Nue­vo ope­ra­rio pa­ra lim­piar, fi­jar y dar es­plen­dor

La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua eli­ge a un nue­vo miem­bro ro­dea­da de su tra­di­ción, la per­so­na­li­dad de sus aca­dé­mi­cos y las po­lé­mi­cas por sus ins­truc­cio­nes pa­ra el co­rrec­to uso del es­pa­ñol.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Una es­cri­to­ra y un ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­lo­gía Grie­ga se dispu­tan la le­tra M. Los 44 aca­dé­mi­cos que ac­tual­men­te tie­ne la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) ele­gi­rán el 4 de ma­yo en­tre Ro­sa Mon­te­ro y Car­los Gar­cía Gual pa­ra ocu­par la si­lla va­can­te des­de el fa­lle­ci­mien­to en oc­tu­bre de 2016 del poe­ta Car­los Bou­so­ño, aca­dé­mi­co des­de 1979. Reuni­dos co­mo to­dos los jue­ves a puer­ta ce­rra­da, emi­ti­rán un vo­to en me­dio de un tono ce­re­mo­nio­so que se man­tie­ne des­de la crea­ción de la más co­no­ci­da de las aca­de­mias reales, en 1713. Su de­ci­sión da con­ti­nui­dad a una ins­ti­tu­ción en la que so­bre­vi­ven nor­mas ins­tau­ra­das ha­ce más de tres si­glos por Juan Ma­nuel Fer­nán­dez Pa­che­co, mar­qués de Vi­lle­na y fun­da­dor de la RAE en tiem­pos de Fe­li­pe V. Los usos de aque­lla épo­ca con­vi­ven con una cuen­ta de Twit­ter (@RAEin­for­ma) que tie­ne ca­si tan­tos se­gui­do­res co­mo el pre­si­den­te del Go­bierno (1,03 mi­llo­nes fren­te a 1,38), con una web que el año pa­sa­do re­ci­bió 800 mi­llo­nes de con­sul­tas de todo el mun­do y con la re­con­ver­sión di­gi­tal de su Dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la, la obra que fue el pro­pó­si­to prin­ci­pal de su na­ci­mien­to en el si­glo XVIII y que en su pró­xi­ma edi­ción, aún sin fe­cha, se­rá por pri­me­ra vez de na­tu­ra­le­za di­gi­tal y ten­drá una ver­sión en pa­pel, a la in­ver­sa de lo que ha ocu­rri­do has­ta aho­ra. La RAE se aco­mo­da en el pre­sen­te con una his­to­ria de­ter­mi­na­da por acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos y por la per­so­na­li­dad de sus miem­bros –poe­tas, no­ve­lis­tas, cien­tí­fi­cos y po­lí­ti­cos, in­clu­so pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca–, sus po­lé­mi­cas in­ter­nas y las que irre­me­dia­ble­men­te ge­ne­ra ca­da vez que una nue­va edi­ción de su dic­cio­na­rio da car­ta de na­tu­ra­le­za a nue­vos vo­ca­blos, man­tie­ne de­fi­ni­cio­nes con­tro­ver­ti­das o pi­de eli­mi­nar til­des dia­crí­ti­cas de las que unos tu­vie­ron no­ti­cia cuan­do, se­gún otros, la RAE co­me­tió la he­re­jía de su­pri­mir­las (ver re­cua­dro en la úl­ti­ma pá­gi­na).

Sus 46 aca­dé­mi­cos “de nú­me­ro” son los en­car­ga­dos de dar luz ver­de a es­tas de­ci­sio­nes, que se con­sen­súan con las aca­de­mias de la len­gua es­pa­ño­la de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y que, en el ca­so de la RAE, es ta­rea de su Ins­ti­tu­to de Le­xi­co­gra­fía. No obs­tan­te, en el pleno de los jue­ves –por cu­ya asis­ten­cia co­bran una die­ta de unos 100 eu­ros–, la ela­bo­ra­ción del dic­cio­na­rio

es­tá siem­pre en el or­den del día de la dis­cu­sión de los aca­dé­mi­cos, sean cua­les sean los de­más asun­tos que se dis­cu­tan. Así, quien en­tre en la aca­de­mia tras la vo­ta­ción del 4 de ma­yo pue­de que tam­bién in­flu­ya en nues­tra ma­ne­ra de ha­blar, al me­nos co­rrec­ta­men­te.

