His­to­ria. Adiós al lí­der car­lis­ta

Mue­re Zu­ma­la­cá­rre­gui, el ge­ne­ral que creó el Ejér­ci­to car­lis­ta y pu­so en ja­que al Go­bierno li­be­ral

Tiempo - - TIEMPO - Luis Re­yes

El pre­ten­dien­te don Car­los, Car­los V pa­ra los car­lis­tas, te­nía que sus­ti­tuir a su ge­ne­ral en je­fe, muer­to en com­ba­te, y no tu­vo me­jor ocu­rren­cia que nom­brar ge­ne­ra­lí­si­ma de sus ejér­ci­tos a la Vir­gen de los Do­lo­res. Pa­re­ce una es­tu­pi­dez, pe­ro lo cier­to es que no ha­bía nin­gún mi­li­tar car­lis­ta que pu­die­se cu­brir el hue­co que de­ja­ba To­más de Zu­ma­la­cá­rre­gui, ver­da­de­ra al­ma de la in­sur­gen­cia ar­ma­da. Muer­to aquel cau­di­llo, so­lo la in­ter­ven­ción di­vi­na po­día sal­var la cau­sa de don Car­los.

Al­gu­nos au­to­res de la época opinan in­clu­so que sin Zu­ma­la­cá­rre­gui no se ha­bría pro­du­ci­do la Pri­me­ra Gue­rra Car­lis­ta, ca­si aplas­ta­da en el hue­vo por una vi­go­ro­sa ac­ción re­pre­si­va. “La gue­rra ci­vil su­cum­bía cuan­do ape­nas em­pe­za­ba –es­cri­be el en­ci­clo­pe­dis­ta Fran­cis­co de Paula Me­lla­do– pe­ro de re­pen­te co­bra­ron áni­mos los car­lis­tas, po­co an­tes dis­per­sos y aba­ti­dos, con la ad­qui­si­ción de un so­lo hom­bre que in­gre­só en sus fi­las sin más dis­tin­ción que una boi­na y unas al­par­ga­tas. De esta ma­ne­ra se pre­sen­tó Zu­ma­la­cá­rre­gui a los su­ble­va­dos en el va­lle de Ara­quil (Na­va­rra) el día 30 de oc­tu­bre de 1833”. In­me­dia­ta­men­te se pu­so al fren­te de los fac­cio­sos, se in­ter­nó en el monte y allí fue ca­paz de or­ga­ni­zar una fuer­za mi­li­tar cada vez más im­por­tan­te, que iría de éxi­to en éxi­to has­ta el si­tio de Bil­bao.

La es­cue­la mi­li­tar de To­más de Zu­ma­la­cá­rre­gui ha­bía si­do la Gue­rra de In­de­pen­den­cia. Na­ci­do en un ca­se­río gui­puz­coano, pe­núl­ti­mo de on­ce her­ma­nos, le die­ron es­tu­dios de es­cri­bano, pe­ro al es­ta­llar el Dos de Ma­yo de 1808, con 19 años, se alis­tó de vo­lun­ta­rio y par­ti­ci­pó en la de­fen­sa de Za­ra­go­za. Ca­yó pri­sio­ne­ro, pe­ro es­ca­pó y se echó al monte, que era el re­cur­so de los sol­da­dos es­pa­ño­les an­te las re­pe­ti­das vic­to­rias fran­ce­sas, lo que da­ría lu­gar a la fa­mo­sa gue­rra de gue­rri­llas que Na­po­león lla­mó “la úl­ce­ra es­pa­ño­la”. To­más se unió a la par­ti­da de Gas­par de Jáu­re­gui, el Pas­tor, gue­rri­lle­ro gui­puz­coano que lle­gó a ser co­man­dan­te ge­ne­ral de las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das, y que nom­bra­ría a To­más su se­cre­ta­rio de­bi­do a sus es­tu­dios. Lo de se­cre­ta­rio no su­po­ne que se con­vir­tie­se en bu­ró­cra­ta, al con­tra­rio, par­ti­ci­pó en nu­me­ro­sos com­ba­tes, mos­tró do­tes de man­do y fue as­cen­di­do ofi­cial.

Mi­li­tar y ab­so­lu­tis­ta

Al ter­mi­nar la Gue­rra de In­de­pen­den­cia pa­só al Ejér­ci­to re­gu­lar con el gra­do de te­nien­te, e ini­cio una ca­rre­ra cas­tren­se en la que lle­ga­ría a coronel, con man­do de un re­gi­mien­to. En los agi­ta­dos años de Fer­nan­do VII, con los fe­ro­ces en­fren­ta­mien­tos en­tre li­be­ra­les y ab­so­lu­tis­tas, Zu­ma­la­cá­rre­gui to­mó fran­co par­ti­do por el ab­so­lu­tis­mo. Ha­cia el fi­nal del rei­na­do, cuan­do Fer­nan­do VII se acer­có a los li­be­ra­les y de­sig­nó he­re­de­ra a su hi­ja, la prin­ce­sa Isa­bel, Zu­ma­la­cá­rre­gui se ad­hi­rió a la cau­sa del her­mano del rey, don Car­los, lo que pre­ci­pi­tó su ce­se en el man­do y su re­ti­ro. Pe­ro tras la muer­te de Fer­nan­do VII es­ta­lló la re­be­lión car­lis­ta y el coronel Zu­ma­la­cá­rre­gui, co­mo he­mos vis­to, se pu­so “la boi­na y las al­par­ga­tas” de sus tiem­pos de par­ti­sano.

