Así cre­ce la yihad en Es­pa­ña

El nú­me­ro de de­te­ni­dos re­la­cio­na­dos con el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta lle­ga a co­tas que no se al­can­za­ban des­de los aten­ta­dos del 11-M

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por Ja­vier ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

En dos años en ni­vel 4 de aler­ta ha ha­bi­do 166 de­ten­cio­nes re­la­cio­na­das con el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta

Mien­tras que en el Reino Unido ex­tre­man las me­di­das de se­gu­ri­dad tras el úl­ti­mo aten­ta­do que ha cos­ta­do la vi­da a sie­te per­so­nas, en Es­pa­ña se cum­plen dos años ba­jo aler­ta 4 de te­rro­ris­mo. Es el an­te­rior al má­xi­mo gra­do de aler­ta, el 5, en el que las fuer­zas ar­ma­das apo­yan a las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, co­mo Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil, en la ca­lle y en la vi­gi­lan­cia en sec­to­res y edi­fi­cios crí­ti­cos.

Han si­do dos años en los que se han pro­du­ci­do 166 de­ten­cio­nes re­la­cio­na­das con el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. Se tra­ta de un in­cre­men­to muy im­por­tan­te, ya que en so­lo dos años su­pera el nú­me­ro de de­te­ni­dos en un lus­tro, en­tre 2009 y 2014, que fue de 133. Ci­fras pa­re­ci­das no se veían en Es­pa­ña des­de los aten­ta­dos del 11 de mar­zo de 2004 y el año si­guien­te. Des­de aque­llos sucesos han si­do de­te­ni­das en Es­pa­ña un to­tal de 707 per­so­nas re­la­cio­na­das con ope­ra­cio­nes po­li­cia­les con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. Es­te cre­ci­mien­to ha pro­vo­ca­do que la jun­ta de fis­ca­les de la Au­dien­cia Na­cio­nal re­cla­ma­ra ha­ce po­cos días cua­tro fis­ca­les más, ya que en es­ta se­de ju­di­cial se tra­mi­tan 311 cau­sas, cien de ellas aún en fa­se de in­ves­ti­ga­ción se­cre­ta, con 260 per­so­nas in­ves­ti­ga­das. Co­mo con­se­cuen­cia de es­tas ac­tua­cio­nes, 122 per­so­nas se en­cuen­tran en pri­sión pro­vi­sio­nal.

El 11-M, que se­rá siem­pre el re­fe­ren­te en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en Es­pa­ña, si­gue pre­sen­te en ope­ra­cio­nes po­li­cia­les ac­tua­les. Es­te ha si­do el ca­so de una de las úl­ti­mas, la de­ten­ción y pos­te­rior pues­ta en li­ber­tad de Ab­de­li­lah El Fa­dual El Akil ha­ce po­cos días, re­cla­ma­do por Ma­rrue­cos por su pre­sun­ta per­te­nen­cia a una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, en la que ha­bría rea­li­za­do la­bo­res de fi­nan­cia­ción. En las in­ves­ti­ga­cio­nes del 11-M ha­bía apa­re­ci­do su nom­bre, ya que ayu­dó al Chino, uno de los au­to­res de es­te ata­que, a en­trar ile­gal­men­te en Es­pa­ña. El Fa­dual El Akil fue con­de­na­do a nue­ve años de cár­cel, aun­que pos­te­rior­men­te fue ab­suel­to por el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Aun­que Es­pa­ña no ha si­do víc­ti­ma de aten­ta­dos yiha­dis­tas des­de el 11-M, en­tre los más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años en Eu­ro­pa se en­cuen­tran re­la­cio­nes con Es­pa­ña y es­pe­cial­men­te con nom­bres que ya sa­lie­ron a la luz en el 11-M. Así ocu­rrió con los aten­ta­dos de Bru­se­las y Pa­rís. Uno de los te­rro­ris­tas re­la­cio­na­do con am­bos, Ab­del­ha­mid Abaaoud, ha­bría rea­li­za­do la­bo­res de re­clu­ta­mien­to en Es­pa­ña pa­ra en­viar per­so­nas a com­ba­tir en las fi­las del Es­ta­do Is­lá­mi­co

