Hu­go Sil­va nos en­se­ña a ves­tir de tra­je

El ac­tor Hu­go Sil­va nos ayu­da a des­ve­lar las cla­ves de có­mo han de ir ves­ti­dos los jó­ve­nes eje­cu­ti­vos del si­glo XXI

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por celia Lo­ren­te clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Fo­tos: paco Lla­ta

Mu­chos han si­do los que han anun­cia­do –sin éxi­to– la muer­te de es­ta pren­da tan mas­cu­li­na, sím­bo­lo de ele­gan­cia y buen gus­to. Lle­var tra­je no es ir uni­for­ma­do, al con­tra­rio, po­cas pren­das distinguen tan­to a un hombre co­mo un buen tra­je de cha­que­ta. Y aun­que mu­chos son los que vis­ten tra­je, real­men­te muy po­cos sa­ben lle­var­lo. El ac­tor Hu­go Sil­va, que in­ter­pre­ta a Sam, un jo­ven y am­bi­cio­so eje­cu­ti­vo, en su nue­va pe­lí­cu­la, Des­pi­do pro­ce­den­te, mues­tra a TiEM­po có­mo lu­cir es­ta pren­da im­pe­re­ce­de­ra. La ele­gan­cia clá­si­ca no es­tá reñida con la mo­da.

El ac­tor triun­fa en te­le­vi­sión con El Mi­nis­te­rio del Tiem­po y es­tre­na nue­va pe­lí­cu­la, Des­pi­do pro­ce­den­te, una co­me­dia de ac­ción, jun­to a ima­nol Arias y Da­río Gran­di­net­ti.

P_ Le gus­ta la mo­da?

R_ Sí, aun­que no la si­go mu­cho, lo re­co­noz­co, pe­ro sí creo que es una for­ma de ar­te más que mar­ca ten­den­cia, es muy im­por­tan­te en ci­ne tam­bién. En

El Mi­nis­te­rio del Tiem­po por ejem­plo hay un tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción tremendo pa­ra sa­ber có­mo era la mo­da en ca­da mo­men­to.

P_ ¿Có­mo le gus­ta ves­tir?

R_ Yo soy bas­tan­te desas­tre, cuan­do voy a tra­ba­jar voy ca­si en chán­dal, por­que en es­ta pro­fe­sión te cam­bias de ro­pa con­ti­nua­men­te y por lo tan­to lo que yo lle­vo a dia­rio sue­le ser un po­qui­to más ele­gan­te que un pi­ja­ma. Cuan­do me vis­to pa­ra sa­lir sue­lo ti­rar de va­que­ros, ca­mi­sas y ca­mi­se­tas có­mo­das, y si ten­go una oca­sión es­pe­cial, pues un tra­je de cha­que­ta es lo que me­jor sienta a uno. P_ ¿Se ve bien ves­ti­do de tra­je? R_ Sí, muy bien, me gus­ta y ade­más me ayu­da mu­cho pa­ra re­pre­sen­tar a de­ter­mi­na­dos per­so­na­jes.

P_ ¿Có­mo de­fi­ni­ría a Sam, su per­so­na­je en Des­pi­do pro­ce­den­te?

R_ Des­de mi pun­to de vis­ta, Sam es un ca­pu­llo in­te­gral, un ti­po con mu­cha am­bi­ción y muy po­cos es­crú­pu­los. Es un per­so­na­je in­tere­san­te por­que es muy ca­ma­leó­ni­co, muy adap­ta­ble, no tie­ne nin­gu­na in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, pe­ro sa­be mo­ver­se bas­tan­te bien, real­men­te es un su­per­vi­vien­te, un tre­pa.

P_ ¿Qué nos cuen­ta es­ta pe­lí­cu­la? ¿Qué quie­re trans­mi­tir?

R_ Lo pri­me­ro es una co­me­dia di­ver­ti­da y en­tre­te­ni­da pe­ro si ras­ca­mos un po­co po­de­mos ver que ha­bla de có­mo es la gen­te que se mue­ve en el mun­do de las gran­des em­pre­sas, qué es­crú­pu­los tie­nen, có­mo en de­ter­mi­na­das es­fe­ras se ha­bla de los tra­ba­ja­do­res en tér­mi­nos de nú­me­ros, de com­pe­ti­ti­vi­dad.

P_ Ha­bla tam­bién de un te­ma muy ac­tual: la am­bi­ción.

R_ Sí y de có­mo se pue­de cre­cer en la vi­da. Hay dos lí­neas: la lu­mi­no­sa y la os­cu­ra. To­dos que­re­mos vi­vir bien y bus­ca­mos la fe­li­ci­dad y ca­da uno tie­ne su ima­gi­na­rio pro­pio. Hay gen­te que pa­ra ser fe­liz so­lo ne­ce­si­ta vi­vir tran­qui­lo y po­co más y hay otros que pa­ra ser fe­li­ces ne­ce­si­tan un co­cha­zo, una gran ca­sa o dar­le to­do ti­po de lu­jos a su pa­re­ja, co­mo el per­so­na­je que re­pre­sen­ta ima­nol Arias. La pe­lí­cu­la

«He si­do muy am­bi­cio­so pe­ro aho­ra va­lo­ro mu­cho la sen­ci­llez en mi vi­da»

em­pie­za ha­blan­do de la am­bi­ción y aca­ba ha­blan­do de la fe­li­ci­dad, de dón­de en­con­trar­la.

