Así es Jo­sé Luis Ábalos, el nue­vo nú­me­ro tres del PSOE

Ex­mi­li­tan­te de las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas, lec­tor vo­raz, ase­sor po­lí­ti­co en Amé­ri­ca La­ti­na... Así es Jo­sé Luis Ábalos, el nue­vo nú­me­ro tres del PSOE

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por Cla­ra pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

des­pués de ca­si 40 años de mi­li­tan­cia y con más de tres dé­ca­das a sus es­pal­das ocu­pan­do car­gos pú­bli­cos y or­gá­ni­cos, Jo­sé Luis Ábalos, el re­cién nom­bra­do se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del PSOE, vi­ve su me­jor mo­men­to en po­lí­ti­ca que, cu­rio­sa­men­te, em­pe­zó co­mo al­go muy pa­re­ci­do a un “se­pe­lio”. Así es co­mo él mis­mo per­ci­bió el am­bien­te del gru­po so­cia­lis­ta en el Con­gre­so jus­to an­tes de que el pa­sa­do 13 de ju­nio le to­ca­ra su­bir a la tri­bu­na, en ca­li­dad de por­ta­voz pro­vi­sio­nal, pa­ra ex­pli­car la abs­ten­ción de su par­ti­do a la mo­ción de cen­su­ra que Pablo Igle­sias li­de­ra­ba en nom­bre de Uni­dos Po­de­mos con­tra Ma­riano Ra­joy. No só­lo era ver que sus com­pa­ñe­ros se acer­ca­ban a su es­ca­ño pa­ra desear­le “suer­te”. Des­de la no­che an­te­rior ve­nía re­ci­bien­do what­sapps de ami­gos del PSOE va­len­ciano con áni­mos y has­ta con su­ge­ren­cias de úl­ti­ma ho­ra. El de­seo en­tre sus fie­les en Va­len­cia era que por lo me­nos “sa­lie­ra vivo”, re­cuer­da uno de ellos. Y tan­to.

Ábalos, uno de los 15 dipu­tados so­cia­lis­tas que en oc­tu­bre del año pa­sa­do rom­pie­ron la dis­ci­pli­na de vo­to que dic­ta­ba abs­ten­ción y gri­ta­ron “no” a la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy, de­fen­dió la abs­ten­ción a la mo­ción que es­ta vez bus­ca­ba con­ver­tir en pre­si­den­te del Go­bierno a Igle­sias con un dis­cur­so que no so­lo em­pe­zó a pre­sen­tar al nue­vo PSOE de Pe­dro Sán­chez, sino que, al me­nos por una ma­ña­na, reunió los aplau­sos del sec­tor san­chis­ta, del que él for­ma par­te, y de los par­ti­da­rios de Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias que ca­si par­ten en dos al PSOE.

El tran­ce tam­bién le con­vir­tió en el po­lí­ti­co re­ve­la­ción de la mo­ción de cen­su­ra, a pe­sar de que en Va­len­cia es más que co­no­ci­do. El con­cur­so de po­pu­la­ri­dad se com­ple­tó días más tar­de, cuan­do Sán­chez le de­sig­nó co­mo el nue­vo se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción. Los más ob­ser­va­do­res le ha­brían iden­ti­fi­ca­do co­mo una de las ca­ras que más han apa­re­ci­do du­ran­te es­tos me­ses al la­do de Sán­chez en su ca­si épi­ca ca­rre­ra has­ta la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE. Pe­ro quién es el nue­vo nú­me­ro tres del par­ti­do so­bre quien re­cae­rá la res­pon­sa­bi­li­dad de re­no­var­lo se­gún los de­sig­nios de Sán­chez y de, se­gún los

ca­sos, per­do­nar la vi­da o al me­nos no obs­ta­cu­li­zar el even­tual re­le­vo de ba­ro­nes y di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas que apos­ta­ron por Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias (ver re­cua­dro ba­jo es­tas lí­neas).

