POR­TA­DA La tra­ma que aca­bó con Es­pe­ran­za Agui­rre

Tiempo - - SUMARIO -

se fue con lá­gri­mas en los ojos, con­fe­só sen­tir­se trai­cio­na­da en su con­fian­za por Ig­na­cio Gon­zá­lez, que le su­ce­dió en la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y de­te­ni­do en el ca­so que ha su­pues­to la pun­ti­lla en la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de la in­com­bus­ti­ble li­de­re­sa del PP.

Aca­ba así una ca­rre­ra po­lí­ti­ca en la que Es­pe­ran­za Agui­rre ha pa­sa­do de una muy dis­cre­ta re­le­van­cia po­lí­ti­ca a todo lo con­tra­rio. Comenzó a co­no­cér­se­la co­mi­sión mo con­ce­ja­la en el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, lue­go en el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, don­de fue co­no­ci­da por al­gu­nas de sus la­gu­nas cul­tu­ra­les. En el Par­ti­do Po­pu­lar le die­ron sa­li­da ha­cia la pre­si­den­cia del Se­na­do, don­de tam­po­co bri­lló. Su des­tino cam­bia li­ga­do al mo­men­to en el que su par­ti­do la co­lo­ca co­mo can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. El pre­si­den­te has­ta ese mo­men­to era Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón. El PP bus­ca ren­ta­bi­li­zar la bue­na ima­gen de es­te úl­ti­mo pa­ra man­te­ner la al­cal­día de Ma­drid, un ob­je­ti­vo más di­fí­cil en prin­ci­pio que la en­co­men­da­da a Agui­rre, ya que en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma el PP ga­na­ba de lar­go. Pe­ro no fue así, ya que en esas elec­cio­nes es­tu­vo a pun­to de per­der fren­te al can­di­da­to del PSOE. La trai­ción de dos dipu­tados so­cia­lis­tas, lo que se co­no­ció co­mo el ta­ma­ya­zo, lo evi­tó. Pe­ro la de­ci­sión de Agui­rre de no sa­lir ele­gi­da gra­cias a la abs­ten­ción de es­tos dos su­pu­so un cam­bio de ten­den­cia en su ima­gen, que me­jo­ró sen­si­ble­men­te. Se con­vo­ca­ron nue­vas elec­cio­nes y las ga­nó. A par­ter­mi­nó tir de ahí comenzó a ha­cer­se po­de­ro­sa, pri­me­ro en el PP de Ma­drid y lue­go en el na­cio­nal, en dispu­ta tan­to con Ga­llar­dón co­mo con Ra­joy. Y así has­ta hoy.

Es la ter­ce­ra di­mi­sión (an­tes lo hi­zo co­mo pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, co­mo pre­si­den­ta del PP ma­dri­le­ño y aho­ra co­mo la li­de­re­sa del gru­po municipal del PP en el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal, co­mo opo­si­ción a la al­cal­de­sa Manuela Car­me­na) y to­da­vía al­gu­nos di­cen que no se sor­pren­de­rían si vol­vie­ra. Re­gre­só in­clu­so tras una re­ti­ra­da por mo­ti­vos de sa­lud (un cán­cer) que cu­ran­do. Su po­der en Ma­drid y su ca­rác­ter de re­fe­ren­te ideo­ló­gi­co le co­lo­có en el mis­mo as­cen­sor (li­te­ral­men­te, hu­bo una fa­mo­sa es­ce­na) que Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, otro de los que po­drían ha­ber op­ta­do al má­xi­mo po­der en el PP. Pe­ro una tra­ma de co­rrup­ción que, se­gún ella ad­mi­tió, no vi­gi­ló, se la lle­vó por de­lan­te. Es la co­no­ci­da co­mo ope­ra­ción Le­zo, la in­ves­ti­ga­ción al­re­de­dor de la em­pre­sa pú­bli­ca Ca­nal de Isa­bel II. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que el ca­so es­ta­lló coin- ci­dien­do con la de­cla­ra­ción de Agui­rre co­mo tes­ti­go en otro gran asun­to de co­rrup­ción, el ca­so Gür­tel.

cuen­ta se­cre­ta.

To­dos sa­bían des­de ha­ce años que cuan­do se des­cu­brie­ran los ne­go­cios que ha­bía al­re­de­dor del Ca­nal de Isa­bel II el es­cán­da­lo iba a ser ma­yúscu­lo. To­dos sa­bían que exis­tían. Una cla­ve cru­cial fue la denuncia que hi­zo un dipu­tado del PP, Je­sús Gó­mez, que co­no­ció los detalles de una cuen­ta de Ig­na­cio Gon­zá­lez en Sui­za. In­for­mó de ello a Es­pe­ran­za Agui­rre,

eL chi­va­ta­zo so­bre La cuen­ta de gon­zá­Lez en sui­za LLe­gó a in­ves­ti­ga­do­res de GÜR­TEL

