la nue­va jet set ma­dri­le­ña

mi­les de per­so­nas lle­gan a es­pa­ña hu­yen­do del ré­gi­men cha­vis­ta y los más ri­cos apro­ve­chan pa­ra mon­tar em­pre­sas o com­prar edi­fi­cios lu­jo­sos

Tiempo - - ACTUALIDAD - por Cha­ro Carracedo

En mar­zo abrió en ma­drid el cen­tro co­mer­cial ti­po outlet más gran­de de eu­ro­pa. Se lla­ma Sam­bil y per­te­ne­ce a una de las fa­mi­lias más adi­ne­ra­das de ve­ne­zue­la, los Cohen, un clan li­de­ra­do por al­fre­do Cohen que ha des­em­bar­ca­do en es­pa­ña con in­ten­ción de que­dar­se. Sam­bil es la pun­ta del ice­berg de un ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio que las gran­des for­tu­nas ve­ne­zo­la­nas es­tán lle­van­do a ca­bo en es­pa­ña, y que au­men­ta ca­da año des­de el ve­rano de 2012, cuan­do en ple­na cri­sis se ven­dió el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio si­tua­do en el nú­me­ro 11 de la ca­lle Prín­ci­pe de ver­ga­ra de ma­drid. la em­pre­sa ren­ta Cor­po­ra­ción re­co­no­ció ha­bér­se­lo ven­di­do a un gru­po de ve­ne­zo­la­nos por 4.000 eu­ros el me­tro cua­dra­do. aho­ra en el in­mue­ble hay 25 vi­vien­das de lu­jo cu­yo pre­cio os­ci­la en torno a 9.000 eu­ros el me­tro cua­dra­do.

Otro gran in­ver­sor ve­ne­zo­lano es mi­guel Án­gel Ca­pri­les, has­ta ha­ce unos me­ses con­se­je­ro de aban­ca y pa­rien­te del lí­der opo­si­tor Hen­ri­que Ca­pri­les, que com­pró mag­ní­fi­cos edi­fi­cios en la ca­pi­tal es­pa­ño­la en las ca­lles Bar­qui­llo, Fer­nan­do vi, es­pa­ño­le­to y la­gas­ca, to­dos ellos des­ti­na­dos al lu­jo, ade­más del Pa­tio ma­ra­vi­llas, en el ba­rrio de ma­la­sa­ña, un edi­fi­cio mu­ni­ci­pal cu­ya subasta pú­bli­ca su­pu­so mu­chos do­lo­res de ca­be­za al ayun­ta­mien­to. Su úl­ti­ma aven­tu­ra se le­van­ta­rá en la se­lec­ta co­lo­nia de el vi­so, don­de las vi­vien­das pue­den lle­gar a al­can­zar los diez mi­llo­nes de eu­ros. allí se ha que­da­do con vi­lla San Jo­sé, la fin­ca que los je­sui­tas des­ti­na­ban a se­de de las re­vis­tas Ra­zón y fe y Fo­men­to so­cial y a re­si­den­cia de par­te de su co­mu­ni­dad.

Y po­co más se sa­be de quié­nes son en reali­dad los ve­ne­zo­la­nos que se es­tán que­dan­do con los edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos del cen­tro de ma­drid. Son muy ce­lo­sos de su in­ti­mi­dad. en sus con­tra­tos de com­pra exi­gen cláu­su­las de con­fi­den­cia­li­dad es­tric­tas pa­ra que su ca­pi­tal no que­de ex­pues­to o pa­ra que no lle­gue a su país la información so­bre las ope­ra­cio­nes que rea­li­zan. Te­men re­pre­sa­lias so­bre fa­mi­lia­res que se han que­da­do en ve­ne­zue­la o so­bre los bie­nes que no han po­di­do sa­car del país. mu­chos pa­gan a pre­cio de oro y al­gu­na vez han in­ten­ta­do ha­cer­lo in­clu­so en efec­ti­vo, al­go prohi­bi­do en es­pa­ña.

