Noe­liA De MiN­go

Tiempo - - ZOOM - por José Carlos fuer­tes

Ha­ce 14 años la san­gre se nos he­ló cuan­do su­pi­mos que una mé­di­co de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz, re­si­den­te de Reu­ma­to­lo­gía pa­ra más se­ñas, en un ata­que de lo­cu­ra ma­tó a tres per­so­nas. En el jui­cio se de­mos­tró que es­ta­ba muy en­fer­ma, que­dó tam­bién acre­di­ta­do que ha­bía su­fri­do un epi­so­dio psi­có­ti­co agu­do so­bre una es­qui­zo­fre­nia de ba­se que ve­nía pa­de­cien­do des­de ha­cía años. Al pa­re­cer, na­die se ha­bía “per­ca­ta­do” de la des­com­pen­sa­ción y agra­va­mien­to pro­du­ci­do has­ta que la tra­ge­dia sal­tó. In­creí­ble y ver­gon­zo­so a la vez. Al ca­bo de es­te tiem­po la doc­to­ra De Min­go vuel­ve a ser no­ti­cia por­que los in­for­mes mé­di­co-fo­ren­ses ase­gu­ran que es­tá “cu­ra­da” y que ya pue­de aban­do­nar el psi­quiá­tri­co pe­ni­ten­cia­rio don­de es­ta­ba in­ter­na­da y en tra­ta­mien­to, al ha­bér­se­le apli­ca­do una me­di­da de se­gu­ri­dad en lu­gar de una pe­na de pri­sión...—

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.