El per­fil

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por luis Calvo

Con­ven­ci­da del no es no. Di­cen quie­nes más han tra­ta­do a la nue­va por­ta­voz so­cia­lis­ta que es de con­vic­cio­nes pé­treas y las de­fen­de­rá siem­pre, con­tra vien­to y ma­rea. Por eso, en el peor mo­men­to del san­chis­mo, cuan­do al­gu­nos fie­les al ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral fla­quea­ban, ella se man­tu­vo fir­me en el no a Ma­riano Ra­joy. No lo hi­zo por fi­de­li­dad ha­cia Pe­dro Sán­chez, sino por con­vic­ción pro­pia. “Fui cohe­ren­te con el pro­gra­ma que ha­bía de­fen­di­do”, con­fe­sa­ba a es­ta re­vis­ta unos días des­pués. Esa di­si­den­cia la me­tió de lleno en el nú­cleo du­ro de Sán­chez, la en­fren­tó a la di­rec­ción del PSOE y a pun­to es­tu­vo de ha­cer­le per­der la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia. Ocho me­ses des­pués la de­ja por vo­lun­tad pro­pia pa­ra ocu­par la por­ta­vo­cía so­cia­lis­ta. Des­de ella ten­drá que mar­car la lí­nea po­lí­ti­ca del gru­po par­la­men­ta­rio. Y ase­gu­rar­se de que na­die la in­cum­ple.

Ca­rre­ra po­lí­ti­ca sin mi­li­tan­cia. A pe­sar de no ha­ber si­do nun­ca mi­li­tan­te so­cia­lis­ta, la nue­va por­ta­voz ha te­ni­do una in­ten­sa ca­rre­ra po­lí­ti­ca, lle­na de idas y ve­ni­das li­ga­das siem­pre al PSOE. En 1993 fue nom­bra­da sub­se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia del Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez y ape­nas un año más tar­de, se­cre­ta­ria de Es­ta­do de In­te­rior. Des­de allí, a pe­sar del re­cha­zo que pro­vo­ca­ba en el par­ti­do, im­pul­só la in­ves­ti­ga­ción con­tra los GAL.

Ma­gis­tra­da pre­coz. Robles se ha pa­sa­do la vi­da rom­pien­do una y otra vez el te­cho de cris­tal. Con so­lo 24 años fue la pri­me­ra de su pro­mo­ción de ac­ce­so a la ju­di­ca­tu­ra, por de­lan­te del juez Bal­ta­sar Gar­zón, con quien tiem­po des­pués se en­fren­ta­ría en mul­ti­tud de oca­sio­nes. Fue la pri­me­ra mu­jer en pre­si­dir una sa­la con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­va, pri­me­ro, y una au­dien­cia pro­vin­cial, la de Bar­ce­lo­na, des­pués. Des­de allí tra­tó de impu­tar a Jor­di Pu­jol por el ca­so Ban­ca Ca­ta­la­na. No lo con­si­guió, pe­ro el tiem­po, pa­re­ce, le ha aca­ba­do dan­do la ra­zón.

Ilus­tra­cIón: luIs gra­ñe­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.