La vo­ta­ción em­pe­za­rá co­mo han em­pe­za­do las reunio­nes des­de el si­glo XVIII. El di­rec­tor, el fi­ló­lo­go Da­río Vi­lla­nue­va, to­ca­rá una cam­pa­ni­lla y pro­nun­cia­rá la ora­ción Ac­tio­nes nos­tras, tal y co­mo ya se ins­tau­ra­ba en los pri­me­ros es­ta­tu­tos de 1715. En aque­lla épo­ca, con una RAE po­bla­da de sa­cer­do­tes –que jun­to a miem­bros de la no­ble­za y del Ejér­ci­to re­pre­sen­ta­ban a los ilus­tra­dos de en­ton­ces– les co­rres­pon­día a ellos ha­cer los rezos. Hoy se man­tie­ne so­lo co­mo una cues­tión ce­re­mo­nial, por­que ni si­quie­ra en tiem­pos del car­de­nal Ta­ran­cón (si­llón b), aca­dé­mi­co des­de 1971 has­ta su muer­te en 1994, fue él el en­car­ga­do de las ora­cio­nes. Hoy ya no se es­pe­ra de los aca­dé­mi­cos un re­co­gi­mien­to re­li­gio­so, y a la mi­sa anual que, se­gún nor­ma del si­glo XIX, se ce­le­bra ca­da jue­ves pre­vio al 23 de abril en me­mo­ria de Mi­guel de Cer­van­tes en el con­ven­to de las Tri­ni­ta­rias Des­cal­zas don­de es­tá en­te­rra­do, no sue­len asis­tir más de una vein­te­na de aca­dé­mi­cos, que tie­nen unos ban­cos re­ser­va­dos a uno de los la­dos del al­tar.

Mon­te­ro y Gar­cía Gual se con­vir­tie­ron en can­di­da­tos a pro­pues­ta ca­da uno de tres aca­dé­mi­cos, que acu­die­ron a la con­vo­ca­to­ria que la RAE hi­zo a tra­vés del BOE el pa­sa­do 16 de mar­zo pa­ra la pro­vi­sión de la pla­za va­can­te que de­jó Bou­so­ño. Con su fa­lle­ci­mien­to em­pe­zó el pe­rio­do de “due­lo” que ob­ser­va la RAE en­tre la muer­te de uno de sus miem­bros y su sus­ti­tu­ción. Has­ta aho­ra es­te due­lo re­gla­men­ta­rio era do­ble, por­que tam­bién es­tá va­can­te el si­llón J, del que fue úl­ti­mo ti­tu­lar el dra­ma­tur­go Fran­cis­co Nie­va, fa­lle­ci­do en no­viem­bre de 2016. Ade­más, el ara­bis­ta Fe­de­ri­co Co­rrien­te ocu­pó a prin­ci­pios de abril el si­llón K que ha­bía per­te­ne­ci­do a Ana Ma­ría Ma­tu­te, fa­lle­ci­da en 2014. En bre­ve ha­brán lle­ga­do pues tres nue­vos aca­dé­mi­cos pa­ra com­ple­tar el gru­po de 46 del que hoy for­man par­te es­cri­to­res co­mo Pere Gim­fe­rrer (O), Luis Goy­ti­so­lo (C), Ma­rio Var­gas Llo­sa (L), An­to­nio Mu­ñoz Mo­li­na (u) o So­le­dad Puér­to­las (g); el ci­neas­ta Ma­nuel Gu­tié­rrez Ara­gón (F), o el fi­ló­so­fo Emi­lio Lle­dó (I). De ca­rác­ter vi­ta­li­cio, la ro­ta­ción ha da­do lu­gar a dis­tin­tas épo­cas con un pe­so que se­ría sub­je­ti­vo ca­li­brar. En los años 20 y 30 del si­glo pa­sa­do coin­ci­die­ron al­re­de­dor de la me­sa ova­la­da de la sa­la de jun­tas de la RAE Pío Ba­ro­ja (a), los her­ma­nos Álvarez Quin­te­ro, Se­ra­fín (H) y Joaquín (E), y Ma­nuel Ma­cha­do (N), co­mo miem­bros de la Ge­ne­ra­ción del 98, de la que tam­bién fue­ron ele­gi­dos aca­dé­mi­cos An­to­nio Ma­cha­do (V), Jacinto Be­na­ven­te (I) y el “an­ti­aca­de­mi­cis­ta” Mi­guel de Una­muno (T). No to­ma­ron po­se­sión por­que no leyeron sus dis­cur­sos –al­go obli­ga­to­rio– por mo­ti­vos que van des­de la muer­te en el exi­lio de Ma­cha­do has­ta el ata­que de su­pers­ti­ción que le dio a Be­na­ven­te, con­ven­ci­do de que, tras leer su dis­cur­so, mo­ri­ría. Por eso pos­ter­gó el mo­men­to has­ta que, har­ta de es­pe­rar, la RAE le nom­bró aca­dé­mi­co ho­no­ra­rio, la fi­gu­ra que re­co­no­ce a es­pa­ño­les o ex­tran­je­ros por sus mé­ri­tos en el cul­ti­vo del es­pa­ñol y pa­ra lo que se re­quie­re cin­co aca­dé­mi­cos pro­mo­to­res y apro­bar­se por una­ni­mi­dad.

