Gen­te. La cró­ni­ca se­ma­nal de Ire­ne Por­te­ro

Tiempo - - TIEMPO - IRE­NE POR­TE­RO

Mi ami­ga Carlota Ca­si­rag­hi es una mo­na­da de ni­ña pe­ro, a mi juicio, de­ma­sia­do es­tre­sa­da. Yo se lo di­go siem­pre: es­tás es­tre­sa­da, Carlota, un día te vas a po­ner ma­la de al­go. Siem­pre se es­tá es­ca­pan­do por­que no pue­de más del es­trés. Ella tra­ba­ja de ma­dri­na de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad de Mó­na­co y lue­go pi­dien­do pa­ra los ni­ños po­bres en el Bai­le de la Ro­sa: no pue­de con to­do, co­mo es na­tu­ral, y se es­ca­pa. Las dos úl­ti­mas ve­ces que la he vis­to (en el ¡Ho­la! y en el Diez Mi­nu­tos) se es­ta­ba es­ca­pan­do al Ca­ri­be y a Ve­ne­cia, a re­po­ner­se. Aho­ra se ha vuel­to a es­ca­par a la hípica de su pue­blo, Mó­na­co (que de­be de ser una hípica pe­que­ñi­ta por­que, si es gran­de, pues ca­ram­ba, pues no ca­be) (lo mis­mo los ca­ba­llos sal­tan en ver­ti­cal, pa­ra aho­rrar es­pa­cio, ¿ver­dad?), y, co­mo no le da tiem­po a to­do, ha apro­ve­cha­do pa­ra lle­var ofi­cial­men­te a su úl­ti­mo mu­cha­cho, Di­mi­tri

Ras­sam. Pa­ra ir a los ca­ba­llos se vis­tió –los ner­vios, el es­trés, ya di­go– de ha­da Ma­lé­fi­ca, to­da en­vuel­ta en plu­mas ne­gras, que la gen­te la mi­ra­ba y de­cía: pe­ro qué es­tre­sa­da tie­ne que es­tar la po­bre. Coin­ci­dió allí con su ma­dre, Ca­ro­li­na; y con Mar­ta Or­te­ga y con su no­vio, Car­los To­rret­ta, que iban sen­ci­llos, na­tu­ra­les, de sport y ob­via­men­te mu­cho más des­can­sa­dos que Carlota. Que se lo ten­go di­cho, que se re­la­je. La reale­za es lo que tie­ne, que te ago­ta.

Más cal­ma­dos es­ta­ban los que fue­ron al con­cier­to de

Ale­jan­dro Sanz, pre­sen­ta­ción de la gi­ra Más es más pa­ra celebrar sus veinte años de ca­rre­ra. Acu­die­ron per­so­na­li­da­des que lle­van más o me­nos el mis­mo tiem­po por ahí dan­do vuel­tas, co­mo Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo, que em­pie­za a pa­re­cer­se mu­cho a su di­fun­ta ma­dre; tam­bién Lau­ra Sán­chez y Da­vid As­ca­nio, dis­fra­za­dos de Ale­jan­dro Sanz; Cris­ti­na Ci­fuen­tes, blan­ca y ra­dian­te co­mo Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la, e Íker

Ca­si­llas con su Sa­ra Car­bo­ne­ro. En la fo­to se les ve ca­ra de al­go así co­mo te­dio, ¿ver­dad? Bueno, no es por Ale­jan­dro Sanz; es que no se oía na­da, por lo me­nos al prin­ci­pio. Y cla­ro, pues te abu­rres co­mo el no­vio de Carlota, que no pue­de más del es­trés de la otra. Las fies­tas más mo­lo­nas son las que se or­ga­ni­za uno pa­ra sí mis­mo, y así la Aca­de­mia del Ci­ne ho­me­na­jeó a los pro­fe­sio­na­les del ci­ne. Es­tu­vie­ron mu­chos: Cla­ra La­go, un en­can­to; Adria­na Ugar­te, Al­ber­to Am­mann y Na­ta­lia Her­nán­dez, y tam­bién Je­sús Cas­tro, el de

El Ni­ño, que a ese sí que me lo es­tre­sa­ba yo bien es­tre­sao. Si se de­ja­se. Tam­bién vi por allí a Ana Ál­va­rez.

En el ac­to del vod­ka Sto­li se pre­sen­ta­ron, ve­ra­nie­gos y sin ner­vios de nin­gu­na cla­se, Ki­ke Sa­ra­so­la con Car­los Ma­rre­ro, Mó­ni­ca Cruz e Hi­ba Abouk, y So­nia Fe­rrer, que (ya ven la fo­to) más que re­la­ja­da pa­re­cía que iba con sue­ño. Y es que el es­trés es ma­lí­si­mo, Carlota. Ma­lí­si­mo pa­ra to­do. Tú haz­me ca­so.

Ca­ro­li­na, Di­mi­tri Ras­sam, Carlota Ca­si­rag­hi, Mar­ta Or­te­ga y Car­los To­rret­ta

Íker Ca­si­llas y Sa­ra Car­bo­ne­ro

He­len Swe­din y Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la

Mó­ni­ca Cruz e Hi­ba Abouk

Al­ber­to Am­mann y Na­ta­lia Her­nán­dez

So­nia Fe­rrer

Ki­ke Sa­ra­so­la con Car­los Ma­rre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.