Una May en ho­ras ba­jas

Los po­bres re­sul­ta­dos de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca le im­pe­di­rán ne­go­ciar un bre­xit du­ro La pé­si­ma ges­tión de los úl­ti­mos aten­ta­dos yiha­dis­tas por par­te del Go­bierno in­flu­yó en los re­sul­ta­dos

Tiempo - - NEWS - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes en el Reino Unido pue­den ser el ejemplo pa­ra­dig­má­ti­co de ese axio­ma que di­ce que las de­rro­tas y las vic­to­rias se mi­den en fun­ción de las ex­pec­ta­ti­vas. La pri­me­ra mi­nis-

tra, The­re­sa May, ha­bía he­re­da­do de su pre­de­ce­sor David Ca­me­ron una ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­men­to, po­día ha­ber aguan­ta­do to­da la le­gis­la­tu­ra, pe­ro su­cum­bió a la ten­ta­ción de con­vo­car nue­vas elec­cio­nes con dos ob­je­ti­vos: am­pliar la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria y con­so­li­dar­se fren­te a los crí­ti­cos de su par­ti­do, que du­da­ban de su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go.

Es­tra­te­gia equi­vo­ca­da

Es­tas dos premisas le da­rían una gran fuer­za pa­ra ne­go­ciar con Eu­ro­pa un

bre­xit du­ro, don­de las te­sis bri­tá­ni­cas se im­pu­sie­ran a las pre­ten­sio­nes eu­ro­peas. Co­men­zó la cam­pa­ña y se vio que el fue­lle dia­léc­ti­co de May per­día ai­re y su es­tra­te­gia se mo­vía al­re­de­dor del bre­xit, ese pla­ne­ta ex­tra­ño, mal co­no­ci­do y ro­dea­do de una mu­ra­lla de bru­mas, de fá­bu­las y mi­la­gros.

Y pa­ra col­mo, el 17 de ma­yo se dio un ti­ro en el pie con el ma­ni­fies­to elec­to­ral, don­de pro­po­nía un co­pa­go sa­ni­ta­rio a los ju­bi­la­dos más o me­nos aco­mo­da­dos. De­bían afron­tar ese co­pa­go has­ta que les que­da­ran 100.000 li­bras es­ter­li­nas (113.000 eu­ros). La re­be­lión es­ta­lló en­tre los ju­bi­la­dos con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, el grue­so de sus vo­tan­tes. El lí­der la­bo­ris­ta ca­li­fi­có el des­pro­pó­si­to co­mo “im­pues­to a la de­men­cia”. La fra­se hi­zo for­tu­na y aun­que tra­ta­ron de sa­car la pro­po­si­ción del pro­gra­ma tory, el mal es­ta­ba he­cho.

Du­ran­te la cam­pa­ña se pro­du­je­ron dos aten­ta­dos, el del con­cier­to de Man­ches­ter y el del Puen­te de Lon­dres, con su re­gue­ro de muer­tos y he­ri­dos. La pri­me­ra mi­nis­tra hi­zo una pé­si­ma ges­tión de am­bas tra­ge­dias y el lí­der la­bo­ris­ta Je­remy Corbyn sa­có a la luz pú­bli­ca que du­ran­te los tiem­pos de May co­mo mi­nis­tra del In­te­rior los efec­ti­vos po­li­cia­les dis­mi­nu­ye­ron en 20.000 y se re­cor­ta­ron los me­dios pa­ra lu­char con­tra el te­rro­ris­mo. La se­ño­ra May se fue des­in­flan­do

La re­su­rrec­ción de Corbyn

El ca­so con­tra­rio, un ejemplo de que el éxi­to es­tá en fun­ción de las ex­pec­ta­ti­vas es el del lí­der la­bo­ris­ta Je­remy Corbyn, na­die da­ba un pe­ni­que por él cuan­do co­men­zó la cam­pa­ña. Las en­cues­tas le da­ban 22 pun­tos por de­ba­jo de May. Mu­chos co­men­ta­ris­tas ha­bla­ban del fin del la­bo­ris­mo y de que es­te hom­bre de es­pí­ri­tu zen lo en­te­rra­ría. Hi­zo una cam­pa­ña vi­go­ro­sa, cen­trán­do­la en los ser­vi­cios so­cia­les y la so­cie­dad del bie­nes­tar, ma­ne­jó con acier­to las pa­la­bras so­bre los ac­tos de te­rro­ris­mo y quie­nes le da­ban por muer­to fue­ron cons­ta­tan­do có­mo el mo­ri­bun­do re­su­ci­ta­ba. Ob­tu­vo 261 dipu­tados, 57 me­nos que los con­ser­va­do­res. Le acla­ma­ron co­mo el gran triun­fa­dor. Es­to que en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les hu­bie­ra si­do una cla­mo­ro­sa de­rro­ta y le hu­bie­ra cos­ta­do el pues­to, en la ac­tual co­yun­tu­ra le con­so­li­da co­mo lí­der, so­bre to­do por­que el grue­so de sus vo­tan­tes es­tá en­tre los jó­ve­nes.

Una The­re­sa May muy des­gas­ta­da se dis­po­ne a ne­go­ciar el bre­xit. No po­drá ne­go­ciar el bre­xit du­ro co­mo pre­ten­día, ve­re­mos có­mo ne­go­cia. Na­die sa­be có­mo se­rá el fu­tu­ro en ese reino va­ga­bun­do en que se ha con­ver­ti­do a día de hoy el Reino Unido. Da la sen­sa­ción de que mu­chos bri­tá­ni­cos bus­can el fu­tu­ro en una me­mo­ria lle­na de nos­tal­gias que ya se lle­va­ron los vien­tos de la his­to­ria. en las en­cues­tas co­mo un glo­bo que per­die­ra gas a cho­rros. El día de las elec­cio­nes com­pro­bó in­cré­du­la que ha­bía per­di­do 12 es­ca­ños y, con 318 dipu­tados, se que­da­ba a 8 de los 326 de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. A pe­sar de to­do ha for­ma­do Go­bierno, un Eje­cu­ti­vo en el ai­re mien­tras ne­go­cia un acuer­do con los unio­nis­tas del Ulster, la úni­ca sa­li­da po­si­ble, por­que los li­be­ra­les no quie­ren vol­ver a em­bar­car­se en esa aven­tu­ra. El ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía, Geor­ge Os­bor­ne, ha di­cho: “The­re­sa May es­tá con­de­na­da, so­lo fal­ta sa­ber cuán­to tiem­po es­ta­rá en el co­rre­dor de la muer­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.