Ri­car­do Me­nén­dez Sal­món

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Ri­car­do me­nén­dez sal­món

Des­apa­re­ce un maes­tro, pe­ro en el mo­men­to del ba­lan­ce abun­dan más los apun­tes so­bre su vi­da que los dic­tá­me­nes acer­ca de su es­cri­tu­ra. El di­ván del psi­coa­na­lis­ta des­tro­na a la cá­te­dra. Qué mal­sa­na, ab­sur­da ob­se­sión la que nos im­pul­sa a pri­vi­le­giar la exis­ten­cia so­bre la obra, cuan­do res­pec­to de su crea­ción to­do ar­tis­ta, des­de el más ce­le­bra­do has­ta el más des­co­no­ci­do, de­be­ría per­ma­ne­cer en un plano de hu­mil­dad, in­vi­si­ble en reali­dad. Una vez más pa­re­ce que lo im­por­tan­te no fue lo que es­cri­bi­mos, pin­ta­mos o es­cul­pi­mos, sino lo que vo­ta­mos (o no), dón­de vi­vi­mos (o no), a quién ama­mos (o no). Tras el fa­lle­ci­mien­to de Juan Goy­ti­so­lo, en la ho­ra de las ne­cro­ló­gi­cas, ven­cen por go­lea­da los tex­tos que fre­cuen­tan sus cir­cuns­tan­cias, y so­lo tan­gen­cial­men­te, ca­si pi­dien­do per­dón, aso­man los que re­cuer­dan la re­le­van­cia del escritor. ¿Se­rá que, en reali­dad, ha­ce ya años que na­die leía a Goy­ti­so­lo, due­ño de una li­te­ra­tu­ra tan pre­cla­ra co­mo es­qui­va, con­de­na­da a un elo­gio va­cío de lectores, co­mo esos már­mo­les que en las aca­de­mias to­dos ve­ne­ran pe­ro na­die con­tem­pla? ¿Es ra­zo­na­ble que, en la ho­ra del adiós, uno de los re­no­va­do­res ca­pi­ta­les de la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta en es­pa­ñol du­ran­te la se­gun­da mi­tad del pa­sa­do si­glo co­se­che de­ce­nas de ar­tícu­los a pro­pó­si­to de sus gus­tos se­xua­les, sus con­flic­tos fa­mi­lia­res y sus há­bi­tos do­més­ti­cos, y ape­nas unos cuan­tos a pro­pó­si­to de su es­ta­tu­ra crea­ti­va? ¿Es ese el des­tino de los me­jo­res es­cri­to­res? ¿Aca­bar de­vo­ra­dos por su per­so­na­je, por ese su­je­to, ín­ti­mo y a la vez ex­pues­to, que ce­lo­sa­men­te, con­tra vien­to y ma­rea, aca­so han in­ten­ta­do des­te­rrar, pe­ro que a me­nu­do lo in­va­de to­do, in­clu­so el de­co­ro? Pa­re­ce que al mu­ñi­dor de Ál­va­ro

Men­dio­la, al no­ve­lis­ta que fue Juan Goy­ti­so­lo, es­te es el des­tino in­me­dia­to que su país, al me­nos su país de len­gua li­te­ra­ria, le te­nía re­ser­va­do: con­ver­tir­lo en un cri­sol de in­ter­pre­ta­cio­nes, en un cú­mu­lo de her­me­néu­ti­cas de­di­ca­das a ras­trear los orí­ge­nes de su ca­rác­ter, las ra­zo­nes de su fie­re­za, los por­qués de su des­ape­go. Co­mo si esas raí­ces, esas ra­zo­nes y esos por­qués no se hu­bie­ran trans­pa­ren­ta­do, por ac­ti­va y por pa­si­va, en una obra que des­de Jue­gos de ma­nos has­ta El exi­lia­do de aquí y de allá ha ve­ni­do fe­cun­dan­do se­sen­ta años de es­cri­tu­ra de una ra­di­ca­li­dad, cohe­ren­cia y lu­ci­dez con es­ca­so pa­ran­gón en nues­tro rue­do ibé­ri­co, tan pa­ca­to y co­me­di­do.

Lás­ti­ma, pues, que del au­tor de La re­sa­ca, Se­ñas de iden­ti­dad y Reivin­di­ca­ción del con­de don Ju­lián hoy los jó­ve­nes lectores, aque­llos que an­te el he­cho de su muer­te po­drían sen­tir el es­tí­mu­lo de acer­car­se a su es­cri­tu­ra, ten­gan que sa­ber­lo to­do acer­ca de có­mo vi­vía en Ma­rra­kech, con quién y con cuán­to di­ne­ro, pe­ro no se les ex­pli­que por qué esos tí­tu­los, ha­ce más de me­dio si­glo, no pu­die­ron pu­bli­car­se en Es­pa­ña, y aun hoy, ad­mi­ra­dos a la som­bra del ca­len­da­rio, mue­ven al ex­tra­ño asom­bro que pro­vo­can las obras sin fe­cha de ca­du­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.