Car­los Flo­riano y Juan Car­los Ve­ra. En aquel mo­men­to era se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal. Al­gu­nas per­so­nas con­sul­ta­das sos­tie­nen que tam­bién co­no­ció el ca­so. La denuncia no tu­vo con­se­cuen­cias, sal­vo re­pre­sa­lias con­tra Gó­mez, se­gún su tes­ti­mo­nio. Sin em­bar­go, TIEM­PO ha sa­bi­do que los detalles de es­ta cuen­ta re­ca­la­ron en la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Gür­tel, en con­cre­to pa­ra com­pro­bar si ha­bía te­ni­do que ver con las co­mi­sio­nes pa­ga­das por la ad­juu­na di­ca­ción de una par­ce­la de Ar­gan­da, la más im­por­tan­te de es­te ca­so. La in­for­ma­ción, por lo tan­to, ya es­ta­ba sien­do ma­ne­ja­da por la Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fi­nan­cie­ra (UDEF) de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Tam­bién en Gür­tel ad­mi­tió Es­pe­ran­za Agui­rre su fal­ta de vi­gi­lan­cia so­bre sus hom­bres de con­fian­za. A todo es­to hay que aña­dir el ca­so Pú­ni­ca, que tie­ne tam­bién en­tre re­jas a Fran­cis­co Gra­na­dos, que tam­bién fue su mano de­re­cha. En una de sus ver­tien­tes se in­ves­ti­gan los pa­gos a tra­vés del Ca­nal de Isa­bel II a em­pre­sa que se de­di­ca­ba a vi­gi­lar y me­jo­rar la ima­gen pú­bli­ca de po­lí­ti­cos del Par­ti­do Po­pu­lar.

hom­bre cla­ve.

El Ca­nal, una em­pre­sa pú­bli­ca que ges­tio­na el agua de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, es un gi­gan­te que, ade­más, se ha ex­ten­di­do a His­pa­noa­mé­ri­ca, en una ex­pan­sión en la que aho­ra la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial cer­ti­fi­ca que co­rrie­ron mi­llo­na­rias co­mi­sio­nes ile­ga­les. Pre­si­dir el Ca­nal es, jun­to con Ban­kia, el des­tino po­lí­ti­co-em­pre­sa­rial más im­por­tan­te re­la­cio­na­do con el po­der po­lí­ti­co en Ma­drid. En es­ta em­pre­sa han re­ca­la­do fa­mi­lia­res y co­no­ci­dos de di­ri­gen­tes del PP, in­clui­dos un pri­mo de Agui­rre, Fran­cis­co Javier Agui­rre Pe­mán, y fa­mi­lia­res de Lour­des Ca­ve­ro, la es­po­sa de Ig­na­cio Gon­zá­lez, tam­bién sal­pi­ca­da en la ope­ra­ción Le­zo. Tam­bién la hi­ja de Pe­dro An­to­nio Mar­tín Ma­rín (que fue se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Co­mu­ni­ca­ción y pre­si­den­te de His­pa­sat), so­bre cu­yos bie­nes ha pe­di­do in­for­ma­ción el juez del ca­so Le­zo.

Las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio iban in­clu­so a apro­ve­char­se con la cons­truc­ción de un cam­po de golf den­tro de la ciu­dad de Ma­drid, so­bre te­rre­nos del Ca­nal de Isa­bel II. Tal co­mo pu­bli­có es­ta re­vis­ta (ver re­cua­dro en la pá­gi­na 17) y aho­ra con­fir­man las in­ves­ti­ga­cio­nes, en es­ta ope­ra­ción sa­lie­ron be­ne­fi­cia­dos el her­mano y el cu­ña­do de Ig­na­cio Gon­zá­lez y tam­bién es­ta­ría im­pli­ca­do el ge­ren­te del Ca­nal de Isa­bel II, en­via­do a pri­sión pro­vi­sio­nal, Il­de­fon­so de Mi­guel. Se tra- ta del hom­bre cla­ve de Gon­zá­lez en el Ca­nal. Su es­po­sa, Con­cep­ción Ruano, es con­se­je­ra de la Cámara de Cuen­tas de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Una ins­ti­tu­ción que, sor­pren­den­te­men­te, nun­ca ha re­vi­sa­do las cuen­tas de la prin­ci­pal em­pre­sa pú­bli­ca de es­ta co­mu­ni­dad. Fernando Ruano, her­mano de Con­cep­ción y, por lo tan­to, cu­ña­do de Il­de­fon­so de Mi­guel, tal co­mo pu­bli­có TIEM­PO en 2007, fue so­cio de las em­pre­sas de TDT cu­yas li­cen­cias fue­ron ad­ju­di­ca­das por Ig­na­cio Gon­zá­lez y es­tá co­nec­ta­do con la ad­ju­di­ca­ción de un cam­po de golf en el

las co­ne­xio­nes del CA­SO LE­ZO lle­gan has­ta la des­ti­tu­ción del so­cia­lis­ta to­más gó­mez

Es­pe­ran­za Agui­rre e Ig­na­cio Gon­zá­lez.

El ex­pre­si­den­te de Ma­drid Ig­na­cio Gon­zá­lez.

Re­gis­tro en la man­sión de Gon­zá­lez en Ara­va­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.