La cró­ni­ca

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Jo­sé one­to @one­to_p

La pró­xi­ma semana, con tre­ce días de re­tra­so por la mo­ción de cen­su­ra de Po­de­mos y

Pablo Igle­sias con­tra el pre­si­den­te del Go­bierno, que al­te­ró el ca­len­da­rio del Con­gre­so de los Dipu­tados, se ce­le­bra­rá, pre­si­di­do por los Re­yes, el 40 ani­ver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, con las que se ini­ció, de he­cho, la tran­si­ción po­lí­ti­ca en nues­tro país. Una tran­si­ción que ha aco­gi­do la eta­pa de ma­yor pro­gre­so, paz y pros­pe­ri­dad de la his­to­ria es­pa­ño­la, al tiem­po que se es­ta­ble­cían to­da una se­rie de li­ber­ta­des y de­re­chos. Los es­pa­ño­les no vo­ta­ban des­de fe­bre­ro de 1936, cuan­do ga­nó el Fren­te Po­pu­lar, al que si­guie­ron el gol­pe de Es­ta­do del ge­ne­ral

Fran­co, una gue­rra ci­vil de tres años, la muer­te de un mi­llón de es­pa­ño­les, el en­car­ce­la­mien­to de cien­tos de mi­les de per­so­nas, el exi­lio de los re­pre­sen­tan­tes más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la cien­cia, la po­lí­ti­ca y la li­te­ra­tu­ra del país y el es­ta­ble­ci­mien­to de una dic­ta­du­ra que fue des­apa­re­cien­do con gran­des re­sis­ten­cias, has­ta la muer­te del dic­ta­dor, en la ca­ma, víc­ti­ma del “equi­po mé­di­co ha­bi­tual”, en no­viem­bre de 1975.

Cuan­do un so­lea­do miér­co­les de ju­nio de 1977 el pue­blo es­pa­ñol se echó a la ca­lle a de­po­si­tar su vo­to en unas ur­nas que ha­bían es­ta­do se­cues­tra­das des­de ha­cía 39 años, no eran mu­chos los con­ven­ci­dos de que ese ex­pe­ri­men­to elec­to­ral du­ra­se mu­cho. El rey Juan

Car­los ha­bía ini­cia­do su rei­na­do, pe­ro el Ejér­ci­to, del que el je­fe del Es­ta­do os­ten­ta­ba el man­do su­pre­mo, era el mis- mo que ha­bía ga­na­do la Gue­rra Ci­vil y que ha­bía ju­ra­do fi­de­li­dad al mo­nar­ca por de­seo y or­den del Cau­di­llo, re­fle­ja­dos en su tes­ta­men­to po­lí­ti­co, leí­do en­tre lá­gri­mas por el en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno, Car­los Arias Na­va­rro, he­re­da­do de Fran­co y de quien se des­pren­dió el Rey tras fil­trar al Was­hing­ton Post que era “un desas­tre sin pa­lia­ti­vos”. Con gran sor­pre­sa pa­ra el país, que cree que Juan Car­los va a nom­brar al mo­nár­qui­co Jo­sé Ma­ría de Areil­za, eli­ge a un hombre que pro­vie­ne del Mo­vi­mien­to, que ha ves­ti­do la ca­mi­sa azul, y al que co­no­ce des­de su eta­pa de di­rec­tor ge­ne­ral de TVE.

Adol­fo Suárez ha­bía ela­bo­ra­do con gran ha­bi­li­dad jun­to con el pre­si­den­te de las Cor­tes, Tor­cua­to Fer­nán­dez Mi­ran­da, una Ley pa­ra la Re­for­ma Po­lí­ti­ca por la que la cla­se po­lí­ti­ca del fran­quis­mo se ha­cía el ha­ra­ki­ri, pa­ra dar pa­so a una nue­va ge­ne­ra­ción en­car­ga­da de ha­cer el trán­si­to y el cam­bio. Nos lo con­tó el pro­pio Suárez un año an­tes de aque­llas elec­cio­nes y una semana des­pués de ser de­sig­na­do pre­si­den­te del Go­bierno, en una lar­guí­si­ma con­ver­sa­ción off the re­cord a un gru­po de pe­rio­dis­tas que for­má­ba­mos par­te del Club Blan­co Whi­te (Juan Luis Ce­brián, Mi­guel Án­gel Aguilar, Jo­sé An­to­nio No­vais, Fé­lix San­tos,

Lo­ren­zo Con­tre­ras, Ra­mon Pi...) en un al­muer­zo en el res­tau­ran­te La Ni­co­la­sa, en la ca­lle Ve­láz­quez de Ma­drid.