Años des­pués, Mi­guel Mihu­ra (K) tam­po­co pu­do leer su dis­cur­so, por­que mu­rió an­tes. En­tre 1948 y 1950 se con­vir­tie­ron en aca­dé­mi­cos tres poe­tas de la Ge­ne­ra­ción del 27 –Dá­ma­so Alonso (d), Ge­rar­do Die­go (I) y Vi­cen­te Aleixandre (O)–. Tam­bién de es­te gru­po, Jor­ge Gui­llén fue aca­dé­mi­co ho­no­rí­fi­co. So­bre qué épo­ca fue me­jor, años des­pués Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la (Q) le di­jo a An­to­nio Bue­ro Va­lle­jo (X) que “el 16 fue una bue­na co­se­cha”, en re­fe­ren­cia al año de na­ci­mien­to de am­bos.

Con el pa­so de los si­glos, po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res y sa­cer­do­tes die­ron pa­so a fi­ló­so­fos, pe­rio­dis­tas o cien­tí­fi­cos, co­mo Gre­go­rio Ma­ra­ñón, Santiago Ra­món y Ca­jal y Mar­ga­ri­ta Sa­las (i). Fru­to de los tiem­pos es tam­bién el per­fil del fi­ló­lo­go Gui­ller­mo Ro­jo (N), lle­ga­do en 2001 y con­si­de­ra­do un experto en el len­gua­je en In­ter­net.

Pre­ci­sa­men­te In­ter­net y las re­des so­cia­les han su­pues­to un sal­to cua­li­ta­ti­vo pa­ra la di­fu­sión

En la RAE con­vi­ven tra­di­cio­nes del si­glo XVIII con las nue­vas tec­no­lo­gías

de la la­bor de la RAE y son hoy un am­pli­fi­ca­dor de las po­lé­mi­cas en­tre aca­dé­mi­cos. Ha­ber­las las ha ha­bi­do siem­pre, pe­ro aho­ra se es­cu­chan más. “En la ac­tua­li­dad, la abun­dan­cia y li­ber­tad de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­ce que la vi­da aca­dé­mi­ca ape­nas guar­de se­cre­tos”, ex­pli­ca­ba el aca­dé­mi­co ya fa­lle­ci­do Alonso Za­mo­ra Vi­cen­te en una me­mo­ria so­bre la RAE. A lo lar­go de los años, las en­gan­cha­das en­tre aca­dé­mi­cos o de can­di­da­tos fa­lli­dos con­tra la Aca­de­mia tu­vie­ron for­ma de car­ta anó­ni­ma, ar­tícu­lo de re­vis­ta o li­bros que acu­sa­ban de inep­tos o ti­ra­nos a los aca­dé­mi­cos. Des­de su exi­lio me­xi­cano, Max Aub op­tó por mo­far­se de la RAE con un dis­cur­so fic­ti­cio de en­tra­da, en con­cre­to en el si­llón i, co­mo Va­lle In­clán, que tam­po­co fue aca­dé­mi­co.

