Pa­ra qué te­ner un ami­go si pue­des al­qui­lar­lo

el mun­do del al­qui­ler se ha­ce más so­fis­ti­ca­do. has­ta aho­ra se al­qui­la­ban so­bre todo bie­nes ma­te­ria­les, pe­ro la úl­ti­ma mo­da es con­tra­tar no­vios o fa­mi­lia­res fic­ti­cios que sir­van de relleno en bo­das o fu­ne­ra­les.

Tiempo - - SUMARIO - Por Ma­cu Llo­ren­te

Si se sien­te ais­la­do y no en­cuen­tra a na­die con quien char­lar o desaho­gar­se exis­te una so­lu­ción: hay un ami­go a tiem­po par­cial en­can­ta­do de acom­pa­ñar­le y dis­pues­to a ha­cer­le sen­tir co­mo si se co­no­cie­ran de to­da la vi­da. Al­qui­lar fa­mi­lia­res o ami­gos no es so­lo una bue­na idea pa­ra un guion, co­mo de­mos­tró Fernando León de Ara­noa en su pe­lí­cu­la Fa­mi­lia, don­de el pro­ta­go­nis­ta, pa­ra ali­viar la so­le­dad del día de su cum­plea­ños, de­ci­de con­tra­tar a un gru­po de ac­to­res que fin­jan an­te él mis­mo ser su fa­mi­lia. Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, es­te es­ce­na­rio es ca­da vez me­nos ra­ro. Y es que en la era de la co­mu­ni­ca­ción es­ta­mos más so­los que nun­ca. En el país ve­cino las ci­fras son ate­rra­do­ras: se­gún da­tos de 2014 uno de ca­da ocho fran­ce­ses (cin­co mi­llo­nes) es­tán so­los. Lo que se tra­du­ce en que un cuar­to de su po­bla­ción no man­tie­ne re­la­cio­nes de amis­tad. Con es­te pa­no­ra­ma no es de ex­tra­ñar que el mer­ca­do del al­qui­ler de per­so­nas se es­té con­vir­tien­do en una ten­den­cia al al­za a ni­vel mun­dial. La ma­gia de la amis­tad to­ca a su fin. Y co­mo a gran­des ma­les, sor­pren­den­tes re­me­dios, ya exis­ten va­rias re­des so­cia­les don­de lo­ca­li­zar ami­gos por afi­ni­dad en cual­quier rincón del mun­do. Ade­más se pue­den se­lec­cio­nar se­gún una mul­ti­tud de cri­te­rios: fí­si­cos, psí­qui­cos, afi­cio­nes, edad o pro­fe­sión. “Pu­se en mar­cha Rent afriend.com en oc­tu­bre de 2009, y fun­cio­na muy bien en mu­chos paí­ses, so­bre todo en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Las per­so­nas que re­cu­rren a al­qui­lar ami­gos pro­ce­den de to­dos los ámbitos de la vi­da, mé­di­cos, abo­ga­dos, des­em­plea­dos, gen­te ri­ca, po­bre, de cla­se me­dia...”, ex­pli­ca a TIEM­PO des­de EEUU Scott Ro­sen­baum, pro­pie­ta­rio de es­te cu­rio­so por­tal de In­ter­net. El mo­dus ope­ran­di es el mis­mo que el de cual­quier otra pá­gi­na de con­tac­tos: el usua­rio so­lo tie­ne que ins­cri­bir­se en la pá­gi­na web, ele­gir a uno de los po­si­bles ami­gos y con­tra­tar­lo pa­ra ir al ci­ne, ha­cer

de­por­te o in­clu­so, por qué no, pa­ra bus­car con­sue­lo an­te un pro­ble­ma. El por­tal no so­lo es­tá des­ti­na­do a lle­nar el va­cío de so­li­ta­rios. Du­ran­te un abu­rri­do via­je de tra­ba­jo tam­bién se pue­de re­cu­rrir a es­ta web pa­ra no pa­sar las ho­ras muer­tas re­clui­do en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel y de pa­so evi­tar te­ner que pa­sar el tra­go de co­mer so­lo. Se tra­ta de una se­lec­ción de amis­tad a la car­ta.

