Al lí­mi­te de la ley

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Ha­ce 40 años que vo­té por pri­me­ra vez en unas elec­cio­nes libres y des­de en­ton­ces no he per­di­do una so­la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo. Aque­llas elec­cio­nes del 15 de ju­nio de 1977, las pri­me­ras que se ce­le­bra­ban des­de los tiem­pos de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, eran vi­ta­les pa­ra los ciu­da­da­nos que so­ñá­ba­mos con lle­gar a ser lo an­tes po­si­ble co­mo el res­to de los de­mó­cra­tas eu­ro­peos. Ne­ce­si­tá­ba­mos ele­gir a los par­la­men­ta­rios que iban a ela­bo­rar la Cons­ti­tu­ción y cam­biar una le­gis­la­ción dis­cri­mi­na­to­ria, opre­si­va, ar­bi­tra­ria, en de­fi­ni­ti­va, pro­fun­da­men­te in­jus­ta. La li­ber­tad de la que dis­po­nía­mos en esos mo­men­tos era muy frá­gil y es­ta­ba ro­dea­da de cons­tan­tes ame­na­zas. Por eso me in­dig­na es­cu­char a los crí­ti­cos que pre­ten­den nin­gu­near el enor­me es­fuer­zo de aque­llos días ale­gan­do que fue “una tran­si­ción men­ti­ro­sa que de­ri­vó en una de­mo­cra­cia de men­ti­ra”. Fal­sa la idea de que los de siem­pre se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra ha­cer una cha­pu­za o un si­mu­la­cro de­mo­crá­ti­co. Los par­ti­dos se es­for­za­ron por atraer elec­to­res has­ta el pun­to de ce­le­brar du­ran­te la cam­pa­ña cer­ca de 22.000 mí­ti­nes. Dos me­ses an­tes, Adolfo Suá­rez se arries­gó a le­ga­li­zar el Par­ti­do Co­mu­nis­ta con la hos­ti­li­dad, no so­lo de los man­dos mi­li­ta­res, la ul­tra­de­re­cha y to­do lo que bau­ti­zó co­mo el bún­ker, sino del Go­bierno de la UCD e in­clu­so de los so­cia­lis­tas. Con­ser­vo la gra­ba­ción de las re­ve­la­cio­nes que me hi­zo el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Fer­nan­do Abril Mar­to­rell: “Tor­cua­to Fer­nán­dez-Mi­ran­da pen­só que Adolfo iba de­ma­sia­do le­jos y fre­nó, se que­dó atrás men­tal­men­te y se dis­tan­ció del pro­ce­so (…) Aquí to­do el mun­do te­nía vo­lun­tad de aper­tu­ra po­lí­ti­ca, pe­ro na­die se atre­vía a dar los pa­sos ne­ce­sa­rios”. Los so­cia­lis­tas eran muy jó­ve­nes y te­nían po­ca ex­pe­rien­cia y mu­cha im­pa­cien­cia. Al­gu­nos pre­ten­dían ha­cer las pri­me­ras elec­cio­nes sin le­ga­li­zar el PCE, pe­ro Santiago Ca­rri­llo se ne­gó y Suá­rez en­ten­dió lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en la ca­lle. Tras los se­cues­tros de Oriol y Vi­llaes­cu­sa, y los ase­si­na­tos de Ato­cha, se pro­du­je­ron mul­ti­tu­di­na­rias mo­vi­li­za­cio­nes, to­das ellas con­tro­la­das por el im­pre­sio­nan­te ser­vi­cio de or­den de los mi­li­tan­tes co­mu­nis­tas. Cuan­do de­tu­vie­ron a Ca­rri­llo las ca­lles apa­re­cie­ron lle­nas de pin­ta­das pi­dien­do su li­be­ra­ción. Es­ta­ba cla­ro que el PCE era una fuer­za po­lí­ti­ca de­ci­si­va y Suá­rez se dio cuen­ta de que sin los co­mu­nis­tas era im­po­si­ble la de­mo­cra­cia. A cam­bio, Ca­rri­llo le ga­ran­ti­zó que res­pe­ta­ría la mo­nar­quía pa­ra cum­plir la ley y, so­bre to­do, pa­ra aho­rrar más su­fri­mien­tos a su gen­te, que es­ta­ba muy tor­tu­ra­da tras 40 años de exi­lio.

En­tre la re­for­ma o la rup­tu­ra, la ba­lan­za se in­cli­na­ba de­ci­di­da­men­te ha­cia la pri­me­ra. La rup­tu­ra im­pli­ca­ba vio­len­cia y muer­te, cuan­do el país aún es­ta­ba con­va­le­cien­te de la Gue­rra Ci­vil, con mi­les de muer­tos y des­apa­re­ci­dos cu­yos res­tos, to­da­vía hoy, no han si­do re­cu­pe­ra­dos. Es­pa­ña no es­ta­ba pa­ra más san­grías. Con el PCE se hi­zo lo mis­mo que con to­das las re­for­mas: pe­gar un ace­le­rón y lle­var al lí­mi­te la ley sin sa­lir de ella. Es­pe­ro que los jó­ve­nes es­cép­ti­cos es­tu­dien me­jor la his­to­ria pa­ra no ha­cer un análisis sim­plis­ta y en­ten­der lo mu­cho que nos cos­tó vo­tar por pri­me­ra vez. Aquel es­fuer­zo me­re­ció la pena.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.