Mu­cho más re­cien­te es la re­frie­ga en­tre Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te (T) y Fran­cis­co Ri­co (p), que se ini­ció cuan­do el pri­me­ro lla­mó “ti­mo­ra­tos”, “ton­to del ci­rue­lo” y “ta­li­ban­ci­lla ton­ta de la pe­pi­ti­lla” a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros por lo que con­si­de­ra­ba que era ce­der a las pre­sio­nes fe­mi­nis­tas con­tra un de­ter­mi­na­do uso de la len­gua. Ri­co, de­fen­sor del “no­so­tros y no­so­tras”, res­pon­dió, tam­bién en un tex­to pú­bli­co, alu­dien­do a Pé­rez Re­ver­te co­mo “el ala­tris­te­men­te fa­mo­so pro­duc­tor de best-se­llers”, y así con­ti­nuó la po­lé­mi­ca a tra­vés de los pe­rió­di­cos y de Twit­ter has­ta que am­bos la zan­ja­ron jus­to en el mo­men­to en el que de­ri­va­ba en un asun­to de de­re­chos de au­tor vin­cu­la­do a El Qui­jo­te y la RAE. So­bre es­tos y otros epi­so­dios –co­mo la con­tro­ver­ti­da afir­ma­ción que hi­zo Fé­lix de Azúa (H) en una en­tre­vis­ta en TIEM­PO de que “Ada Co­lau de­be­ría es­tar sir­vien­do en un pues­to de pes­ca­do”–, la RAE no en­tra. Allí se li­mi­tan a se­ña­lar lo ob­vio, que la ins­ti­tu­ción “no es un con­ven­to de clau­su­ra”.

Más o me­nos mor­da­ces, to­dos los aca­dé­mi­cos pa­sa­ron por un pro­ce­so de se­lec­ción pa­re­ci­do al que aho­ra vuel­ve a es­tar a pun­to de ter­mi­nar. El cri­te­rio que se pi­de a los as­pi­ran­tes es ser el “más digno”, pa­ra for­mar par­te del gru­po de “per­so­nas de­cen­tes, afi­cio­na­das a las glo­rias de la Na­ción y len­gua y ca­pa­ci­da­des de tra­ba­jar en el asun­to que se pro­po­ne es­ta aca­de­mia”, que, se­gún sus pri­me­ros es­ta­tu­tos, eran los aca­dé­mi­cos de la RAE. Aho­ra hay dos can­di­da­tos, pe­ro no quie­re de­cir que se va­ya a ele­gir a al­guno. No se­ría la pri­me­ra vez.

Es lo que le ocu­rrió a Jo­sé Ma­nuel Ca­ba­lle­ro Bo­nald, un ca­so de obs­ti­na­do in­ten­to de en­trar en la Aca­de­mia,

pues­to que lo in­ten­tó sin éxi­to has­ta en tres oca­sio­nes. En 1999 su vo­ta­ción se con­vir­tió en la pri­me­ra en la que un can­di­da­to úni­co no era ele­gi­do al no con­se­guir la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria en nin­gu­na de las tres vo­ta­cio­nes es­ti­pu­la­das. Ca­ba­lle­ro Bo­nald di­jo es­tar do­li­do pe­ro na­da com­pa­ra­ble a la de­cep­ción que cau­só a prin­ci­pios del si­glo XX que Jo­sé Mar­tí­nez Ruiz, Azo­rín, no lo­gra­ra una pla­za por se­gun­da vez. Es­to dio lu­gar a un ac­to de des­agra­vio en los jar­di­nes de Aran­juez que or­ga­ni­zó uno de los aca­dé­mi­cos pro­mo­to­res de su can­di­da­tu­ra, Jo­sé Or­te­ga y Gas­set. A di­fe­ren­cia de Ca­ba­lle­ro Bo­nald, Azo­rín sí en­tró en la RAE, a la ter­ce­ra, en 1924.