Xa­nah tie­ne 30 años, es de ori­gen ru­so y vi­ve en Ma­drid. Des­de ha­ce más de tres años se al­qui­la en es­ta pá­gi­na on li­ne dis­pues­ta a ofre­cer su amis­tad a todo aquel que lo ne­ce­si­te. Su pre­cio, 20 eu­ros la ho­ra. “No sue­lo con­tes­tar a so­li­ci­tu­des de amis­tad que digan: ‘De­seo pa­sar buen ra­to en com­pa­ñía de una mu­jer pa­ra lo que sur­ja’, ni na­da se­me­jan­te. En el mo­men­to que re­ci­bo al­go que me re­sul­ta sos­pe­cho­so doy al bo­tón de not in­ter­es­ted. Nor­mal­men­te, la gen­te sue­le en­ten­der que Ren­ta­friend.com no es una pá­gi­na de ci­tas, de he­cho, se es­pe­ci­fi­ca muy cla­ra­men­te en la pro­pia pá­gi­na. Sin em­bar­go, a ve­ces he re­ci­bi­do so­li­ci­tu­des de per­so­nas que me pi­den que­dar en una di­rec­ción, y es al­go que no es­toy dis­pues­ta a ha­cer: siem­pre que­do en lu­ga­res pú­bli­cos, con mu­cha gen­te, y si pue­do y se me per­mi­te, tra­to de lle­var a al­gún ami­go con­mi­go”, cuen­ta Xa­nah, que re­co­no­ce ha­ber te­ni­do muy bue­nas ex­pe­rien­cias, co­mo la de un jo­ven nor­te­ame­ri­cano que la con­tac­tó por­que es­ta­ba abu­rri­do y no co­no­cía a na­die: “Ve­nía con una be­ca a una uni­ver­si­dad de Ma­drid y no sa­bía qué ha­cer con su tiem­po li­bre ni adón­de ir. Que­da­mos y le en­se­ñé al­gu­nos ba­rrios ca­rac­te­rís­ti­cos. Des­pués me di­jo que le gus­ta­ría que in­vi­ta­ra a más gen­te, así que tras el ta­peo tam­bién se unie­ron a no­so­tros un par de ami­gos. En otra oca­sión con­tra­tó mi amis­tad un hom­bre de ne­go­cios pa­ra un par de ho­ras, ya que que­ría re­lle­nar su agen­da y no sa­bía có­mo”. Xa­nah em­pe­zó co­mo ami­ga de al­qui­ler pa­ra ga­nar unos eu­ros en épo­ca de cri­sis y aho­ra se ha con­ver­ti­do pa­ra ella en una for­ma de pa­sar un ra­to agra­da­ble. Tie­ne cla­ro que se­gui­rá ha­cien­do de ami­ga siem­pre y cuan­do el per­fil del can­di­da­to le pa­rez­ca apro­pia­do. Tam­bién cuen­ta a TIEM­PO sus bue­nas ex­pe­rien­cias Ma­ría de Fran­ca. Tie­ne 21 años, es ho­lan­de­sa y ac­tual­men­te vi­ve en Va­len­cia. Su pri­mer con­tac­to con Ren­ta­friend. com se pro­du­jo en los Paí­ses Ba­jos, don­de tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en ami­ga de al­qui­ler con per­so­nas que vi­si­ta­ban su ciu­dad: “La pri­me­ra vez que recibí una so­li­ci­tud de amis­tad fue de una chi­ca bri­tá­ni­ca en Ho­lan­da. Le en­se­ñé al­gu­nos lu­ga­res ca­rac­te­rís­ti­cos, ce­na­mos y ha­bla­mos de todo, po­lí­ti­ca, eco­no­mía, ma­qui­lla­je, lo que más le gus­tó fue mi com­pa­ñía. Me pa­gó diez eu­ros por ho­ra. Aquí en Es­pa­ña tam­bién si­go ha­cién­do­lo. Por ejem­plo, con un chi­co de Ita­lia. La ciu­dad en sí no era im­por­tan­te pa­ra él, que­ría en­con­trar una ami­ga du­ran­te sus va­ca­cio­nes. Yo de­ci­do el pre­cio que co­bro por ho­ra, pe­ro ha­cer ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das con al­guien al azar no lo sien­to co­mo un tra­ba­jo”.