(EI). Era uno de los hom­bres que ata­có con me­tra­lle­tas te­rra­zas y ba­res de las ca­lles de Pa­rís y sus re­la­cio­nes le co­nec­ta­ban con un nom­bre cla­ve, Dja­mel Beg­hal. Los au­to­res del an­te­rior aten­ta­do en sue­lo fran­cés, con­tra el se­ma­na­rio sa­tí­ri­co Char­lie Heb­do, tam­bién te­nían re­la­ción con es­te. Beg­hal ha­bía pa­sa­do por Es­pa­ña mu­chos años an­tes y sus ac­ti­vi­da­des le co­nec­tan, a su vez, con per­so­nas tan re­le­van­tes, co­mo Imad Ed­din Ba­ra­kat Yar­kas, Abu Dah­dah, al que se con­de­nó por per­te­nen­cia a una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Abu Dah­dah es­tu­vo es­tre­cha­men­te co­nec­ta­do con pro­ta­go­nis­tas de los aten­ta­dos del 11-S en Es­ta­dos Uni­dos y de­cla­ró co­mo tes­ti­go en el jui­cio por los ata­ques del 11-M en Es­pa­ña. Las re­la­cio­nes cla­ve de Beg­hal con los te­rro­ris­tas que ac­tua­ron en Fran­cia y Bél­gi­ca se la­bra­ron mien­tras coin­ci­die­ron en la cár­cel por otros de­li­tos. No es ca­sual. Al me­nos el 20% de los en­car­ce­la­dos en Es­pa­ña por pre­sun­tos de­li­tos re­la­cio­na­dos con el yiha­dis­mo en­tre los años 2005 y 2011 ha­bían es­ta­do ya en pri­sión, se­gún el Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Citco) de­pen­dien­te de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Con­trol de Ame­nA­zAs Aé­reAs

A es­te ór­gano hay que su­mar el prin­ci­pal ins­tru­men­to mi­li­tar en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo: el Cen­tro de In­te­li­gen­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das (Ci­fas), que ha tra­ba­ja­do con in­ten­si­dad en las mi­sio­nes en el ex­te­rior. Una mues­tra más del re­fuer­zo de las me­di­das con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta es su in- cor­po­ra­ción a fi­na­les del pa­sa­do mes de ma­yo a la me­sa de va­lo­ra­ción de la ame­na­za te­rro­ris­ta, don­de se sien­tan el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), el Citco, Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil. Aun­que par­ti­ci­pan tam­bién cuer­pos de Po­li­cías au­to­nó­mi­cas co­mo los Mos­sos d’Es­qua­dra ca­ta­la­nes o la Er­tzain­tza del País Vas­co, es­tos no es­tán co­nec­ta­dos a su sis­te­ma in­for­má­ti­co. A pe­sar del re­fuer­zo de los mi­li­ta­res, los ex­per­tos que se sien­tan en es­ta me­sa re­co­men­da­ron has­ta ese mo­men­to que no se ele­va­ra el ni­vel de aler­ta has­ta el cin­co, don­de se des­plie­ga el Ejér­ci­to. En Es­pa­ña, es­to no ocu­rrió ni in­me­dia­ta­men­te des­pués de los aten­ta­dos del 11-M, sino que so­lo se hi­zo cuan­do se des­cu­brió una bom­ba en la lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad. A par­tir de ahí las fuer­zas ar­ma­das vi­gi­la­ron es­ta lí­nea y otras in­fraes­truc­tu­ras crí­ti­cas. Ale­ma­nia es el úni­co país que apro­bó la po­si­bi­li­dad de de­rri­bar avio­nes que van a aten­tar, in­clu­so con ci­vi­les den­tro, aun­que su Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal lo tum­bó. Aho­ra, en ca­so de aten­ta­do, el sis­te­ma mi­li­tar (por ejem­plo en co­mu­ni­ca­cio­nes) se su­per­po­ne al sis­te­ma ci­vil.

Es­pa­ña jue­ga un pa­pel especial an­te el con­trol de ame­na­zas aé­reas. En To­rre­jón se en­cuen­tra uno de los dos úni­cos cen­tros de con­trol tác­ti­co y ope­ra­ti­vo de la OTAN (el otro es­tá en Ale­ma­nia). Es­tá al man­do de un ge­ne­ral es­pa­ñol.

