Bie­nes­tar. Có­mo lo­grar un ab­do­men per­fec­to

Es una de las zo­nas del cuer­po que más cues­ta man­te­ner a ra­ya, tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res

Tiempo - - TIEMPO - por Ce­lia Lo­ren­te clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Con la lle­ga­da del buen tiem­po es ho­ra de lu­cir ti­po en pla­yas y pis­ci­nas. Una de las zo­nas que más preo­cu­pan de nues­tra anato­mía es el ab­do­men y po­cos son los afor­tu­na­dos que pue­den pre­su­mir de te­ner la en­vi­dia­da “ta­ble­ta de chocolate”. Aquí les pre­sen­ta­mos al­gu­nos mé­to­dos pa­ra con­se­guir­la, des­de los más sua­ves, co­mo apli­car­se cre­mas o dar­se ma­sa­jes, a otros un po­co más sa­cri­fi­ca­dos, co­mo prac­ti­car de­por­te, o más cos­to­sos y de­fi­ni­ti­vos, co­mo pa­sar por el qui­ró­fano.

Hi­po­pre­si­vos e iso­mé­tri­cos

Pa­ra con­se­guir un ab­do­men to­ni­fi­ca­do des­ta­ca la gim­na­sia hi­po­pre­si­va, que con­sis­te en ge­ne­rar una pre­sión den­tro de nues­tra ca­vi­dad ab­do­mi­nal por me­dio de una con­trac­ción del dia­frag­ma en ap­nea res­pi­ra­to­ria. Otra bue­na op­ción son los ejer­ci­cios iso­mé­tri­cos, co­mo plan­chas fron­ta­les y la­te­ra­les que se ba­san en ten­sar el múscu­lo, man­te­nién­do­lo el cuer­po en una po­si­ción es­tá­ti­ca du­ran­te unos 6 a 10 se­gun­dos.

Cre­mas y nu­tri­cos­mé­ti­cos

La efi­ca­cia de las cre­mas re­duc­to­ras de­pen­de de la cons­tan­cia en su apli­ca­ción. En el mer­ca­do hay gran va­rie­dad de pro­duc­tos. De­ben apli­car­se co­mo mí­ni­mo una vez al día, lo ideal es des­pués de la du­cha, con ma­sa­jes cir­cu­la­res y as­cen­den­tes en el ab­do­men. Tam­bién las fór­mu­las nu­tri­cos­mé­ti­cas son un buen com­ple­men­to que fa­ci­li­ta la eli­mi­na­ción de gra­sa y que el ab­do­men no apa­rez­ca hin­cha­do.

Ma­sa­jes y apa­ra­to­lo­gía

Hay dis­tin­tos ti­pos de ma­sa­jes ab­do­mi­na­les que ayu­dan a me­jo­rar la di­ges­tión, eli­mi­nar la re­ten­ción de lí­qui­dos y re­du­cir el es­tó­ma­go. Com­bi­na­dos con otras téc­ni­cas es­té­ti­cas co­mo la car­bo­xi­te­ra­pia, el dre­na­je lin­fá­ti­co, la ul­tra­ca­vi­ta­ción, la pre­so­te­ra­pia, etc. re­sul­tan efec­ti­vos. En cen­tros co­mo Novo Lá­ser pro­me­ten re­du­cir me­dian­te es­tas téc­ni­cas has­ta 3 cen­tí­me­tros en un mes pa­ra lu­cir el ab­do­men plano que tan­to se desea.

Lá­ser scul­ptu­re

Un lá­ser ca­paz de con­se­guir una eli­mi­na­ción efi­caz de la gra­sa lo­ca­li­za­da y re­du­cir vo­lu­men. Gra­cias a su lon­gi­tud de on­da lle­ga has­ta el te­ji­do adi­po­so y se es­ti­mu­la la tem­pe­ra­tu­ra en la zo­na. “La lon­gi­tud de on­da em­plea­da fo­ca­li­za el te­ji­do adi­po­so, sin da­ñar la der­mis, y pe­ne­tra has­ta al­can­zar la gra­sa sub­cu­tá­nea a ni­vel pro­fun­do”, ex­pli­ca Cris­ti­na Ál­va­rez, di­rec­to­ra de los cen­tros que lle­van su nom­bre.

Crio­te­ra­pia con Cools­cul­pting

Lle­gó a España en 2007 de la mano del doc­tor Án­gel Mar­tín, pio­ne­ro de la téc­ni­ca en Clí­ni­ca Me­nor­ca. Se tra­ta de una uni­dad de con­trol Cools­cul­pting con un apli­ca­dor con­sis­ten­te en dos pa­ne­les de en­fria­mien­to. Es­tá di­se­ña­do pa­ra ejer­cer una sua­ve pre­sión de va­cío en la zo­na ex­po­nien­do las cé­lu­las gra­sas a un en­fria­mien­to con­tro­la­do pa­ra eli­mi­nar­las gra­dual­men­te a tra­vés del pro­ce­so me­ta­bó­li­co del cuer­po.

In­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix

Una so­lu­ción no­ve­do­sa que des­tru­ye pa­ra siem­pre los acú­mu­los de gra­sa lo­ca­li­za­da eli­mi­nán­do­la a tra­vés del sis­te­ma lin­fá­ti­co. En la pri­me­ra par­te del tra­ta­mien­to se ha­ce una in­fil­tra­ción con un úni­co pin­cha­zo por zo­na con una agu­ja fi­na y lar­ga que per­mi­te re­par­tir el pro­duc­to ho­mo­gé­nea­men­te. Des­pués se apli­can ul­tra­so­ni­dos en la su­per­fi­cie ex­ter­na de la piel, con­si­guien­do que las cé­lu­las des­trui­das li­be­ren la gra­sa.

Li­po­suc­ción y di­se­ño mus­cu­lar

Per­mi­te eli­mi­nar los acú­mu­los de gra­sa en ab­do­men y ca­de­ras y de­fi­nir los múscu­los ab­do­mi­na­les. Des­pués de eli­mi­nar el ex­ce­so de gra­sa del ab­do­men me­dian­te la li­po­suc­ción se rea­li­za una ab­do­mi­no­plas­tia pa­ra co­rre­gir la fla­ci­dez y eli­mi­nar la piel so­bran­te. Pa­ra la recuperación se ne­ce­si­ta­rá ba­ja la­bo­ral, to­mar me­di­ca­ción y lle­var una fa­ja que su­je­te la zo­na. El re­sul­ta­do es vi­si­ble al ca­bo de tres o cua­tro se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.