En Ja­pón em­pe­zó todo

Aun­que vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que mu­chos sin­gles ala­ban con­ven­ci­dos las ven­ta­jas de la sol­te­ría, to­da­vía que­dan re­mi­nis­cen­cias ma­chis­tas que no po­de­mos de­jar de pa­sar por al­to. An­te la di­fi­cul­tad de es­ca­par a de­ter­mi­na­dos even­tos fa­mi­lia­res, ac­ti­vi­da­des con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o com­pro­mi­sos de em­pre­sa don­de to­da­vía te mi­ran ra­ro si acu­des sin pa­re­ja, sur­ge la fi­gu­ra del novio de al­qui­ler, al­go que ya es una ten­den­cia en al­za en paí­ses co­mo Chi­na, (don­de que una chi­ca si­ga sol­te­ra a par­tir de los 30 es­tá mal vis­to), Es­ta­dos Uni­dos o Ja­pón. En el ca­so con­cre­to de es­te úl­ti­mo país, el te­ma de las re­la­cio­nes per­so­na­les en­tre los jó­ve­nes se es­tá con­vir­tien­do en todo un pro­ble­ma. Hay per­so­nas que ven có­mo pa­san los años sin lo­grar en­ta­blar una re­la­ción sen­ti­men­tal o in­clu­so sin te­ner la oca­sión de dis­fru­tar de una sim­ple ci­ta, lo que les lle­va a con­se­guir una no­via o un novio por otros me­dios. En es­te con­tex­to han sur­gi­do

EN iN­tEr­NEt sE puE­DEN Al­qui­lAr Ami­gOs pOr AFiNiDADEs EN tODO El muN­DO

agencias co­mo Moe­da­te, que ofre­cen ser­vi­cio a per­so­nas que, bien por ti­mi­dez o por de­sin­te­rés, no se re­la­cio­nan nor­mal­men­te.

Mu­chos jó­ve­nes ni­po­nes su­fren lo que po­dría­mos de­no­mi­nar con­flic­tos emo­cio­na­les in­ter­nos, que les lle­van a un dis­tan­cia­mien­to so­cial y a un re­cha­zo de lo se­xual. Y las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas por las que atra­vie­sa el país tam­po­co les ayu­dan a man­te­ner re­la­cio­nes. Los jó­ve­nes ven con pe­si­mis­mo el fu­tu­ro y no tie­nen in­te­rés en in­vo­lu­crar­se en re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, so­bre todo en las que im­pli­can un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo. Con es­te pa­no­ra­ma la nue­va ge­ne­ra­ción de ja­po­ne­ses tie­ne dos op­cio­nes: la no­via vir­tual o la al­qui­la­da. A es­ta úl­ti­ma re­cu­rren pa­ra dis­fru­tar de un fal­so no­viaz­go, que pue­de te­ner una du­ra­ción de ho­ras o días. Con ella pue­den ha­cer pla­nes co­mo ir a ce­nar, pa­sear o pre­sen­tar­la a sus ami­gos. Eso sí, es­tá prohi­bi­do ir a un ho­tel, por­que lo se­xual no en­tra en es­te ti­po de re­la­cio­nes, al me­nos en las pri­me­ras ci­tas. Des­pués la agen­cia in­clu­so ofre­ce la op­ción de lle­var­se un ví­deo del en­cuen­tro a ca­sa. El fe­nó­meno nos pue­de re­sul­tar cho­can­te en Es­pa­ña, sin em­bar­go, des­de ha­ce años es todo un ne­go­cio en paí­ses co­mo Ja­pón, don­de la es­truc­tu­ra fa­mi­liar es una par­te muy im­por­tan­te de la so­cie­dad. Allí, con es­ta prác­ti­ca to­tal­men­te in­te­gra­da en la cul­tu­ra, exis­ten di­ver­sas em­pre­sas que ofre­cen es­te ser­vi­cio de al­qui­ler no so­lo pa­ra sol­te­ros so­li­ta­rios, tam­bién va di­ri­gi­do a las fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les que ne­ce­si­tan re­lle­nar el va­cío que pro­du­ce la fal­ta de al­gu­nos de sus miem­bros. An­te si­tua­cio­nes de di­vor­cio, muer­te o cuan­do un ni­ño tie­ne una ac­ti­vi­dad es­co­lar a la que am­bos pa­dres de­ben asis­tir pe­ro uno de ellos no es­tá dis­po­ni­ble, es ha­bi­tual con­tra­tar a al­guien pa­ra que se ha­ga pa­sar por es­te. Y es que en el país ni­pón el al­qui­ler de per­so­nas no es so­lo una he­rra­mien­ta a mano pa­ra quien su­fre so­le­dad, a mu­chos ja­po­ne­ses les per­mi­te tam­bién so­bre­vi­vir an­te las pre­sio­nes so­cia­les y fa­mi­lia­res. Y con la mis­ma fa­ci­li­dad con que al­gu­nos ja­po­ne­ses echan mano de una no­via fin­gi­da o de un fal­so ma­ri­do, exis­ten igual­men­te re­cur­sos pa­ra apa­ren­tar so­cial­men­te: por unos 150 eu­ros la em­pre­sa Of­fi­ce Agents ofre­ce per­so­nas dis­pues­tas a ha­cer­se pa­sar por se­cre­ta­rias pri­va­das pa­ra que los ai­res de gran­de­za de al­gu­nos se pue­dan ha­cer reali­dad al me­nos unas ho­ras.

