Turno de pa­la­bra

Tiempo - - NEWS - al­fon­so gue­rra

Ha­ce unos po­cos días par­ti­ci­pé en un ac­to or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción de Ex­dipu­tados y Ex­se­na­do­res pa­ra re­cor­dar las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de ju­nio de 1977. Se ce­le­bró en un sa­lón del Con­gre­so de los Dipu­tados y al con­cluir un buen nú­me­ro de per­so­nas se acer­có a fe­li­ci­tar a los ora­do­res. Una se­ño­ra me ex­pre­só la sa­tis­fac­ción que ha­bía sen­ti­do al es­cu­char mi dis­cur­so y sin preám­bu­los aña­dió “yo a us­ted le he odia­do to­da mi vi­da”. Pues se­ño­ra, que le apro­ve­che, por­que el odio ali­men­ta a al­gu­nas per­so­nas, y des­tru­ye a otras mu­chas. Me ex­pu­so la ra­zón de su odio. “Us­ted sien­te una gran in­qui­na con­tra Ca­ta­lu­ña”. Le ex­pli­qué, con gran pa­cien­cia, que es­ta­ba en un gran error, que sen­tía ad­mi­ra­ción y sim­pa­tía por Ca­ta­lu­ña, pe­ro que tal vez ella se con­fun­día con mi crí­ti­ca a la ac­tua­ción de al­gu­nos par­ti­dos na­cio­na­lis­tas. Sal­tó: “Yo soy na­cio­na­lis­ta”. Era de un par­ti­do que ya no es­tá.

Nun­ca ha si­do pa­ra mí tan evi­den­te la la­bor de de­mo­li­ción de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos eje­cu­ta­da por los na­cio­na­lis­tas y por sus cóm­pli­ces. Que­da­ba cla­ro el efec­ti­vo des­gas­te de la con­vi­ven­cia de mu­chos ca­ta­la­nes tras una te­naz e in­mi­se­ri­cor­de po­lí­ti­ca de ha­cer con­fun­dir la más ele­men­tal crí­ti­ca a la ac­tua­ción del na­cio­na­lis­mo con un ata­que bru­tal a Ca­ta­lu­ña y a sus ha­bi­tan­tes.

La pregunta que pue­de plan­tear cual­quier ob­ser­va­dor im­par­cial es ¿có­mo han lo­gra­do que tan­tos ca­ta­la­nes acep­ten esa ma­ni­pu­la­ción? La respuesta es, a la vez, cla­ra, am­plia y com­ple­ja. Es que el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat y las or­ga­ni­za­cio­nes que han pro­pi­cia­do y sos­te­ni­do han pues­to al ser­vi­cio de esa men­ti­ra to­dos los me­dios, los re­cur­sos eco­nó­mi­cos y las ener­gías de las en­ti­da­des pú­bli­cas y de al­gu­nas pri­va­das. Hay que aña­dir que otros, que no son na­cio­na­lis­tas, han apo­ya­do con su co­la­bo­ra­ción o su de­jar ha­cer a la lo­cu­ra na­cio­na­lis­ta. Han re­pe­ti­do du­ran­te años la in­fa­mia de “Es­pa­ña nos ro­ba”, cuan­do los la­dro­nes es­ta­ban en la ca­sa na­cio­na­lis­ta. El Go­bierno de Es­pa­ña y los par­ti­dos po­lí­ti­cos han pre­fe­ri­do no dar la ba­ta­lla, y cuan­do no se da la ba­ta­lla, es­ta se pier­de.

