Fre­nar a los par­ti­dos en los tri­bu­na­les

PP y PSOE, a fa­vor de ex­cluir de la acu­sa­ción po­pu­lar a los par­ti­dos, que vuel­ven al juez con la ope­ra­ción Le­zo.

Tiempo - - SUMARIO - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

IU se ha uni­do a va­rias aso­cia­cio­nes en una que­re­lla cri­mi­nal con­tra el des­fal­co del Ca­nal de Isa­bel II que pi­de más impu­tacio­nes a po­lí­ti­cos, y PSOE y Po­de­mos han anun­cia­do que tam­bién se per­so­na­rán en el pro­ce­di­mien­to por la

ope­ra­ción Le­zo. Lo ha­rán co­mo acu­sa­ción en vir­tud de la po­tes­tad que otor­ga la Cons­ti­tu­ción a los ciu­da­da­nos pa­ra ejer­cer la ac­ción po­pu­lar. Sin em­bar­go, de pros­pe­rar los pla­nes que com­par­ten PP y PSOE pa­ra aco­tar la fi­gu­ra de la acu­sa­ción po­pu­lar –la de aque­llos que no son di­rec­ta­men­te per­ju­di­ca­dos por un he­cho ju­di­cia­li­za­do–, es­tos tres ca­sos no po­drían dar­se, por­que una de las po­cas co­sas que en es­te mo­men­to de las conversaciones pa­re­ce cla­ra es que de­be­ría re­vi­sar­se la po­si­bi­li­dad que hoy tie­nen los par­ti­dos de ser acu­sa­ción en pro­ce­di­mien­tos don­de es­té im­pli­ca­da otra for­ma­ción po­lí­ti­ca, se­ña­lan fuen­tes del PP.

Ejem­plos ha ha­bi­do. Así, du­ran­te años, el Par­ti­do So­cia­lis­ta del País Va­len­ciano fue acu­sa­ción po­pu­lar con­tra el Go­bierno va­len­ciano (del PP) en la cau­sa de la Gür­tel o tam­bién es­tá el ca­so más re­cien­te, y pa­ra­dig­ma del po­der de la acu­sa­ción po­pu­lar, de la de­man­da de UPD con­tra la cú­pu­la de Ban­kia. Sin em­bar­go, aho­ra PP y PSOE con­si­de­ran que es­te ti­po de li­ti­gios an­te los tri­bu­na­les pue­den bus­car in­fluir en la ac­ción po­lí­ti­ca, más aún si se une a la su­pre­sión de los afo­ra­mien­tos y la exi­gen­cia de di­mi­tir en el mo­men­to de la impu­tación. Así, una acu­sa­ción po­pu­lar po­dría con­se­guir apar­tar a un car­go pú­bli­co, advierten en el PP, don­de son par­ti­da­rios de com­bi­nar los cam­bios que se den en es­tos tres as­pec­tos. Po­de­mos, que es acu­sa­ción po­pu­lar en pro­ce­sos vin­cu­la­dos con la po­lí­ti­ca co­mo el de los Pu­jol o el del pe­que­ño Ni­co­lás, des­ta­ca que es­ta fi­gu­ra “ha si­do res­pon­sa­ble del ini­cio e ins­truc­ción de mu­chos pro­ce­sos de co­rrup­ción y cri­men or­ga­ni­za­do” y es­tá a fa­vor de man­te­ner­la, “tan­to en su na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca co­mo po­lí­ti­ca”.

La acu­sa­ción po­pu­lar, con­sa­gra­da en el ar­tícu­lo 125 de la Cons­ti­tu­ción, hoy

so­lo exis­te en Es­pa­ña. Su ori­gen es­tá en el De­re­cho Ro­mano, que, en au­sen­cia de un Mi­nis­te­rio Fis­cal, su­plía la acu­sa­ción y equi­li­bra­ba así las par­tes en un pro­ce­so. Pe­ro en el si­glo XIX, ya con fis­ca­les, en Es­pa­ña y otros paí­ses se dio el de­ba­te so­bre si man­te­ner­la o no y el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­pa­ñol fue el úni­co que la pre­ser­vó. Hoy un ciu­da­dano par­ti­cu­lar, una aso­cia­ción de con­su­mi­do­res, un par­ti­do o un sin­di­ca­to pue­den ejer­cer la acu­sa­ción en pro­ce­sos que no le afec­ten di­rec­ta­men­te, y así apa­re­ce la sos­pe­cha de “ma­ni­pu­la­ción” y de per­se­guir ob­je­ti­vos aje­nos al pro­ce­so pe­nal. Hay ca­sos re­cien­tes, co­mo las acu­sa­cio­nes de Aus­bank o Ma­nos Lim­pias. En 2013, un juez im­pi­dió que Ma­rio Con­de se per­so­na­se con­tra el PP en el ca­so Gür­tel. Ha­ce unas se­ma­nas, el PP re­pro­cha­ba a la aso­cia­ción que ha con­se­gui­do que Ma­riano Ra­joy tes­ti­fi­que en el jui­cio de la tra­ma Gür­tel de se­guir los dic­ta­dos del PSOE.

Al­go no fun­cio­na. Ju­lio Pé­rez Gil, pro­fe­sor de De­re­cho Pro­ce­sal e in­ves­ti­ga­dor so­bre la acu­sa­ción po­pu­lar, di­ce que fun­cio­na en mu­chos ca­sos. En el PP des­ta­can las acu­sa­cio­nes di­ri­gi­das por “aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res”. Sin em­bar­go, el pro­fe­sor cree que “cuan­do fun­cio­na bien es por­que al­go es­tá fun­cio­nan­do mal y ese al­go es el Mi­nis­te­rio Fis­cal, obli­ga­do a ha­cer eso que los par­ti­cu­la­res no de­be­rían ha­cer”. El de­ba­te de qué ha­cer con la acu­sa­ción po­pu­lar con­ti­nua­rá en la co­mi­sión de Jus­ti­cia del Con­gre­so de los Dipu­tados, don­de los gru­pos acor­da­ron tra­tar una cues­tión que, hoy más que nun­ca, es­tá li­ga­da a las sospechas que re­caen so­bre la fis­ca­lía, “el ver­da­de­ro de­ba­te”, en opi­nión de Pé­rez Gil, pa­ra que la acu­sa­ción es­té de­bi­da­men­te ga­ran­ti­za­da.

Ro­dri­go Ra­to a la sa­li­da de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.