La ne­ce­si­dad de fin­gir an­te los de­más es uni­ver­sal y nues­tro país tam­po­co es­ca­pa a es­tas men­ti­ras so­cia­les. Mi­guel Ló­pez tra­ba­ja en una in­mo­bi­lia­ria, es ac­tor oca­sio­nal y ejer­ce de fal­so cu­ra de vez en cuan­do: “En va­rias oca­sio­nes me han con­tra­ta­do pa­ra ca­sar a pa­re­jas su­plan­tan­do an­te los in­vi­ta­dos al sa­cer­do­te ver­da­de­ro. Los no­vios se ca­san an­tes en se­cre­to sin avi­sar a la fa­mi­lia y des­pués realizan la bo­da con un cu­ra fal­so en un mo­nas­te­rio desa­cra­li­za­do o si­mi­lar. La agen­cia me avi­sa pa­ra que acu­da a ofi­ciar el en­la­ce ves­ti­do de sa­cer­do­te, pe­ro de es­ta far­sa so­la­men­te es­tán al co­rrien­te los no­vios y los padrinos. El res­to de los in­vi­ta­dos creen que se tra­ta de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa real. Tras ter­mi­nar la mi­sa me voy pa­ra no ser des­cu­bier­to. Lo más gra­cio­so es que cuan­do me vis­to de sa­cer­do­te to­dos me tra­tan de us­ted y con el má­xi­mo res­pe­to”, cuen­ta a TIEM­PO. Y los me­jo­res ami­gos del hom­bre tam­bién se al­qui­lan. El ne­go­cio de la com­pa­ñía por ho­ras ya no es lo que era. La mo­da de te­ner un pe­rro con con­tra­to tem­po­ral tam­bién lle­ga de Orien­te, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra. Por unos do­ce eu­ros la ho­ra, los ja­po­ne­ses pue­den pa­sear un pe­rro e in­clu­so por un po­co más (unos 70 eu­ros) pue­den dis­fru­tar de su com­pa­ñía du­ran­te todo un día, y si el clien­te lo desea tam­bién pue­de lle­vár­se­lo a ca­sa a pa­sar la no­che. Hay apro­xi­ma­da­men­te unos on­ce mi­llo­nes de pe­rros en Ja­pón, pe­ro mu­chos ha­bi­tan­tes no pue­den o no quie­ren te­ner­los per­pe­tua­men­te en su ho­gar. Sin em­bar­go, las tien­das de al­qui­ler de es­tos ani­ma­les se han mul­ti­pli­ca­do en los úl­ti­mos diez años. Te­ner un ani­mal su­po­ne un com­pro­mi­so y una res­pon­sa­bi­li­dad que no todo el mun­do es­tá dis­pues­to a ad­qui­rir o no pue­de, bien por fal­ta de tiem­po o por re­si­dir en un edi­fi­cio don­de es­tos es­tán

pOr su pA­rE­ci­DO cON rO­NAl­DO, DiE­gO Dá­vi­lA cO­brA DE 800 A 3.000 Eu­rOs pOr Al­qui­lAr­sE

