His­to­ria. Co­va­don­ga, el prin­ci­pio de to­do

Don Pe­la­yo ven­ce a los mu­sul­ma­nes y es pro­cla­ma­do pri­mer rey de As­tu­rias. Es el co­mien­zo de la Re­con­quis­ta

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Luis Re­yes

El va­lí Mu­nu­za era el go­ber­na­dor de las As­tu­rias, un te­rri­to­rio po­co im­por­tan­te en la pe­ri­fe­ria del Emi­ra­to. Su ca­pi­tal, Gi­gia (Gi­jón), se en­con­tra­ba muy le­jos de Cór­do­ba, tan­to en dis­tan­cia co­mo en es­plen­dor, el país era mon­ta­ño­so y ru­do, y sus ha­bi­tan­tes te­nían fa­ma de in­su­mi­sos des­de tiem­po de los ro­ma­nos. Pe­ro el po­der siem­pre ofre­ce com­pen­sa­cio­nes, y Mu­nu­za se en­ca­pri­chó de una be­lla cris­tia­na, Er­me­sin­da, hi­ja del que ha­bía si­do du­que de Can­ta­bria en la mo­nar­quía vi­si­gó­ti­ca. La jo­ven era de di­fí­cil ac­ce­so, pues la guar­da­ba ce­lo­sa­men­te su her­mano, un tal don Pe­la­yo, gue­rre­ro de ar­mas to­mar. Mu­nu­za lo qui­tó de en me­dio en­vián­do­lo con ex­cu­sas a Cór­do­ba, y apro­ve­chó su au­sen­cia pa­ra to­mar co­mo es­po­sa a Er­me­sin­da. Cuan­do Pe­la­yo re­gre­só, in­dig­na­do por el ar­did de Mu­nu­za, se lle­vó a su her­ma­na y hu­ye­ron a las mon­ta­ñas, de­cla­rán­do­se en re­bel­día.

Lo que aca­ba­mos de re­la­tar no es la ba­na­li­za­ción del ini­cio de la Re­con­quis­ta pa­ra una se­rie te­le­vi­si­va, es lo que cuen­ta la Cró­ni­ca Ro­ten­se, es­cri­ta por or­den del rey de As­tu­rias Alfonso III el Magno en la se­gun­da mi­tad del si­glo IX. Po­ner a una mu­jer co­di­cia­da en el ori­gen de un con­flic­to no re­sul­ta­ba ex­tra­ño, al fin y al ca­bo la gue­rra más fa­mo­sa de la An­ti­güe­dad, la de Tro­ya, em­pe­zó con el rap­to de Ele­na.

La Cró­ni­ca Ro­ten­se es uno de los tres do­cu­men­tos lla­ma­dos Cró­ni­cas Al­fon­si­nas, las más an­ti­guas fuen­tes his­tó­ri­cas pa­ra los prin­ci­pios de la Re­con­quis­ta, en don­de se cuen­ta ese he­cho fun­da­cio­nal que es la ba­ta­lla de Co­va­don­ga. Ac­tual­men­te hay his­to­ria­do­res que nie­gan la exis­ten­cia de la ba­ta­lla de Co­va­don­ga y del mis­mo don Pe­la­yo. El re­la­to es­tá, efec­ti­va­men­te, car­ga­do de ele­men­tos fa­bu­lo­sos, em­pe­zan­do por una intervención so­bre­na­tu­ral, la de la Virgen que au­xi­lió a los cris­tia­nos. En una épo­ca de in­ten­sa re­li­gio­si­dad co­mo la Edad Me­dia eso era plau­si­ble pa­ra to­do el mun­do, pe­ro hoy no po­de­mos ad­mi­tir­lo co­mo reali­dad. Tam­po­co son creí­bles las ci­fras que se ma­ne­jan, un ejér­ci­to de 190.000 sa­rra­ce­nos en­via­dos des­de Cór­do­ba pa­ra aplas­tar a don Pe­la­yo y su pu­ña­do de hom­bres, y mu­cho me­nos que to­dos los mo­ros pe­re­cie­sen.

Las cró­ni­cas mu­sul­ma­nas del si­glo IX no men­cio­nan nin­gu­na ba­ta­lla de Co­va­don­ga –lo que tam­bién po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo la ocul­ta­ción de una de­rro­ta– pe­ro sí hablan de don Pe­la­yo y su re­bel­día. “Pér­fi­do bár­ba­ro”, se le lla­ma en Fath al-An­da­lus (Cró­ni­ca de la con­quis­ta de Es­pa­ña), y co­sas peo­res, co­mo “asno sal­va­je”, le di­cen otros cro­nis­tas ára­bes. El ca­so es que es­tos his­to­ria­do­res mu­sul­ma­nes re­co­no­cen que el tal Pe­la­yo man­te­nía una re­sis­ten­cia con­tra el po­der del Emi­ra­to en­tre las mon­ta­ñas de As­tu­rias, aun­que le qui­ten im­por­tan­cia di­cien­do que so­lo te­nía 30 hom­bres y 10 mu­je­res, y que se ali­men­ta­ban de la miel que en­con­tra­ban en­tre las ro­cas. La in­sur­gen­cia Si aban­do­na­mos los pre­jui­cios tan­to na­cio­na­lis­tas co­mo ne­ga­cio­nis­tas, si ex­pur­ga­mos las cró­ni­cas cris­tia­nas o ára­bes de sus ele­men­tos fa­bu­lo­sos, y si te­ne­mos en cuen­ta di­ver­sas evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas o to­po­ní­mi­cas, se pue­de es­ta­ble­cer un re­la­to cohe­ren­te de lo que sucedió en Co­va­don­ga ha­ce 13 si­glos. La si­tua­ción en Es­pa­ña una dé­ca­da des­pués de que Ta­rik cru­za­se el es­tre­cho que lle­va su nom­bre –Gi­bral­tar– era de un do­mi­nio mu­sul­mán ex­ten­di­do por to­da la pe­nín­su­la, pe­ro su­per­fi­cial. Los in­va­so­res mo­ros eran po­cos, pe­ro las que­re­llas in­ter­nas hi­cie­ron que la mo­nar­quía vi­si­gó­ti­ca se de­rrum­ba­se al pri­mer em­ba­te. Los his­pano-go­dos acep­ta­ron en ge­ne­ral al nue­vo po­der, y no­ble­za e Igle­sia co­la­bo­ra­ron con él, in­clui­do el po­de­ro­so ar­zo­bis­pa­do de To­le­do.

