Ob­je­ti­vos y víc­ti­mas es­pa­ño­las

Tiempo - - ACTUALIDAD - por An­to­nio Ro­drí­guez FO­TOs: JaCk Tay­lOr/ GeTTy Ima­Ges y Da­nIel sO­raBJI/ aFP/GeTTy Ima­Ges

El au­men­to de los ata­ques en paí­ses oc­ci­den­ta­les es­ta­ba alen­ta­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), que bus­ca­ba com­pen­sar su de­bi­li­dad mi­li­tar en Si­ria e Irak con gol­pes es­pec­ta­cu­la­res en la re­ta­guar­dia de sus enemi­gos.

Los aten­ta­dos yiha­dis­tas lle­van sa­cu­dien­do Eu­ro­pa des­de en­ton­ces, aun­que Es­pa­ña ha lo­gra­do es­ca­par al zar­pa­zo de los se­gui­do­res del Es­ta­do Is­lá­mi­co en es­te tiem­po. No así en el ex­tran­je­ro, don­de seis es­pa­ño­les fa­lle­cie­ron en 2015 en aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Fran­cia, Tú­nez y Af­ga­nis­tán. Lue­go en el año 2016 so­lo hu­bo que la­men­tar he­ri­dos –hu­bo 12 es­pa­ño­les en los aten­ta­dos de Bru­se­las, Nue­va York y Ber­lín–, mien­tras que en es­te 2017 se ha pro­du­ci­do la muer­te de dos per­so­nas, am­bas en la ca­pi­tal del Reino Unido, en los aten­ta­dos del Puen­te de West­mins­ter y el más re­cien­te del Puen­te de Lon­dres (en la fo­to a la de­re­cha, con ra­mos de flo­res en se­ñal de con­do­len­cia y, en la pá­gi­na 35, los ser­vi­cios de emer­gen­cia sa­ni­ta­ria en el lu­gar del aten­ta­do).

En­tre las ac­tua­cio­nes po­li­cia­les rea­li­za­das con­tra el yiha­dis­mo el pa­sa­do año, la más es­pec­ta­cu­lar fue la ope­ra­ción Río, en la que se des­man­te­ló una red que se en­car­ga­ba de pro­por­cio­nar su­mi­nis­tros al Es­ta­do Is­lá­mi­co. La fi­nan­cia­ción de es­tas ope­ra­cio­nes se rea­li­za­ba me­dian­te trans­fe­ren­cias a tra­vés de ofi­ci­nas co­mo Wes­tern Union o Money Gram, pe­ro tam­bién me­dian­te el sis­te­ma opa­co de la ha­wa­la uti­li­za­do por miem­bros de co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas. La red mo­vió 10 mi­llo­nes de eu­ros en tres años en dis­tin­tas ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta, lo que da una idea del po­ten­cial de es­ta cé­lu­la de su­mi­nis­tro.

El juez re­ve­ló tam­bién que los sos­pe­cho­sos ha­bían par­ti­ci­pa­do en el trá­fi­co de mo­ne­das an­ti­guas, es­ta­tuas y bie­nes del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y cul­tu­ral pro­ce­den­tes del ex­po­lio rea­li­za­do en Si­ria e Irak por el EI, que ha con­ver­ti­do la ven­ta en el mer­ca­do ne­gro de es­te ti­po de bie­nes en una im­por­tan­te fuen­te de fi­nan­cia­ción. Du­ran­te 2016, las or­ga­ni­za­cio­nes yiha­dis­tas mul­ti­pli­ca­ron sus de­cla­ra­cio­nes y ame­na­zas con­tra Es­pa­ña en re­la­ción con el año an­te­rior. Las re­fe­ren­cias a nues­tro país fue­ron rea­li­za­das tan­to por el EI co­mo por Al Qae­da y sus di­fe­ren­tes ra­mas te­rri­to­ria­les o me­diá­ti­cas. Las

men­cio­nes a Es­pa­ña fue­ron cons­tan­tes a lo lar­go de to­do el año. El pro­fe­sor Manuel R. To­rres So­riano con­ta­bi­li­zó, has­ta no­viem­bre, un to­tal de 43 men­cio­nes de los gru­pos yiha­dis­tas a Es­pa­ña, prác­ti­ca­men­te el do­ble de las re­gis­tra­das el año pre­ce­den­te.

