Sán­chez abra­za a Corbyn y se ale­ja del cen­tro

Tiempo - - TIEMPO - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Sal­vo sor­pre­sa ma­yús­cu­la, so­lo ima­gi­na­ble vía tri­bu­na­les, Ma­riano Ra­joy es­tá en dis­po­si­ción de ago­tar la le­gis­la­tu­ra o, en su ca­so, in­te­rrum­pir­la por­que le con­ven­ga a su par­ti­do o le com­pli­quen la vi­da más de la cuen­ta. A Pe­dro Sán­chez no le in­tere­sa que­mar eta­pas an­tes de tiem­po. Ade­más, sa­be que sin Ciu­da­da­nos no hay na­da que ha­cer, no hay mo­ción de cen­su­ra que val­ga, por mu­chas ga­nas que ten­ga de lle­gar a La Mon­cloa.

De mo­men­to, el ge­ne­ral se­cre­ta­rio tran­si­ta por lo que al­gu­nos ca­li­fi­can co­mo pri­me­ra fa­se de su estrategia: acer­car­se a Po­de­mos pa­ra que se vi­sua­li­ce el cam­bio de rum­bo, la rup­tu­ra de­fi­ni­ti­va con el fe­li­pis­mo, que es lo que se vino a pro­me­ter en las pri­ma­rias. “So­mos la iz­quier­da”, y no nos gus­ta el PP, ni las puer­tas gi­ra­to­rias, ni los apa­ra­tos, ni el CETA, ni la le­gis­la­ción la­bo­ral, ni el te­cho de gas­to. El ob­je­ti­vo a cor­to es reubi- car­se, rein­ven­tar el PSOE. Ya se sa­be, la mar­ca lo aguan­ta to­do. To­do me­nos una co­sa, al me­nos has­ta aho­ra: con­fun­dir­se con Po­de­mos.

“Si ac­tua­mos co­mo Po­de­mos, ha­ce­mos pro­pues­tas pa­re­ci­das a las de Po­de­mos y vo­ta­mos con Po­de­mos, aca­ba­re­mos en­gu­lli­dos por Po­de­mos”, le oi­go de­cir a un dipu­tado po­co par­ti­da­rio. Pon­go la ore­ja en el otro la­do de la trin­che­ra: “Aho­ra to­ca to­mar dis­tan­cia con el Par­ti­do Po­pu­lar. Ya ha­brá tiem­po de mo­ver la brú­ju­la ha­cia el cen­tro”, di­ce un san­chis­ta. Es­ta­mos don­de ima­gi-

En el equi­po de Pe­dro Sán­chez hay per­so­na­jes que bien po­drían sen­tar­se en la ban­ca­da mo­ra­da

ná­ba­mos, pe­ro con los pa­pe­les cam­bia­dos. La ma­yo­ría pen­só en una vic­to­ria de Su­sa­na Díaz, por la mí­ni­ma, y un PSOE par­ti­do en dos. Y par­ti­do es­tá, so­lo que, con­tra pro­nós­ti­co, es el su­sa­nis­mo, pa­ra en­ten­der­nos, el de­rro­ta­do, y la estrategia ya no es la mis­ma.

El nú­cleo du­ro de Sán­chez se es­fuer­za es­tos días en sua­vi­zar de puer­tas aden­tro –en cier­tas puer­tas– las aris­tas de un lí­der al que aho­ra, di­cen, es­tan­do aun tan cer­ca las pri­ma­rias, no le que­da más re­me­dio que ac­tuar co­mo ac­túa, ofre­cien­do en pú­bli­co su perfil corby­niano, más or­to­do­xo. Pe­ro lle­ga­rá la ho­ra de ma­cro­ni­zar­se, in­sis­ten, de mi­rar en otra di­rec­ción, y en­se­ñar la ca­ra más ama­ble, hoy par­cial­men­te ocul­ta, del lí­der. Pe­ro to­do a su de­bi­do tiem­po.