Al­gu­nos pre­ten­den que se po­drían cal­mar las an­sias se­ce­sio­nis­tas acep­tan­do ese ex­tra­ño ser ar­ti­fi­cial “Es­pa­ña, na­ción de na­cio­nes”. So­lo una pregunta ¿de cuán­tas na­cio­nes? Na­die con­tes­ta. Los na­cio­na­lis­tas lo re­suel­ven con una so­lem­ne bo­be­ría: na­ción es cuan­do lo dicen los po­bla­do­res. Ima­gi­ne­mos que los car­ta­ge­ne­ros di­je­sen que son una na­ción, ¿pa­san a ser­lo? Eli­jo es­te ca­so por­que es­tán aho­ra ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes pa­ra al­can­zar el es­ta­tus de pro­vin­cia.

Los na­cio­na­lis­tas, ¡un Go­bierno!, re­pe­ti­da­men­te vio­lan la le­gis­la­ción, des­obe­de­cen a los tri­bu­na­les, desafían al Eje­cu­ti­vo con pre­gun­tas co­mo “¿qué van a emplear, la fuer­za?”. No, hay que emplear la ley.

Si­bi­li­na­men­te han de­ja­do de ha­blar de se­pa­ra­tis­mo o de so­be­ra­nía, aho­ra ya so­lo ha­blan de de­fen­der la de­mo­cra­cia, pe­ro es­tán dan­do un gol­pe de Es­ta­do. En con­tra lo que ellos pro­cla­man, el úni­co fran­quis­mo ac­ti­vo que que­da en Es­pa­ña lo re­pre­sen­tan los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas, pe­ro es­to no lo dicen los otros par­ti­dos po­lí­ti­cos, ate­mo­ri­za­dos an­te la ac­ti­tud de los na­cio­na­lis­tas, que no pa­ran en ba-

los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes vio­lan la le­gis­la­ción, des­obe­de­cen a los tri­bu­na­les y desafían al go­bierno. Ca­be pre­gun­tar­se por qué no se apli­ca el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción

rras a la ho­ra de vio­lar leyes y las re­glas de con­vi­ven­cia. Re­pug­na la aparición de car­te­les se­ña­lan­do per­so­nal­men­te a di­ri­gen­tes de otros par­ti­dos co­mo enemi­gos de Ca­ta­lu­ña y pi­dien­do que se les tra­te co­mo ta­les. Las pa­tru­llas na­zis ha­cían lo mis­mo en la dé­ca­da de los años 30 del pa­sa­do si­glo. Pa­re­ce ser que un fis­cal lo va a estudiar, sin em­bar­go, no hay mu­cho que estudiar, la coac­ción y la ame­na­za es­tán cla­ras. El pun­to ci­me­ro del aco­bar­da­mien­to an­te la prác­ti­ca in­su­rrec­cio­nal del na­cio­na­lis­mo se en­cuen­tra en el te­mor que les pro­du­ce a mu­chos la apli­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción. Ha­blo de los que ar­gu­men­tan de con­ti­nuo la de­fen­sa de la Cons­ti­tu­ción, me­nos... del ar­tícu­lo 155. Sien­ten una ver­da­de­ra aver­sión a su apli­ca­ción. Pues se­pan los ate­mo­ri­za­dos que ese ar­tícu­lo fue fa­vo­ra­ble­men­te vo­ta­do por los na­cio­na­lis­tas cuan­do se re­dac­tó la Cons­ti­tu­ción.

¿Qué di­ce el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción?

1. Si una Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma no cum­plie­re las obli­ga­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción u otras leyes le im­pon­gan, o ac­tua­re de for­ma que aten­te gra­ve­men­te al in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña, el Go­bierno, pre­vio requerimiento al pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma y, en el ca­so de no ser aten­di­do, con la apro­ba­ción por ma­yo­ría ab­so­lu­ta del Se­na­do, po­drá adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra obli­gar a aquella al cum­pli­mien­to for­zo­so de di­chas obli­ga­cio­nes o pa­ra la pro­tec­ción del men­cio­na­do in­te­rés ge­ne­ral.

2. Pa­ra la eje­cu­ción de las me­di­das pre­vis­tas en el apar­ta­do an­te­rior, el Go­bierno po­drá dar ins­truc­cio­nes a to­das las au­to­ri­da­des de las Comunidades Au­tó­no­mas.

