y Tam­bién

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Cris­tó­bal Mon­to­ro

To­dos los mi­nis­tros del Go­bierno tie­nen ins­truc­cio­nes ex­plí­ci­tas pa­ra que no in­ten­ten, vía en­mien­das en el Se­na­do, mo­di­fi­car o co­rre­gir al­go de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do ela­bo­ra­dos por el equi­po de Cris­tó­bal Mon­to­ro y apro­ba­dos por el Con­gre­so de los Dipu­tados. La ra­zón es sim­ple, si el Se­na­do aprue­ba en­mien­das, el pro­yec­to vuel­ve al Con­gre­so, don­de ten­dría que ser apro­ba­do otra vez por ma­yo­ría. Aun­que to­do es­tá pac­ta­do, el Go­bierno pre­fie­re no co­rrer el ries­go de te­ner que vol­ver a ase­gu­rar los 176 vo­tos que con­si­guió ha­ce unas se­ma­nas y el PP, con su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Se­na­do, pue­de evi­tar que pros­pe­re nin­gu­na en­mien­da.

Pe­dro sán­chez

El nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, no tie­ne pri­sa. Su pro­yec­to, que co­mien­za con el con­gre­so del par­ti­do de es­te fin de se­ma­na, se ci­men­ta­rá en un con­trol, que pue­de lle­gar a ser ab­so­lu­to, de la or­ga­ni­za­ción que le ga­ran­ti­za­rá una lar­ga es­ta­bi­li­dad al fren­te de los so­cia­lis­tas. Sán­chez es me­tó­di­co y pa­cien­te y jus­ti­fi­ca sus pri­sas por go­ber­nar tras las elec­cio­nes de di­ciem­bre de 2015 en la pre­sión que te­nía des­de den­tro de un par­ti­do que, en­ton­ces, nun­ca lle­gó a con­tro­lar. Por aho­ra, con­vi­vi­rá con los ba­ro­nes au­to­nó­mi­cos que fue­ron crí­ti­cos con él, pe­ro el tiem­po jue­ga a su fa­vor y pue­de es­pe­rar pa­ra ha­cer más cam­bios.

emi­lio sa­ra­cho

El ex­pre­si­den­te del Ban­co Po­pu­lar Emi­lio Sa­ra­cho en­vió señales con­tra­dic­to­rias al mer­ca­do en su bre­ve man­da­to. Tam­po­co ad­qui­rió, ni sim­bó­li­ca­men­te, ac­cio­nes de la en­ti­dad, co­mo sí hi­zo Goi­ri­gol­za­rri cuan­do ate­rri­zó en Ban­kia en ple­na cri­sis. Sa­ra­cho, co­mo co­men­tó a ase­so­res ex­ter­nos, te­nía re­pa­ros pa­ra de­cir que no des­car­ta­ba la ven­ta del ban­co, pe­ro al mis­mo tiem­po pre­ten­día de­jar abier­ta esa po­si­bi­li­dad. In­ten­ta­ba de­jar ata­dos to­dos lo ca­bos pa­ra evi­tar plei­tos futuros. El re­sul­ta­do, se­gún al­guno de sus vie­jos ami­gos, fue una des­truc­ción de con­fian­za que lle­vó al ban­co al colapso y mul­ti­tud de plei­tos futuros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.