De la mo­ción de cen­su­ra a la de con­fian­za

La mo­ción de cen­su­ra de Po­de­mos ha si­do el pri­mer exa­men so­bre un fu­tu­ro en­ten­di­mien­to en­tre Pa­blo Igle­sias y Pe­dro Sán­chez

Tiempo - - NEWS - Agustín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

El mar­tes pa­sa­do Ma­riano Ra­joy le di­jo a Pa­blo Igle­sias una fra­se que le gus­ta re­pe­tir, “so­mos una na­ción ejem­plar”, co­mo ti­rán­do­se­la a la ca­ra, co­mo dan­do a en­ten­der que Po­de­mos tra­ba­ja pa­ra con­ver­tir a Es­pa­ña en otra co­sa, en una na­ción ve­ni­da a me­nos, en Ve­ne­zue­la sin ir más le­jos. La mo­ción de cen­su­ra, idea­da ini­cial­men­te pa­ra re­for­zar la ima­gen de Po­de­mos co­mo úni­ca opo­si­ción, tu­vo que ser re­es­cri­ta des­pués de que las pri­ma­rias so­cia­lis­tas re­su­ci­ta­ran a Pe­dro Sán­chez.

El ob­je­ti­vo ya no po­día ser arrin­co­nar al PSOE que se abs­tu­vo pa­ra que Ra­joy pu­die­ra go­ber­nar y dar es­ta­bi­li­dad al país. Ese PSOE trai­dor ha­bía de­ja­do de exis­tir por obra y gra­cia de la vo­lun­tad de la mi­li­tan­cia, y hu­bo que cam­biar a to­da pri­sa el guion. No sin an­tes in­ten­tar una ma­nio­bra de ver­da­de­ro con­tor­sio­nis­mo po­lí­ti­co al ofre­cer a Pe­dro Sán­chez re­ti­rar la mo­ción si el re­pues­to lí­der so­cia­lis­ta pre­sen­ta­ba una pro­pia.

No es­toy se­gu­ro de que fue­ran cons­cien­tes los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas, que die­ron la es­pal­da a Su­sa­na Díaz y apo­ya­ron a Pe­dro Sán­chez, de que con su vo­to iban a pro­vo­car, en un so­lo ac­to, li­bé­rri­mo e in­di­vi­si­ble, tres mo­vi­mien­tos de tie­rras que van a mar­car lo que que­da

de le­gis­la­tu­ra. A sa­ber: el achi­ca­mien­to de la zo­na de in­fluen­cia de Po­de­mos, el pro­ba­ble en­san­che par­cial de la de Ciu­da­da­nos y el se­gu­ra­men­te me­nos bus­ca­do: la re­afir­ma­ción del li­de­raz­go de Ma­riano Ra­joy.

Al de­caer el pro­pó­si­to ori­gi­nal de la mo­ción, des­acre­di­tar al PSOE de Su­sa­na Díaz (ni una so­la re­fe­ren­cia crí­ti­ca de Ire­ne Mon­te­ro con­tra el PSOE en más de dos ho­ras de in­ter­ven­ción), la ini­cia­ti­va se trans­for­mó en el pri­mer ac­to de la que po­dría lle­gar a ser con el tiem­po la se­gun­da ten­ta­ti­va de for­mar, des­de la iz­quier­da, un Go­bierno al­ter­na­ti­vo al del PP. No por­que Sán­chez e Igle­sias ha­yan rea­li­za­do ya, ne­ce­sa­ria­men­te, al­gún avan­ce en ese sen­ti­do, sino pa­ra no arrui­nar futuros acuer­dos.

