Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Jesús ri­va­sés

Cua­ren­ta años des­pués de las pri­me­ras elec­cio­nes de 1977, el es­ce­na­rio elec­to­ral y el re­par­to de es­ca­ños iz­quier­da-de­re­cha (y na­cio­na­lis­mos) ape­nas ha cam­bia­do

Pe­dro Sán­chez es­ta vez no se an­da­rá con re­mil­gos. Ade­más tie­ne ex­pe­rien­cia y es­tá es­car­men­ta­do. Quie­re to­do el po­der en el PSOE, co­mo un mo­derno Ju­lio César so­cia­lis­ta, y ha em­pe­za­do a po­ner los me­dios pa­ra ello. Las ba­ro­nías en el par­ti­do de Fe­li­pe Gon­zá­lez, Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba em­pe­za­ron a ser his­to­ria tras el 39º Con­gre­so Fe­de­ral del PSOE, clau­su­ra­do con la de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes de Sán­chez de “no­so­tros so­lo com­pe­ti­mos con­tra el PP”, que tam­bién es el pri­mer men­sa­je de la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral, sea cuan­do sea. Su­sa­na Díaz que­da­rá, y so­lo si ga­na elec­cio­nes, co­mo el úl­ti­mo es­la­bón del PSOE de otra épo­ca, pe­ro di­si­den­cias se to­le­ra­rán las mí­ni­mas. Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge, pre­si­den­te de Cas­ti­lla-La Man­cha, que es­tu­vo en el ban­co de la pre­si­den­ta an­da­lu­za qui­zá ten­ga una vía de es­ca­pe –ya lo ha apun­ta­do– con unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas an­ti­ci­pa­das en su co­mu­ni­dad pa­ra re­sol­ver el blo­queo, de­ri­va­do de la fal­ta de en­ten­di­mien­to en­tre so­cia­lis­tas y la ver­sión lo­cal de Po­de­mos. Unas elec­cio­nes en Cas­ti­lla-La Man­cha pi­lla­rían a con­tra­pié al PP, con Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, su pre­si­den­ta re­gio­nal, de mi­nis­tra de De­fen­sa y, por tan­to, obli­ga­do a bus­car ca­be­za de car­tel. Ade­más, una cam­pa­ña, aun­que au­to­nó­mi­ca, le da­ría a Sán­chez la vi­si­bi­li­dad que no ten­drá al no ser dipu­tado. Un buen re­sul­ta­do, muy pro­ba­ble, sal­va­ría a Gar­cía Pa­ge, que pro­me­te­ría fi­de­li­dad a Sán­chez y a es­te le per­mi­ti­ría es­gri­mir un éxi­to en las ur­nas.

Sán­chez, al mis­mo tiem­po, quie­re ser el lí­der del PSOE los próximos diez años y ha em­pe­za­do a po­ner los ci­mien­tos pa­ra ello. Por eso tra­ba­ja pa­ra te­ner to­do el po­der or­gá­ni­co y un Co­mi­té Fe­de­ral to­tal­men­te fiel. En 2016 se pre­ci­pi­tó en su asalto fa­lli­do a La Mon­cloa por­que te­mía, co­mo ocu­rrió, ser de­fe­nes­tra­do des­de den­tro de su par­ti­do. Za­pa­te­ro hu­bie­ra co­rri­do la mis­ma suer­te si no hu­bie­ra ga­na­do –con­tra to­do pro­nós­ti­co– las elec­cio­nes de 2004. Pe­dro Sán­chez, aho­ra, sue­ña con lle­gar cuan­to an­tes a La Mon­cloa, pe­ro ya no tie­ne ur­gen­cias. Ade­más es me­tó­di­co y en po­cos me­ses ha­brá ta­po­na­do cual­quier pa­ra otro gol­pe de Es­ta­do in­terno con­tra él. Es­tá con­ven­ci­do de que sal­drá ai­ro­so en las pró­xi­mas elec­cio­nes, al­go que se re­du­ce a acer­car­se a cien dipu­tados, pe­ro si no lo lo­gra, ten­drá un par­ti­do que tam­po­co le mo­ve­rá la si­lla. Has­ta en­ton­ces, su es­tra­te­gia –no sin ries­gos– con­sis­te en di­fe­ren­ciar to­do lo po­si­ble al PSOE del PP, se­du­cir a los vo­tan­tes de Po­de­mos y es­co­rar to­da­vía más a Pablo Igle­sias. Y si tie­ne que pac­tar con Po­de­mos, an­tes o des­pués, no du­da­rá en ha­cer­lo, pe­ro sue­ña con que ese acuer­do se pro­duz­ca sin que Igle­sias es­té al fren­te de la for­ma­ción mo­ra­da.

