La Es­pa­ña que tiem­bla con Ma­ri­ne Le Pen

Las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas y la de­ter­mi­na­ción del Fren­te Na­cio­nal en que­rer sa­car a Fran­cia de la mo­ne­da úni­ca ate­rran a Ra­joy y al con­jun­to de la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la... sal­vo a Vox.

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

más de 7,6 mi­llo­nes de fran­ce­ses vo­ta­ron el pa­sa­do do­min­go a Ma­ri­ne Le Pen, la pre­si­den­ta del Fren­te Na­cio­nal (FN), y pa­ra la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es muy po­si­ble que la ex­tre­ma de­re­cha ga­la consiga el me­jor re­sul­ta­do en sus cua­tro dé­ca­das de exis­ten­cia. El re­sul­ta­do fi­nal del 7 de ma­yo pue­de es­tar más apre­ta­do de lo que al­gu­nos ana­lis­tas va­ti­ci­na­ron ini­cial­men­te tras la vic­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron en la pri­me­ra vuel­ta tras ver que otros can­di­da­tos, co­mo el con­ser­va­dor Fra­nçois Fi­llon y el so­cia­lis­ta Be­noît Ha­mon, se apre­su­ra­ban en dar su apo­yo al can­di­da­to cen­tris­ta liberal. Un son­deo de Pa­ris-Match pu­bli­ca­do el lu­nes in­di­ca­ba que el 20% de los vo­tos de la iz­quier­da ra­di­cal de Jean-Luc Mé­len­chon irían a pa­rar a Le Pen y la can­di­da­ta del FN no ha pa­ra­do en lan­zar gui­ños a los vo­tan­tes de Mé­len­chon pa­ra que le den su apo­yo den­tro de una se­ma­na. Su úl­ti­mo gesto de mo­de­ra­ción ha si­do aban­do­nar la pre­si­den­cia del par­ti­do. El pro­pio can­di­da­to de la Fran­cia In­su­mi­sa ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por ne­gar­se a

dar con­sig­nas de vo­to pa­ra el 7 de ma­yo y va­rios po­li­tó­lo­gos ya sitúan a la can­di­da­ta del FN en la hor­qui­lla del 40%.

Le Pen com­par­te con Mé­len­chon pos­tu­ras an­ti­eu­ro­peís­tas y su de­seo de di­na­mi­tar la re­gu­la­ción la­bo­ral vi­gen­te. En 2012 co­se­chó un 17,9% de los su­fra­gios (6,4 mi­llo­nes de vo­tos) y aho­ra ha ele­va­do el lis­tón has­ta el 21,3% con los ci­ta­dos 7,6 mi­llo­nes de pa­pe­le­tas. Su pa­dre, el fun­da­dor del FN, si­gue sien­do un in­có­mo­do pro­ta­go­nis­ta pa­ra mu­chos en Fran­cia, aun­que su ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia ha de­caí­do no­ta­ble­men­te en el úl­ti­mo quin­que­nio. Mien­tras que Jean-Ma­rie Le Pen se de­cla­ra­ba “na­cio­na­lis­ta liberal”, su hi­ja de­fien­de pos­tu­la­dos de la iz­quier­da co­mo la ju­bi­la­ción a los 60 años si se han co­ti­za­do 40, las 35 ho­ras se­ma­na­les o el au­men­to del suel­do de los fun­cio­na­rios. Ella se ha de­cla­ra­do una “pa­trio­ta so­cial” en la cam­pa­ña pa­ra di­fe­ren­ciar­se de su pa­dre y, so­bre todo, pa­ra evi­tar com­pa­ra­cio­nes odio­sas con el tér­mino “na­cio­nal-so­cia­lis­ta” de la Ale­ma­nia na­zi. Y no hay que ol­vi­dar que el 30% de los vo­tan­tes del FN son obre­ros, mu­chos de ellos co­mu­nis­tas des-

