tal de Fran­cia.

Era el fi­nal del sue­ño de Fe­li­pe II de ocu­par el trono fran­cés co­mo ha­bía he­cho con el de Por­tu­gal, y era el prin­ci­pio de una nue­va di­nas­tía en Fran­cia, la Ca­sa de Bor­bón, que ter­mi­na­ría por rei­nar tam­bién en Es­pa­ña. Pe­ro es­ta his­to­ria de la His­to­ria tie­ne un co­lo­fón: seis años des­pués de su­bir al trono, En­ri­que IV, el ter­ce­ro de los Tres En­ri­ques, su­frió la mis­ma suer­te que los otros dos, mu­rió ba­jo el pu­ñal de un ase­sino.

La in­fan­ta Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia, hi­ja de Fe­li­pe II e Isa­bel de Va­lois, por Sán­chez Coe­llo (Mu­seo del Pra­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.