A sus 57 años, Ábalos es un po­lí­ti­co muy ex­pe­ri­men­ta­do den­tro de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, don­de tie­ne una jus­ta fa­ma de apa­ra­te­ro, se­gún ami­gos y ad­ver­sa­rios con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio. Pe­ro tam­bién es un di­ri­gen­te que dis­fru­ta del tra­to di­rec­to con la mi­li­tan­cia, per­se­ve­ran­te, fia­ble, há­bil pa­ra con­ser­var fi­de­li­da­des y con “mu­cho sen­ti­do del hu­mor”. Fren­te a la du­re­za que pue­da apa­ren­tar, Ábalos “es de ri­sa fá­cil”.

le­jos del cen­tro iz­quier­dA

En 1995 se con­vir­tió en se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE de Va­len­cia ciu­dad, por pri­ma­rias y a dos vuel­tas, y des­de 2012 li­de­ra el par­ti­do en to­da la pro­vin­cia. Allí, el nue­vo se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del PSOE ha da­do mues­tras de ser un po­lí­ti­co en la so­cial­de­mo­cra­cia clá­si­ca –“no es una per­so­na a la que yo si­tua­ría en lo que se ha ve­ni­do en lla­mar cen­tro iz­quier­da”, di­ce un ami­go– y es el úni­co di­ri­gen­te pro­vin­cial del PSOE en crear una se­cre­ta­ría pa­ra la Me­mo­ria His­tó­ri­ca en to­da Es­pa­ña. Ade­más Ábalos ha en­ca­de­na­do car­gos al apa­ra­to des­de 1983: je­fe de la se­cre­ta­ría par­ti­cu­lar del de­le­ga­do del Go­bierno, del ga­bi­ne­te del con­se­ller de Tra­ba­jo, ase­sor del Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia y con­ce­jal du­ran- te diez años, dipu­tado de la Dipu­tación de Va­len­cia y dipu­tado na­cio­nal des­de 2009. La dis­cre­ción con la que has­ta aho­ra ha dis­cu­rri­do su pre­sen­cia en el Con­gre­so en Ma­drid con­tras­ta con el rui­do que des­de ha­ce dé­ca­das ha ve­ni­do ha­cien­do en el so­cia­lis­mo va­len­ciano, don­de em­pe­zó a es­ca­lar po­si­cio­nes ape­nas dos años des­pués de afi­liar­se.

Lle­gó al PSOE en 1981 des­de las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas, a las que se ha­bía afi­lia­do en 1976, con

16 años y un año an­tes de su le­ga­li­za­ción. Co­mo era co­mún en la ra­ma ju­ve­nil de un par­ti­do aún clan­des­tino, Ábalos se de­di­ca­ba a ir al pi­so fran­co de Va­len­cia don­de se or­ga­ni­za­ban los tras­la­dos de pa­que­tes y men­sa­jes y él era en­la­ce en­tre miem­bros del par­ti­do. Su eta­pa en las Ju­ven­tu­des –que en una re­cien­te en­tre­vis­ta a La Van­guar­dia ase­gu­ra­ba en­tre ri­sas ya ha­ber pur­ga­do– du­ró cin­co años y ter­mi­nó por­que veía “mu­cha ge­ron­to­cra­cia” y un par­ti­do que no es­ta­ba ac­tua­li­za­do pa­ra lo que ne­ce­si­ta­ba el país. “Era un dis­cre­pan­te que ter­mi­nó sa­lien­do”, re­cuer­da otro ex­miem­bro del PCE que, sin em­bar­go, tam­bién le re­cuer­da co­mo un “hombre muy ca­lla­do”.

