Trump di­na­mi­ta

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

El nar­ci­sis­ta Do­nald Trump se des­pier­ta ca­da ma­ña­na dis­pues­to a di­na­mi­tar en Twit­ter a cual­quie­ra que le lle­ve la con­tra­ria. Es­toy an­sio­sa por ver cuán­do le to­ca el turno al yer­ní­si­mo, por­que creo que de­be de es­tar a pun­to de re­ci­bir uno de sus ex­plo­si­vos tuits. El yer­ní­si­mo es, na­tu­ral­men­te, el ma­ri­do de su ado­ra­da hi­ja Ivan­ka. Aun­que la pa­re­ja era la úni­ca que se li­bra­ba de sus ven­gan­zas, pa­re­cen ha­ber caí­do en des­gra­cia, se­gún co­men­tan en círcu­los pre­si­den­cia­les. Trump ha con­ver­ti­do la Ca­sa Blan­ca en su cor­ti­jo par­ti­cu­lar y allí se ha­cen las co­sas co­mo él dis­po­ne, pe­ro Ja­red Kush­ner, su yerno y ase­sor pre­di­lec­to, in­ten­tó abu­sar de su enor­me po­der y ca­yó en des­gra­cia. To­do em­pe­zó con los en­cuen­tros clan­des­ti­nos con Ser­géi Kisl­yak, em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton, fi­na­li­zó con su pos­tu­ra fa­vo­ra­ble al Acuer­do de Pa­rís y lo re­ma­tó el si­guien­te tuit de Ivan­ka: “Me sien­to or­gu­llo­sa de apo­yar a mis ami­gos LGTB y a to­da esa co­mu­ni­dad de ame­ri­ca­nos que ha con­tri­bui­do tan­to a nues­tra so­cie­dad y nues­tra eco­no­mía”. Men­sa­je que sen­tó es­pe­cial­men­te mal al pre­si­den­te más an­ti­gay del mun­do. La fa­mi­lia, sin em­bar­go, no es la úni­ca que le vuel­ve la es­pal­da. Re­cuer­den los des­plan­tes de su es­po­sa Me­la­nia.

Ca­si to­do le em­pie­za a sa­lir mal y un buen co­no­ce­dor del per­so­na­je me ase­gu­ra que no per­ma­ne­ce­rá mu­cho tiem­po en el Des­pa­cho Oval, es más, apues­ta a que Trump va a ser una gran opor­tu­ni­dad pa­ra Eu­ro­pa. Cru­ce­mos los de­dos pa­ra que se cum­plan sus de­sig­nios. Cier­to es que las bra­vu­co­na­das del im­pul­si­vo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos van ten­san­do ca­da vez más las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y el equi­po que le ro­dea se mues­tra in­ca­paz de evi­tar­lo. Abron- có a los lí­de­res eu­ro­peos por “su fal­ta de com­pro­mi­so con la OTAN”. Por si no es­tu­vie­ran lo su­fi­cien­te­men­te in­dig­na­dos, la si­guien­te afren­ta, vía Twit­ter, fue­ron sus re­pro­ches al al­cal­de mu­sul­mán de Lon­dres tras el re­cien­te aten­ta­do te­rro­ris­ta, ofen­sa que desató la ira de los po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos. Los la­bo­ris­tas pi­die­ron, in­clu­so, que su pró­xi­ma vi­si­ta fue­ra can­ce­la­da. Su im­pa­ra­ble ca­de­na de men­sa­jes don­de ex­po­ne sus ideas so­bre la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta le han ser­vi­do in­clu­so pa­ra ga­nar­se la ene­mis­tad del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, que ha­ce un par de se­ma­nas pi­dió al Su­pre­mo la re­vi­sión, por an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, del se­gun­do de­cre­to mi­gra­to­rio. Lo peor, si ca­be, ha si­do el anun­cio de su re­ti­ra­da del Acuer­do de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co fir­ma­do en 2015, tras dé­ca­das de ne­go­cia­cio­nes. Por suer­te, la Unión Eu­ro­pea y Chi­na se com­pro­me­ten a res­pe­tar el acuer­do e in­clu­so a am­pliar­lo pa­ra lo­grar la re­duc­ción de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Lo bueno es que ha fa­vo­re­ci­do que Chi­na, el país que más con­ta­mi­na, reac­cio­ne y se con­vier­ta en el nue­vo lí­der mun­dial con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Y, además, que los lí­de­res de Ale­ma­nia y Fran­cia, tras los des­plan­tes de Trump a Mer­kel, se pon­gan de acuer­do pa­ra re­lan­zar la Unión Eu­ro­pea. Qui­zá gra­cias al inex­per­to in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca se cum­pla un do­ble ob­je­ti­vo: que ha­ya un boi­cot in­ter­na­cio­nal con­tra sus in­ma­du­ras de­ci­sio­nes y que Eu­ro­pa es­pa­bi­le y re­naz­ca. Oja­lá se cum­pla el re­frán de que no hay mal que por bien no ven­ga.

Las bra­vu­co­na­das del pre­si­den­te de es­ta­dos Uni­dos van ten­san­do ca­da vez más las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.