En­tre ho­te­les de una no­che y hos­pi­ta­les

Se cum­plen cien años de Pru­frock, el pri­mer poe­ma­rio de T.S. Eliot, que re­no­vó la poe­sía con­tem­po­rá­nea.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Puen­te

Un lus­tro an­tes de La tie­rra bal­día (1922), Tho­mas Stearns Eliot (San Luis, EEUU, 1888-Lon­dres, 1965) pu­bli­ca­ba en Lon­dres su pri­mer poe­ma­rio de re­lie­ve, La can­ción de amor de J. Al­fred Pru­frock, ti­tu­la­do en­ton­ces Pru­frock and Ot­her Ob­ser­va­tions. Si con Cua­tro cuar­te­tos (1945), al tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el poe­ta ad­qui­ri­ría su con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va, se­ría, cu­rio­sa­men­te, tam­bién al tér­mino de la Gran Gue­rra, en 1917, cuan­do sa­lie­ran a la luz las ex­tra­ñas re­so­nan­cias de su ope­ra pri­ma. “Va­mos en­ton­ces, tú y yo, / cuan­do el atar­de­cer se ex­tien­de con­tra el cielo / co­mo un pa­cien­te anes­te­sia­do so­bre una me­sa”... Así arran­ca es­te re­vol­cón ra­di­cal a la poe­sía de Oc­ci­den­te, don­de se pro­nos­ti­ca un sol con­va­le­cien­te y una at­mós­fe­ra con res­pi­ra­ción asis­ti­da co­mo el pai­sa­je hu­mano más ve­raz. Le­jos de las in­vo­ca­cio­nes más o me­nos tor­tuo­sas de ro­mán­ti­cos y sim­bo­lis­tas –pe­ro, al mis­mo tiem­po, no des­de­ñán­do­las sino re­ci­clán­do­las–, el na­rra­dor del poe­ma co­ge de la mano al lec­tor pa­ra con­du­cir­lo, de un mo­do cóm­pli­ce, tex­to aden­tro. Y, a la in­ver­sa de la tó­ni­ca clá­si­ca de co­lo­rear con atri­bu­tos de la na­tu­ra­le­za la con­di­ción hu­ma­na, aho­ra el sol cre­pus­cu­lar emu­la a un pa­cien­te hu­mano so­bre la me­sa de un qui­ró­fano. Hay tes­ti­mo­nios de que, en su día, no se en­ten­dió es­ta nue­va na­rra­ti­vi­dad a tra­vés de la cual las más se­su­das re­fle­xio­nes (“co­rrien­te de la con­cien­cia”, co­mo se le ha lla­ma­do lue­go) con­vi­ven con los

t.S. eliot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.