En 1981 se afi­lió al PSOE en la agru­pa­ción de Va­len­cia Nord, que agru­pa a ba­rrios co­mo Orriols o Be­ni­ca­lap, obre­ros y don­de re­ca­la­ron bue­na par­te de emi­gran­tes de Cas­ti­lla-La Man­cha, co­mo era su ca­so. Ábalos na­ció en To­rrent, pe­ro su fa­mi­lia pro­ce­de de Cuenca, una cir­cuns­tan­cia que ten­dría mu­cho que ver con el he­cho de que ni sus com­pa­ñe­ros más an­ti­guos de par­ti­do le ha­yan vis­to nun­ca hi­lar un dis­cur­so en va­len­ciano, len­gua que no ha­bla. Nie­to de guar­dia ci­vil e hi­jo de un ban­de­ri­lle­ro frus­tra­do –el Car­bo­ne­ri­to, por su pue­blo, Car­bo­ne­ras de Gua­da­zaón–, de jo­ven ayu­da­ba a sus pa­dres, fa­bri­can­tes ar­te­sa­nos de mu­ñe­cas que ven­dían a los tu­ris­tas. Quie­nes le co­no­cen di­cen que “ha he­cho de to­do”, no so­lo en po­lí­ti­ca. Es­tu­dió Ma­gis­te­rio y se con­vir­tió en pro­fe­sor de EGB y du­ran­te una tem­po­ra­da re­gen­tó un bar lla­ma­do Orien­te en Be­ni­ca­lap. En los úl­ti­mos tiem­pos, Ábalos ad­mi­te que duer­me unas cin­co ho­ras y me­dia al día –“es un ave noc­tám­bu­la”, di­ce un ami­go–. Aun­que bien en­tra­do en la cin­cuen­te­na tu­vo a su quin­to hi­jo –el ma­yor es­tá en la trein­te­na– con su se­gun­da mu­jer, de pro­fe­sión po­li­cía lo­cal, aún le han que­da­do ga­nas pa­ra se­guir es­tu­dian­do –a un rit­mo len­to– y hoy so­lo le que­dan al­gu­nas asig­na­tu­ras pa­ra ter­mi­nar De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia.

Aten­ción A lA mi­li­tAn­ciA

En su agru­pa­ción –que ha apo­ya­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te a Sán­chez en las dos pri­ma­rias– em­pe­zó a desa­rro­llar otro de sus fuer­tes, el gus­to por el tra­to di­rec­to con los mi­li­tan­tes y el ol­fa­to pa­ra cap­tar su sen­ti­mien­to. “Se de­ja caer siem­pre que pue­de”, di­ce el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la agru­pa­ción, Mar­tín Na­va­rro. Cuan­do se le re­quie­re pa­ra al­go, pe­ro tam­bién es fre­cuen­te ver­le en las ce­nas de los úl­ti­mos jue­ves de ca­da mes, en la de Na­vi­dad o en la de ve­rano.

Jo­se, co­mo le lla­man sus com­pa­ñe­ros, “dis­fru­ta del con­tac­to con los mi­li­tan­tes”, al­go que le ha per­mi­ti­do siem­pre to­mar muy bien la tem­pe­ra­tu­ra al par­ti­do en Va­len­cia, un ol­fa­to que ha es­ta­do siem­pre en el ori­gen de sus éxi­tos po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, a pe­sar de su pe­so or­gá­ni­co, han si­do más los re­ve­ses.

Ábalos ha si­do con­si­de­ra­do en el Par­ti­do So­cia­lis­ta del País Va­len­ciano (PSPV) más bien co­mo un “ad­ve­ne­di­zo” por­que no so­lo no per­te­ne­ció a nin­gu­na fa­mi­lia –de Joan Ler­ma, Ci­prià Cis­car o Xi­mo Puig, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, con el que ape­nas man­tie­ne co­mu­ni­ca­ción–, sino que se las pu­so en­fren­te. “Siem­pre ha es­ta­do en con­tra de po­de­res fác­ti­cos” del so­cia­lis­mo va­len­ciano, que han des­ple­ga­do en torno su­yo un “cor­dón sa­ni­ta­rio”. Es­to le ha da­do más sin­sa­bo­res que ale­grías, a pe­sar de que hoy, jun­to a Sán­chez, pa­sa por el me­jor mo­men­to de su vi­da po­lí­ti­ca.” Se­gu­ro, sin du­da”, di­ce al­guien que le ha vis­to “en va­rias oca­sio­nes al bor­de del KO”.