en­can­ta­dos que tie­nen miedo a que los tra­ba­ja­do­res fo­rá­neos les qui­ten sus em­pleos. Ma­ri­ne Le Pen de­fen­día en 2012 que su pri­me­ra me­di­da en ca­so de lle­gar al Elí­seo se­ría la crea­ción del Mi­nis­te­rio de la So­be­ra­nía pa­ra sa­car a Fran­cia del eu­ro en el pla­zo de “seis u ocho me­ses” y re­cu­pe­rar a con­ti­nua­ción el fran­co. Aho­ra ha apar­ca­do la pro­pues­ta de es­te sin­gu­lar mi­nis­te­rio, pe­ro no su em­pe­ño en que su país aban­do­ne la mo­ne­da co­mún, una de­ci­sión que pro­vo­ca­ría un te­rre­mo­to en Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña, y que po­dría lle­var a ca­bo con inusi­ta­da ra­pi­dez gra­cias a las pre­rro­ga­ti­vas que tie­ne el je­fe del Es­ta­do en Fran­cia en vir­tud de la Cons­ti­tu­ción de 1958 del ge­ne­ral Char­les de Gau­lle (ver re­cua­dro en la pá­gi­na 49).

Se­gún un es­tu­dio del Deuts­che Bank, la lle­ga­da de la lí­der de la ultraderecha fran­ce­sa al Elí­seo pro­vo­ca­ría una sa­cu­di­da en el ti­po de in­te­rés de paí­ses co­mo Es­pa­ña o Ita­lia y los de­ja­ría en los ni­ve­les de 2011. Ade­más, las bol­sas eu­ro­peas cae­rían un 10% y el eu­ro se de­pre­cia­ría res­pec­to al dó­lar y las otras mo­ne­das de re­fe­ren­cia, el yen japonés y el fran­co sui­zo.

La pro­me­sa es­tre­lla de Le Pen con la sa­li­da fran­ce­sa del eu­ro pro­vo­ca­ría una acu­sa­da pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra el país ve­cino y los ex­per­tos coin­ci­den en que la con­se­cuen­cia más in­me­dia­ta se­ría una de­va­lua­ción de la nue­va di­vi­sa, que po­dría al­can­zar en­tre el 30% y el 40%. La pren­sa eco­nó­mi­ca ga­la ya ha he­cho re­co­men­da­cio­nes a sus lec­to­res más adi­ne­ra­dos pa­ra que pro­te­jan sus ac­ti­vos fi­nan­cie­ros y el pro­duc­to es­tre­lla son los con­tra­tos de in­ver­sión que se ofre­cen des­de la ve­ci­na Lu­xem­bur­go. Ade­más, el pre­si­den­te del Ban­co de Fran­cia, Fra­nçois Vi­lle­roy, ad­vir­tió de que una sa­li­da fran­ce­sa del eu­ro su­pon­dría que la fi­nan­cia­ción de la deu­da pú­bli­ca fran­ce­sa le cos­ta­ría al país al­re­de­dor de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros su­ple­men­ta­rios en in­tere­ses. Y ello con la po­si­bi­li­dad de que una bue­na par­te de los te­ne­do­res de deu­da –en su ma­yo­ría ex­tran­je­ros– ha­rían todo lo po­si­ble pa­ra que sus con­tra­tos no pa­sa­sen del eu­ro al nue­vo fran­co. Una si­tua­ción que ya se vi­vió en Ar­gen­ti­na en 2001 a raíz del co­rra­li­to fi­nan­cie­ro.

El Cen­tro de Es­tu­dios Pros­pec­ti­vos e In­for­ma­cio­nes In­ter­na­cio­na­les (Ce­pii) se­ña­ló en un es­tu­dio pu­bli­ca­do en mar­zo que una sa­li­da de Fran­cia del eu­ro im­pli­ca­ría un re­ajus­te de los ti­pos de cam­bio con los otros paí­ses miem­bros, y que si bien el nue­vo fran­co se de­va­lua­ría con res­pec­to a Ir­lan­da, Ale­ma­nia, Ho­lan­da y Lu­xem­bur­go, se apre­cia­ría con el res­to de paí­ses, en­tre ellos, Es­pa­ña. En tér­mi­nos de co­mer­cio ex­te­rior, Fran­cia sal­dría per­ju­di­ca­da con el nue­vo fran­co por­que mien­tras al pri­mer gru­po van di­ri­gi­das el 45% de sus ex­por­ta­cio­nes en la Eu­ro­zo­na, al se­gun­do –los paí­ses del sur y del cen­tro de Eu­ro­pa– van des­ti­na­das el 55%.

