Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - jo­sé an­to­nio ma­ri­na fi­ló­so­fo

El mun­do eco­nó­mi­co me fas­ci­na por su mez­cla de irra­cio­na­li­dad y cálcu­lo. Du­ran­te gran par­te de su his­to­ria, la Eco­no­mía se ha ba­sa­do en un su­pues­to Ho­mo eco­no­mi­cus, un ser que ac­túa ra­cio­nal­men­te bus­can­do su in­te­rés. Pe­ro es­te pre­su­pues­to se es­tá des­mo­ro­nan­do. Key­nes ad­vir­tió ya, ha­ce mu­cho tiem­po, que las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas las to­man los ani­mal spi­rits, las pa­sio­nes. Y el psi­có­lo­go Da­niel Kah­ne­mann ga­nó el pre­mio No­bel de Eco­no­mía pre­ci­sa­men­te por de­mos­trar la irra­cio­na­li­dad de nues­tro com­por­ta­mien­to. Pa­re­ce, sin em­bar­go, que un me­jor co­no­ci­mien­to de los me­ca­nis­mos eco­nó­mi­cos nos per­mi­ti­rá to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes. Con esa fi­na­li­dad va­mos a po­ner en mar­cha en la Fun­da­ción UP un curso on li­ne ti­tu­la­do Eco­no­mía pa­ra ciu­da­da­nos, de­di­ca­do a ex­pli­car lo que cual­quier per­so­na de­be sa­ber so­bre es­te te­ma pa­ra no ser en­ga­ña­do.

Mi in­te­rés en el co­no­ci­mien­to por el co­no­ci­mien­to es es­ca­so. Creo que hay que co­no­cer pa­ra com­pren­der y hay que com­pren­der pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes y ac­tuar. En los te­mas eco­nó­mi­co es­to es esen­cial. Sin em­bar­go, no es tan fá­cil sa­ber lo que ocu­rre. La cri­sis úl­ti­ma ha pues­to en te­la de jui­cio la fia­bi­li­dad de los eco­no­mis­tas. Du­ran­te su vi­si­ta pa­ra inau­gu­rar la Lon­don School of Eco­no­mics, la rei­na Isa­bel pre­gun­tó: ¿Y có­mo no pre­vie­ron lo que ha su­ce­di­do? Se en­car­gó de con­tes­tar­la Luis Ga­ri­cano, que sa­lió del pa­so co­mo pu­do. Lo cier­to es que da la im­pre­sión de que el di­ne­ro tie­ne una vi­da pro­pia, cu­yo di­na­mis­mo no aca­ba­mos de com­pren­der bien. Aca­bo de par­ti­ci­par en un de­ba­te so­bre eco­no­mía con Juan Ignacio Cres­po, en el que he ma­ni­fes­ta­do mi sor­pre­sa an­te el he­cho de que la ma­si­va crea­ción de di­ne­ro por los ban­cos cen­tra­les no ha­ya pro­vo­ca­do in­fla­ción. Cres­po pien­sa que eso ha su­ce­di­do por­que los ban­cos co­mer­cia­les han res­trin­gi­do el cré­di­to, que es lo que pro­du­ce un efec­to mul­ti­pli­ca­dor. Es po­si­ble que ten­ga ra­zón.

Ha­ce un par de años, el Ban­co de In­gla­te­rra pu­bli­có un do­cu­men­to ti­tu­la­do Crea­ción de di­ne­ro en la eco­no­mía mo­der­na, en el que se lee: “En la eco­no­mía mo­der­na, la ma­yor par­te del di­ne­ro to­ma la for­ma de de­pó­si­tos ban­ca­rios. Pe­ro la for­ma en que esos de­pó­si­tos ban­ca­rios son crea­dos no re­sul­ta del to­do com­pren­di­do: la prin­ci­pal vía pa­ra su crea­ción es a tra­vés de los prés­ta­mos que ha­cen los ban­cos co­mer­cia­les. Siem­pre que un ban­co ha­ce un prés­ta­mo, si­mul­tá­nea­men­te crea un de­pó­si­to co­rres­pon­dien­te y equi­va­len­te en la cuen­ta ban­ca­ria del pres­ta­ta­rio, crean­do de es­ta for­ma nue­vo di­ne­ro”.

Lo que me preo­cu­pa de es­te ejem­plo es que el Ban­co de In­gla­te­rra pa­rez­ca sor­pren­der­se de al­go que to­do el mun­do sa­bía: que los ban­cos crean di­ne­ro, que ese di­ne­ro es una fic­ción, y que ins­ta­la la deu­da co­mo prin­ci­pal mo­tor del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Es­te ca­rác­ter fic­ti­cio del di­ne­ro se ma­ni­fies­ta tam­bién en una de las aven­tu­ras fi­nan­cie­ras más es­tram­bó­ti­cas de la ac­tua­li­dad: la crea­ción del crip­to­di­ne­ro, de mo­ne­das co­mo el bit­coin, que son pu­ra crea­ción de pro­gra­mas in­for­má­ti­cos. ¿No tie­nen la im­pre­sión de que no es­ta­mos en bue­nas ma­nos?

El ca­rác­ter fic­ti­cio del di­ne­ro se ma­ni­fies­ta en la crea­ción de crip­to­di­ne­ro, de mo­ne­das co­mo el bit­coin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.