prohi­bi­dos, co­mo bien sa­ben mu­chos ciu­da­da­nos ni­po­nes. Cir­cuns­tan­cia que tam­bién es una reali­dad en Co­rea del Sur, don­de el rit­mo de vi­da es tan as­fi­xian­te que las in­ter­mi­na­bles jor­na­das la­bo­ra­les ha­cen que mu­chos tra­ba­ja­do­res pa­sen más tiem­po en la ofi­ci­na que en sus ca­sas. An­te es­te pa­no­ra­ma mu­chos eje­cu­ti­vos op­tan por con­ver­tir­se en efí­me­ros pro­pie­ta­rios de una mas­co­ta a la car­ta. In­clu­so se han con­ver­ti­do en una cu­rio­sa op­ción pa­ra los que desean sor­pren­der a sus pa­re­jas con un re­ga­lo di­fe­ren­te: por el cum­plea­ños o el día de los ena­mo­ra­dos los clien­tes acu­den a las tien­das de al­qui­ler de pe­rros pa­ra sor­pren­der a sus pa­re­jas con un cariñoso yorks­hi­re o un gra­cio­so chihuahua que les ha­rá com­pa­ñía uno o dos días. Y no so­lo en Orien­te han adop­ta­do es­ta prác­ti­ca, el con­cep­to de ad­qui­rir un pe­rro por tiem­po li­mi­ta­do es tam­bién fre­cuen­te en EEUU, don­de se al­qui­lan por días, fi­nes de se­ma­na o in­clu­so va­ca­cio­nes. En al­gu­nos ca­sos los ani­ma­les es­tán en lu­ga­res de aco­gi­da y de es­ta ma­ne­ra pue­den lle­gar a te­ner más op­cio­nes pa­ra ter­mi­nar sien­do adop­ta­dos.

¿Y por qué no al­qui­lar a un per­so­na­je fa­mo­so? Echar un par­ti­do en­tre ami­gos y so­ñar que nos en­fren­ta­mos al mis­mo Cris­tiano Ro­nal­do es po­si­ble. Co­mo que una ce­le­bri­tie acu­da a un cum­plea­ños, bo­da o fies­ta de ami- gos. Pe­ro, ¿a qué pre­cio? La pre­sen­cia de An­ge­li­na Jo­lie en un even­to pri­va­do pue­de su­pe­rar los 300.000 eu­ros, al­go al al­can­ce de muy po­cos. An­te es­ta ci­fra, a la ma­yo­ría de los mor­ta­les so­lo les que­da con­for­mar­se con su do­ble. La web Do­ble­de­fa­mo­sos.com per­mi­te ha­cer al­gu­nos de es­tos sue­ños reali­dad con­tra­tan­do al do­ble de los fa­mo­sos por ho­ras o días. A Fran­ces­ca Ve­gas, la An­ge­li­na Jo­lie es­pa­ño­la, la re­cla­man des­de to­dos los rin­co­nes del mun­do. Su pa­re­ci­do con la ac­triz la ha con­ver­ti­do en por­ta­da de re­vis­tas en Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia o Chi­na, e in­clu­so ase­gu­ra que tie­ne más de tres mi­llo­nes de bús­que­das en Goo­gle. “Con­tar con una ac­triz tan fa­mo­sa es com­pli­ca­do por su ca­ché o in­clu­so por dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po, con lo que gra­cias a mi pa­re­ci­do con ella tra­ba­jo mu­cho asis­tien­do a even­tos y pa­ra fir­mas pu­bli­ci­ta­rias”, ex­pli­ca es­ta pre­sen­ta­do­ra, ac­triz y mo­de­lo que cuen­ta con un am­plio cu­rrí­cu­lum in­ter­na­cio­nal. “Cuan­do voy a un even­to po­ten­cio mi pa­re­ci­do con An­ge­li­na, me vis­to y me ma­qui­llo co­mo ella, me con­tra­tan por eso. La pri­me­ra vez que lo hi­ce fue ha­ce años, cuan­do la ac­triz es­ta­ba a pun­to de dar a luz. Fui a un ac­to pú­bli­co, me pu­sie­ron una ba­rri­ga de em­ba­ra­za­da y todo el mun­do pen­só que era la pro­pia An­ge­li­na la que asis­tía, al ver­me em­ba­ra­za­da to­dos me de­cían ‘con­gra­tu­la­tions’, fue muy di­ver­ti­do”.

