Si no que­ríais san­chis­mo, aquí van dos ta­zas

El di­le­ma del PSOE es có­mo res­ca­tar vo­tos por la iz­quier­da sin per­der apo­yos pa­ra con­fir­mar­se co­mo al­ter­na­ti­va de Go­bierno

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Agustín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Ha­bía po­cas dudas de que el 39º Con­gre­so Fe­de­ral del PSOE iba a ser el se­gun­do ac­to del pro­ce­so de pri­ma­rias, y Pe­dro Sán­chez nos las des­pe­jó de in­me­dia­to, no dio si­quie­ra mar­gen a que se ge­ne­ra­ra una mí­ni­ma in­cer­ti­dum­bre: si no que­ríais san­chis­mo, aquí te­néis dos ta­zas. No es que no ha­ya ha­bi­do in­te­gra­ción, es que, por mu­cho que se dis­fra­ce, lo que se ha pro­du­ci­do es una pur­ga en to­da re­gla. En par­te, jus­to es re­co­no­cer­lo, por in­com­pa­re­cen­cia del dis­cre­pan­te, o com­pa­re­cen­cia mu­da, que vie­ne a ser lo mis­mo, so­lo re­fle­ja­da en la vo­ta­ción fi­nal, 30% de re­sis­ten­tes, lo nun­ca vis­to.

Pur­ga o cohe­ren­cia, de­pen­de a quién pre­gun­tes, cla­ro. Pe­ro el vo­to crí­ti­co apun­ta más a lo pri­me­ro, a una lim­pie­za me­di­ta­da, fría, con al­gu­na ex­cep­ción de nu­la in­fluen­cia fu­tu­ra, nom­bra­mien­tos pen­sa­dos pa­ra cu­brir el ex­pe­dien­te, pa­ra que esa pro­me­sa de la que ya na­die se acuer­da, “si gano, bus­ca­ré la uni­dad y lla­ma­ré a Pat­xi y a Su­sa­na ese mis­mo día”, no pa­rez­ca lo que es, pu­ra re­tó­ri­ca del que fuera as­pi­ran­te.

La in­clu­sión de Pat­xi López y Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra en los ór­ga­nos de go­bierno del par­ti­do –por lla­mar de al­gu­na ma­ne­ra al Con­se­jo de Po­lí­ti­ca Fe­de­ral del PSOE que pre­si­di­rá el ex­tre­me­ño–, son me­ros gui­ños a una con­cor­dia que no va a ser fá­cil re­cu­pe­rar. Me­nos aún si nos ate­ne­mos a los per­fi­les del nú­cleo du­ro for­ma­do por Pe­dro Sán­chez, en el que pa­re­cen so­bre­sa­lir vir­tu­des que no con­ci­lian del to­do con la tran­si­gen­cia.

Pro­ba­ble­men­te a Adriana Las­tra, nú­me­ro 2,y a Ós­car Puen­te, nue­vo por­ta­voz de la Eje­cu­ti­va, hay que dar­les tiem­po pa­ra ta­mi­zar los con­tor­nos po­lí­ti­cos que han ido di­bu­jan­do en es­tos me­ses de du­ra pe­lea (Puen­te ha bo­rra­do más de 50.000 men­sa­jes de su per­fil de Twit­ter), pe­ro lo que no pue­de ne­gar­se es que si es­tán ahí ha si­do pre­ci­sa­men­te por su du­re­za, por su nu­la em­pa­tía con el ad­ver­sa­rio, por los es­tra­gos que su ac­ti­vis­mo pro-Sán­chez cau­só en las fi­las de Su­sa­na Díaz.

Y pa­ra re­ma­tar la fae­na, la guin­da, el mo­vi­mien­to de ma­yor hos­ti­li­dad pa­ra con los de­rro­ta­dos: Mar­ga­ri­ta Robles, por­ta­voz del PSOE en el Par­la­men­to de la na­ción, y, co­mo tal, miem­bro de la Eje­cu­ti­va de una for­ma­ción po­lí­ti­ca a la que nun­ca ha per­te­ne­ci­do.