En es­ta oca­sión, ha­cen de Or­te­ga y Gas­set la es­cri­to­ra Car­me Riera (n), el fi­ló­lo­go Pe­dro Álvarez de Mi­ran­da (Q) y la cien­tí­fi­ca Mar­ga­ri­ta Sa­las (i), que pro­mue­ven la can­di­da­tu­ra de Mon­te­ro. El pe­rio­dis­ta Juan Luis Ce­brián (V), la his­to­ria­do­ra Car­men Igle­sias (E) y el fi­ló­lo­go Fran­cis­co Ro­drí­guez Adra­dos (d) apa­dri­nan la de Gar­cía Gual. Dos de ellos de­fen­die­ron a sus can­di­da­tos en la jun­ta pre­via a la de la vo­ta­ción, que, se­gún man­dan los cá­no­nes, pue­de te­ner has­ta tres fa­ses. En la pri­me­ra, vo­tan to­dos los aca­dé­mi­cos, los pre­sen­tes y los au­sen­tes que ha­yan emi­ti­do su vo­to por co­rreo. Si nin­gún can­di­da­to al­can­za una ma­yo­ría de dos ter­cios, se pa­sa a una se­gun­da vo­ta­ción, en la que so­lo se con­ta­rán los vo­tos de los pre­sen­tes, tam­bién con una ma­yo­ría re­que­ri­da de dos ter­cios de los vo­tos. De no al­can­zar­se, hay una ter­ce­ra y úl­ti­ma vo­ta­ción en­tre los pre­sen­tes y pa­ra la que so­lo se­rá ne­ce­sa­ria una ma­yo­ría sim­ple en fa­vor de una u otra can­di­da­tu­ra.

En­trar en la RAE no siem­pre fue una cues­tión tan au­to­má­ti­ca co­mo con­tar los vo­tos. A Ni­ce­to Al­ca­lá-Za­mo­ra (D) mo­ti­vos po­lí­ti­cos le ce­rra­ron el pa­so en dos oca­sio­nes an­tes de ser ele­gi­do aca­dé­mi­co un mes an­tes de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de la II Re­pú­bli­ca en di­ciem­bre de 1931. La lec­tu­ra de su dis­cur­so en 1932 ter­mi­nó con in­ten­tos pre­vios que tor­pe­dea­ron, en 1920, An­to­nio Mau­ra, lí­der del Par­ti­do Con­ser­va­dor y por aquel en­ton­ces pre­si­den­te de la RAE, y en un in­ten­to pos­te­rior, en 1926, Pri­mo de Ri­ve­ra. Aun­que aho­ra po­dría asom­brar, la pre­sen­cia de po­lí­ti­cos y no­bles en­tre los aca­dé­mi­cos de la len­gua fue na­tu­ral des­de los ini­cios y fre­cuen­te has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. De­jan­do a un la­do aca­dé­mi­cos ho­no­rí­fi­cos co­mo el des­cu­bri­dor de Pe­rú, Fran­cis­co Pizarro; el rey Luis I de Por­tu­gal; el em­pe­ra­dor Pe­dro II de Bra­sil; o el du­que de Al­ba, fue­ron aca­dé­mi­cos de nú­me­ro el pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros de Alfonso XII An­to­nio Cá­no­vas del Cas­ti­llo (c); Fran­cis­co Sil­ve­la (K), que lo fue con Alfonso XIII; el pre­si­den­te de la I Re­pú­bli­ca Emi­lio Cas­te­lar (D); o el cin­co ve­ces pre­si­den­te del Go­bierno An­to­nio Mau­ra (U). Lle­va­ron la vi­da po­lí­ti­ca al co­ra­zón de la RAE, que des­de sus orí­ge­nes tam­bién fue za­ran­dea­da por los vai­ve­nes po­lí­ti­cos. Tal y co­mo re­la­ta Za­mo­ra Vi­cen­te, cuan­do Car­los III ex­pul­só de Es­pa­ña a la Com­pa­ñía de Je­sús, la RAE hi­zo lo mis­mo con sus aca­dé­mi­cos je­sui­tas, y con la Res­tau­ra­ción de Fernando VII, de la RAE sa­lie­ron va­rios aca­dé­mi­cos afran­ce­sa­dos. Ya en el si­glo XX, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta fue una gran prue­ba pa­ra la RAE, en es­te ca­so su­pe­ra­da a fa­vor de sus miem­bros. En 1941 el ré­gi­men or­de­nó dar de ba­ja a seis aca­dé­mi­cos en el exi­lio, en­tre ellos, Al­ca­lá-Za­mo­ra. La RAE se dio por “en­te­ra­da”, pe­ro nun­ca con­vo­có con­cur­sos pa­ra su­plir esas va­can­tes. Sus si­llo­nes so­lo se ocu­pa­ron con­for­me los aca­dé­mi­cos fue­ron fa­lle­cien­do. La ex­cep­ción fue la de Sal­va­dor de Ma­da­ria­ga (M), que pro­nun­ció su dis­cur­so na­da me­nos que 40 años des­pués de ha­ber si­do ele­gi­do aca­dé­mi­co, una vez de re­gre­so en Ma­drid y en una se­sión que Za­mo­ra Vi­cen­te ca­li­fi­ca de “mul­ti­tu­di­na­ria, tu­mul­tuo­sa, co­mo no ha ha­bi­do otras en el his­to­rial aca­dé­mi­co”.