Com­pran edi­fi­cios en­te­ros y los reha­bi­li­tan pa­ra uso pro­pio o pa­ra ven­der a fa­mi­lias afi­nes y sa­car­le ren­ta­bi­li­dad a la in­ver­sión. Pue­den lle­gar a ga­nar has­ta un 50% por en­ci­ma de lo in­ver­ti­do. Bus­can ex­clu­si­vi­dad, con di­se­ños ul­tra­mo­der­nos y van­guar­dis­tas com­bi­na­dos con es­té­ti­ca se­ño­rial y dis­tin­gui­da. Y con co­mo­di­da­des: con­ser­jes, gim­na­sio, pis­ci­na, se­gu­ri­dad pri­va­da... les gus­ta vi­vir de puer­tas ha­cia den­tro, por lo que los in­te­rio­res de es­tos edi­fi­cios son es­pec­ta­cu­la­res, uno de ellos cuen­ta con el jar­dín ver­ti­cal más al­to de es­pa­ña y las vi­vien­das que dan al in­te­rior de es­tos edi­fi­cios a ve­ces son in­clu­so más cos­to­sas que las que dan al ex­te­rior.

des­de 2015, el año de su gran éxo­do, los in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos han su­pe­ra­do la ci­fra de 20.000, se­gún el instituto na­cio­nal de es­ta­dís­ti­ca. Coin­ci­den en que hu­yen de su país pa­ra sal­var su pa­tri­mo­nio y en que en­cuen­tran en ma­drid un re­man­so de paz. el idio­ma, el pre­cio y úl­ti­ma­men­te la po­lí­ti­ca an­ti­in­mi­gra­ción de do­nald Trump han da­do al tras­te con el sue­ño ame­ri­cano y han pa­ra­li­za­do el des­em­bar­co en mia­mi que ini­cia­ron ha­ce años las ma­yo­res for­tu­nas ve­ne­zo­la­nas. ade­más, es­pa­ña tie­ne des­de 2013 un pro­gra­ma es­pe­cial que fa­ci­li­ta vi­sa­dos a in­ver­so­res ex­tran­je­ros que com­pren vi­vien­da, lo que ha dis­pa­ra­do las ven­tas de edi­fi­cios en las zo­nas cén­tri­cas y se­ño­ria­les. Por eso, los ojos ve­ne­zo­la­nos se han gi­ra­do ha­cia es­pa­ña y más con­cre­ta­men­te ha­cia ma­drid, una ciu­dad que les per­mi­te atrin­che­rar­se y con­ver­tir­se en una in­flu­yen­te co­mu­ni­dad en el exi­lio.

Su feu­do se con­cen­tra en el ba­rrio de Sa­la­man­ca. Pa­ra ellos es­te ba­rrio, for­ma­do por las zo­nas de re­co­le­tos, Go­ya, Fuen­te del Berro, la Guin­da­le­ra, lis­ta y Cas­te­lla­na, es lo más pa­re­ci­do a zo­nas dis­tin­gui­das de Caracas co­mo al­ta­mi­ra, la Cas­te­lla­na o los Pa­los Gran­des. Quie­ren vi­vir don­de siem­pre ha vi­vi­do el es­pa­ñol aco­mo­da­do. aquí se sien­ten se­gu­ros, les gus­ta la ca­li­dad de vi­da, hablan el mis­mo idio­ma... en es­pa­ña pue­den com­prar una ca­sa, gra­cias a ella ser re­si­den­tes y dos años des­pués pa­sar a ser ciu­da­da­nos de pleno de­re­cho.

lA co­mu­ni­dAd ve­ne­zo­lA­nA en mA­drid

¿Y quié­nes son los miem­bros más des­ta­ca­dos de la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na re­si­den­te en ma­drid? la pri­me­ra per­so­na que so­bre­sa­le es mar­ga­ri­ta var­gas, es­po­sa de luis alfonso de Bor­bón e hi­ja del ban­que­ro var­gas. Tam­bién des­ta­ca eli­za ar­ca­ya, ín­ti­ma ami­ga de adriana Ca­ro­li­na He­rre­ra, la hi­ja de la di­se­ña­do­ra, con quien es­tu­dió en nue­va York. eli­za se ins­ta­ló ha­ce 13 años en ma­drid, don­de ha triun­fa­do con el ca­fé mu­ri­llo jun­to a su so­cia Johan­na von mü­ller-Klings­por Pes­que­ra, tam­bién ve­ne­zo­la­na y ca­sa­da con el eje­cu­ti­vo es­pa­ñol luis mi­guel Gar­cía Sán­chez. el ca­fé mu­ri­llo, si­tua­do fren­te al museo del Pra­do, es una es­pe­cie de em­ba­ja­da de ve­ne­zo­la­nos de pos­tín.

