“La di­rec­ción com­par­ti­da es la me­jor op­ción”

Tiempo - - ECONOMÍA - Luis y Car­men riu con­se­je­ros de­le­ga­dos del gru­po riu

¿Qué rit­mo de tra­ba­jo tie­nen al fren­te de la ca­de­na Riu?

Nues­tro tra­ba­jo ac­tual­men­te se cen­tra en una es­tra­te­gia de in­ver­sión en tres pi­la­res: cre­ci­mien­to de nues­tros ho­te­les va­ca­cio­na­les, cre­ci­mien­to de nues­tra lí­nea de ho­te­les ur­ba­nos y re­no­va­ción de nues­tra ofer­ta exis­ten­te. Te­ne­mos la pró­xi­ma aper­tu­ra de dos ho­te­les en Mal­di­vas en 2019 y uno en Du­bai en el mis­mo año; mien­tras que en Mé­xi­co pro­yec­ta­mos la aper­tu­ra de un nue­vo ho­tel a fi­na­les de es­te 2017. Nues­tros es­fuer­zos es­tán tam­bién en el cre­ci­mien­to y con­so­li­da­ción de nues­tra lí­nea de ho­te­les ur­ba­nos Riu Pla­za, que es la que es­ta­rá re­pre­sen­ta­da en el Edi­fi­cio Es­pa­ña de Ma­drid, un pro­yec­to con el que es­ta­mos muy ilu­sio­na­dos. Abrir nues­tro pri­mer ho­tel ur­bano en Es­pa­ña y ha­cer­lo en una ubi­ca­ción tan bue­na y en un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co su­po­ne una gran opor­tu­ni­dad.

¿En qué se com­ple­men­tan am­bos?

Car­men: For­ma­mos un buen equi­po. Nos com­ple­men­ta­mos y nos apo­ya­mos. La di­rec­ción com­par­ti­da es la me­jor op­ción por­que evi­tas el pe­so de la so­le­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes. Luis se en­car­ga de la ex­pan­sión, co­mer­cia­li­za­ción y de la ope­ra­ción ho­te­le­ra. Él es un apa­sio­na­do de la hos­te­le­ría y tie­ne un gran ins­tin­to a la ho­ra de iden­ti­fi­car nue­vas opor­tu­ni­da­des. Yo me en­car­go más de los te­mas de re­ta­guar­dia co­mo las fi­nan­zas, ad­mi­nis­tra­ción, sis­te­mas in­for­má­ti­cos, de­par­ta­men­to ju­rí­di­co y la re­la­ción con los so­cios ho­te­le­ros y la TUI. Nues­tros des­pa­chos es­tán uno al la­do del otro y co­men­ta­mos cons­tan­te­men­te los asun­tos del día a día.

¿En qué les ayu­dó el ha­ber pa­sa­do de jó­ve­nes por pues­tos in­fe­rio­res?

Nues­tra vi­da ha es­ta­do re­la­cio­na­da con la hos­te­le­ría des­de que éra­mos muy pe­que­ños. Du­ran­te los ve­ra­nos ju­gá­ba­mos con los hi­jos de los clien­tes de los ho­te­les. Los do­min­gos, por ejemplo, re­vi­sá­ba­mos con nues­tro pa­dre las en­cues­tas de sa­tis­fac­ción que ha­cían nues­tros clien­tes. Am­bos hi­ci­mos prác­ti­cas en di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos de ho­tel, una ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra cual­quier pro­fe­sio­nal de la hos­te­le­ría ya que te en­se­ña al de­ta­lle có­mo fun­cio­nan las co­sas en ca­da una de las áreas, pe­ro a su vez te ayu­da a ob­te­ner una vi­sión glo­bal del ob­je­ti­vo a se­guir pa­ra lo­grar una bue­na ges­tión y la sa­tis­fac­ción del clien­te, que es el cen­tro y prin­ci­pal ob­je­ti­vo de nues­tra em­pre­sa.

¿Quiénes les sus­ti­tui­rán al fren­te del ne­go­cio fa­mi­liar cuan­do se ju­bi­len?

Luis: Ya te­ne­mos a la cuar­ta ge­ne­ra­ción o bien in­cor­po­ra­dos en la em­pre­sa, o bien en puer­tas. Co­mo ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, re­ci­bi­mos un le­ga­do que du­ran­te un tiem­po te­ne­mos que ges­tio­nar, cui­dar y ha­cer cre­cer; a la vez que de­be­mos pre­pa­rar a la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Aque­llos que han de­ci­di­do se­guir la tra­yec­to­ria fa­mi­liar, lo han he­cho por con­vic­ción y de­seo pro­pios. En to­do ca­so, es muy pron­to pa­ra ha­blar de sus­ti­tu­cio­nes, to­da­vía tie­nen mu­cho que ex­pe­ri­men­tar y apren­der. No­so­tros, que lle­va­mos to­da la vi­da en la hos­te­le­ría, se­gui­mos apren­dien­do ca­da día.

¿Por qué no in­ten­ta­ron la com­pra del Edi­fi­cio Es­pa­ña an­tes?

En­tra­mos en la com­pra cuan­do se abrió es­ta po­si­bi­li­dad y vi­mos que era el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo.

¿Cuál es la cla­ve del éxi­to de Riu?

