El reino de la ma­cro­nía

Las le­gis­la­ti­vas con­vier­ten a Ma­cron en el pre­si­den­te más po­de­ro­so de Fran­cia. Un au­tén­ti­co mo­nar­ca

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Alfonso s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

si ha­ce so­lo cin­co me­ses un fu­tu­ró­lo­go le con­ta­ra a un fran­cés me­dio có­mo iba a ser el pai­sa­je po­lí­ti­co de Fran­cia al día de hoy, des­pués de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes a la Asam­blea Na­cio­nal, le til­da­ría, cuan­do me­nos, de vi­sio­na­rio alu­ci­na­do. Ha­ce cin­co me­ses, Em­ma­nuel Ma­cron era ca­si un des­co­no­ci­do, es cier­to que ha­bía si­do nú­me­ro uno de la Es­cue­la Na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción (ENA), un bri­llan­te fi­nan­cie­ro en la Ban­ca Roths­child, con­se­je­ro del pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de y cor­to tiem­po mi­nis­tro de Eco­no­mía, y se mar­chó pa­ra fun­dar, no exac­ta­men­te un par­ti­do sino una pla­ta­for­ma in­te­lec­tual lla­ma­da En Mar­cha, que aho­ra se ha con­ver­ti­do, o me­jor, se es­tá con­vir­tien­do, en un ver­da­de­ro par­ti­do con el nom­bre de Fran­cia en Mar­cha.

Ga­nó la pre­si­den­cia en una se­gun­da vuel­ta, pul­ve­ri­zan­do en un de­ba­te pa­ra la his­to­ria las te­sis xe­nó­fo­bas y neo­fas­cis­tas de Ma­ri­ne Le Pen. Ele­gi­do pre­si­den­te se mo­vió en el es­ce­na­rio con una ha­bi­li­dad des­lum­bran­te. Le mar­có las re­glas del jue­go a Vla­di­mir Pu­tin, re­ci­bién­do­le en el pa­la­cio de Ver­sa­lles. Con An­ge­la Mer­kel bus­có el en­ten­di­mien­to, pe­ro ma­ti­zan­do el pa­pel de Fran­cia en la fu­tu­ra Eu­ro­pa, y a Do­nald Trump le en­vió re­ca­dos de que no iba a en­trar en sus jue­gos de po­lí­ti­ca pri­ma­ria y ne­ga­cio­nis-

ta. Con esa ima­gen del nue­vo pre­si­den­te, los fran­ce­ses fue­ron lla­ma­dos de nue­vo a las ur­nas pa­ra ele­gir la Asam­blea Na­cio­nal. Fran­cia en Mar­cha tu­vo que bus­car can­di­da­tos, mu­chos de ellos acu­dien­do a In­ter­net, im­pro­vi­san­do ca­si. Mu­chos de los ele­gi­dos per­te­ne­cían a lo que lla­ma­mos so­cie­dad ci­vil y nun­ca ha­bían es­ta­do en­cua­dra­dos en la dis­ci­pli­na de par­ti­do. Las vie­jas for­ma­cio­nes pre­sen­ta­ron vie­jos nom­bres y, por los re­sul­ta­dos, se vio que es­ta­ban gas­ta­dos y amor­ti­za­dos.

ago­nía so­cia­lis­ta

Los so­cia­lis­tas, que do­mi­na­ron des­de el po­der y la opo­si­ción la po­lí­ti­ca de las úl­ti­mas dé­ca­das, en­tra­ron en cla­mo­ro­sa ago­nía, su­man­do so­lo 29 es­ca­ños en una Asam­blea de 577 dipu­tados. Hun­di­dos. La iz­quier­da ra­di­cal de Jean-Luc Mé­len­chon ob­tu­vo 17 re­pre­sen­tan­tes con su par­ti­do Fran­cia In­su­mi­sa, y la fo­go­sa Ma­ri­ne Le Pen, unos es­cuá­li­dos 8 es­ca­ños que no le da­rán pa­ra for­mar gru­po par­la­men­ta­rio y por eso per­de­rá fuer­za. Ella lo­gró por pri­me­ra vez un es­ca­ño. La ver­da­de­ra opo­si­ción es­ta­rá en ma­nos del par­ti­do Los Re­pu­bli­ca­nos, que así se lla­ma aho­ra la de­re­cha clá­si­ca, al con­se­guir 131 dipu­tados, aun­que con una ima­gen muy de­te­rio­ra­da.

El jo­ven y fres­co par­ti­do de Ma­cron, Fran­cia en Mar­cha, al que se su­mó en coa­li­ción elec­to­ral la for­ma­ción MoDem del cen­tris­ta Fra­nçois Bay­rou, ob­tu­vo 351 es­ca­ños, una arro­lla­do­ra ma­yo­ría pa­ra sa­car ade­lan­te to­das las le­yes que se pro­pon­ga. Es, des­pués de De Gau­lle el pre­si­den­te más po­de­ro­so de Fran­cia, por en­ci­ma de Fra­nçois Mit­te­rrand. Un ver­da­de­ro mo­nar­ca. Sin em­bar­go, no fue el

tsu­na­mi que se es­pe­ra­ba. Ya se sa­be, los sue­ños y los sen­ti­mien­tos son muy ve­lei­do­sos y cam­bian co­mo el vien­to. Tras los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta, los cálcu­los le da­ban una ma­yo­ría mu­cho ma­yor, ca­si 100 dipu­tados más. No fue así, por­que en ese ca­so se­ría una Asam­blea mo­no­co­lor, y la de­mo­cra­cia tie­ne que te­ner un cier­to cro­ma­tis­mo. El desafío que tie­ne aho­ra por de­lan­te Ma­cron es có­mo ges­tio­na tan­to po­der. Có­mo se­rán las re­la­cio­nes del pre­si­den­te con el pri­mer mi­nis­tro, el Go­bierno y los dipu­tados. Ha des­per­ta­do mu­chas es­pe­ran­zas en­tre los fran­ce­ses, tan­to a ni­vel de me­jo­rar su vi­da per­so­nal co­mo so­bre la pro­yec­ción de Fran­cia en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal. Dis­tri­buir el tra­ba­jo, tan­to en los ministerios co­mo en la Asam­blea, es­co­gien­do las per­so­nas ade­cua­das, va a ser la pie­dra fi­lo­so­fal del éxi­to. Se apo­ya­rá pa­ra es­ta la­bor en el pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe. La Asam­blea se ha fe­mi­ni­za­do con la pre­sen­cia de 223 mu­je­res, el ma­yor nú­me­ro de la his­to­ria. Otro da­to po­si­ti­vo.

aho­ra, el re­to que se le pre­sen­ta al nue­vo pre­si­den­te fran­cés es có­mo ges­tio­nar tan­to po­der

fo­to: john van has­selt/Getty

El pre­si­den­te fran­cés con el rey de Jor­da­nia, Ab­du­llah II, en el Elí­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.