Aun­que ya no se le atri­bu­yen as­pi­ra­cio­nes de li­de­rar el PSOE va­len­ciano, su peor mo­men­to fue cuan­do en 2001 dis­pu­tó la se­cre­ta­ría ge­ne­ral en un con­gre­so que per­dió por sie­te vo­tos fren­te a Joan Ig­na­si Pla. Ábalos con­ta­ba con ga­nar, so­bre to­do por­que es­pe­ra­ba re­ci­bir el apo­yo de Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, a quien, co­mo ha he­cho aho­ra con Sán­chez, fue el en­car­ga­do de pre­sen­tar a los so­cia­lis­tas va­len­cia­nos. An­tes del con­gre­so del PSOE de 2000 en el que Za­pa­te­ro ga­nó por nue­ve vo­tos a Jo­sé

Bono, Ábalos ha­bía or­ga­ni­za­do una co­mi­da en un res­tau­ran­te de la pla­ya de El Sa­ler con di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas va­len­cia­nos pa­ra pre­sen­tar­les a quien fuera se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Pa­sa­ron los me­ses y Ábalos hu­bie­ra es­pe­ra­do un apo­yo a su can­di­da­tu­ra pa­ra li­de­rar el PSPV que no lle­gó. ¿Se sin­tió trai­cio­na­do por Za­pa­te­ro? “No, pe­ro no re­ci­bió el apo­yo que tal vez es­pe­ra­ba”, di­ce un tes­ti­go de esa épo­ca.

Quin­ce años más tar­de, Ábalos abrió las puer­tas de Va­len­cia a Sán­chez, a quien apo­yó des­de las pri­ma­rias de 2014. No so­lo me­ta­fó­ri­ca­men­te. An­tes de lle­var­le a las Fa­llas de es­te año o de or­ga­ni­zar el mul­ti­tu­di­na­rio mi­tin de Xi­ri­ve­lla con el que Sán­chez arran­có su cam­pa­ña ha­cia las pri­ma­rias del mes pa­sa­do, el hoy se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE se hos­pe­dó en su ca­sa las pri­me­ras ve­ces que fue a Va­len­cia an­tes de en­fren­tar­se a Eduar­do Ma­di­na y Jo­sé An­to­nio Fer­nán­dez Ta­pias, en 2014. A Ábalos le se­du­cía que era una per­so­na jo­ven, con ilu­sión y for­ma­ción y que po­día mo­der­ni­zar el PSOE de la for­ma que él cree ne­ce­sa­rio. Na­die du­da de su pa­pel en la bús­que­da de ava­les pa­ra Sán­chez, que en la pro­vin­cia de Va­len­cia que li­de­ra lo­gró tan­tos -5.300co­mo Díaz en to­da la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Lle­ga­do el fa­mo­so Co­mi­té Fe­de­ral del 1 de oc­tu­bre que ter­mi­nó con la di­mi­sión de Sán­chez, Ábalos vio en la ac­ti­tud de la ges­to­ra ha­cia Sán­chez al­go pa­re­ci­do a su ex­pe­rien­cia co­mo “una chi­na en el za­pa­to” de sus com­pa­ñe­ros en Va­len­cia. “Se han uni­do dos per­so­nas con una tra­yec­to­ria bas­tan­te du­ra en es­te sen­ti­do”, di­ce un co­no­ci­do, que re­cuer­da ha­ber­le oí­do de­cir que la de­fe­nes­tra­ción de Sán­chez “no le va a sa­lir gratis a la gen­te que lo ha he­cho y ade­más van a per­der”. Ábalos es­tá en­tre quie­nes “más in­sis­ten­te­men­te” le ani­ma­ron a echar­se a la ca­rre­te­ra y vol­ver a in­ten­tar li­de­rar el PSOE.