Fu­man­do sin pa­rar aque­llos Du­ca­dos de im­por­ta­ción, cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca era su ele­gan­te ca­ja azul, y sin ape­nas pro­bar bo­ca­do (pi­dió so­lo una tor­ti­lla fran­ce­sa muy echa) es­tu­vo ha­blan­do sin pa­rar y so­lo in­te­rrum­pi­do por al­gu­na pre­gun­ta, des­de las tres de

el Con­gre­so de los Dipu­tados ce­le­bra­rá la semana que vie­ne la efe­mé­ri­de de unos co­mi­cios con los que se ini­ció de he­cho la tran­si­ción po­lí­ti­ca de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia

la tar­de has­ta prác­ti­ca­men­te las nue­ve de la no­che. Nos di­jo que si se apro­ba­ba en el pla­zo pre­vis­to la Ley de Re­for­ma Po­lí­ti­ca en un año se ce­le­bra­rían elec­cio­nes ge­ne­ra­les li­bres en Es­pa­ña.

Ten­go que de­cir que no le creí­mos, nos pa­re­cía im­po­si­ble que ese ca­len­da­rio pu­die­ra cum­plir­se. No so­lo el ca­len­da­rio sino to­dos los pasos que es­te lle­va­ba con­si­go: Ley de Re­for­ma Po­lí­ti­ca, Ley de Am­nis­tía, le­ga­li­za­ción de los sin­di­ca­tos, re­co­no­ci­mien­to de to­dos los par­ti­dos, in­clui­do, po­si­ble­men­te, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, vuel­ta a Es­pa­ña de los exi­lia­dos... Ten­go que aña­dir que con­for­me avan­za­ba en su ex­po­si­ción me­nos le creía­mos. Nos pa­re­cía im­po­si­ble que los je­rar­cas del ré­gi­men se hi­cie­ran el ha­ra­ki­ri, que el Ejér­ci­to acep­ta­se un plan co­mo ese, que de­ja­sen in­clu­so al jo­ven Rey in­ten­tar­lo.

Pe­ro nos equi­vo­ca­mos. To­do lo que nos anun­ció Suárez en aque­lla co­mi­da se cum­plió. Y un año des­pués de aquel en­cuen­tro, lo que pa­re­cía im­po­si­ble se hi­zo reali­dad el 15 de ju­nio de 1977, ha­ce aho­ra cua­ren­ta años. Co­mo he re­pe­ti­do en mu­chas oca­sio­nes a una Es­pa­ña en blan­co y ne­gro la sus­ti­tu­yó una Es­pa­ña en co­lor. Una Es­pa­ña en li­ber­tad, una Es­pa­ña re­con­ci­lia­da en la que, y es la ima­gen que ten­go vi­va en la me­mo­ria, el día de la cons­ti­tu­ción de las pri­me­ras Cor­tes de­mo­crá­ti­cas, pre­si­di­das por el rey Juan Car­los, apa­re­cen mu­chas de las fi­gu­ras del an­te­rior ré­gi­men, de la Es­pa­ña en Fran­co y ne­gro, con quie­nes sa­lían de la clan­des­ti­ni­dad, co­mo San­tia­go Ca­rri­llo, Do­lo­res

Iba­rru­ri, la Pa­sio­na­ria, o Ra­fael Al­ber­ti, que ha­bían vuel­to del exi­lio y del su­fri­mien­to.

Aque­llas fue­ron las pri­me­ras elec­cio­nes de mi vi­da. Yo ve­nía de mi­li­tar en el Fe­li­pe (Fren­te de Li­be­ra­ción Po­pu­lar Es­pa­ñol) has­ta que aque­llo se con­vir­tió en lo que fue la Li­ga Co­mu­nis­ta Re­vo­lu­cio­na­ria (LCR) y con­vi­vía con el mie­do de la clan­des­ti­ni­dad. Di­ri­gía en­ton­ces Cam­bio 16 que, por dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias, se ha­bía con­ver­ti­do en pun­ta de lan­za de lo que fue pri­me­ro la Tran­si­ción y, lue­go, el “cam­bio” po­lí­ti­co. Aquel miér­co­les de ju­nio (pa­ra fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción, que su­peró el 77%, se de­ci­dió que las elec­cio­nes se ce­le­bra­sen en día la­bo­ra­ble) no so­lo ha­bía ca­ras de ale­gría, tam­bién de asom­bro. Creo que en aque­llos mo­men­tos hi­ci­mos en Cam­bio 16 la úni­ca por­ta­da que po­día­mos ha­cer, una por­ta­da ti­po­grá­fi­ca con un so­lo ti­tu­lar: “¡Olé!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.