Las alu­sio­nes a Al-Án­da­lus co­mo te­rri­to­rio irre­den­to que los mu­sul­ma­nes de­ben re­cu­pe­rar, fue­ron las más nu­me­ro­sas en­tre las re­fe­ren­cias a nues­tro país. El ima­gi­na­rio de los yiha­dis­tas les lle­va a as­pi­rar a dar mar­cha atrás en la his­to­ria. Las men­cio­nes a Ceu­ta y Me­li­lla han es­ta­do tam­bién pre­sen­tes en las so­fla­mas yiha­dis­tas. Un da­to im­por­tan­te es que es­tos gru­pos te­rro­ris­tas, en especial el EI, han co­men­za­do a uti­li­zar el es­pa­ñol en sus co­mu­ni­ca­dos o en sus ví­deos con cier­ta re­gu­la­ri­dad.

A tra­vés de Te­le­gram, el EI pu­so en mar­cha ca­na­les pro­pa­gan­dís­ti­cos en es­pa­ñol. Lo más anec­dó­ti­co es que has­ta el Par­ti­do del Tur­ques­tán Is­lá­mi­co, gru­po yiha­dis­ta for­ma­do por ui­gu­res de Chi­na, se re­fe­ría en una re­vis­ta a la his­to­ria de Al-Án­da­lus y men­cio­na­ba Ceu­ta y Me­li­lla. El ries­go de un aten­ta­do yiha­dis­ta en Es­pa­ña es­tá muy pre­sen­te, co­mo com­pro­ba­ron el año pa­sa­do las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, cuan­do des­man­te­la­ron en Ceu­ta una cé­lu­la que cap­ta­ba te­rro­ris­tas po­ten­cia­les con el fin de pre­pa­rar aten­ta­dos tan­to en nues­tro país co­mo en Ma­rrue­cos. No era la pri­me­ra cé­lu­la de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, ya que en enero de 2015 se ha­bía des­man­te­la­do otro gru­po, tam­bién en Ceu­ta, con si­mi­la­res pro­pó­si­tos.

Otro da­to in­di­ca­ti­vo de la ame­na­za po­ten­cial fue el ha­llaz­go en di­cha ciu­dad de un es­con­di­te con seis ar­mas de fue­go y diez blan­cas en­te­rra­das jun­to con una ban­de­ra del EI. Era la se­gun­da vez en los dos úl­ti­mos

años que se in­ter­ve­nían ar­mas de fue­go a los se­gui­do­res del EI, ya que la Po­li­cía se in­cau­tó de una pis­to­la en enero de 2015 al des­man­te­lar en una ba­rria­da ceu­tí otro gru­po vin­cu­la­do a es­ta or­ga­ni­za­ción.

En­tre las me­di­das pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta den­tro de Es­pa­ña es­tá el pro­yec­to gu­ber­na­men­tal Stop Ra­di­ca­lis­mos, que a prin­ci­pios de di­ciem­bre de 2016 cum­plió un año. El pro­yec­to ofre­ce una pá­gi­na web, un te­lé­fono gra­tui­to y una apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les que per­mi­te fa­ci­li­tar a las au­to­ri­da­des in­for­ma­ción so­bre ca­sos de ra­di­ca­li­za­ción yiha­dis­ta. En su pri­mer año de fun­cio­na­mien­to se re­ci­bie­ron unas 2.600 co­mu­ni­ca­cio­nes de ciu­da­da­nos, gra­cias a las cua­les se pu­sie­ron en mar­cha 45 ope­ra­cio­nes po­li­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.