EL SUI­CI­DIO DE LOS RO­MA­NOS

El em­pe­ra­dor Ne­rón, des­tro­na­do, se ma­ta con ayu­da de un li­ber­to. Era lo nor­mal en Ro­ma al caer en des­gra­cia

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - Luis Re­yes

Ves aquel pre­ci­pi­cio? Allí aba­jo es­tá el ca­mino de la li­ber­tad. ¿Ves aquel mar, aquel río, aquel po­zo? La li­ber­tad es­tá sen­ta­da en el fon­do. ¿Ves aquel ár­bol acha­pa­rra­do y mar­chi­to? Sin em­bar­go de sus ra­mas cuel­ga la li­ber­tad... ¿Me pre­gun­tas cuál es el ca­mino a la li­ber­tad? Cual­quier ve­na de tu cuer­po”.

Es­ta apo­lo­gía del sui­ci­dio la es­cri­bió el cor­do­bés Sé­ne­ca, el fi­ló­so­fo es­toi­co que tu­vo la des­gra­cia de ser maes­tro de Ne­rón. Fue el más fra­ca­sa­do pre­cep­tor de la His­to­ria, pues en vez de trans­mi­tir a su dis­cí­pu­lo los ele­va­dos prin­ci­pios de su fi­lo­so­fía, vio cre­cer a un mons­truo de mal­dad. Vein­ti­cin­co años des­pués de es­cri­bir lo an­te­rior en el Diá­lo­go de la

Ira, Sé­ne­ca bus­có en cual­quier ve­na de su cuer­po el ca­mino de la li­ber­tad, dar­se la muer­te a sí mis­mo pa­ra frus­trar la eje­cu­ción que ha­bía dic­ta­do Ne­rón. Pe­ro la reali­dad no pa­re­ce ha­ber leí­do las gran­des obras, y pe­se a que Sé­ne­ca se cor­tó las ve­nas no lo­gró de­san­grar­se. Le pi­dió a su mé­di­co el “ve­neno grie­go”, la ci­cu­ta, pe­ro no le hi­zo efec­to. Fi­nal­men­te en­con­tró el ca­mino de la li­ber­tad en un ba­ño de agua ca­lien­te, don­de de­bi­do a su as­ma los va­po­res le pro­vo­ca­ron as­fi­xia.

Co­mo a la His­to­ria le gus­tan los sar­cas­mos, el mal dis­cí­pu­lo imi­tó al maes­tro, aun­que en cla­ve me­nos dig­na. Ne­rón, des­tro­na­do por una cons­pi­ra­ción, al sa­ber que el Se­na­do le ha­bía con­de­na­do a mo­rir apa­lea­do, de­ci­dió qui­tar­se la vi­da y pi­dió el “ve­neno grie­go”. Pe­ro no tu­vo va­lor pa­ra in­ge­rir­lo, y hu­bo de re­cu­rrir a la ayu­da de su li­ber­to Epa­fro­di­to, que le cla­vó una da­ga en la gar­gan­ta.

En la Ro­ma de los em­pe­ra­do­res des­pó­ti­cos, cuan­do las vie­jas vir­tu­des po­lí­ti­cas re­pu­bli­ca­nas fue­ron su­plan­ta­das por el ar­bi­trio del mo­nar­ca, el sui­ci­dio se con­vir­tió en una prác­ti­ca ha­bi­tual pa­ra los al­tos per­so­na­jes cuan­do caían en des­gra­cia. Era una fór­mu­la pa­ra evi­tar la des­hon­ro­sa y a ve­ces cruel eje­cu­ción a ma­nos del ver­du­go, y tam­bién una for­ma de evi­tar el em­bar­go de los bie­nes. Sin em­bar­go, el sui­ci­dio de los an­ti­guos, co­mo de­ci­sión asu­mi­da sin na­da que ver con tras­tor­nos sí­qui­cos, era muy an­te­rior a la épo­ca con­vul­sa de los em­pe­ra­do­res, ve­nía de los grie­gos.

Los es­toi­cos

Se sue­le vin­cu­lar con el es­toi­cis­mo por­que Ze­nón, el fun­da­dor de la Es­toa (la es­cue­la fi­lo­só­fi­ca es­toi­ca), se quitó la vi­da en cir­cuns­tan­cias des­con­cer­tan­tes. Sien­do ya an­ciano, en 264 an­tes de Cris­to, tu­vo una caí­da y se rom­pió un dedo. “¡Ya voy! ¿Por qué me apre­mias?”, di­jo, y a con­ti­nua­ción se es­tran­gu­ló. Al­gu­nos des­vir­túan el sen­ti­do del acon­te­ci­mien­to di­cien­do que Ze­nón se quitó la vi­da por­que se ha­bía roto un dedo. En reali­dad se to­mó el ac­ci­den­te co­mo una se­ñal: su cuer­po em­pe­za­ba a rom­per­se por­que ya ha­bía vi­vi­do de­ma­sia­do, y el dedo que­bra­do era la lla­ma­da de la muer­te, a la que res­pon­día ade­cua­da­men­te con su “¡Ya voy!”.

En los tiem­pos de la Re­pú­bli­ca ro­ma­na, aun­que el es­toi­cis­mo era la ideo­lo­gía do­mi­nan­te, ha­bía po­cos sui­ci­dios. “Re­pa­sa los her­mo­sos días de la Re­pú­bli­ca, y mi­ra si hu­bo si­quie­ra un ciu­da­dano vir­tuo­so que se li­bra­se así del pe­so de sus de­be­res, aun des­pués de los más crue­les in­for­tu­nios”, es­cri­be Rous­seau. Un ca­so ex­cep­cio­nal fue el de Mar­co Cur­cio, aun­que es­tá en el mar­co de la mi­to­lo­gía pa­trió­ti­ca ro­ma­na. En la mi­tad del Fo­ro la tie­rra se ha­bía abier­to y sur­gían lla­mas, pro­vo­can­do la alar­ma de la ciu­da­da­nía. Por más que echa­ron tie­rra en la si­ma re­sul­ta­ba im­po­si­ble de ce­gar, y fi­nal­men­te los au­gu­res in­ter­pre­ta­ron que ha­bía que ha­cer un sa­cri­fi­cio pro­pi­cia­to­rio, arro­jan­do al agu­je­ro lo más pre­cio-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.