Re­mo­vi­do el obs­tácu­lo de la pre­si­den­ta an­da­lu­za, el plan de Sán­chez pa­ra lle­gar al po­der re­quie­re el cum­pli­mien­to de dos va­ria­bles: man­te­ner­se por de­lan­te de Po­de­mos en unas fu­tu­ras elec­cio­nes, y pa­ra ello ha de mo­de­rar el dis­cur­so más ra­di­ca­li­za­do que util­ti­zó en la cam­pa­ña de pri­ma­rias, y que Igle­sias, co­mo al­guien ha des­cri­to con agu­de­za, se “erre­jo­ni­ce”, que re­nie­gue en par­te de Vis­ta­le­gre II y mo­du­le su iz­quier­dis­mo pa­ra ha­cer po­si­ble y ve­ro­sí­mil el fu­tu­ro pacto de las iz­quier­das di­ri­gi­do a ex­pul­sar al PP del po­der. Es­ta hi­pó­te­sis de tra­ba­jo tie­ne co­mo di­fi­cul­tad prin­ci­pal la re­sis­ten­cia que va a opo­ner el sec­tor más ra­di­cal de Po­de­mos, pe­ro es la úni­ca po­si­bi­li­dad real de que una coa­li­ción de iz­quier­das le do­ble el pulso en un fu­tu­ro a la otra alian­za po­lí­ti­ca que el tiem­po aca­ba­rá por con­fir­mar, la del PP y Ciu­da­da­nos. La mo­de­ra­ción de Igle­sias es ade­más con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que el seg­men­to más tem­pla­do del vo­tan­te so­cia­lis­ta no hu­ya ha­cia Ciu­da­da­nos y acep­te con­so­li­dar con su vo­to la re­com­po­si­ción de una al­ter­na­ti­va de iz­quier­das con op­cio­nes de go­ber­nar

Pri­mer exa­men

Po­dría por tan­to de­cir­se que la mo­ción de cen­su­ra, más allá de lo vi­si­ble, tu­vo un tras­fon­do pa­ra­le­lo, en tan­to da­ba la im­pre­sión de es­tar asis­tien­do al pri­mer exa­men so­bre la vo­lun­tad de en­ten­di­mien­to en­tre Igle­sias y Sán­chez. Una vo­lun­tad que tie­ne co­mo ele­men­to a fa­vor la muy si­mi­lar con­cep­ción que so­bre la po­lí­ti­ca y el po­der tie­nen am­bos per­so­na­jes y que in­clu­ye, co­mo pa­so pre­vio a su apli­ca­ción prác­ti­ca, la rup­tu­ra ge­ne­ra­cio­nal, la con­su­ma­ción del di­vor­cio con la Es­pa­ña de la Tran­si­ción que tan­to Sán­chez co­mo Igle­sias con­si­de­ran im­pres­cin­di­ble pa­ra des­em­ba­ra­zar­se de la vie­ja so­cial­de­mo­cra­cia, que en­tien­den irre­cu­pe­ra­ble, y de sus sím­bo­los, y abrir una nue­va eta­pa en la Eu­ro­pa de la glo­ba­li­za­ción en la que las for­mas ten­drán más im­por­tan­cia que el fon­do.

Léa­se lo que si­gue co­mo una post­da­ta: jus­to aho­ra, cuan­do se cum­plen 40 años de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas tras la dic­ta­du­ra, de la ma­tan­za de Ato­cha, de la Ley de Am­nis­tía, de las pe­núl­ti­mas ca­rre­ras de­lan­te de la Po­li­cía fran­quis­ta, y de la in­men­sa co­rrien­te de ener­gía po­si­ti­va y de an­sias de li­ber­tad acu­mu­la­das que li­be­ra­ron aque­llas re­cu­pe­ra­das ur­nas, se di­ría que hay quie­nes, co­mo Alberto Gar­zón, pa­re­cen in­ca­pa­ces de cons­truir un fu­tu­ro sin cri­mi­na­li­zar a los que les pre­ce­die­ron. Lás­ti­ma.

Una vez que Sán­chez ga­nó las pri­ma­rias so­cia­lis­tas, Po­de­mos tu­vo que cam­biar el guion de la mo­ción

FO­TO: JUAN MA­NUEL PRATS

pa­blo igle­sias, du­ran­te la mo­ción de cen­su­ra en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.