CEN­TROA­MÉ­RI­CA CUEN­TA

Tiempo - - ACTUALIDAD -

Si en Cos­ta Ri­ca te re­ci­ben con pu­ra vi­da, yen­do a Ni­ca­ra­gua de­bes leer la pu­ra li­te­ra­tu­ra de Mil y una muer­tes, de Ser­gio Ra­mí­rez. Hay dis­cu­sión en torno a si es­te, Cas­ti­go di­vino o Adiós, mu­cha­chos es su me­jor li­bro. Me­jor que­dar­se con to­dos. En el epi­cen­tro de la fic­ción, Ra­mí­rez ha in­ven­ta­do Cen­troa­mé­ri­ca cuen­ta, un fes­ti­val don­de los sue­ños se des­pier­tan en­tre es­pa­do­nes de To­le­do y fu­si­les san­di­nis­tas, se­mi­llas de ma­ra­ñón y los ti­bu­ro­nes de agua dul­ce del la­go Co­ci­bol­ca. En­vuel­to en la má­gi­ca pro­sa de Ra­mí­rez re­co­rro el país aso­mán­do­me con Clau­dia Neira a la Gra­na­da co­lo­nial, es­col­ta­da por vol­ca­nes y cam­pa­na­rios, a sus en­jal­be­ga­dos pa­tios y al ale­gre an­dar de in­dios, mu­la­tos, mes­ti­zos de ai­re mis­qui­to y mi­ra­da fe­li­na, sen­ta­dos en es­ca­li­na­tas de tem­plos don­de re­zó Pe­dra­rias, se­pul­ta­da su te­rri­ble me­mo­ria ba­jo la es­ta­tua del in­dio en el vie­jo León. De la an­ti­gua ca­pi­tal aso­la­da por el Mo­mo­tom­bo vi­si­to las po­cas pie­dras que que­dan con Ar­quí­me­des González, dis­cí­pu­lo de Ser­gio y es­cri­tor de ra­za. En esa jun­gla no ha­ce ca­lor, 35º, es otra co­sa, el so­fo­co de una hu­me­dad que me­cha­ría las ca­be­lle­ras de las da­mas de Va­lla­do­lid con lá­gri­mas de yu­ca y man­go y has­ta re­blan­de­ce­ría el cue­ro de la ca­ja de las tres lla­ves don­de se guar­da­ba el oro. En me­dio de un di­lu­vio al­mor­za­mos ba­jo las des­te­ñi­das fo­to­gra­fías de los cua­tro va­tes de León: Sa­lo­món de la Sel­va, Aza­rías H. Pa­llais, Al­fon­so Cor­tez y, por su­pues­to, Ru­bén Da­río. La tum­ba de Ru­bén des­can­sa en la ca­te­dral de León. Su em­pa­la­go­so tú­mu­lo tie­ne al­go de inocen­te, co­mo un pas­tel de cum­plea­ños. No ins­pi­ra gran­di­lo­cuen­cia ni lás­ti­ma, sino la ne­ce­si­dad de re­leer sus ver­sos. Ser­gio Ra­mí­rez per­si­guió la som­bra de Da­río en Mil y una muer­tes a tra­vés de las fo­tos de Cas­te­llón, un ar­tis­ta del da­gue­rro­ti­po, otro de esos fan­tas­mas ca­ri­be­ños, ni­ca­ra­güen­ses, que apa­re­cían o des­apa­re­cían co­mo Gó­mez Ca­rri­llo, co­mo el pro­pio Ru­bén cuan­do a su vez per­se­guía la som­bra de Cho­pin y de Geor­ge Sand en la car­tu­ja de Vall­de­mo­sa, co­mo el pro­pio Ra­mí­rez cuan­do ras­trea­ba la mo­mi­fi­ca­da som­bra de Tur­gué­niev en su da­cha de Pa­rís, su es­la­vo cuer­po de blan­cas bar­bas em­bal­sa­ma­do co­mo un héroe de la an­ti­güe­dad. Otra en­sa­yis­ta, his­to­ria­do­ra del ci­ne ni­ca­ra­güen­se y dis­cí­pu­la de Ser­gio, Karly Gai­tán, me lle­va al Sur pa­ra ver Cos­ta Ri­ca, pu­ra vi­da, muy a lo le­jos el Da­rién, la pu­ra muer­te de Pe­dra­rias, y me ha­bla de las re­gio­nes au­tó­no­mas, del al­ma de los vol­ca­nes, tan ro­ja co­mo la la­va del ac­ti­vo Ma­sa­ya, del puer­to de Blue­fields, de una va­rie­dad de pi­ra­ña que ino­cu­la ra­bia, de poe­tas ora­les y con­se­jos de an­cia­nos que re­zan al dios de la tri­bu ra­ma. Año­ran­do el Caribe hun­do los pies en un Pa­cí­fi­co don­de los ni­cas se ba­ñan ves­ti­dos, por ver­güen­za de mos­trar sus cuer­pos, pe­ro co­men me­dio des­nu­dos pes­ca­do fri­to a la ti­pi­ta­pa, que sa­be a co­co...

¿Rea­lis­mo, rea­lis­mo má­gi­co? Pu­ra vi­da muer­tes.— y mil y una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.