El im­pe­rio ho­te­le­ro de los her­ma­nos Riu

De­trás de la com­pra del edi­fi­cio Es­pa­ña de Ma­drid es­tá una de las for­tu­nas más des­co­no­ci­das. Los her­ma­nos Car­men y Luis Riu son un ejemplo de aus­te­ri­dad

Tiempo - - NEWS - por Antonio Rodríguez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Des­de ha­ce años, el tán­dem for­ma­do por los her­ma­nos Car­men (1955) y Luis (1960) Riu Güell apa­re­ce de for­ma re­cu­rren­te en la lis­ta de las 100 ma­yo­res for­tu­nas en Es­pa­ña que ela­bo­ra la re­vis­ta For­bes. Los due­ños de la ca­de­na ho­te­le­ra Riu que­da­ron en 2016 en el pues­to 51 con una for­tu­na va­lo­ra­da en 850 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, los que co­no­cen a es­tos ma­llor­qui­nes de pe­di­grí des­ta­can de ellos su aus­te­ri­dad, hu­mil­dad y dis­cre­ción. Las tres cla­ves de su éxi­to em­pre­sa­rial jun­to con el re­par­to de ro­les en­tre am­bos: ella se en­car­ga de la ges­tión eco­nó­mi­ca y él es el en­car­ga­do de via­jar por to­do el mun­do en bus­ca de em­pla­za­mien­tos pa­ra co­lo­car sus ho­te­les allí don­de no ha lle­ga­do la com­pe­ten­cia.

Si uno se to­pa con la se­de cen­tral de Riu en Ma­llor­ca, se sor­pren­de­rá por lo mo­des­ta y ale­ja­da que es­tá de to­do fu­tu­ris­mo. Los des­pa­chos de los con­se­je­ros de­le­ga­dos son es­par­ta­nos, con un mo­bi­lia­rio de tra­ba­jo más pro­pio de los años no­ven­ta. A Car­men le gus­ta ir so­la a to­das par­tes, sin el sé­qui­to que sue­le acom­pa­ñar a los em­pre­sa­rios de tro­nío en es­te país. Luis, por su par­te, ca­si no pisa las ofi­ci­nas ya que via­ja con­ti­nua­men­te y cuan­do re­ca­la en Ma­llor­ca, atien­de a las vi­si­tas en una me­sa diá­fa­na, sin or­de­na­dor ni apa­ra­tos elec­tró­ni­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. En su pues­to de man­do hay un par de te­lé­fo­nos fi­jos, una cal­cu­la­do­ra de mano co­mo las que uti­li­zan to­da­vía en al­gu­nas fru­te­rías y po­co más. Has­ta ha­ce po­co evi­ta­ba el mó­vil y los pa­pe­les, pa­ra no dis­traer­se, y su úni­co lu­jo es un Ipad que le acom­pa­ña en sus tra­yec­tos y en el que guar­da sus pro­yec­tos más am­bi­cio­sos.

En el des­pa­cho de Luis, las car­pe­tas de do­cu­men­tos se api­lan con go­mas en una me­si­ta, jus­to de­ba­jo de una fo­to del ho­tel San Fran­cis­co, con 80 ca­mas, que su abue­lo Juan com­pró en 1953 en pri­me­ra lí­nea de pla­ya en Ma­llor­ca. Sie­te dé­ca­das des­pués, Riu es la ca­de­na nú­me­ro 29 del mun­do, la se­gun­da de Es­pa­ña por in­gre­sos y la ter­ce­ra en nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes. Cuen­ta con 95 ho­te­les re­par­ti­dos por to­do el mun­do y aca­ba de com­prar el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio Es­pa­ña en Ma­drid, su pri­me­ra ad­qui­si­ción en la ca­pi­tal. Las ci­fras de la ope­ra­ción no se han des­ve­la­do aún, pe­ro no hay que ser un lin­ce de las fi­nan­zas pa­ra su­po­ner que no an­da­rán le­jos de los 272 mi­llo­nes de eu­ros que el em­pre­sa­rio mur­ciano Trinitario Ca­sa­no­va pac­tó con el mag­na­te chino Wan­da una ho­ra an­tes de se­llar el acuer­do

de­fi­ni­ti­vo con Riu (ver ar­tícu­lo en la úl­ti­ma pá­gi­na). A esa ci­fra aún por co­no­cer hay que aña­dir el com­pro­mi­so de la ca­de­na de ha­cer una in­ver­sión de 400 mi­llo­nes en el edi­fi­cio ma­dri­le­ño. El fu­tu­ro ho­tel Riu Pla­za Ma­drid ocu­pa­rá 24 de las 27 plan­tas del edi­fi­cio ya que las tres res­tan­tes se des­ti­na­rán a uso co­mer­cial y es­ta­rán ges­tio­na­das por Ca­sa­no­va. El ho­tel ten­drá 650 ha­bi­ta­cio­nes y una ca­te­go­ría de cua­tro estrellas, con un es­pa­cio des­ti­na­do a even­tos, dos res­tau­ran­tes y una pis­ci­na en la azo­tea.

la tEr­cE­ra gE­nE­ra­ción fa­mi­liar

Luis se con­si­de­ra un “ar­qui­tec­to frus­tra­do” más que un eco­no­mis­ta y le gus­ta ir por si­tios ra­ros y exó­ti­cos en bus­ca de tie­rras que com­prar y en las que po­der co­lo­car un Riu sin com­pe­ten­cia a la vis­ta. Su in­ver­sión más arries­ga­da han si­do dos ho­te­les en las Mal­di­vas que se abri­rán en 2019. Cuan­do lle­gó a los is­lo­tes en cues­tión no ha­bía nin­gún signo de vi­da hu­ma­na. So­lo co­co­te­ros, arena y un co­lor de mar en­vi­dia­ble. El puer­to más cer­cano se en­con­tra­ba a ocho ho­ras, así que to­da la lo­gís­ti­ca e in­fra­es­truc­tu­ra de esos re­sort de en­sue­ño es­tán sien­do el tra­ba­jo más com­pli­ca­do que ha te­ni­do que di­ri­gir con su her­ma­na Car­men. El re­sul­ta­do se­rán dos ho­te­les en mi­tad del océano Ín­di­co de 174 y 248 ha­bi­ta­cio­nes, res­pec­ti­va­men­te.

El tán­dem Car­men-Luis con­for­ma la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción fa­mi­liar de Riu, cu­ya ex­pan­sión em­pe­zó en Ca­na­rias en la dé­ca­da de los ochen­ta de la mano del hi­jo del fun­da­dor, Luis Riu Ber­trán. En los no­ven­ta lle­gó la in­ter­na­cio­na­li­za­ción por el Ca­ri­be y Mé­xi­co gra­cias al acuer­do con la ale­ma­na TUI, el ma­yor tour ope­ra­dor en Eu­ro­pa y que se en­car-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.