Luis Re­yes

Na­ce Gui­ller­mo, pri­mo­gé­ni­to de los prín­ci­pes de Ga­les. Con él vol­ve­rán los Es­tuar­do al trono de In­gla­te­rra

Tiempo - - NEWS - Luis Re­yes

Un fan­tas­ma re­co­rre la his­to­ria de In­gla­te­rra, es el de María Es­tuar­do, rei­na de Es­co­cia, vil­men­te de­ca­pi­ta­da por su pri­ma Isa­bel I, rei­na de In­gla­te­rra. Con es­te cri­men de Es­ta­do una mal­di­ción cae­ría so­bre la mo­nar­quía in­gle­sa: la ex­tin­ción de la Ca­sa de Tu­dor, que ha­bía con­ver­ti­do su reino en una im­por­tan­te na­ción de la Edad Mo­der­na, y la subida al trono de una es­tir­pe fo­rá­nea, es­co­ce­sa, la Ca­sa de Es­tuar­do, que no im­por­ta cuán­tas ve­ces la des­tro­nen los in­gle­ses, siem­pre re­gre­sa a ce­ñir la co­ro­na.

La mal­di­ción fue de efec­to in­me­dia­to. Isa­bel I, aun­que tu­vo va­rios aman­tes, es lla­ma­da por la ha­gio­gra­fía an­glo­sa­jo­na la Rei­na Vir­gen, por­que no se ca­só, y por tan­to no tu­vo un he­re­de­ro. Hu­bo de nom­brar su­ce­sor –en el le­cho de muer­te, y ba­jo pre­sión de su pri­mer mi­nis­tro– al hi­jo de María Es­tuar­do, Ja­co­bo, pues era quien me­jor de­re­cho te­nía de­bi­do a ma­tri­mo­nios an­te­rio­res en­tre las dos di­nas­tías. Así, en 1603, su­bió al trono de In­gla­te­rra el hi­jo de la mu­jer de­ca­pi­ta­da 16 años atrás. El pri­mer Es­tuar­do en el trono in­glés te­nía 36 años y era des­de ni­ño rey de Es­co­cia con el nom­bre de Ja­co­bo VI, aun­que en In­gla­te­rra se­ría Ja­co­bo I. En­tre sus pri­me­ras gran­des de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas es­tu­vo la paz con Es­pa­ña, la gran po­ten­cia ca­tó­li­ca de­mo­ni­za­da en In­gla­te­rra, y bus­có víncu­los ma­tri­mo­nia­les con la mo­nar­quía es­pa­ño­la. Los Es­tuar­do siem­pre fue­ron ca­tó­li­cos, aun­que hu­bie­ran de di­si­mu­lar­lo pa­ra po­der rei­nar so­bre los in­gle­ses. No obs­tan­te, Ja­co­bo I tu­vo un rei­na­do de 22 años re­la­ti­va­men­te tran­qui­lo y pa­cí­fi­co.

To­do lo con­tra­rio pue­de de­cir­se del si­guien­te mo­nar­ca de la es­tir­pe, Carlos I, cu­ya ten­den­cia al ab­so­lu­tis­mo le lle­vó a en­fren­tar­se al Par­la­men­to, mien­tras per­día la ad­he­sión del ba­jo pue­blo, pro­fun­da­men­te pro­tes­tan­te, por­que qui­so ca­sar­se con una in­fan­ta es­pa­ño­la y por­que en el pa­la­cio real se de­cían mi­sas “pa­pis­tas” pa­ra la que fi­nal­men­te fue su con­sor­te, En­ri­que­ta de Fran­cia. Los des­en­cuen­tros ter­mi­na­ron en gue­rra ci­vil, perdida por el rey, que se­ría des­tro­na­do y eje­cu­ta­do.

Su fa­mi­lia se re­fu­gió en Fran­cia, pe­ro no du­ró mu­cho el des­tie­rro de los Es­tuar­do. Tras 11 años de ré­gi­men re­pu­bli­cano y dic­ta­du­ra de Crom­well, la mo­nar­quía se­ría res­tau­ra­da en la per­so­na del hi­jo del rey de­pues­to, Carlos II. Los Es­tuar­do es­ta­ban de nue­vo en el trono. Carlos II no tu­vo des­cen­den­cia le­gí­ti­ma y le su­ce­dió su her­mano Ja­co­bo II, que du­ra­ría muy po­co. Su ca­to­li­cis­mo de­cla­ra­do pro­vo­có en el ter­cer año de rei­na­do la lla­ma­da Re­vo­lu­ción Glo­rio­sa

A Carlos I Es­tuar­do lo de­ca­pi­tó la re­vo­lu­ción pu­ri­ta­na, pe­ro sus cua­tro hi­jos su­birían al trono de In­gla­te­rra

de 1686. Era el se­gun­do Es­tuar­do des­tro­na­do en me­nos de 40 años, sin em­bar­go ni aun así fue apar­ta­da su Ca­sa del trono. Le su­ce­dió su her­ma­na, que lle­va­ba el nom­bre de la abue­la már­tir, María Es­tuar­do. María reinó con­jun­ta­men­te con su es­po­so, el ho­lan­dés Gui­ller­mo de Orange, pe­ro no tu­vie­ron des­cen­den­cia. ¿Se aca­ba­ron ahí los Es­tuar­do? ¡No! Un cuar­to vás­ta­go del de­ca­pi­ta­do Carlos I, su hi­ja Ana, re­ci­bi­ría la co­ro­na co­mo rei­na en so­li­ta­rio, pues a su es­po­so so­lo le re­co­no­cie­ron el tí­tu­lo de prín­ci­pe con­sor­te. El ma­tri­mo­nio tu­vo 19 hi­jos, aun­que la te­rri­ble mor­ta­li­dad in­fan­til de la épo­ca hi­zo que nin­guno su­pe­ra­se la in­fan­cia. Es­ta epi­de­mia de muer­tes de prin­ci­pi­tos pa­re­cía ha­ber aca­ba­do por fin, en 1714, con la Ca­sa de Es­tuar­do, aun­que hu­bie­se de re­cu­rrir a una di­nas­tía ale­ma­na, los Han­no­ver, pa­ra man­te­ner la mo­nar­quía en Gran Bre­ta­ña.