Sán­chez as­pi­ra a to­do en un ma­pa po­lí­ti­co bi­par­ti­dis­ta, aun­que con cua­tro par­ti­dos y cua­tro ca­be­zas de car­tel. Cua­ren­ta años des­pués de las elec­cio­nes de 1977, la arit­mé­ti­ca elec­to­ral y par­la­men­ta­ria ape­nas ha cam­bia­do. En 1977, los par­ti­dos de cen­tro y de­re­cha –UCD y Alianza Po­pu­lar– su­ma­ron 181 es­ca­ños y los de cen­tro iz­quier­da e iz­quier­da acu­mu­la­ron 145, mien­tras que el res­to que­dó en ma­nos de na­cio­na­lis­mos y

re­gio­na­lis­mos de to­do ti­po que, tam­bién, de al­gu­na ma­ne­ra, so­bre­vi­ven. Cua­ren­ta años des­pués, PP y Ciu­da­da­nos tie­nen 169 dipu­tados y so­cia­lis­tas y

po­de­mi­tas, 156. Mí­ni­mas va­ria­cio­nes, con un li­ge­ro des­li­za­mien­to a la iz­quier­da, que es lo que jus­ti­fi­ca­ría que Be­ni­to Arru­ña­na, el ca­te­drá­ti­co de la Pom­peu Fa­bra, pue­da de­cir que “el PP es­tá a la iz­quier­da de los par­ti­dos de de­re­chas eu­ro­peos y muy a la iz­quier­da del Par­ti­do De­mó­cra­ta ame­ri­cano”.

Los da­tos de­mues­tran que elec­to­ral­men­te Es­pa­ña ha cam­bia­do muy po­co en 40 años. Tam­po­co el País Vas­co o Ca­ta­lu­ña. Con­ver­gèn­cia tu­vo ocho dipu­tados en 1979, la pri­me­ra vez que se pre­sen­tó co­mo tal, y aho­ra man­tie­ne los mis­mos. Tam­bién en­ton­ces el PNV ob­tu­vo los mis­mos cin­co que aho­ra le re­pre­sen­tan en el Con­gre­so. El bi­par­ti­dis­mo, pues, no ha muer­to. Sim­ple­men­te, co­mo la ma­te­ria, se ha trans­for­ma­do y aho­ra se tra­ta de un bi­par­ti­dis­mo con cua­tro ca­be­zas, que pue­den vol­ver a ser dos, co­mo ha ocu­rri­do en el Reino Uni­do, don­de prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do UKIP, el par­ti­do an­ti­eu­ro­peo de Ni­gel Fa­ra­ge y los li­be­ral de­mó­cra­tas. Los vo­tan­tes, va­rias ge­ne­ra­cio­nes des­pués, pa­re­cen com­por­tar­se de for­ma si­mi­lar. Sán­chez, al fren­te del PSOE, pre­ten­de re­cu­pe­rar to­dos –nue­vos y an­ti­guos– los vo­tos que han re­ca­la­do en Po­de­mos, li­de­ra­do por Igle­sias, al que na­die ve de pre­si­den­te.

Al­bert Ri­ve­ra ca­da vez lo tie­ne más cla­ro, lu­cha por una gran par­te del elec­to­ra­do del PP y, por eso, no pue­de pres­tar­se a aven­tu­ras pa­ra la ga­le­ría co­mo un fan­tas­mal pac­to tri­ple con el PSOE y Po­de­mos pa­ra echar al PP de La Mon­cloa, don­de Ma­riano Ra­joy pre­ten­de alar­gar la le­gis­la­tu­ra to­do lo po­si­ble. El lí­der del PP de­be de­ci­dir si vuel­ve a pre­sen­tar­se, por­que Ri­ve­ra no vol­ve­ría a vo­tar­le a él otra vez –pe­ro qui­zá sí a otro can­di­da­to– en otra in­ves­ti­du­ra. Mien­tras, el César Sán­chez es­pe­ra su mo­men­to, pe­ro el PSOE siem­pre ha si­do mu­cho PSOE y al­guien apun­ta que el New York’s Pu­blic Thea­tre, di­ri­gi­do por Os­kar Eus­tis, ha­bía pues­to en es­ce­na una ver­sión del

Ju­lio César de Sha­kes­pe­ra­re en el que César es Do­nald Trump y co­mo el ro­mano tam­bién es ase­si­na­do por su pro­pio en­torno. A Trump no le ha gus­ta­do, los pa­tro­ci­na­do­res se han re­ti­ra­do y la obra ya no se re­pre­sen­ta, pe­ro esa es otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.