Ca­ben po­cas du­das en el ca­so del pri­mer su­pues­to. La Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña ha in­cum­pli­do las obli­ga­cio­nes que han dic­ta­do los tri­bu­na­les, in­clui­do el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Justicia de Ca­ta­lu­ña, y ha lle­ga­do a des­obe­de­cer las sen­ten­cias del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

En cuan­to a que su ac­tua­ción aten­te gra­ve­men­te con­tra los in­tere­ses de Es­pa­ña, bas­ta con­si­de­rar los con­tac­tos in­ter­na­cio­na­les pa­ra lo­grar apo­yos de Go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes su­pra­na­cio­na­les pa­ra ce­le­brar un re­fe­rén­dum ile­gal, con la guin­da del pas­tel: ca­li­fi­car a Es­pa­ña de Es­ta­do au­to­ri­ta­rio. Re­sul­ta pa­té­ti­co con­tem­plar a ese gru­po de po­lí­ti­cos en­re­da­dos en la te­la de ara­ña de la co­rrup­ción, bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te li­brar­se de la Justicia es­pa­ño­la por un pro­ce­di­mien­to in­só­li­to, des­co­nec­tan­do a Ca­ta­lu­ña de Es­pa­ña pa­ra li­brar­se de la pri­sión.

Con es­te panorama ju­rí­di­co, po­lí­ti­co y cons­ti­tu­cio­nal, ¿por qué no se apli­ca el ar­tícu­lo 155? Fue re­dac­ta­do, y apro­ba­do por to­dos, pa­ra el ca­so en que al­gu­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma in­cu­rrie­se en el in­cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes que im­po­nen las leyes y la Cons­ti­tu­ción o ac­tua­se de for­ma que aten­te gra­ve­men­te al in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña.

Es evi­den­te que es­tos su­pues­tos se dan en el ca­so de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña. No es fá­cil com­pren­der por qué no se apli­ca la Cons­ti­tu­ción. En­se­gui­da apa­re­ce la mar­tin­ga­la del cho­que de tre­nes. Los na­cio­na­lis­tas y el Go­bierno de Es­pa­ña es­ta­rían em­pe­ña­dos en una con­fron­ta­ción, un cho­que de tre­nes, ob­ce­ca­dos ca­da uno en sus po­si­cio­nes. Pe­ro es­ta es una me­tá­fo­ra fal­sa y en­ga­ño­sa. So­lo hay un tren, des­bo­ca­do, con pi­lo­tos alo­ba­dos, en una ca­rre­ra de­ses­pe­ra­da, y en­fren­te, un Go­bierno pa­ra­li­za­do, in­ca­paz de uti­li­zar los ins­tru­men­tos de­mo­crá­ti­cos que la Cons­ti­tu­ción po­ne a su dis­po­si­ción.

¿Exis­te al­gu­na ra­zón po­de­ro­sa que jus­ti­fi­que, al me­nos que ex­pli­que, por qué no se po­ne en mar­cha la Cons­ti­tu­ción con­tra los ex­ce­sos de los se­ce­sio­nis­tas? Si exis­te, el Go­bierno de­be­ría ex­po­ner­la, pues se ha­ce ca­da día más di­fí­cil en­ten­der su pa­rá­li­sis an­te la ma­ni­fies­ta re­bel­día del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán con­tra las leyes.

Aho­ra han lle­ga­do al des­ca­ro de los más la­di­nos de­lin­cuen­tes, to­do lo ha­cen me­dian­te ór­de­nes ver­ba­les pa­ra que no que­de en los es­cri­tos las prue­bas del de­li­to.

¿No ha lle­ga­do el mo­men­to de ac­tuar?

Ma­ni­fes­ta­ción in­de­pen­den­tis­ta en las ca­lles de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.