Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Mra­joy y el PP ten­drán que li­diar con el es­tig­ma de la co­rrup­ción to­da la le­gis­la­tu­ra, la gran ba­za de la opo­si­ción. Pe­dro sán­chez aho­ra no tie­ne prisa, pe­ro no de­ja­rá pa­sar una opor­tu­ni­dad

ariano Ra­joy nun­ca ha si­do un gran fo­ro­fo de la ópe­ra. Tam­po­co pa­re­ce fi­gu­rar en­tre las gran­des afi­cio­nes de Car­les Puig­de­mont. Sin em­bar­go, en Ma­drid y en Bar­ce­lo­na, al­gu­nos ha­cen pa­ra­le­lis­mos en­tre las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas y la ópe­ra. En el Tea­tro Real de Ma­drid se es­tre­na a fi­na­les de mes la fa­mo­sa tra­ge­dia de Puc­ci­ni Ma­da­me But­terfly, mien­tras en el Gran Tea­tro del Li­ceo de la Ciu­dad Con­dal ya es­tá en car­tel el Don

Gio­van­ni de Mo­zart, con­si­de­ra­da co­mo una “ópe­ra bu­fa”. Pe­dro Sán­chez ya es­tá al fren­te del PSOE y aho­ra con­cen­tra­do en ga­nar el pró­xi­mo con­gre­so y, so­bre to­do, en for­mar una Eje­cu­ti­va afín. Per­si­gue un li­de­raz­go lar­go y aho­ra lo tie­ne al al­can­ce. Se ve a sí mis­mo co­mo el fu­tu­ro y con­tem­pla a Ra­joy co­mo el pa­sa­do. No tie­ne prisa, pe­ro apro­ve­cha­rá cual­quier ata­jo y, des­de lue­go, ini­cia­rá el aco­so a Ra­joy en­se­gui­da, eso sí, di­fe­ren­cia­do del de Po­de­mos y, por ejem­plo, de la for­za­da mo­ción de cen­su­ra de Pablo Igle­sias e Ire­ne

Mon­te­ro, que los so­cia­lis­tas nun­ca po­drían apo­yar. Sin em­bar­go, per­mi­ti­rá a to­da la opo­si­ción in­sis­tir, co­mo una go­ta ma­la­ya, en la co­rrup­ción del PP.

Ra­joy apos­tó por la eco­no­mía y acer­tó. Los re­sul­ta­dos son in­clu­so me­jo­res de lo es­pe­ra­do. El Ban­co de Es­pa­ña que go­bier­na Luis Lin­de aca­ba de avan­zar que el PIB su­birá más del 3% es­te año. Es po­si­ble que la bo­nan­za no al­can­ce a to­dos por igual, pe­ro sí se per­ci­be en la ca­lle. Sin em­bar­go, el úl­ti­mo ba­ró­me­tro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS), que pre­si­de Cris­tó­bal To­rres Al­be­ro, afir­ma que los es­pa­ño­les creen que la co­rrup­ción es el se­gun­do pro­ble­ma más gra­ve del país, lo que no im­pi­de que el 82% de los es­pa­ño­les se con­si­de­re fe­liz o muy fe­liz y ape­nas un 11% ca­li­fi­ca co­mo ma­la su si­tua­ción eco­nó­mi­ca per­so­nal. Al­go chi­rría y bas­tan­tes po­pu­la­res se que­jan del CIS.

Ma­riano Ra­joy y el PP van a te­ner que li­diar con el es­tig­ma de la co­rrup­ción el res­to de la le­gis­la­tu­ra, de com­pa­re­cen­cia en com­pa­re­cen­cia y de co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción en co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción. Es la es­tra­te­gia del PSOE, de Po­de­mos y tam­bién de Ciu­da­da­nos y los po­pu­la­res no tie­nen fuer­za par­la­men­ta­ria pa­ra im­pe­dir­lo. La co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so, que pre­si­de el ca­na­rio Pe­dro Que­ve­do, que es­cu­dri­ña­rá las cuen­tas de los po­pu­la­res, co­mo to­das, no pre­ten­de ave­ri­guar la ver­dad sino ob­ter­ner ré­di­tos po­lí­ti­cos a cos­ta del in­ves­ti­ga­do. El PP con­tra­ata­ca con otra co­mi­sión en el Se­na­do, don­de tie­ne ma­yo­ría, pe­ro es aque­llo del “y tú más”. Los jue­ces, al mis­mo tiem­po, si­guen con sus cau­sas y en el PP te­men que, por ejem­plo, el ca­so Le­zo, to­da­vía les dé más dis­gus­tos. Ig­na­cio González, que si­gue en pri­sión, su­po con an­te­la­ción que es­ta­ba ba­jo vi­gi­lan­cia y que gra­ba­ban sus con­ver­sa­cio­nes. Hay quien sos­pe­cha que, al ver­se per­di­do, pu­do te­ner al­gu­na conversación de­li­be­ra­da­men­te com­pro­me­ti­da, que im­pli­ca­ría a vie­jos ri­va­les su­yos en el mis­mo PP, en don­de Ra­joy nun­ca le tu­vo mu­cha es­ti­ma.

