Los pla­nes de Sán­chez pa­ra lle­gar a La Mon­cloa

ob­je­ti­vo: mon­cloa

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

por Luis Cal­vo

El pró­xi­mo fin de se­ma­na del 17 y 18 de ju­nio, ocho me­ses y me­dio des­pués de que fue­ra de­rro­ca­do por los ba­ro­nes crí­ti­cos, Pe­dro Sán­chez en­tra­rá en el 39º con­gre­so del PSoe de nue­vo co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. lo ha­rá además, por pri­me­ra vez, sin las ma­nos ata­das. el se­cre­ta­rio ge­ne­ral ya no de­be su éxi­to al res­pal­do más o me­nos en­cu­bier­to del po­ten­te apa­ra­to so­cia­lis­ta, sino al de­seo di­rec­to de la mi­li­tan­cia. con­tra to­do y con­tra to­dos. Y eso se plas­ma­rá en la eje­cu­ti­va que le acom­pa­ñe en su nue­va eta­pa. no ne­ce­si­ta pa­gar cuo­tas, ni de­vol­ver fa­vo­res. Se­rá li­bre pa­ra ro­dear­se de los su­yos, sin la ame­na­za cons­tan­te de trai­ción que pen­día so­bre la an­te­rior di­rec­ción. Ha­brá in­te­gra­ción, por su­pues­to, pe­ro la de las gran­des vic­to­rias, pa­ra sal­var la ca­ra, pe­ro sin que la in­clu­sión de per­so­nas ex­ter­nas a su can­di­da­tu­ra pue­da ha­cer pe­li­grar el nue­vo rum­bo so­cia­lis­ta. ni en la eje­cu­ti­va, ni pro­ba­ble­men­te en el co­mi­té Fe­de­ral ha­brá fuer­za su­fi­cien­te pa­ra dar un con­tra­pe­so que pa­re las po­lí­ti­cas. Y si lo hu­bie­ra, el pro­yec­to que pre­pa­ra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral po­ne a la mi­li­tan­cia en un lu­gar pre­emi­nen­te. Se­rá es­ta y no los ór­ga­nos del par­ti­do la que ten­ga la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre to­dos los acuer­dos im­por­tan­tes: pac­tos de Go­bier­nos, alian­zas...

el nue­vo Sán­chez, re­con­ver­ti­do a la iz­quier­da más pu­ra tras su pa­sión y re­na­ci­mien­to, tie­ne cla­ro el ob­je­ti­vo. tan­to su equi­po co­mo él mis­mo han si­tua­do des­de el prin­ci­pio a ma­riano Ra­joy en el pun­to de mi­ra. el pro­pio Sán­chez lo con­fe­sa­ba al Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya ape­nas un par de días an­tes de al­zar­se de nue­vo con la se­cre­ta­ría ge­ne­ral: “el PSoe go­ber­na­rá pron­to, con una mo­ción de cen­su­ra o con elecciones”. na­da más, sin fe­chas con­cre­tas. Se­rá cuan­do sea po­si­ble. el jue­go de ma­yo­rías del con­gre­so, muy com­ple­jo, obli­ga a dos años con la cal­cu­la­do­ra en la mano en los que en cual­quier mo­men­to el Go­bierno pue­de per­der la ma­yo­ría que ha con­se­gui­do ar­mar pa­ra los Pre­su­pues­tos. Y cuan­do ocu­rra, el PSoe mo­ve­rá fi­cha.

LAs mo­cio­nes son pA­rA gA­nA­rLAs

en pri­va­do, an­tes de las pri­ma­rias, tan­to Sán­chez co­mo al­gu­nos de sus fie­les re­co­no­cían que la si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble y que, si pu­die­ra ser, ha­bría que tum­bar lo an­tes po­si­ble al pre­si­den­te del Go­bierno. in­clu­so lle­ga­ban a ad­mi­tir la po­si­bi­li­dad de la mo­ción de cen­su­ra en el me­dio pla­zo si era po­si­ble ar­mar una ma­yo­ría al­ter­na­ti­va de iz­quier­das. las mo­cio­nes, re­pe­tían, “son pa­ra ga­na­rlas”. la de Po­de­mos es el ejem­plo más cla­ro de que es im­pres­cin­di­ble me-

Sán­chez an­tes de las pri­ma­rias: “El PSOE go­ber­na­rá pron­to, con una mo­ción de cen­su­ra o elecciones”