Sin em­bar­go ha­bía quie­nes re­cha­za­ban la su­mi­sión, y en las zo­nas pe­ri­fé­ri­cas, en las sie­rras agres­tes, se for­ma­ron nú­cleos de re­sis­ten­cia ani­ma­dos por no­bles, gue­rre­ros y clé­ri­gos hui­dos del con­trol mu­sul­mán. Uno de esos nú­cleos fue el de Can­gas de Onís, una po­bla­ción en­ca­jo­na­da en­tre las mon­ta­ñas as­tu­ria-

nas, don­de los re­bel­des eli­gie­ron co­mo cau­di­llo a don Pe­la­yo. Por su­ge­ren­te que re­sul­te la pa­sión del va­lí Mu­nu­za por la be­lla cris­tia­na Er­me­sin­da, la cau­sa del en­fren­ta­mien­to de los de Can­gas con los mo­ros fue más bien su ne­ga­ti­va a pa­gar­le tri­bu­tos al va­lí.

El va­lí re­cu­rrió a Cór­do­ba en vis­ta del es­ta­do de in­sur­gen­cia que se ha­bía pro­du­ci­do en Can­gas de Onís, y el emir en­vió una ex­pe­di­ción de cas­ti­go, aun­que no te­ne­mos for­ma de sa­ber la en­ti­dad de la tro­pa ex­pe­di­cio­na­ria, en to­do ca­so se­ría su­fi­cien­te pa­ra que los re­bel­des de Can­gas aban­do­na­ran su po­bla­ción y subie­ran a los mon­tes pa­ra in­ten­tar ha­cer gue­rra de gue­rri­llas. En aque­lla épo­ca el Emi­ra­to de Cór­do­ba ha­bía in­va­di­do el sur de Fran­cia, lo que ne­ce­sa­ria­men­te ab­sor­be­ría la ma­yo­ría de sus fuer­zas. Las

Cró­ni­cas Al­fon­si­nas ha­cen in­ter­ve­nir ade­más a un in­só­li­to per­so­na­je en la ex­pe­di­ción de Co­va­don­ga, el obis­po Op­pas de To­le­do, hi­jo de un rey go­do pe­ro to­tal­men­te en­tre­ga­do a la co­la­bo­ra­ción con los mu­sul­ma­nes. El obis­po se en­tre­vis­tó con don Pe­la­yo pa­ra ha­cer­le vol­ver al re­dil, lo que mues­tra que los mo­ros in­ten­ta­ban ne­go­ciar, in­di­cio de que no eran muy fuer­tes mi­li­tar­men­te.

Ba­ta­lla, en­cuen­tro o es­ca­ra­mu­za, un cho­que se pro­du­jo en las cer­ca­nías de Co­va­don­ga, y los mo­ros no con­si­guie­ron ven­cer a los in­sur­gen­tes. In­clu­so fue he­cho pri­sio­ne­ro el trai­dor Op­pas, se­gún la Cró­ni­ca de Al­bel­da. Pe­ro la con­se­cuen­cia más im­por­tan­te de Co­va­don­ga fue la pro­cla­ma­ción de don Pe­la­yo co­mo so­be­rano en el mis­mo cam­po de ba­ta­lla, se­gún la cos­tum­bre mi­li­tar ger­má­ni­ca de al­zar­lo de pie so­bre su es­cu­do. La ex­pla­na­da que hay jun­to a la gru­ta de Co­va­don­ga se lla­ma des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les “Re­pe­lao”, que es apó­co­pe de “Rey Pe­la­yo”.

El tí­tu­lo que le die­ron sus gue­rre­ros a Pe­la­yo no fue en reali­dad el de Rex (rey), sino el de Prin­ceps (prín­ci­pe), pe­ro lo cier­to es que de Co­va­don­ga sa­lió una nue­va mo­nar­quía, la de As­tu­rias, que pro­cla­mó la pri­me­ra so­be­ra­nía pe­nin­su­lar cris­tia­na fren­te a los mu­sul­ma­nes, y que en­se­gui­da em­pe­zó el pro­ce­so de ex­pan­sión que co­no­ce­mos co­mo Re­con­quis­ta. So­la­men­te 17 años des­pués de Co­va­don­ga subió al trono Alfonso I, yerno de don Pe­la­yo y ter­cer rey de As­tu­rias, que man­dó cons­truir un san­tua­rio en la gru­ta de­di­ca­do a la Virgen, es­ta­ble­cien­do así que Co­va­don­ga fue el prin­ci­pio de to­do.

Don Pe­la­yo aren­ga a su gen­te en la gru­ta de Co­va­don­ga, tí­pi­ca pin­tu­ra his­tó­ri­ca del XIX por Luis Ma­dra­zo. fo­to: Museo na­cio­nal del Pra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.