li­bros y Amé­ri­cA lA­ti­nA

Coope­ra­ción y So­li­da­ri­dad Nor­te-Sur y fue con­sul­tor pa­ra di­ver­sas ONG y la agen­cia de coope­ra­ción de Ale­ma­nia. Pe­ro don­de desa­rro­lló es­ta pa­sión fue a tra­vés de la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal de Apo­yo al Desa­rro­llo So­cial y Lo­cal (Fia­del­so), que él creó y a tra­vés de la cual for­mó a cua­dros mu­ni­ci­pa­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos, to­mó con­tac­to con gue­rri­llas de la re­gión y lo­gró “gran pre­di­ca­men­to en­tre la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na”, di­ce un com­pa­ñe­ro. Si en Amé­ri­ca La­ti­na la la­bor de Fia­del­so le va­lió re­co­no­ci­mien­to y tí­tu­los de ho­no­ris cau­sa por va­rias uni­ver­si­da­des, en Es­pa­ña le va­lió sos­pe­chas por las cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes que re­ci­bió du­ran­te años del Go­bierno va­len­ciano, que en 2008 as­cen­die­ron a más de me­dio mi­llón de eu­ros. Otro bo­rrón en su Quie­nes le co­no­cen no du­dan en ase­gu­rar que la po­lí­ti­ca es la ac­ti­vi­dad que más le gus­ta. Pe­ro es tam­bién un lec­tor em­pe­der­ni­do, con su ca­sa fo­rra­da de li­bros. El Ábalos po­lí­ti­co ha leí­do a los clásicos mar­xis­tas, in­clui­do An­to­nio Grams­ci, y el Ábalos apa­sio­na­do por Amé­ri­ca La­ti­na ha de­vo­ra­do tam­bién li­te­ra­tu­ra de una re­gión que co­no­ce muy bien gra­cias a su se­gun­da pa­sión, la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. En­tre 1989 y 1992 di­ri­gió el Pro­gra­ma de

ho­ja de ser­vi­cio fue su amis­tad con Jo­sé Luis Bal­bás, pre­sun­to pro­mo­tor del Ta­ma­ya­zo de 2003, y que en los días an­te­rio­res man­tu­vo un in­ten­so con­tac­to te­le­fó­ni­co con Ábalos, co­mo re­ve­ló In­ter­viú. Par­tien­do de que nin­gún po­lí­ti­co ve­te­rano es un “an­ge­li­to”, un ad­ver­sa­rio de par­ti­do apun­ta que Ábalos “no al­can­za pre­ci­sa­men­te los cie­los, aun­que yo no lo man­da­ría al in­fierno di­rec­ta­men­te”.

Se abre una nue­va eta­pa pa­ra Ábalos, en la que, en lo per­so­nal, es­tá en­can­ta­do de qui­tar­se el es­tig­ma de ser­vir so­lo pa­ra ha­cer lis­tas. Quie­nes le co­no­cen creen que tie­ne ex­pe­rien­cia pa­ra or­ga­ni­zar el PSOE y re­co­mien­dan dar con­fian­za y no pro­vo­car “más ba­jas de las ne­ce­sa­rias”. Y con­fiar en que “no

ca­be­za”.— se le suba el éxi­to tem­po­ral a la

—1

—2

fo­to: Ma­NuEl Bru­QuE/EfE 2 — En una de las ce­nas men­sua­les de su agru­pa­ción, Va­len­cia Nord. 3 — Ha­cien­do cam­pa­ña por Pe­dro Sán­chez en Va­len­cia.

— 3 1 — Ábalos Jun­to a Xi­mo Puig y otros so­cia­lis­tas va­len­cia­nos en el 2000, an­tes de in­ten­tar li­de­rar el PSPV.

Cris­ti­na Nar­bo­na PrE­Si­dEN­ta Car­men Calvo iguaL­dad Bea­triz Co­rre­dor Or­dE­Na­CióN tE­rri­tO­riaL ma­nuel Es­cu­de­ro PO­Lí­ti­Ca ECO­Nó­mi­Ca adriana Las­tra ViCESEC­rE­ta­ria gE­NE­raL Pat­xi López PO­Lí­ti­Ca fE­dE­ral Nuria Par­lón COHE­SióN E iN­tE­gra­CióN fran­cis­co Po­lo CiEN­Cia E iN­NO­Va­CióN Jo­sé Luis Ábalos Or­ga­Ni­za­CióN Hu­go mo­rán traN­Si­CióN ECO­Ló­gi­Ca Su­sa­na Su­mel­zo PO­Lí­ti­Ca mu­Ni­Ci­PaL Jo­sé fé­lix te­za­nos ES­tu­diOS y PrO­gra­maS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.