Co­mo Ma­da­ria­ga, aun­que pre­vi­si­ble­men­te más dis­cre­to, el can­di­da­to que sea ele­gi­do el 4 de ma­yo lee­rá su dis­cur­so en el sa­lón de ac­tos de la RAE, a la que ac­ce­de­rá jun­to a los aca­dé­mi­cos des­de la Sa­la Dá­ma­so Alonso, que ate­so­ra el le­ga­do del poe­ta a la ins­ti­tu­ción. La Aca­de­mia tam­bién he­re­dó del ci­neas­ta Jo­sé Luis Bo­rau (B), que fue cua­tro años aca­dé­mi­co has­ta su muer­te en 2012, y de Jo­sé de Zo­rri­lla con­ser­va las con­de­co­ra­cio­nes que re­ci­bió por Don Juan Te­no­rio y que em­pe­ñó al fi­nal de sus días. Alfonso XIII le­van­tó el em­pe­ño y los ce­dió a la RAE en re­co­no­ci­mien­to de la ayu­da eco­nó­mi­ca que le pres­tó al fi­nal de su vi­da. El can­di­da­to ele­gi­do se­rá el pro­ta­go­nis­ta de la ce­re­mo­nia nú­me­ro 285, si­guien­do las cuen­tas que en 2011 hi­zo en su pro­pio dis­cur­so el aca­dé­mi­co Álvarez de Mi­ran­da. Pa­ra leer­lo, el ele­gi­do lle­ga­rá al sa­lón de ac­tos flanqueado por los dos aca­dé­mi­cos

Por pri­me­ra vez, la pró­xi­ma edi­ción del dic­cio­na­rio se­rá di­gi­tal, con ver­sión en pa­pel

52 La RAE eli­ge un nue­vo miem­bro ro­dea­da de las po­lé­mi­cas por sus ins­truc­cio­nes pa­ra el co­rrec­to uso del es­pa­ñol.

Sa­la don­de se reúnen los aca­dé­mi­cos de la RAE.

1

4

2

3

6

Aca­dé­mi­cos

pa­sa­dos. 1. Ni­ce­to Al­ca­lá-Za­mo­ra (iz­da.) y Ra­món Me­nén­dez Pidal. 2. El car­de­nal Ta­ran­cón.

3. La mul­ti­tu­di­na­ria lec­tu­ra del dis­cur­so de Sal­va­dor de Ma­da­ria­ga en 1976. 4. Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la. 5. Jacinto Be­na­ven­te. 6. Gre­go­rio Ma­ra­ñón. 7. Mi­guel de Una­muno. 5

7

Los as­pi­ran­tes. El 4 de ma­yo se ce­le­bra­rá la vo­ta­ción en­tre los dos can­di­da­tos pa­ra ocu­par el si­llón M que de­jó va­can­te la muer­te del poe­ta Car­los Bou­so­ño: la es­cri­to­ra Ro­sa Mon­te­ro y el ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­lo­gía Grie­ga Car­los Gar­cía Gual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.