Unas elecciones en Ca­ta­lu­ña y la co­rrup­ción del PP po­drían pro­vo­car un Go­bierno al­ter­na­ti­vo

dir los tiem­pos. no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de éxi­to. no so­lo por el can­di­da­to, Pablo igle­sias, que des­pier­ta en la ma­yo­ría de par­ti­dos un re­cha­zo mu­cho ma­yor al del lí­der so­cia­lis­ta. tam­bién por las cir­cuns­tan­cias. en es­te mo­men­to, por pri­me­ra vez des­de que co­men­zó la le­gis­la­tu­ra, Ra­joy dis­fru­ta de un bre­ve mo­men­to de tran­qui­li­dad par­la­men­ta­ria. con los Pre­su­pues­tos apro­ba­dos y la po­si­bi­li­dad de pro­rro­gar­los pa­ra el pró­xi­mo ejer­ci­cio, el Go­bierno ha su­pe­ra­do uno de los trá­mi­tes que más po­dían acu­sar su mi­no­ría par­la­men­ta­ria. el apo­yo del Pnv a las cuen­tas, aun­que pun­tual y con un pre­cio al­to, eli­mi­na a los vas­cos de una po­si­ble ma­nio­bra pa­ra eli­mi­nar al pre­si­den­te del Go­bierno. So­lo que­da la vía ca­ta­la­na pa­ra for­jar una ma­yo­ría al­ter­na­ti­va y el desafío in­de­pen­den­tis­ta (con la exi­gen­cia ina­mo­vi­ble de un re­fe­rén­dum) blo­quea tam­bién esa po­si­bi­li­dad. en reali­dad, tras las re­ti­cen­cias de com­pro­mís, so­cio elec­to­ral de Uni­dos Po­de­mos, la mo­ción de cen­su­ra es­tu­vo cer­ca de no con­tar ni si­quie­ra con to­dos los dipu­tados de las con­fluen­cias re­gio­na­les.

en to­do ca­so, es una gue­rra que a día de hoy no in­cum­be al nue­vo PSoe. los so­cia­lis­tas de­ja­rán que Pablo igle­sias se es­tre­lle al fren­te de la mo­ción de cen­su­ra y es­pe­ra­rán que las con­di­cio­nes sean las apro­pia­das. Sán­chez sa­be lo que es que­dar­se a las puer­tas de la mon­cloa. no vol­ve­rá a re­pe­tir el error. Pre­sen­ta­rán una mo­ción al­ter­na­ti­va so­lo en ca­so de que se pue­da ga­nar. aho­ra re­sul­ta im­po­si­ble, pe­ro el vía cru­cis ju­di­cial que le es­pe­ra al PP, in­clui­da la de­cla­ra­ción co­mo tes­ti­go del pre­si­den­te del Go­bierno el 16 de ju­lio, po­dría ha­cer su si­tua­ción in­sos­te­ni­ble des­pués del ve­rano. So­lo en el úl­ti­mo ba­ró­me­tro del ciS, la preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les por la co­rrup­ción subió en más de 12 pun­tos, has­ta el 53%. Si con­ti­núa el go­teo de ca­sos e impu­tacio­nes, pa­ra ciu­da­da­nos pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do se­guir res­pal­dan­do al par­ti­do del Go­bierno. más si ca­be te­nien­do en cuen­ta que ha con­ver­ti­do la co­rrup­ción en su prin­ci­pal ba­za pa­ra so­ca­var el sue­lo elec­to­ral del PP.

sen­si­bi­Li­dAd pLu­ri­nA­cio­nAL

además, a la vuel­ta del ve­rano el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán po­dría dar un gi­ro im­por­tan­te. en ca­si to­dos los par­ti­dos ca­ta­la­nes creen que el fra­ca­so en la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum uni­la­te­ral aca­ba­rá desem­bo­can­do en nue­va se­lec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Y las en­cues­tas re­fle­jan un re­sul­ta­do muy jus­to en­tre los fren­tes so­be­ra­nis­ta y cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. el Go­vern que sal­ga de esos co­mi­cios po­dría fre­nar o di­rec­ta­men­te en­te­rrar el pro­ce­so y los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas

re­cu­pe­rar su pa­pel en la go­ber­na­bi­li­dad es­ta­tal. la nue­va po­lí­ti­ca te­rri­to­rial que im­pul­sa­rá Sán­chez en el PSoe es mu­cho más sen­si­ble al ca­ta­la­nis­mo que la del PP y po­dría aca­bar te­jien­do com­pli­ci­da­des pa­ra ar­mar una al­ter­na­ti­va tras la mo­de­ra­ción de eRc y el PDecat. no hay que ol­vi­dar que ha­ce po­co más de diez años, el mis­mo Pnv que ha res­pal­da­do los Pre­su­pues­tos plan­tea­ba una con­sul­ta uni­la­te­ral pa­ra apro­bar el Plan Iba­rret­xe. la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que im­pul­sa­rá el PSoe en el con­gre­so de los Dipu­tados du­ran­te el pró­xi­mo pe­rio­do de se­sio­nes pue­de ser el ca­ra­me­lo con el que con­ven­cer a unos de­rro­ta­dos par­ti­dos ca­ta­la­nes.