Hay que te­ner en cuen­ta que Es­pa­ña es­tá im­pli­ca­da en ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res con­tra el yiha­dis­mo en el ex­te­rior. Las dos ter­ce­ras par­tes del Ejér­ci­to de Ma­li han si­do for­ma­das por las Fuer­zas Ar­ma­das es­pa­ño­las. En Af­ga­nis­tán tam­bién se han rea­li­za­do

Re­cien­tes aten­ta­dos en Eu­ro­pa y al­gu­nas de­ten­cio­nes en Es­pa­ña to­da­vía tie­nen la­zos con el 11-M

la­bo­res de for­ma­ción. Los cálcu­los rea­li­za­dos por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia cal­cu­lan que 170 es­pa­ño­les se han ido con el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Fi­nAn­CiA­Ción

Otro de los fren­tes de lu­cha con­tra el yiha­dis­mo se en­cuen­tra en cor­tar su fi­nan­cia­ción. Los con­tro­les fi­nan­cie­ros ha­bi­tua­les a ve­ces no son efec­ti­vos an­te las nue­vas for­mas de con­se­guir fon­dos, se­gún los ex­per­tos de la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil. Ese se­ría el ca­so, por ejem­plo, de las tar­je­tas te­le­fó­ni­cas, que el EI pue­de ven­der por co­rreo elec­tró­ni­co y así fi­nan­ciar­se. Tam­bién es di­fí­cil de per­se­guir la do­na­ción ba­jo pa­la­bra, la ha­wa­la. Las mo­ne­das vir­tua­les co­mo el bit­coin son otra ma­ne­ra de con­se­guir fon­dos y son di­fí­ci­les de con­tro­lar. Exis­ten 780 mo­ne­das vir­tua­les en el mun­do. Al­gu­nas ope­ra­cio­nes se rea­li­zan mez­clan­do bit­coins con otras mo­ne­das vir­tua­les, que di­fi­cul­tan su se­gui­mien­to. En EEUU, la ma­yo­ría pro­ce­de de la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal. Uno de los sis­te­mas son las transac­cio­nes en la dark

web, don­de se rea­li­zan la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas en In­ter­net. Cuan­do la Po­li­cía tum­bó la red de Silk Road Pay­ment Sys­tem, es­te con­ta­ba con transac­cio­nes por va­lor de 2.200 mi­llo­nes de dó­la­res (1950 mi­llo­nes de eu­ros). Los au­to­res de los aten­ta­dos de Pa­rís, por ejem­plo, te­nían tres mi­llo­nes de dó­la­res (2,6 mi­llo­nes de eu­ros) en bit­coins.

Los ex­per­tos po­li­cia­les ad­mi­ten que es di­fí­cil con­tro­lar el pa­pel que tie­nen las or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro co­mo apo­yo a la pro­pa­gan­da y re­clu­ta­mien­to y tam­bién en cuan­to a la fi­nan­cia­ción, pe­ro se­ña­lan que se han de­tec­ta­do ca­sos en que se ha pro­du­ci­do. Al­gu­na de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, ope­ra­ti­vas en Es­pa­ña, fue­ron se­ña­la­das por las in­ves­ti­ga­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas tras el 11-S. Des­pués

de los úl­ti­mos ata­ques te­rro­ris­tas en Lon­dres se ha avi­va­do la po­lé­mi­ca so­bre es­te asun­to, ya que el Go­bierno ha de­ci­di­do que no vea la luz un in­for­me so­bre fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo en el Reino Unido que se cen­tra en el pa­pel de Ara­bia Sau­dí, al con­si­de­rar que con­te­nía in­for­ma­ción “muy sen­si­ble”. Una de las 40 re­co­men­da­cio­nes del Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal (GAFI), un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal pa­ra la pre­ven­ción del blan­queo de ca­pi­ta­les, se cen­tra ex­pre­sa­men­te en el pa­pel de las or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro, pa­ra que no sean uti­li­za­das por or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas pa­ra pre­sen­tar­se con apa­rien­cia le­gal, es­ca­par a las me­di­das que se pu­die­ran to­mar so­bre con­ge­la­ción de ac­ti­vos o es­con­der el des­vío de fon­dos ha­cia gru­pos te­rro­ris­tas. Se­gún se­ña­lan ex­per­tos po­li­cia­les es­pa­ño­les, los te­rro­ris­tas se han va­li­do de ONG fal­sas con apa­rien­cia de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Tam­bién se­ña­lan la uti­li­za­ción de pa­raí­sos fis­ca­les pa­ra trans­fe­ren­cias de di­ne­ro de for­ma opa­ca.