Le Pen ha sub­ra­ya­do du­ran­te la cam­pa­ña su fir­me vo­lun­tad de res­ta­ble­cer un “pa­trio­tis­mo eco­nó­mi­co y un pro­tec­cio­nis­mo in­te­li­gen­te” en su país, que se ase­me­ja a los pla­nes que es­tá im­po­nien­do Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos. En­tre las 144 me­di­das que in­clu­ye el pro­gra­ma del FN es­tá “la in­de­pen­den­cia soberana y mo­ne­ta­ria”, se­gui­da a me­dio pla­zo de un re­fe­rén­dum so­bre el fu­tu­ro de Fran­cia en la Unión Eu­ro­pea. El lla­ma­do Fre­xit se­ría la tum­ba pa­ra el pro­yec­to eu­ro­peo.

El in­te­rés ha­cia Es­pa­ña por par­te de las em­pre­sas fran­ce­sas ha au­men­ta­do un 2,3% es­te año, has­ta si­tuar a nues­tro país co­mo el ter­cer mer­ca­do más im­por­tan­te del mun­do pa­ra las com­pa­ñías ga­las. Nues­tro país re­ci­be el 7,3% de las ex­por-

El sec­tor es­pa­ñol más ex­pues­to a los pla­nes pro­tec­cio­nis­tas del Fren­te Na­cio­nal es el del au­to­mó­vil: las cons­truc­to­ras fran­ce­sas cuen­tan con tres fá­bri­cas en nues­tro país

ta­cio­nes fran­ce­sas (32.500 mi­llo­nes de eu­ros), so­lo por de­ba­jo de Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos y por de­lan­te de ve­ci­nos co­mo Ita­lia y Reino Uni­do. Ade­más, Fran­cia es el pri­mer clien­te pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las, con un 15,5% de las ex­por­ta­cio­nes a ni­vel mun­dial, se­gún un es­tu­dio de la Cámara Ofi­cial de Co­mer­cio de Es­pa­ña en Fran­cia (Co­cef), lo que si­túa al ve­cino co­mo cuar­to país más im­por­tan­te del mun­do pa­ra las com­pa­ñías es­pa­ño­las. En tér­mi­nos más con­cre­tos, cin­co sec­to­res ab­sor­ben el 70% de las in­ver­sio­nes fran­ce­sas en Es­pa­ña: el co­mer­cio (26,3%), la in­dus­tria (15,2%), la cons­truc­ción (12,5%), las ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les (10,3%) y las in­mo­bi­lia­rias, con un 5,6%.

Uno de los ob­je­ti­vos de Le Pen es que las gran­des em­pre­sas ga­las des­lo­ca­li­za­das re­gre­sen a Fran­cia. En Ca­ta­lu­ña, por ejem­plo, es­tán afin­ca­das 667 com­pa­ñías fran­ce­sas, así que es­ta­rían en jue­go mi­les de pues­tos de tra­ba­jo. El FN di­se­ña la re­lo­ca­li­za­ción de di­chas com­pa­ñías “con una se­rie de me­di­das fis­ca­les pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos y re­pa­triar un cier­to nú­me­ro de sec­to­res pro­duc­ti­vos”, se­gún di­jo va­ga­men­te en cam­pa­ña Louis Alliot, uno de los lu­gar­te­nien­tes de Le Pen. ¿Cuál se­ría el im­pac­to de ta­les me­di­das pa­ra Es­pa­ña?

El sec­tor más ex­pues­to a los pla­nes de la ex­tre­ma de­re­cha ga­la se­ría el del au­to­mó­vil. De las 185 em­pre­sas fo­rá­neas que

hay en Es­pa­ña li­ga­das al mun­do de la au­to­mo­ción, un to­tal de 32 son fran­ce­sas. De ahí que ape­nas unas ho­ras des­pués de co­no­cer­se que PSA Peu­geot Ci­troën com­pra­ba por 2.200 mi­llo­nes de eu­ros la ale­ma­na Opel a la es­ta­dou­ni­den­se Ge­ne­ral Mo­tors (GM), el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, pi­dió que le pu­sie­ran en con­tac­to con Car­los Ta­va­res, el pre­si­den­te de la com­pa­ñía ga­la que ha re­vo­lu­cio­na­do el sec­tor del au­to­mó­vil con es­te gol­pe de mano.