eli­za tam­bién re­gen­ta jun­to a su so­cia otro lo­cal en la ca­lle ve­láz­quez, 17, y es fre­cuen­te ver­la allí los sá­ba­dos por la tar­de o por la ma­ña­na to­man­do un brunch. ex­ce­len­te re­la­ción tie­ne con ella otro ve­ne­zo­lano, el ex­cén­tri­co y po­pu­lar Bo­ris iza­gui­rre, crea­dor de nu­me­ro­sos pla­tos de la car­ta que lle­va su nom­bre. allí es don­de los mag­na­tes y ban­que­ros que han com­pra­do sus vi­vien­das en torno a la Puer­ta de al­ca­lá de­gus­tan sus re­ce­tas con in­gre­dien­tes crio­llos. “me mu­dé a ma­drid en 1994 –di­ce Bo­ris– y ha si­do la me­jor de­ci­sión de mi vi­da. ma­drid es mi ca­sa, mi ciu­dad, mi éxi­to... ¡Y mis sue­ños!”.

cAr­los BAu­te, ivon­ne re­yes, vir­gi­niA tro­co­nis...

eli­za tam­po­co pa­re­ce que­rer re­gre­sar a su país. Pa­ra ella, co­mo pa­ra sus com­pa­trio­tas, ma­drid ofre­ce po­si­bi­li­da­des pa­ra cual­quier pro­yec­to. aquí ha co­men­za­do a tra­ba­jar con su red ve­ne­zo­la­na a la que ayu­da, se­gún ella mis­ma, co­mo los ju­díos. Y li­ga­das al mun­do del to­ro es­tán adriana Ca­ro­li­na He­rre­ra por su boda con el li­tri, y li­lia lópez, que fue no­via de Pa­lo­mo li­na­res y cu­ya hi­ja se re­la­cio­nó sen­ti­men­tal­men­te con mi­guel Pa­lo­mo dan­ko, hi­jo del to­re­ro y la co­lom­bia­na ma­ri­na dan­ko. Otros son fa­mo­sos pe­rio­dis­tas, co­mo aurelio manzano; can­tan­tes, co­mo Car­los Bau­te; pre­sen­ta­do­res de te­le­vi­sión, co­mo ivon­ne re­yes... O ve­ne­zo­la­nas be­llí­si­mas que se asen­ta­ron en es­pa­ña por amor: co­mo Fa­bio­la mar­tí­nez, la mu­jer de Ber­tín Os­bor­ne, y vir­gi­nia Tro­co­nis, la es­po­sa de ma­nuel Be­ní­tez, el

Cor­do­bés. Fa­bio­la lle­va 20 años ins­ta­la­da en es­pa­ña: “la raíz tira. Ca­da día mi­ro las no­ti­cias, veo, me en­te­ro. mis pa­dres ya es­tán aquí, y mi her­mano lle­gó ha­ce unos me­ses con un ni­ño des­nu­tri­do por­que es ce­lía­co y allí no en­con­tra­ban ali­men­tos ap­tos pa­ra él”.

Fa­bio­la quie­re de­jar cla­ro que no lle­gó a es­pa­ña hu­yen­do del cha­vis­mo. “Cuan­do yo vi­ne, [Hu­go] Chá­vez es­ta­ba en la cár­cel y pen­sá­ba­mos que él era el cam­bio... fi­gú­ra­te. Yo vi­ne por­que me ca­sé con un fo­tó­gra­fo de ori­gen es­pa­ñol... Ocho años des­pués de se­pa­rar­me co­no­cí a Ber­tín y aquí si­go, por amor. Com­pa­ra­do con ve­ne­zue­la, es­pa­ña es un pa­raí­so en el que vi­vi­mos en ar­mo­nía aun­que pen­se­mos di­fe­ren­te. Pe­ro me fal­ta un tro­zo de mi país en el co­ra­zón y lo bus­co en mu­chas co­sas, in­clu­so en los sa­bo­res. me gus­ta ha­cer are­pa­das, equi­va­len­te a vues­tras bar­ba­coas, e in­vi­to a mis ami­gos ve­ne­zo­la­nos a are­pas re­lle­nas de car­ne, pa­be­llón criollo... la ver­dad es que amo ve­ne­zue­la, pe­ro me gus­ta­ría que cam­bia­ra”.

vir­gi­nia Tro­co­nis lle­va en es­pa­ña 15 años, pe­ro su fa­mi­lia con­ti­núa en ve­ne­zue­la, en una ciu­dad lla­ma­da va­len­cia: “les echo mu­cho de me­nos... mi ma­dre pa­sa tem­po­ra­das con­mi­go y mis her­ma­nos han ve­ni­do re­cien­te­men­te, pe­ro fue una tra­ge­dia sa­lir de ve­ne­zue­la, ce­rra­ron vue­los, la com­pa­ñía que­bró... la in­se­gu­ri­dad es enor­me. me ape­na, por­que yo ten­go bue­nos re­cuer­dos de mi in­fan­cia, íba­mos a la pla­ya los fi­nes de semana, fui a la uni­ver­si­dad... Y de pron­to to­do es­tá aca­ba­do, des­trui­do, feo. mue­ren y ma­tan”.