Ha­brá que creer­les, pe­ro no lo es­tán po­nien­do fá­cil. Más bien to­do lo con­tra­rio. En re­la­ción, por ejem­plo, a la in­te­gra­ción com­pro­me­ti­da, ya van, al me­nos, tres des­plan­tes a los per­de­do­res. El pri­me­ro es el nom­bra­mien­to an­ti­es­ta­tu­ta­rio de Mar­ga­ri­ta Ro­bles co­mo por­ta­voz par­la­men­ta­ria. El se­gun­do, el sor­pre­si­vo anun­cio de abs­te­ner­se en la vo­ta­ción so­bre el Tra­ta­do de Co­mer­cio UE-Ca­na­dá, in­ter­pre­ta­do co­mo un des­pre­cio in­ne­ce­sa­rio al tra­ba­jo de los eu­ro­dipu­tados so­cia­lis­tas so­lo pa­ra con­ten­tar a Po­de­mos. Y el pe­núl­ti­mo: la elec­ción de Zai­da Can­te­ra co­mo por­ta­voz de De­fen­sa, una ex­cen­tri­ci­dad di­fí­cil de jus­ti­fi­car, so­bre to­do si con­fron­ta­mos el as­cen­so de la ex­co­man­dan­te con la re­ti­ra­da de ga­lo­nes a otros dipu­tados, co­mo Ig­na­cio Ur­qui­zu, que de­ja de ser por­ta­voz de Uni­ver­si­da­des.

La teo­ría es una co­sa y la prác­ti­ca otra muy dis­tin­ta. La teo­ría que se nos ven­de es que hay que su­bir el tono pa­ra ro­bar­le te­rreno a Po­de­mos y em­pu­jar a Igle­sias a un re­co­do de la iz­quier­da, el que ocu­pó en su día su buen ami­go Ju­lio An­gui­ta. La prác­ti­ca, sin em­bar­go, se con­fun­de la teo­ría. Las nue­vas ca­ras pa­re­cen que­rer com­pe­tir con Ire­ne Mon­te­ro. En el equi­po de Sán­chez hay per­so­na­jes in­ter­cam­bia­bles. Muy bien po­drían sen­tar­se en la ban­ca­da mo­ra­da, y ha­cer que Íñi­go Erre­jón pa­re­cie­ra un tras­no­cha­do so­cial­de­mó­cra­ta.

Ga­nar­le a Pa­blo Igle­sias

Pe­dro Sán­chez pre­ten­de asen­tar su li­de­raz­go, de­bi­li­tar la opo­si­ción in­ter­na y ga­nar­le la par­ti­da a Pa­blo Igle­sias en las mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas de 2019. Con­fir­mar­se co­mo lí­der de la iz­quier­da y afron­tar las ge­ne­ra­les con op­cio­nes de con­quis­tar el po­der. Pe­ro pa­ra eso ne­ce­si­ta­ría en al­gún mo­men­to mi­rar ha­cia la zo­na cen­tral del elec­to­ra­do. Y hoy por hoy, y di­gan lo que di­gan en voz ba­ja, no hay in­di­cios de que va­ya a ca­mi­nar en esa di­rec­ción. Ni por la ali­nea­ción ti­tu­lar ele­gi­da, ni por las apues­tas po­lí­ti­cas que se van co­no­cien­do, más pro­pias de esa iz­quier­da ob­so­le­ta que so­lo sa­ca la ca­be­za cuan­do la de­re­cha tro­pie­za, y que re­pre­sen­tan Corbyn o Mé­len­chon, que de un par­ti­do ca­paz de su­pe­rar vie­jos re­la­tos y ofre­cer so­lu­cio­nes re­for­mis­tas que no con­tem­plen la reali­dad co­mo un in­con­ve­nien­te.

Los pri­me­ros pasos de Pe­dro Sán­chez su­gie­ren un PSOE en pe­rio­do de prue­ba. Un PSOE ne­ce­si­ta­do del in­dul­to de Po­de­mos. Un PSOE que se ale­ja pe­li­gro­sa­men­te del cen­tro del ta­ble­ro.

pe­dro Sán­chez y Albert Ri­ve­ra du­ran­te su reunión del miér­co­les pa­sa­do. fo­to: dA­vid cAs­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.