Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - na­ti­vel pre­cia­do @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Tras el re­cien­te fra­ca­so de Fe­li­pe Gon­zá­lez en las pri­ma­rias del PSOE, don­de su candidata Su­sa­na Díaz sa­lió de­rro­ta­da, no mues­tra mu­chas ga­nas de en­tro­me­ter­se en los asun­tos in­ter­nos de su par­ti­do. El ex­pre­si­den­te no acu­dió al 29º Con­gre­so, con la dis­cul­pa de que aca­ba de ser de­sig­na­do miem­bro del equi­po de ve­ri­fi­ca­ción del acuer­do de paz en Co­lom­bia, y el ga­na­dor Pe­dro Sán­chez so­lo tu­vo la opor­tu­ni­dad de ver­le a tra­vés de un plas­ma en el que ni si­quie­ra men­cio­na­ba su nom­bre.

Es cier­to que úl­ti­ma­men­te se de­di­ca a re­for­zar su fa­ce­ta de es­ta­dis­ta en ám­bi­tos in­ter­na­cio­na­les y, so­bre to­do, a po­ten­ciar la fun­da­ción que lle­va su nom­bre y que pon­drá a dis­po­si­ción de los ciu­da­da­nos to­da la do­cu­men­ta­ción y ar­chi­vos de la épo­ca en que fue je­fe del Eje­cu­ti­vo y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, y fun­cio­na­rá tam­bién co­mo la­bo­ra­to­rio de ideas so­cial­de­mó­cra­ta. Gra­cias a la bri­llan­te idea de su hi­ja Ma­ría Gon­zá­lez Ro­me­ro, ins­pi­ra­da en las Bi­blio­te­cas Pre­si­den­cia­les de los Es­ta­dos Uni­dos, el “ja­rrón chino” más em­ble­má­ti­co de nues­tra re­cien­te de­mo­cra­cia pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do su lu­gar en el mun­do, don­de le­jos de es­tor­bar se­rá de gran uti­li­dad.

Ya se co­no­cen los pri­me­ros tra­ba­jos de la fun­da­ción: el lan­za­mien­to de su pá­gi­na web, la pu­bli­ca­ción de un li­bro de in­ves­ti­ga­ción, ¿Quién man­da aquí? (De­ba­te), so­bre la cri­sis de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va y un in­tere­san­te es­tu­dio so­bre la ge­ne­ra­ción de los mi­llen­nials. Han rea­li­za­do encuestas en 21 paí­ses de to­do el mun­do a jó­ve­nes que se han he­cho ma­yo­res de edad en el si­glo XXI, y una de las con­clu­sio­nes más in­quie­tan­tes es que no les in­tere­sa la po­lí­ti­ca y, ade­más, es­tán con­ven­ci­dos de que no tie­nen mu­cho por lo que lu­char. Más de una vez me he re­fe­ri­do en es­te es­pa­cio a los jó­ve­nes que na­cie­ron a ca­ba­llo en­tre el si­glo pa­sa­do y el ac­tual, y ya se ha di­cho que la po­lí­ti­ca ocu­pa el úl­ti­mo lu­gar en­tre sus pre­fe­ren­cias, pe­ro hay cier­tos ras­gos de es­te in­for­me que rom­pe al­gu­nos es­te­reo­ti­pos, por ejem­plo, que un al­to por­cen­ta­je de los con­sul­ta­dos se de­cla­ran fe­li­ces y op­ti­mis­tas. Lo prio­ri­ta­rio pa­ra ellos es ser fe­li­ces y te­ner bue­na sa­lud, y en se­gun­do lu­gar les in­tere­sa es­pe­cial­men­te la mú­si­ca, el ci­ne, las nue­vas tec­no­lo­gías y el uso de las redes so­cia­les. Creen, ade­más, que exis­te una pro­fun­da bre­cha ge­ne­ra­cio­nal res­pec­to a sus pa­dres y abue­los.

La des­con­fian­za en los po­lí­ti­cos se de­be a los escándalos de co­rrup­ción, el in­cum­pli­mien­to de las pro­me­sas elec­to­ra­les y a que no se preo­cu­pan por sus pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des; so­lo les in­tere­sa la opi­nión de las per­so­nas ma­yo­res. Tam­bién han di­bu­ja­do el per­fil de su can­di­da­to ideal: que sea ín­te­gro, hu­mil­de, se pue­da con­fiar en él, se­pa ges­tio­nar una cri­sis, se cen­tre en crear em­pleo y en re­sol­ver los pro­ble­mas de la edu­ca­ción y la sa­ni­dad. Ha­brá que es­pe­rar a la si­guien­te ge­ne­ra­ción pa­ra en­con­trar ese mir­lo blan­co que re­cla­man los mi­llen­nials.

el ex­pre­si­den­te Fe­li­pe Gon­zá­lez se de­di­ca aho­ra so­bre to­do a po­ten­ciar la fun­da­ción que lle­va su nom­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.