por la es­cua­dra

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Luis aL­go­rri fa­ce­book.com/lui­sal­go­rri

Es­te sá­ba­do, 24 de ju­nio, se cum­plen exac­ta­men­te 300 años de una cu­rio­sa reunión que, en aquel mo­men­to, no lla­mó la aten­ción de na­die. En un re­ser­va­do de una cer­ve­ce­ría de Lon­dres ya des­apa­re­ci­da, que se lla­ma­ba El

gan­so y la pa­rri­lla, se reunie­ron una do­ce­na y pi­co de bur­gue­ses, co­mer­cian­tes, al­gún mi­li­tar, al­gún ca­ba­lle­ro, y de­ci­die­ron fun­dar la Gran Lo­gia de Lon­dres y West­mins­ter: una or­ga­ni­za­ción que reunie­se y coor­di­na­se a unas cuan­tas lo­gias ma­só­ni­cas que ya exis­tían, he­re­de­ras de las an­ti­guas her­man­da­des de al­ba­ñi­les y cons­truc­to­res. Ha­bía na­ci­do la Ma­so­ne­ría mo­der­na.

Pe­ro aque­llas gen­tes va­rio­pin­tas, y mu­chas más que pron­to se les agre­ga­ron, ya no cons­truían edi­fi­cios. Cons­truían per­so­nas. Pro­ce­dían no so­lo de las an­ti­guas co­fra­días de can­te­ros que aún que­da­ban, so­bre to­do en Es­co­cia, sino de las ideas de la Ilus­tra­ción, de la re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca in­gle­sa del si­glo XVII, de la Ro­yal So­ciety, del Co­le­gio In­vi­si­ble, co­mo lo lla­mó el fí­si­co Ro­bert Boy­le. Su pre­ten­sión era re­unir­se li­bre­men­te en paz y ar­mo­nía sin te­ner en cuen­ta sus ideas po­lí­ti­cas, sus leal­ta­des di­nás­ti­cas o sus creencias re­li­gio­sas. Re­unir­se pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­tos que unos te­nían y otros no; re­unir­se pa­ra ha­blar, pa­ra de­ba­tir, pa­ra co­no­cer­se, pa­ra ejer­ci­tar­se en la to­le­ran­cia y en el res­pe­to de to­dos con to­dos; pa­ra bus­car qué les unía mu­cho más que lo que les dis­tan­cia­ba, y, co­mo es ló­gi­co, pa­ra in­ten­tar que la so­cie­dad avan­za­se –por la sen­da de esos mis­mos prin­ci­pios– ha­cia la li­ber­tad y la sa­bi­du­ría.

Aque­llo tu­vo éxi­to: se di­fun­dió rá­pi­da­men­te por Eu­ro­pa y Amé­ri­ca y, co­mo es na­tu­ral, fue­ron per­se­gui­dos ca­si des­de el prin­ci­pio. El po­der po­lí­ti­co, fuera cual fue­se, no po­día con­sen­tir que a la gen­te le die­se por re­unir­se li­bre­men­te pa­ra ha­cer al­go tan pe­li­gro­so co­mo pen­sar por su cuen­ta. Y a la Igle­sia –en reali­dad a to­das, pe­ro so­bre to­do a la ca­tó­li­ca ro­ma­na– le pa­só lo mis­mo: le po­nía los pe­los de pun­ta que aque­llas per­so­nas, en­tre las cua­les em­pe­za­ban a con­tar­se mu­chos de los me­jo­res ce­re­bros de Oc­ci­den­te y bas­tan­tes no­bles ilus­tra­dos, se jun­ta­sen pa­ra re­fle­xio­nar en li­ber­tad y lla­ma­sen her­ma­nos a los ju­díos, a los mu­sul­ma­nes, a los pro­tes­tan­tes, a los ca­tó­li­cos, a cual­quie­ra que hi­cie­se su­ya la frase de Ho­ra­cio que lue­go po­pu­la­ri­za­ría Kant: Sa­pe­re au­de. Atré­ve­te a sa­ber. Ten el va­lor de usar tu pro­pia ra­zón. Llo­vie­ron las con­de­nas, las cár­ce­les, los exi­lios, las muer­tes: en Es­pa­ña, du­ran­te el fran­quis­mo, los ma­so­nes vi­vie­ron un ho­rror del que aún que­dan ci­ca­tri­ces.

Los ma­so­nes adop­ta­ron un len­gua­je sim­bó­li­co ba­sa­do en el ofi­cio de la cons­truc­ción, se pu­sie­ron man­di­les de al­ba­ñil y de­ci­die­ron que su tra­ba­jo esen­cial con­sis­tía en ta­llar la “pie­dra bru­ta” que ca­da uno era a ba­se de es­tu­dio, re­fle­xión y to­le­ran­cia. El ta­lla­dor era, a la vez, lo ta­lla­do. Se adap­ta­ron a los paí­ses y a los tiem­pos que les to­ca­ba vi­vir, y crea­ron va­rie­da­des dis­tin­tas de su or­ga­ni­za­ción. Con el tiem­po adop­ta­ron la má­xi­ma Li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad, to­ma­da de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa.

Hoy si­guen aquí, a pe­sar de las ca­lum­nias, de las acu­sa­cio­nes de cons­pi­ra­do­res, de de­vo­ra­do­res de ni­ños, de ado­ra­do­res de Sa­tán y de Dios sa­be cuán­tas san­de­ces más que han ido in­ven­tan­do los fa­ná­ti­cos, los ig­no­ran­tes y los am­bi­cio­sos. Si­guen tra­ba­jan­do pa­ra que la gen­te se en­tien­da y no se odie. Pa­ra que pien­se li­bre­men­te. Si­guen tra­ba­jan­do su pie­dra bru­ta, co­mo ha­cen des­de ha­ce tres si­glos. Así que, co­mo de­cía el car­de­nal Gian­fran­co Ra­va­si ha­ce unos me­ses, fe­liz cum­plea­ños, ca­ri fra­te­lli mas­so­ni.— El mun­do es si­quie­ra un po­co me­jor gra­cias a us­te­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.