UN LU­JO MUY NU­TRI­TI­VO

Las os­tras son con­si­de­ra­das una de­li­ca­tes­sen en mu­chas par­tes pe­ro, so­bre to­do, una co­mi­da de ri­cos y gas­ta­do­res

Tiempo - - VIVIR - por Te­re­sa Nau­ber

La for­ma en la que hay que co­mer­las di­vi­de las aguas: al­gu­nos creen que hay que co­mer­las cru­das y so­las, otros las cue­cen con que­so de­rre­ti­do. Si se co­men cru­das, hay que mas­ti­car­las un buen ra­to. Ch­ris­tian Loh­se, chef del res­tau­ran­te ber­li­nés Fis­cher’s Fritz, que cuen­ta con dos estrellas Mi­che­lin, es­tá a fa­vor de me­nos dog­mas en la co­ci­na: “No­so­tros de­fi­ni­mos a la os­tra, no la os­tra a no­so­tros”. Loh­se sir­ve las os­tras pi­ca­das con sal­sa ho­lan­de­sa en su res­tau­ran­te y las acom­pa­ña de un ro­da­ba­llo al grill. “El aro­ma del gri­lla­do crea un con­tras­te muy in­tere­san­te con el gus­to a mar de la os­tra”, di­ce. Pa­ra la ca­sa, el chef re­co­mien­da po­ner dos os­tras pi­ca­das bien fi­ni­to en un Bloody Mary con apio rallado y al­go de ra­lla­du­ra de li­món pa­ra un tra­go bien es­pe­cial. El to­que fi­nal: un cho­rri­to de ta­bas­co. Y de es­ta for­ma, un cóc­tel se con­vier­te en un pla­to. Otros co­ci­ne­ros, co­mo el tam­bién ale­mán Falk Land­graff, re­co­mien­dan blan­quear bre­ve­men­te los fru­tos de mar. Pa­ra ello hay que her­vir un po­co de vino blan­co o vi­na­gre de arroz, su­mer­gir bre­ve­men­te la os­tra sin val­va y vol­ver a sa­car­la. De­pen­dien­do la épo­ca del año, se la pue­de ser­vir de dis­tin­tas for­mas, co­mo por ejemplo en me­dio de agua­ca­te fres­co con ra­dic­chio. Las os­tras tam­bién que­dan bien con pe­pi­nos en da­dos, za­naho­rias, hi­no­jo, man­za­na y yo­gur. A ello hay que aña­dir una piz­ca de cúr­cu­ma. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.