Aco­so pAr­LA­men­tA­rio

Por si aca­so, y a pe­sar de su ne­ga­ti­va a res­pal­dar la can­di­da­tu­ra de Pablo igle­sias, el nue­vo PSoe tra­ta­rá de acer­car­se a Po­de­mos, im­pres­cin­di­ble si en al­gún mo­men­to Sán­chez de­ci­de dar el pa­so. Hay, además, un in­te­rés par­la­men­ta­rio. los so­cia­lis­tas ne­ce­si­tan a Po­de­mos pa­ra lle­var a ca­bo el aco­so en el con­gre­so que pla­nean con­tra el Go­bierno. Se aca­ba­ron los pac­tos más o me­nos ex­pre­sos que la ges­to­ra pro­mo­vió con el PP. ba­jo la nue­va di­rec­ción del gru­po par­la­men­ta­rio, la pro­vi­sio­nal de josé luis Ábalos y la de­fi­ni­ti­va que sal­ga tras el con­gre­so del par­ti­do, el PSoe es­ta­rá por de­fi­ni­ción en­fren­te del PP. no so­lo en las me­di­das que trai­ga el Go­bierno, ni en el em­pe­ño de la cá­ma­ra ba­ja por des­ac­ti­var par­te de las po­lí­ti­cas que pu­so en mar­cha el an­te­rior eje­cu­ti­vo. los so­cia­lis­tas quie­ren ha­cer de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del con­gre­so so­bre la ca­ja b del PP la pun­ta de lan­za de su opo­si­ción al Go­bierno. Y pa­ra ello cuen­tan con la com­pli­ci­dad de Po­de­mos y ciu­da­da­nos. los pri­me­ros, pa­ra te­ner mo­vi­li­za­dos a gol­pe de es­cán­da­los a sus mi­li­tan­tes. los se­gun­dos, por­que han en­con­tra­do en la co­rrup­ción el pun­to dé­bil del PP pa­ra po­der ro­bar­les po­co a po­co a sus vo­tan­tes. Si en la ma­yo­ría de las cues­tio­nes par­la­men­ta­rias, in­clu­so téc­ni­cas, los po­pu­la­res tie­nen que su­frir ca­da día su mi­no­ría par­la­men­ta­ria, en el ca­so de la co­rrup­ción, es­ta se con­vier­te en so­le­dad to­tal. Ra­ro se­rá que ca­da se­ma­na no se acu­mu­len ti­tu­la­res que pon­gan el fo­co so­bre la fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del PP. en pleno aco­so de la opo­si­ción ha­brá que ver cuán­to es ca­paz de aguan­tar el Go­bierno y si se de­ci­de por ade­lan­tar las elecciones an­te la im­po­si­bi­li­dad de go­ber­nar con­tra el Par­la­men­to. Si es­to ocu­rre, el PSoe es­ta­rá pre­pa­ra­do pa­ra re­cu­pe­rar las po­si­cio­nes per­di­das du­ran­te las dos úl­ti­mas elecciones ge­ne­ra­les (ver re­cua­dro a la de­re­cha).

en el PSoe creen que las pri­ma­rias van a ser­vir de re­vul­si­vo elec­to­ral. la ba­ta­lla so­cia­lis­ta, trans­mi­ti­da al mi­nu­to por los me­dios, ha per­mi­ti­do al par­ti­do ocu­par día sí, día tam­bién, la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca, im­pli­car no so­lo a vo­tan­tes so­cia­lis­tas, sino tam­bién a los del res­to de par­ti­dos. Ya an­tes de su vic­to­ria, Pe­dro Sán­chez te­nía en­tre las fi­las de otras for­ma­cio­nes, se­gui­do­res y de­trac­to­res acé­rri­mos. el dis­cur­so del “no es no” no so­lo par­tió en dos al PSoe, sino tam­bién a bue­na par­te de la so­cie­dad, que co­mo si de un par­ti­do de fút­bol se tra­ta­ra se po­si­cio­na­ba abier­ta­men­te so­bre si dar o no en su mo­men­to el res­pal­do a Ra­joy. la di­mi­sión de Sán­chez de su es­ca­ño pa­ra evi­tar te­ner que dar ese apo­yo al pre­si­den­te le ro­dea de un au­ra de cre­di­bi­li­dad ca­paz de ha­cer­le co­nec­tar de nue­vo con una iz­quier­da tre­men­da­men­te de­cep­cio­na­da con los úl­ti­mos años del PSoe. ese efec­to es es­pe­cial­men­te fuer­te en­tre los vo­tan­tes de Po­de­mos, el ca­la­de­ro elec­to­ral en el que los so­cia­lis­tas pre­ten­den pes­car los pró­xi­mos me­ses y años. la can­di­da­tu­ra de Sán­chez reivin­di­có en to­do mo­men­to el vo­to más pro­gre­sis­ta del PSoe, cen­tra­do en las ciu­da­des y jo­ven, fren­te al ru­ral y ve­te­rano que so­bre el pa­pel apo­ya­ba a Su­sa­na Díaz. Y ese vo­to es pre­ci­sa­men­te