Nues­tro pa­dre, Luis Riu Ber­trán, fue un vi­sio­na­rio del ne­go­cio tu­rís­ti­co y ho­te­le­ro, él sen­tó las ba­ses de lo que hoy es Riu. Que­re­mos pen­sar que el gran lo­gro de nues­tra ges­tión ha si­do la ex­pan­sión y la con­so­li­da­ción de nues­tra mar­ca a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

la es­tra­te­gia de riu es ge­ne­rar po­ca deu­da y evi­tar lu­jos co­mo la com­pra de ya­tes o avio­nes pri­va­dos

ga de sa­car­le ren­di­mien­to al área co­mer­cial. Tras el fa­lle­ci­mien­to de Riu Ber­trán en 1998, sus hi­jos asu­mie­ron los pues­tos de con­se­je­ros de­le­ga­dos de la ca­de­na y se em­bar­ca­ron en nue­vos pro­yec­tos en el con­ti­nen­te ibe­roa­me­ri­cano y el nor­te de Áfri­ca.

El úl­ti­mo hi­to se pro­du­jo en 2010. Des­pués de 56 años es­pe­cia­li­za­dos en ho­te­le­ría va­ca­cio­nal, Riu se lan­zó a la mar­ca ur­ba­na con la com­pra de un edi­fi­cio en la ca­pi­tal de Pa­na­má. Des­pués lle­ga­ron los Riu Pla­za de Nue­va York, Mia­mi, Gua­da­la­ja­ra (Mé­xi­co), Ber­lín, Du­blín y aho­ra Ma­drid. Lo cu­rio­so es que el pri­mer ho­tel ur­bano que pen­sa­ron abrir en Es­pa­ña fue en Bar­ce­lo­na. Riu pu­jó por el edi­fi­cio de Flu­xà en la pla­za de Ca­ta­lu­ña que, fi­nal­men­te, que­dó en ma­nos de Aman­cio Or­te­ga. Lue­go vino la mo­ra­to­ria ho­te­le­ra im­pul­sa­da por la al­cal­de­sa Ada Co­lau y la en­tra­da en la Ciu­dad Con­dal se des­car­tó.

pro­yEc­ción En asia

Los pla­nes más in­me­dia­tos pa­san por cre­cer en el co­ra­zón de Manhattan con un se­gun­do ho­tel de lu­jo y en se­guir bus­can­do nue­vas opor­tu­ni­da­des en gran­des ca­pi­ta­les del mun­do, tan­to de Eu­ro­pa co­mo de Amé­ri­ca. Ade­más, se ha en­tra­do ya en el mer­ca­do asiá­ti­co con la cons­truc­ción de un ho­tel en Du­bai y otro en Sri Lan­ka que en unos me­ses se­rán inau­gu­ra­dos, sin ol­vi­dar los ya exis­ten­tes: ca­da año se ha­ce una me­dia de seis o sie­te re­for­mas de ca­la­do en ho­te­les de la ca­de­na.

To­da tra­yec­to­ria em­pre­sa­rial tie­ne sus mo­men­tos malos y Riu los ha su­fri­do en los úl­ti­mos años en Cu­ba y Túnez. La ca­de­na des­em­bar­có en la ma­yor de las An­ti­llas ca­ri­be­ñas en 1993 con dos ho­te­les que, con el pa­so del tiem­po, se que­da­ron ob­so­le­tos. Los cu­ba­nos exi­gen com­par­tir to­do con las em­pre­sas fo­rá­neas, pe­ro cuan­do vi­nie­ron mal da­das di­je­ron a Riu que no te­nían di­ne­ro pa­ra re­no­var­los. Tras el cie­rre de los ho­te­les, aho­ra Riu so­lo se plan­tea vol­ver a Cu­ba si es due­ña de los re­sort al 100%. En el ca­so de Túnez, la cul­pa de la sa­li­da de la com­pa­ñía es­pa­ño­la fue­ron los aten­ta­dos yiha­dis­tas de ha­ce dos años que tan­to da­ño hi­cie­ron al tu­ris­mo. De ahí que el nú­me­ro de ho­te­les de Riu des­cen­die­se de los 105 del año 2015 a los 95 de la ac­tua­li­dad.

con la chE­quE­ra por dE­lan­tE

Los her­ma­nos Riu han ba­sa­do su es­tra­te­gia en ge­ne­rar po­ca deu­da, a ser po­si­ble la in­dis­pen­sa­ble en una gran in­ver­sión, y sin los lu­jos de com­prar­se ya­tes o avio­nes pri­va­dos. De ahí que en mu­chas ope­ra­cio­nes va­yan con la che­que­ra por de­lan­te, sin te­ner que pe­dir ayu­da a los ban­cos. El pro­pio Luis lo re­su­mía en una en­tre­vis­ta en la re­vis­ta Pre­fe­ren­te. “So­lo me en­deu­da­ría si vie­ra mu­chas co­sas bue­nas, pe­ro no pa­ra que se di­ga que ‘es­te se ha com­pra­do 20 ho­te­les de gol­pe’. Nues­tra fi­lo­so­fía no es cre­cer por cre­cer, así que me­jor no mal­gas­tar­lo en ton­te­rías”. Y es que a Luis, de jo­ven, le gus­ta­ba mu­cho la mú­si­ca y ven­día seis dis­cos vie­jos pa­ra com­prar­se uno nue­vo, el que real­men­te le iba a dar pla­cer es­cu­char. “En los ho­te­les, quí­ta­te to­do lo que no te dé mu­cha vi­da y ve real­men­te a lo que dé”, re­co­mien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.