Se di­rá que lo del car­né es una an­ti­gua­lla; no lo es sin em­bar­go pa­ra mu­chos so­cia­lis­tas, me­nos to­da­vía pa­ra el vie­jo so­cia­lis­mo, al que va di­ri­gi­da en

En el con­gre­so del PSOE no so­lo no ha ha­bi­do in­te­gra­ción, es que se ha he­cho una pur­ga en to­da re­gla

pri­me­ra ins­tan­cia la bo­fe­ta­da, to­da una de­cla­ra­ción de rup­tu­ra con el pa­sa­do que se sir­ve de una pa­ra­do­ja: uti­li­zar a al­guien que es tam­bién pa­sa­do, a quien se dis­tin­guió en otros tiem­pos por cri­ti­car con du­re­za al PSOE, cons­truir su ima­gen a par­tir del tra­ba­jo de otros y aca­bar pac­tan­do a dia­rio con el PP en el Con­se­jo del Po­der Ju­di­cial.

Mo­de­lo pre­si­den­cia­lis­ta

Pe­dro Sán­chez ga­nó las pri­ma­rias. Dos de dos. Y te­nía to­do el de­re­cho a ha­cer lo que ha es­ti­ma­do más opor­tuno. In­clui­do aque­llo a lo que no se atre­vió la pri­me­ra vez: una Eje­cu­ti­va a su me­di­da, un equi­po de tra­ba­jo que no res­pon­die­ra a cri­te­rios te­rri­to­ria­les, sino de efi­ca­cia.

Y no, no pa­re­ce que el te­rri­to­rial ha­ya si­do el fac­tor de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de ele­gir a una Eje­cu­ti­va de 49 miem­bros, inope­ran­te, más pen­sa­da pa­ra con­ten­tar a los fie­les que pa­ra di­ri­gir el par­ti­do. Una Eje­cu­ti­va a la que, co­mo al Co­mi­té Fe­de­ral, se de­trae si ca­be más po­der, en es­te ca­so por la vía de la dis­per­sión.

El re­ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE ha apos­ta­do por di­sol­ver el pe­so de los ór­ga­nos in­ter­me­dios del par­ti­do. En­tre él y las ba­ses ape­nas va a que­dar es­pa­cio pa­ra el de­ba­te o la dis­cre­pan­cia. Sán­chez ha op­ta­do por un mo­de­lo pre­si­den­cia­lis­ta, muy dis­tin­to al his­tó­ri­co del PSOE, aquel PSOE que has­ta lle­gó a po­ner en en­tre­di­cho en al­gún mo­men­to la au­to­ri­dad de Fe­li­pe Gon­zá­lez. El ries­go es ele­va­do. Pue­de sa­lir­le bien o mal. Y si le sa­le mal, lo del PSOE post-Sán­chez ten­drá di­fí­cil arre­glo.

De en­tra­da, no va a re­sul­tar sen­ci­llo dar con la fór­mu­la que per­mi­ta con­ci­liar el res­ca­te de los vo­tos que se fue­ron a Po­de­mos con la re­cu­pe­ra­ción de apo­yos en el que si­gue sien­do prin­ci­pal gra­ne­ro elec­to­ral es­pa­ñol, el cen­tro po­lí­ti­co. Ni tam­po­co ha­cer com­pren­si­ble la ne­ce­si­dad de una mo­ción de cen­su­ra, cuan­do hoy las ur­gen­cias pa­san por el for­ta­le­ci­mien­to del Es­ta­do fren­te al desafío in­de­pen­den­tis­ta.

De to­do eso es cons­cien­te Sán­chez. Lo que na­die sa­be to­da­vía es lo que de ver­dad pien­sa ha­cer.

Xxxxxxx, un pri­mer pa­so en la es­tra­te­gia de am­bos sin­di­ca­tos

Fo­to: JA­viEr bAr­bAn­cHo/ rEu­tErs

Pe­dro Sán­chez en el 39º Con­gre­so Fe­de­ral del PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.