El PSOE tra­ta­rá de re­cu­pe­rar el vo­to de los hi­jos de so­cia­lis­tas que se fu­ga­ron a Po­de­mos

el que aban­do­nó al PSoe des­de 2014 pa­ra re­fu­giar­se en la for­ma­ción de Pablo igle­sias. la in­ten­ción es aca­bar con la per­cep­ción de que los hi­jos de los vo­tan­tes so­cia­lis­tas son los que ali­men­tan la cal­de­ra elec­to­ral del Po­de­mos.

pA­ci­fi­cAr eL pAr­ti­do

la nue­va eta­pa de Sán­chez no so­lo tie­ne re­tos ex­ter­nos. Pa­ra lo­grar co­nec­tar de nue­vo con la so­cie­dad y los vo­tan­tes, el PSoe de­be pri­me­ro pa­ci­fi­car por com­ple­to sus dispu­tas in­ter­nas. con Su­sa­na Díaz re­ple­ga­da en an­da­lu­cía, el 39º con­gre­so del par­ti­do se­rá el pri­mer pa­so pa­ra com­pro­bar si los ba­ro­nes y dipu­tados crí­ti­cos en­tie­rran el ha­cha de gue­rra a cam­bio de paz en sus te­rri­to­rios. Pa­ra ello se­rá fun­da­men­tal el tra­ba­jo de dos de los prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res de Sán­chez du­ran­te las pri­ma­rias: el ac­tual por­ta­voz so­cia­lis­ta, josé luis Ábalos, y la dipu­tada adriana las­tra. no en­con­tra­rán mu­cha re­sis­ten­cia. el triun­fo cla­ro de Sán­chez en las pri­ma­rias ha cam­bia­do la ac­ti­tud de la ma­yo­ría de los ba­ro­nes, cons­cien­tes de que no se pue­de lu­char con­tra el de­seo de la mi­li­tan­cia. el ex­tre­me­ño Gui­ller­mo Fer­nán­dez-va­ra o el cas­te­llano-man­che­go emi­li­ano Gar­cía Pa­ge ya han ade­lan­ta­do que no se opon­drán a la eje­cu­ti­va de Sán­chez y em­pie­zan a re­cons­truir la re­la­ción de con­fian­za con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, ro­ta en los úl­ti­mos me­ses. tam­bién ha he­cho un ges­to Fe­li­pe González, en úl­ti­ma ins­tan­cia quien pro­vo­có la úl­ti­ma re­be­lión con­tra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, anun­cian­do que acu­di­rá al 39º con­gre­so. in­clu­so en­tre enemi­gos acé­rri­mos po­co a po­co las re­la­cio­nes se em­pie­zan a re­to­mar y se res­ta­ñan las he­ri­das.

aho­ra fal­ta ver si la paz in­ter­na per­mi­te al PSoe em­pe­zar a an­dar ha­cia la mon­cloa y es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do el PP em­pie­ce a fla­quear. co­mo re­pe­tían los san­chis­tas po­co des­pués de la vic­to­ria, “las pri­ma­rias eran lo fá­cil. a par­tir de aho­ra em­pie­za lo di­fí­cil”.

Iz­quier­das

fo­tos: Ja­vier Li­zón/ efe y Juan CarLos HidaLgo/efe

Sán­chez celebra su vic­to­ria el día de las pri­ma­rias. A la de­re­cha, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral con­ver­sa con Igle­sias du­ran­te la ne­go­cia­ción de su in­ves­ti­du­ra.

Uni­dad

fo­tos: Juan manueL Prats y es­te­ban martinena/efe

Ábalos y Las­tra (arri­ba) se­rán los en­car­ga­dos de re­con­du­cir la re­la­ción con los dipu­tados y ba­ro­nes crí­ti­cos co­mo Va­ra y Pa­ge (aba­jo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.