El Gru­po PSA cuen­ta con dos fá­bri­cas en Es­pa­ña, en las ciu­da­des de Vigo y Ma­drid, mien­tras que Opel dis­po­ne de una en Fi­gue­rue­las (Za­ra­go­za). Tras la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, Ta­va­res en­vió un men­sa­je de tran­qui­li­dad a los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les de to­das las mar­cas de su nue­vo gru­po. “Es­tén tran­qui­los”, di­jo Ta­va­res en es­pa­ñol du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa or­ga­ni­za­da en Pa­rís jun­to a la res­pon­sa­ble eje­cu­ti­va de GM, Mary Ba­rra. Tras ello, en­fa­ti­zó que PSA tie­ne una “im­plan­ta­ción muy fuer­te en Es­pa­ña” con sus fac­to­rías de Vigo y Ma­drid, al tiem­po que sub­ra­yó que “to­das las ca­li­da­des que tie­ne el país” son las que le han per­mi­ti­do que la pro­duc­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca ha­ya au­men­ta­do es­tos úl­ti­mos años. Por eso, re­pi­tió a los tra­ba­ja­do­res que ten­gan cal­ma por­que el gi­gan­te ga­lo bus­ca la efi­cien­cia por en­ci­ma de los ava­ta­res po­lí­ti­cos: “En Es­pa­ña te­ne­mos co­la­bo­ra­do­res de ca­li­dad”, hi­zo hin­ca­pié Ta­va­res. Otro de los sec­to­res es­pa­ño­les afec­ta­dos por la lle­ga­da al po­der del FN se­ría el agrí­co­la, ya de por sí ex­pues­to de for­ma cí­cli­ca a los des­ma­nes de la agri­cul­to­res ga­los en la fron­te­ra. Le Pen ha ofre­ci­do en cam­pa­ña un apo­yo ma­si­vo al cam­po fran­cés y ha ad­ver­ti­do al sec­tor vi­tí­co­la de su país que aca­ba­rá con la prác­ti­ca que se ha ex­ten­di­do en los úl­ti­mos años en al­gu­nas bo­de­gas de mez­clar sus cal­dos con vino es­pa­ñol a gra­nel du­ran­te el pro­ce­so de fer­men­ta­ción sin mo­di­fi­car lue­go la de­no­mi­na­ción de ori­gen. En el te­rreno mi­gra­to­rio, Le Pen ha anun­cia­do que una de las pri­me­ras me­di­das con las que co­men­za­rá su man­da­to si lle­ga al Elí­seo se­ría la sus­pen­sión de los acuer­dos de Schen­gen de li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas y mer­can­cías. El res­ta­ble­ci­mien­to de los con­tro­les en las fron­te­ras na­cio­na­les se­ría la pri­me­ra de las diez me­di­das que apli­ca­ría en sus dos pri­me­ros me­ses de Go­bierno pa­ra “res­pon­der a la ur­gen­cia eco­nó­mi­ca, so­cial y de se­gu­ri­dad” del país. Un gol­pe de­mo­le­dor pa­ra Es­pa­ña, de ahí que el Go­bierno de Ra­joy y el res­to de la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la –sal­vo Vox– vea con te­rror la po­si­bi­li­dad de que Le Pen go­bier­ne en Fran­cia.

Ma­ri­ne Le Pen en el mi­tin de cie­rre de cam­pa­ña de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes fran­ce­sas.

Agri­cul­to­res fran­ce­ses des­tru­yen la car­ga de ca­mio­nes es­pa­ño­les que trans­por­tan fru­ta y ver­du­ra. La plan­ta de Opel, re­cién ad­qui­ri­da por la fran­ce­sa Peu­geot-Ci­troën, en Fi­gue­rue­las (Za­ra­go­za).

La can­di­da­ta del FN be­be una co­pa de vino blan­co en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de la Agri­cul­tu­ra en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.