El in­qui­lino de La Mon­cloa, aun­que in­có­mo­do por te­ner que ir a de­cla­rar co-

mo tes­ti­go y mo­les­to por al­gu­nos erro­res de su en­torno, es el más tran­qui­lo en las fi­las po­pu­la­res, en don­de los ner­vios aflo­ran con ca­da re­vés, co­mo el pro­ce­sa­mien­to de Pe­dro An­to­nio Sán­chez. Ra­joy si­gue con­ven­ci­do de que, al fi­nal, la me­jo­ría eco­nó­mi­ca –que se­gui­rá es­te año y el pró­xi­mo– le da­rá las ba­zas po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias cuan­do lle­gue el mo­men­to, por­que él cree que al fi­nal la opo­si­ción no pue­de man­te­ner la co­rrup­ción co­mo mo­no­te­ma in­de­fi­ni­da­men­te. Y en­ton­ces, cuan­do se di­lu­ya, con­vo­ca­rá unas elecciones que además Pe­dro Sán­chez no ten­dría obli­ga­ción de ga­nar, por­que con el PSOE con­tro­la­do, po­dría es­pe­rar una nue­va opor­tu­ni­dad.

Car­les Puig­de­mont, en Ca­ta­lu­ña, día tras día da pa­sos ha­cia el lla­ma­do “cho­que de tre­nes” que, sin em­bar­go, al­gu­nos to­da­vía con­fían en que no se pro­duz­ca. La in­de­pen­den­cia es tan qui­mé­ri­ca que los sin­di­ca­tos exi­gen se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra los fun­cio­na­rios de la Ge­ne­ra­li­tat si, al fi­nal, se con­vo­ca el re­fe­rén­dum. Si el Es­ta­do ca­ta­lán es­tu­vie­ra a la vuel­ta de la es­qui­na los fun­cio­na­rios no re­cla­ma­rían nin­gu­na se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca es­pa­ño­la. Ob­vio.

“Ca­ta­lu­ña vi­ve el úl­ti­mo cua­dro del pri­mer ac­to de una ópe­ra”, ex­pli­ca un muy im­por­tan­te em­pre­sa­rio ca­ta­lán, tan preo­cu­pa­do por la si­tua­ción co­mo con­ven­ci­do de que no ocu­rri­rá na­da irre­pa­ra­ble, aun­que el ca­mino sí que­da­rá sem­bra­do de ca­dá­ve­res po­lí­ti­cos. De­fien­de que es­te pri­mer ac­to ter­mi­na­rá con la con­vo­ca­to­ria de elecciones au­to­nó­mi­cas. Lue­go, cae­rá y vol­ve­rá a le­van­tar­se el te­lón y co­men­za­rá un se­gun­do ac­to en el que el ca­ta­la­nis­mo no in­de­pen­den­tis­ta –un nue­vo PDeCAT, que tam­bién ne­ce­si­ta su pro­pio/a Em­ma­nuel Ma­cron– de­be­rá ju­gar sus ba­zas fren­te a los gran­des par­ti­dos –el PP y el PSOE– que, a su vez, de­be­rían ha­cer una bue­na ofer­ta pa­ra Ca­ta­lu­ña. Fren­te a la tra­ge­dia de Puc­ci­ni en el Real, se fi­ja en la ópe­ra bu­fa de Mo­zart en el Li­ceo, aun­que qui­zá pre­fie­re “una ita­lia­na en Ar­gel” de Ros­si­ni. Al­gu­nos, sin em­bar­go, no son tan op­ti­mis­tas y creen que la ópe­ra trá­gi­ca tam­bién pue­de triun­far en Ca­ta­lu­ña. En el PP al­gu­nos, que se fi­jan en Pe­dro An­to­nio Sán­chez y en Ig­na­cio González, han em­pe­za­do a leer la His­to­ria de la fi­siog­nó­mi­ca: el ros­tro y el ca­rác­ter, de Ju­lio Ca­ro Ba­ro­ja. — Se­sión do­ble de ópe­ra en Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

más in­for­ma­ción: @je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.