Me­ter­le un gol al mis­mo Ro­nal­do

Lo mis­mo le su­ce­de al do­ble de Cris­tiano Ro­nal­do. A Die­go Dá­vi­la le con­tra­ta in­clu­so el pro­pio CR7. Es tal el pa­re­ci­do en­tre el as­tro por­tu­gués y es­te mo­de­lo y entrenador de baloncesto es­pa­ñol que le ha su­plan­ta­do en nu­me­ro­sos pla­nos de cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y pro­mo­cio­nes. Pa­ra Die­go, ha­cer­se pa­sar por el crack por­tu­gués se ha con­ver­ti­do en un ren­ta­ble mo­do de vi­da e in­clu­so pre­su­me de man­te­ner una bue­na re­la­ción con el fut­bo­lis­ta: “Co­bro des­de 800 has­ta 3.000 eu­ros por ha­cer­me pa­sar por Ro­nal­do. Me lla­man so­bre todo pa­ra pu­bli­ci­dad y ro­da­jes, pe­ro tam­bién me han con­tra­ta­do pa­ra ce­le­bra­cio­nes pri­va­das, co­mo cuan­do acu­dí a una co­mu­nión y di la sor­pre­sa a un ni­ño en­tre­gán­do­le un ba­lón fir­ma­do por Cris­tiano, o cuan­do me pre­sen­té en un res­tau­ran­te pa­ra sor­pren­der a una chi­ca que vino des­de EEUU a ver un par­ti­do de su ído­lo en el Ber­na­béu y se que­dó en­can­ta­da cuan­do apa­re­cí con una ca­mi­se­ta pa­ra ella fir­ma­da por el fut­bo­lis­ta”.

La mo­da de al­qui­lar fa­mi­lia­res o ami­gos fic­ti­cios pa­ra que ha­gan bul­to en even­tos so­cia­les de todo ti­po. 58

Apar­ta­men­tos de­ma­sia­do pe­que­ños o la fal­ta de tiem­po pa­ra ocu­par­se de la mas­co­ta son las ra­zo­nes que lle­van a al­gu­nos aman­tes de los ani­ma­les a al­qui­lar un pe­rro por ho­ras o du­ran­te un fin de se­ma­na. La ten­den­cia es ca­da vez más fre­cuen­te en paí­ses co­mo Co­rea del Sur o Ja­pón.

En la foto de la iz­quier­da, Xa­nah, que vi­ve en Ma­drid y se al­qui­la oca­sio­nal­men­te co­mo ami­ga. Al igual que Ma­ría Fran­ca (aba­jo, a la iz­quier­da); la jo­ven de ori­gen ho­lan­dés po­sa jun­to a otra chi­ca de Mon­te­ne­gro que du­ran­te una vi­si­ta a Es­pa­ña con­tra­tó sus ser­vi­cios pa­ra no es­tar so­la.

Apues­tan por la vir­gi­ni­dad, tie­nen ca­da vez me­nos se­xo y en­cuen­tran en la sol­te­ría una ga­ran­tía de fe­li­ci­dad. Así es la nue­va ge­ne­ra­ción de ja­po­ne­ses. Los da­tos alar­man a las au­to­ri­da­des de es­te país, que ade­más ven có­mo un 30% de sus jó­ve­nes no tie­nen pla­nes pa­ra ca­sar­se y re­cu­rren a al­qui­lar pa­re­ja cuan­do la ne­ce­si­tan.

Por su pa­re­ci­do con las ce­le­bri­ties les con­tra­tan pa­ra even­tos pri­va­dos y ac­tos pú­bli­cos. A Fran­ces­ca Ve­gas, la An­ge­li­na Jo­lie es­pa­ño­la (ba­jo es­tas lí­neas, la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se) la re­cla­man en todo el mun­do. Tam­bién Die­go Dá­vi­la (a la de­re­cha) ren­ta­bi­li­za su pa­re­ci­do con Cris­tiano Ro­nal­do, tan­to que in­clu­so ha su­plan­ta­do al as­tro blan­co en pla­nos de sus cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias.

¿Y si asis­ti­mos a una ce­re­mo­nia y el cu­ra no es real? Mi­guel Ló­pez tra­ba­ja en una in­mo­bi­lia­ria, ha­ce sus pi­ni­tos co­mo ac­tor y en al­gu­na oca­sión se ha pues­to la so­ta­na pa­ra dar su ben­di­ción a no­vios que an­tes se ca­sa­ron en se­cre­to y des­pués ha­cen una bo­da fal­sa an­te su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.