NÓ­MA­DAS Y CA­RA­VA­NAS

Ka­za­jis­tán y Kir­guis­tán con­ser­van los te­so­ros cul­tu­ra­les y es­pi­ri­tua­les de ha­ce un mi­le­nio

Tiempo - - VIVIR - por Cla­ra pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ha­ce un mi­le­nio, la Ru­ta de la se­da trans­por­tó mer­can­cías des­de Chi­na y Eu­ro­pa y se con­vir­tió en un ca­mino de ilus­tra­ción y de in­ter­cam­bio de ideas y sa­be­res en­tre los dos ex­tre­mos del mun­do co­no­ci­do. En el co­ra­zón de la Ru­ta de la se­da se si­tua­ban Ka­za­jis­tán y Kir­guis­tán, que mil años des­pués con­ser­van te­so­ros cul­tu­ra­les y es­pi­ri­tua­les, su tra­di­ción nó­ma­da –des­de la ci­vi­li­za­ción Ta­ka y sus pe­tro­gli­fos a los cam­pa­men­tos de yur­tas– y su pa­sa­do de re­pú­bli­ca so­vié­ti­ca. A gol­pe de in­ver­sio­nes, Chi­na quie­re re­edi­tar una nue­va Ru­ta de la se­da y mien­tras Ka­za­jis­tán y Kir­guis­tán aplau­den la au­to­pis­ta que, a tra­vés de su te­rri­to­rio, uni­rá los ex­tre­mos de la an­ti­gua, se pre­pa­ran pa­ra ex­hi­bir sus jo­yas. Que su mo­der­na Ru­ta de la se­da abra sus puer­tas a los tu­ris­tas de la le­ja­na Eu­ro­pa. De la fron­te­ra chi­na a las aguas del mar Cas­pio, el via­je pa­sa por ver­des co­li­nas, pi­cos ne­va­dos y enor­mes la­gos –el Yssy­kKull es el se­gun­do ma­yor del mun­do, des­pués del Ti­tica­ca (Bo­li­via)– kir­gui­zos y por in­ter­mi­na­bles lla­nu­ras ka­za­jas. El ca­ba­llo si­gue sien­do ani­mal in­sus­ti­tui­ble –y man­jar pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les– y es fá­cil ima­gi­nar a las hues­tes mon­go­las de Gen­jis Khan aso­lan­do las an­ti­guas ciu­da­des de Ta­raz y Oty­rar, en Ka­za­jis­tán. Hoy las ex­ca­va­cio­nes de sus rui­nas em­pie­zan a dar idea de su pa­sa­do co­mo cen­tro co­mer­cial. Mo­nas­te­rios del pri­mer cris­tia­nis­mo co­mo Tash Ra­bat Ca­ra­van­se­rai, en Kir­guis­tán, pron­to die­ron po­sa­da a los co­mer­cian­tes y hoy se al­zan tam­bién co­mo atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos. Pa­ra ali­men­tar el al­ma, Tur­kes­tán al­ber­ga la cu­na del su­fis­mo y la ca­sa ba­jo tie­rra don­de se au­to­con­fi­nó su crea­dor, Ibrahim Ata, cuan­do a los 63 pen­só que no de­bía vi­vir más años que el Pro­fe­ta. En­tre los mau­so­leos, la mag­ní­fi­ca cú­pu­la tur­que­sa del de Kho­ja Akh­met Yas­sa­wi, en Tur­kes­tán, y los im­po­nen­tes mi­na­re­tes fu­ne­ra­rios co­mo la To­rre Bu­ra­na, en Kir­guis­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.