P_ ¿Y dón­de es­tá la fe­li­ci­dad?

R_ Nos han ven­di­do du­ran­te to­da la vi­da que pa­ra ser fe­liz uno tie­ne que ro­dear­se de co­sas, te­ner un de­ter­mi­na­do pues­to, ser va­lo­ra­do, con­se­guir mu­chos li­kes y se­gui­do­res en las redes so­cia­les... y al fi­nal la fe­li­ci­dad y el éxi­to, lo de­cía Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez, son so­lo sen­sa­cio­nes y na­da más. Real­men­te si tú es­tás equi­li­bra­do, ne­ce­si­tas po­co pa­ra te­ner esas sen­sa­cio­nes.

P_ ¿Hu­go Sil­va es am­bi­cio­so?

R_ Lo he si­do du­ran­te to­da mi vi­da, muy am­bi­cio­so, lo re­co­noz­co, pe­ro aho­ra es­toy em­pe­zan­do a de­jar de ser­lo a pasos agi­gan­ta­dos. Aun­que ado­ro mi tra­ba­jo, por­que es mi pa­sión y me lle­na, ha­ce un tiem­po que va­lo­ro mu­cho la sen­ci­llez en mi vi­da. En­cuen­tro que el lu­jo ver­da­de­ro es po­der te­ner tiem­po pa­ra mí, ocu­par­lo en lo que quie­ro y bus­car la fe­li­ci­dad en las co­sas sen­ci­llas.

P_ ¿Se ve de eje­cu­ti­vo, co­mo en la pe­lí­cu­la?

R_ De eje­cu­ti­vo agre­si­vo no, a mí me gus­ta es­te tra­ba­jo por­que pue­do em­pa­ti­zar con to­das las per­so­nas a tra­vés de mis per­so­na­jes e in­ves­ti­gar so­bre ellas y es­to me sir­ve pa­ra mi vi­da, pa­ra con­tras­tar y evo­lu­cio­nar, pe­ro no me veo de eje­cu­ti­vo, no me gus­ta ese tra­ba­jo.

P_ ¿Có­mo con­si­guió el acen­to ar­gen­tino?

R_ He tra­ba­ja­do va­rias ve­ces en Bue­nos Ai­res, he he­cho va­rias pe­lí­cu­las allí. Abrí mer­ca­do con una que se lla­ma El hi­lo rojo, por lo que ten­go el oí­do bas­tan­te acos­tum­bra­do, pe­ro so­bre to­do me ha ser­vi­do de ayu­da el di­rec­tor Lu­cas Fi­gue­roa, que es ar­gen­tino y que era mi coach per­so­nal y me de­cía “sube” o “ba­ja el tono, re­lá­ja­lo”... Mi per­so­na­je es es­pa­ñol pe­ro es ca­paz de mi­me­ti­zar­se en una so­cie­dad in­clu­so tan per­so­nal co­mo la ar­gen­ti­na.

P_ En una es­ce­na se mar­ca un tan­go, ¿sa­bía bai­lar­lo?

R_ No, no te­nía ni idea pe­ro era una co­reo­gra­fía com­ple­ta y me em­pa­pé de ví­deos pa­ra co­ger la esen­cia de los mo­vi­mien­tos y, so­bre to­do, la per­so­na­li­dad, me im­por­ta­ba que es­te ga­lle­go fuera un tan­gue­ro en un mo­men­to da­do.

Es­ti­lis­mo: Jo­sé He­rre­ra. Ma­qui­lla­je y Pe­lu­que­ría: Leo Pe­rei­ra, NYX PRO­FE­SIO­NAL; ma­keup REDKEN HAIR. LOOK 1 (pá­gi­na an­te­rior): tra­je gris con ra­ya di­plo­má­ti­ca Ralph Lau­ren, ca­mi­sa Fo­re­cast, za­pa­tos Mar­ti­ne­lli, cor­ba­ta Ca­ru­so. LOOK 2 (a la iz­quier­da): tra­je An­tony Mo­ra­to, ca­mi­sa Tommy Hil­fi­ger, cor­ba­ta Tommy Hil­fi­ger, za­pa­tos Mar­ti­ne­lli, pa­ñue­lo Cor­te­fiel: LOOK 3 (fo­to pe­que­ña a la de­re­cha): tra­je Fay, ca­mi­sa Tommy Hil­fi­ger, za­pa­tos Ana Mar­tín, cor­ba­ta Tommy Hil­fi­ger. LOOK 4 (fo­to del su­ma­rio): tra­je Fo­re­cast, ca­mi­sa Fo­re­cast, cor­ba­ta Fo­re­cast, za­pa­tos Ana Mar­tín, pa­ñue­lo de bol­si­llo Cor­te­fiel. Agra­de­ci­mien­tos: ho­tel Bar­ce­ló To­rre de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.