La preo­cu­pa­ción que tie­nen las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do con los úl­ti­mos aten­ta­dos es que

ne­ce­si­tan, en prin­ci­pio, muy po­cos me­dios eco­nó­mi­cos. Po­cos son los ne­ce­sa­rios pa­ra al­qui­lar una fur­go­ne­ta con la que atro­pe­llar a sus víc­ti­mas. Pa­ra la com­pra de un fu­sil de asal­to uti­li­za­do en los aten­ta­dos de Pa­rís, el te­rro­ris­ta pi­dió un cré­di­to rá­pi­do a Co­fi­dis, es­pe­cia­li­za­da en pe­que­ños prés­ta­mos ca­si ins­tan­tá­neos. En los aten­ta­dos del 11-M en Ma­drid, se ha­bían uti­li­za­do otros mé­to­dos de fi­nan­cia­ción, co­mo pa­gos rea­li­za­dos con dro­gas (ha­chís).

En Es­pa­ña, la Po­li­cía ha de­tec­ta­do no­ve­do­sos sis­te­mas de fi­nan­cia­ción, co­mo con­se­guir fon­dos a tra­vés de la si­mu­la­ción de ac­ci­den­tes de trá­fi­co: las in­dem­ni­za­cio­nes de los se­gu­ros han lle­ga­do a fi­nan­ciar al Es­ta­do Is­lá­mi­co. En cual­quier ca­so, su fuen­te de fi­nan­cia­ción más im­por­tan­te a lo lar­go de mu­cho tiem­po han si­do los se­cues­tros, que lle­ga­ron a su­po­ner el 50%. Du­ran­te su ma­yor ex­pan­sión tam­bién se han ci­ta­do gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro ob­te­ni­das con la ven­ta de pe­tró­leo. La Po­li­cía ha de­tec­ta­do asi­mis­mo la fi­nan­cia­ción a tra­vés de re­me­sas (gi­ros) al ex­tran­je­ro, pa­ra jó­ve­nes com­ba­tien­tes. En año y me­dio lle­ga­ron a al­can­zar los 120.000 eu­ros des­de Ceu­ta y Me­li­lla, en­via­dos a Si­ria, Irak o Tur­quía.

Los mé­to­dos son va­rio­pin­tos, co­mo de­mues­tra una re­cien­te ope­ra­ción po­li­cial en la que se in­ter­vi­nie­ron tres con­te­ne­do­res en los puer­tos de Va­len­cia y Al­ge­ci­ras con 20.000 uni­for­mes des­ti­na­dos al EI y cu­ya car­ga se ha­bía de­cla­ra­do co­mo ro­pa de se­gun­da mano.

En al­gu­na oca­sión las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad han neu­tra­li­za­do ope­ra­cio­nes de fi­nan­cia­ción des­de Es­pa­ña, aun­que no ha­yan con­se­gui­do de­mos­trar­las an­te un juez. Ese fue el ca­so de la in­ter­ven­ción en una em­pre­sa de re­me­sas (o gi­ros) don­de se des­cu­brie­ron en­víos de 800 eu­ros, muy por en­ci­ma de la me­dia de lo que se sue­le en­viar. En otras oca­sio­nes han fun­cio­na­do los sis­te­mas de aler­ta que es­ta­ble­ce la ley con­tra el blan­queo de ca­pi­ta­les y fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo. Una in­for­ma­ción de un ban­co so­bre una cuen­ta que re­pen­ti­na­men­te se que­da sin di­ne­ro per­mi­tió la de­ten­ción de una mu­jer con un ni­ño que pre­ten­día via­jar a Tur­quía.

Ha ha­bi­do otros mé­to­dos de fi­nan­cia­ción, co­mo a tra­vés del co­bro de pres­ta­cio­nes de des­em­pleo, sub­ven­cio­nes y ayu­das pú­bli­cas, que ya se han des­cu­bier­to en Es­pa­ña, se­gún re­la­tan los es­pe­cia­lis­tas en te­rro­ris­mo yiha­dis­ta.

Gol­pe

VíC­TOr le­re­na/eFe

La Po­li­cía es­col­ta a un de­te­ni­do en una de las úl­ti­mas ope­ra­cio­nes con­tra el yiha­dis­mo en Ma­drid.

Co­no­ci­do

Pe­Pe marín/reuTers

Ab­de­li­lah El Fa­dual El Akil, de­te­ni­do re­cien­te­men­te por la Po­li­cía, tu­vo re­la­ción con los au­to­res del 11-M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.