me­nos crí­ti­co es el di­rec­tor de or­ques­ta Gus­ta­vo du­da­mel, vin­cu­la­do a es­pa­ña por su ma­tri­mo­nio con la ac­triz ma­dri­le­ña ma­ría val­ver­de. du­da­mel, de 36 años, di­rec­tor de la fi­lar­mó­ni­ca de los Án­ge­les y el di­rec­tor más jo­ven del con­cier­to de año nue­vo de vie­na, cri­ti­có por pri­me­ra vez el sis­te­ma ve-

ne­zo­lano el pa­sa­do 25 de abril, tras la muer­te de un vio­li­nis­ta de 17 años du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción: “al­zo mi voz con­tra la re­pre­sión –di­jo en un ví­deo– e in­vi­to a los lí­de­res de mi país a de­jar de la­do egos e ideo­lo­gías... se ne­ce­si­tan so­lu­cio­nes in­me­dia­tas den­tro de un sano jue­go de­mo­crá­ti­co”.

ade­más de es­tos ve­ne­zo­la­nos in­flu­yen­tes, adi­ne­ra­dos y me­diá­ti­cos, hay una cla­se me­dia que tam­bién ha sa­li­do del país. “el co­ra­zón en Caracas y el bol­si­llo en ma­drid”, po­dría ser su le­ma. Hu­yen de la tra­ge­dia y el caos, de los hos­pi­ta­les mal aten­di­dos, de las ca­ren­cias en los su­per­mer­ca­dos y de una bru­ta­li­dad po­li­cial que alien­ta a quie­nes se pue­den per­mi­tir el lu­jo de com­prar un bi­lle­te de avión... Y, al con­tra­rio que otros sud­ame­ri­ca­nos co­mo bo­li­via­nos, pe­rua­nos o co­lom­bia­nos, lle­gan a es­pa­ña pa­ra que­dar­se. no pien­san en el re­torno. la in­mi­gra­ción no es tran­si­to­ria, es su nue­va vi­da. ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros, abo­ga­dos, mé­di­cos, pu­bli­cis­tas, ac­to­res... no di­cen que no a nin­gu­na pro­pues­ta de tra­ba­jo y son es­pe­cial­men­te em­pren­de­do­res, so­bre to­do en el co­mer­cio y la hos­te­le­ría.

“ma­drid nos lo po­ne fá­cil. aquí no te atra­can o te asal­tan sin pa­rar. los ban­cos te dan cré­di­tos, los pro­vee­do­res te sir­ven a tiem­po...”, ase­gu­ra luis Cris­cuo­lo, de la San­du­che­rie, un lo­cal si­tua­do en la ca­lle San­ta Te­re­sa que ofre­ce bo­ca­di­llos gour­met. es so­lo un ejem­plo de lo­cal ve­ne­zo­lano, co­mo tam­bién lo son la ca­de­na de ham­bur­gue­se­rías Goi­ko Grill, la ca­fe­te­ría Bo­ca­dos de la ex­clu­si­va ca­lle de Or­te­ga y Gas­set, el res­tau­ran­te la Cu­cha­ra, la tien­da pa­ra ni­ños Baby de­li, si­tua­da jus­to en­fren­te del par­que del re­ti­ro, el ne­go­cio de ba­gels Papi’s, la tien­da de ro­pa chic la vein­ti­nue­ve o la pas­te­le­ría de al­ta ga­ma ma­má Fram­boi­se, pro­pie­dad de Hum­ber­to Sán­chez. Por no ha­blar de la em­pre­sa an­to­jos ara­gua­ney, que se en­car­ga de su­mi­nis­trar la ma­yor par­te de los pro­duc­tos au­tóc­to­nos que se con­su­men en los res­tau­ran­tes y las ca­sas de los ve­ne­zo­la­nos que vi­ven en ma­drid, o de la repu­tada re­pos­te­ra Te­re­si­ta Chue­cos, que ela­bo­ra las tar­tas de boda de las pa­re­jas más ex­clu­si­vas.

lo me­jor de es­pA­ñA, lA se­gu­ri­dAd

Otro ca­so es el de ri­car­do rodríguez, a quien to­dos lla­man Ri­cho, ac­tor, pu­bli­cis­ta y pa­re­ja de la po­pu­lar pe­rio­dis­ta ma­ría Pa­ti­ño: “vi­ne a es­pa­ña ha­ce quin­ce años. Te­nía 27. Yo tra­ba­ja­ba en pu­bli­ci­dad, en ra­dio ha­cía un pro­gra­ma que se lla­ma­ba