Gue­rras ci­vi­les

Sin em­bar­go, los des­cen­dien­tes de Ja­co­bo II, exi­lia­dos en Ro­ma, no se rin­die­ron. Sus par­ti­da­rios, los ja­co­bi­tas, es­ta­ban pre­sen­tes en In­gla­te­rra, Es­co­cia e Ir­lan­da, y ati­za­ron la gue­rra ci­vil me­dian­te cua­tro al­za­mien­tos en Es­co­cia en­tre 1708 y 1745. En 1717 Es­pa­ña in­ter­vino a fa­vor de los ja­co­bi­tas, des­em­bar­can­do tro­pas es­pa­ño­las que com­ba­tie­ron en sue­lo bri­tá­ni­co. En 1745 el Jo­ven Pre­ten­dien­te, tam­bién lla­ma­do Bon­nie Prin­ce

Char­lie (el bo­ni­to prín­ci­pe Carlos), in­va­dió In­gla­te­rra des­de Es­co­cia y lle­gó a cua­tro días de mar­cha de Lon­dres, aun­que fi­nal­men­te fra­ca­só y tu­vo que huir

ves­ti­do de mu­jer, lo que pu­do ha­cer gra­cias a su lin­da ca­ra.

Bon­nie Prin­ce Char­lie mu­rió sin des­cen­den­cia le­gí­ti­ma, lo que real­men­te pu­so fin en 1788 al plei­to di­nás­ti­co en Gran Bre­ta­ña. Los des­cen­dien­tes más di­rec­tos de Ja­co­bo II, aun­que por vía ile­gí­ti­ma, se­rían los du­ques de Al­ba, que os­ten­tan el ape­lli­do Fitz-Ja­mes Stuart (li­te­ral­men­te “Hi­jo de Ja­co­bo Es­tuar­do”), pe­ro nun­ca pre­ten­de­rían la co­ro­na in­gle­sa, aun­que la le­yen­da di­ce que cuan­do se en­con­tra­ban en In­gla­te­rra la du­que­sa Ca­ye­ta­na de Al­ba y la rei­na Isa­bel II, ami­gas des­de la in­fan­cia, Isa­bel de­bía ce­der­le el pa­so a Ca­ye­ta­na.

Sin em­bar­go, la His­to­ria tra­za a ve­ces ca­mi­nos en­re­ve­sa­dos cuan­do la vía rec­ta es­tá ce­rra­da. En al­gún mo­men­to del si­glo XXI su­birá al trono el prín­ci­pe Gui­ller­mo, hi­jo de Carlos y Dia­na de Ga­les, y si él no lo hi­cie­ra lo ha­rían sus hi­jos, y en­ton­ces un Es­tuar­do vol­ve­rá a ce­ñir la co­ro­na de In­gla­te­rra, por­que Gui­ller­mo des­cien­de de los re­yes Es­tuar­do a tra­vés de su ma­dre, Dia­na. La di­fun­ta prin­ce­sa de Ga­les tra­jo mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za a la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca, pe­ro tam­bién traía la san­gre de la vie­ja di­nas­tía, y por una tri­ple vía.

Y Ca­mi­lla tam­bién

Lady Di des­cen­día de Carlos II, que no lo­gró te­ner un hi­jo con su es­po­sa, pe­ro que fue fer­ti­lí­si­mo en las ca­mas aje­nas. En­tre sus nu­me­ro­sos bas­tar­dos, a los que se les re­co­no­cía un al­to ran­go, es­ta­ban el fru­to de su re­la­ción con la du­que­sa de Cle­ve­land, al que otor­gó el tí­tu­lo de du­que de Graf­ton, y el que le dio la du­que­sa de Por­ts­mouth, al que nom­bró du­que de Rich­mond. Am­bos se­rían an­te­pa­sa­dos de Dia­na. Por si fue­ra po­co, la prin­ce­sa de Ga­les des­cen­día tam­bién del rey Ja­co­bo II, que man­tu­vo so­na­dos amo­res con Ara­be­lla Chur­chill, la her­ma­na de Mal­bo­rough, el más fa­mo­so mi­li­tar in­glés del XVIII. Fru­to de ese ro­man­ce se­ría Hen­riet­ta Fitz Ja­mes, an­te­pa­sa­da de los Spen­cer, la fa­mi­lia de Dia­na.

Co­mo bro­ma his­tó­ri­ca su­ple­men­ta­ria, tam­bién Ca­mi­lla, la ac­tual es­po­sa de Carlos, cu­yo pa­pel es­tá por ver cuan­do su ma­ri­do suba al trono, es des­cen­dien­te de Carlos II Es­tuar­do por la mis­ma vía que Dia­na, la pri­me­ra es­po­sa a la que des­pla­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.