Su do­ble ex­pe­rien­cia de mi­li­tar re­gu­lar y gue­rri­lle­ro le lle­vó a or­ga­ni­zar un au­tén­ti­co ejér­ci­to so­bre la ba­se de las par­ti­das, pues la re­be­lión car­lis­ta ha­bía atraí­do a sus ban­de­ras un ele­va­do nú­me­ro de ofi­cia­les, mu­chos de ellos de la no­ble­za, pe­ro no hu­bo nin­gu­na uni­dad mi­li­tar que, co­mo tal, se ad­hi­rie­se a la cau­sa. Es una cir­cuns­tan­cia sor­pren­den­te, pues du­ran­te to­do el si­glo XIX y el pri­mer ter­cio del XX, los pro­nun­cia­mien­tos mi­li­ta­res pro­ta­go­ni­za­dos por una guar­ni­ción o cuer­po fue­ron una cons­tan­te de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Zu­ma­la­cá­rre­gui ha si­do bien tra­ta­do por la His­to­ria, sus ad­ver­sa­rios re­co­no­cie­ron sus do­tes de mi­li­tar ge­nial. El ge­ne­ral De la Sa­la, aca­dé­mi­co de la His­to­ria, le ca­li­fi­ca de “im­pro­vi­sa­dor de un

Pa­ra sus­ti­tuir a Zu­ma­la­cá­rre­gui, don Car­los nom­bró ge­ne­ra­lí­si­ma a la Vir­gen de los Do­lo­res

ejér­ci­to ad­mi­ra­ble, gran maes­tro de la gue­rra de mon­ta­ña, tác­ti­co in­sig­ne” y re­sal­ta su “in­te­li­gen­cia, fir­me­za de ca­rác­ter, leal­tad a su prín­ci­pe, va­lor bri­llan­te y pro­bi­dad in­co­rrup­ti­ble”. Pe­ro lo cier­to es que lle­vó a ca­bo una cam­pa­ña des­pia­da­da y cruel, co­mo co­rres­pon­de a los ho­rro­res de una gue­rra ci­vil. Am­bos ban­dos prac­ti­ca­ron el fu­si­la­mien­to de pri­sio­ne­ros de for­ma sis­te­má­ti­ca, y la po­bla­ción ci­vil fue so­me­ti­da a bár­ba­ros atro­pe­llos cuan­do se sos­pe­cha­ba que fa­vo­re­cía a los con­tra­rios. Lo úni­co bueno que sa­lió de aque­lla Pri­me­ra Gue­rra Car­lis­ta fue, al pa­re­cer, la tor­ti­lla de pa- ta­tas, ne­xo de unión de to­dos los es­pa­ño­les, sean lo que sean. La le­yen­da pre­ten­de que la in­ven­tó Zu­ma­la­cá­rre­gui du­ran­te el si­tio de Bil­bao, bus­can­do un ali­men­to ba­ra­to y nu­tri­ti­vo pa­ra sus sol­da­dos. Lo cier­to es que su éxi­to mi­li­tar te­nía una de sus ba­ses en el sen­ti­do prác­ti­co con el que equi­pó, vis­tió y ali­men­tó a sus tro­pas, y que la tor­ti­lla de pa­ta­tas, que ya exis­tía, fue po­pu­la­ri­za­da por las tro­pas en cam­pa­ña.

La bri­llan­te vic­to­ria de Zu­ma­la­cá­rre­gui en Ar­ta­za, en abril de 1835, dio a los car­lis­tas el do­mi­nio de to­do el Nor­te, ex­cep­to al­gu­nas ciu­da­des cos­te­ras. Don Car­los que­ría cul­mi­nar la cam­pa­ña con su en­tra­da en Bil­bao, plaza eco­nó­mi­ca­men­te im­por­tan­te y cu­ya ocu­pa­ción ten­dría re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal, aun­que Zu­ma­la­cá­rre­gui se opo­nía por ca­re­cer de me­dios. Se im­pu­sie­ron las ra­zo­nes po­lí­ti­cas so­bre las mi­li­ta­res, y el ase­dio de Bil­bao se ini­ció el 13 de ju­nio; en­se­gui­da co­men­zó el bom­bar­deo por am­bas par­tes, en el que se mos­tró la su­pe­rio­ri­dad de la ar­ti­lle­ría isa­be­li­na.

Zu­ma­la­cá­rre­gui ob­ser­va­ba la si­tua­ción con su ca­ta­le­jo des­de un bal­cón de la ca­sa de Quin­ta­na, jun­to a Be­go­ña, y en cuan­to le dis­tin­guie­ron los si­tia­dos “le sa­lu­da­ron con me­nu­deo de ti­ros de fu­sil –re­la­ta Me­lla­do–. Una ba­la, dan­do en los hie­rros de la ven­ta­na, hi­rió al ge­ne­ral de re­cha­zo en la par­te su­pe­rior del mus­lo”. La he­ri­da no era gra­ve y Zu­ma­la­cá­rre­gui or­de­nó que le lle­va­sen a Ce­ga­ma, don­de ha­bía un cu­ran­de­ro muy nom­bra­do, un tal Pe­tri­llo. Fue se­gu­ra­men­te la úni­ca es­tu­pi­dez que hi­zo el ge­ne­ral en to­da la cam­pa­ña, y la pa­ga­ría ca­ro.

Sus hom­bres car­ga­ron con el so­fá don­de ya­cía y le lle­va­ron a Ce­ga­ma co­mo quien lle­va en pro­ce­sión a un san­to. Allí Pe­tri­llo le ex­tra­jo la ba­la sin de­sin­fec­tar la he­ri­da, y le pro­vo­có una in­fec­ción que lo ma­tó en nue­ve días. Con él se iría la po­si­bi­li­dad de una vic­to­ria mi­li­tar car­lis­ta.

Zu­ma­la­cá­rre­gui he­ri­do es lle­va­do al cu­ran­de­ro por sus hom­bres. Al la­do, re­tra­to con­tem­po­rá­neo del ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.