Pla­ne­ta azul y ade­más era ac­tor de tea­tro y de no­ve­las. es­ta­ba bien po­si­cio­na­do. Pe­ro en ve­ne­zue­la vis­lum­bra­ba un fu­tu­ro os­cu­ro que no me gus­ta­ba. Y me de­can­té por es­pa­ña por­que mi pa­dre y mi abue­lo eran de el Fe­rrol. mi her­ma­na vi­vía en di­na­mar­ca y allí pa­sé tres me­ses an­tes de de­jar­me cau­ti­var por es­pa­ña. Se­vi­lla me enamo­ró. me adap­té y soy fe­liz. du­ran­te un tiem­po tra­ba­jé de­lan­te y de­trás de la cá­ma­ra, pe­ro el cir­cui­to es muy ce­rra­do. Fi­nal­men­te mon­té el gas­tro­bar di­ti­ram­bo Food and drinks, en la ca­lle alfonso X, con el ac­tor es­pa­ñol Ja­vier re­don­do. me re­la­ciono más con es­pa­ño­les que con ve­ne­zo­la­nos y me sien­to or­gu­llo­so de dar a co­no­cer la gas­tro­no­mía ve­ne­zo­la­na. re­gre­sé a ve­ne­zue­la ha­ce sie­te años, cuan­do mu­rió mi pa­dre, y no he vuel­to. Por mie­do, por­que lo que veo es la des­truc­ción de un país... pe­ro la echo de me­nos, allí en el Ca­ri­be to­do tie­ne más sa­bor”. So­bre ma­drid, Ri­cho aña­de: “des­ta­co la se­gu­ri­dad... es una ciu­dad en la que hay que te­ner di­ne­ro, pe­ro se vi­ve muy bien. el ca­lor y el frío tam­bién tie­nen su en­can­to y aun­que el es­pa­ñol es más se­co que el ve­ne­zo­lano, ma­drid es una ciu­dad ama­ble y lle­na de opor­tu­ni­da­des”.

Con él coin­ci­den otros ve­ne­zo­la­nos fa­mo­sos que, preo­cu­pa­dos por la si­tua­ción de su país, pre­fie­ren no dar su nom­bre: “lo que más se va­lo­ra de es­pa­ña, ade­más de que es­tá a dos ho­ras de ciu­da­des co­mo Pa­rís o lon­dres, es que no tie­nes que mi­rar si al­guien te si­gue. allí te­nía­mos un pa­raí­so en co­lo­res y aho­ra te­ne­mos un país en blan­co y ne­gro. Pa­sa­rán ge­ne­ra­cio­nes has­ta que se pue­da re­cu­pe­rar, si es que se re­cu­pe­ra. en es­pa­ña la ca­li­dad de vi­da es es­pec­ta­cu­lar... los ni­ños pue­den es­tar a tu la­do en una te­rra­ci­ta, to­man­do al­go, ju­gan­do con un mó­vil... se pue­de ir de ta­pas, ver mu­seos... y, lo me­jor, cuan­do uno sa­le de su ca­sa por las ma­ña­nas pien­sa en có­mo es­ta­rá el trá­fi­co, en si lle­ga­rá a tiem­po a su lu­gar de des­tino... allí, en ve­ne­zue­la, el que sa­le de su ca­sa por la ma­ña­na lo úni­co en lo que pien­sa es en sa­ber si vol­ve­rá de re­gre­so...”.

—1 1 — El cen­tro co­mer­cial Sam­bil, el ma­yor outlet de Eu­ro­pa. —2 2 — Al­fre­do Cohen, pro­pie­ta­rio de la cons­truc­to­ra Sam­bil, jun­to a su mu­jer. 3 — Fa­cha­da de Prín­ci­pe de Ver­ga­ra, 11, fin­ca com­pra­da por Cohen.

—3

4 — Mar­ga­ri­ta Var­gas jun­to a Luis Alfonso de Bor­bón. —4

FO­TOs: eliO val­de­rra­ma y Ca­sTe­lei­rO/rO­ller

5 — Mi­guel Án­gel Ca­pri­les, uno de los gran­des in­ver­so­res ve­ne­zo­la­nos en Es­pa­ña, pa­rien­te del lí­der opo­si­tor Hen­ri­que Ca­pri­les. —5

FO­TO: pablO Cua­dra/ geTTy

Pa­re­ja es­ta­ble Vir­gi­nia Tro­co­nis y Ma­nuel Be­ní­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.