Entrevista con Juan Ma­nuel Mo­reno

Tiempo - - TIEMPO - por cla­ra pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Fotos: da­vid Gar­cía-ama­ya

el pre­si­den­Te del pp de an­da­lu­cía ob­ser­va la de­bi­li­dad en la que ha que­da­do la pre­si­den­ta de la Jun­ta tras las pri­ma­rias del PSOE, a dos años de unas nue­vas elec­cio­nes tras las que se ve con el 50% de op­cio­nes de go­ber­nar.

P_ ¿Qué le pa­re­ce la ges­tión de la extinción del in­cen­dio de Do­ña­na?

R_ Es pre­ma­tu­ro pa­ra sa­ber el ori­gen y si ha ha­bi­do dis­fun­ción de la po­lí­ti­ca de pre­ven­ción de la Jun­ta. Aho­ra lo que to­ca es apa­gar el fue­go. Hay dos co­sas po­si­ti­vas: que no ha ha­bi­do víc­ti­mas mor­ta­les y la má­xi­ma coor­di­na­ción en­tre las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes, bom­be­ros de la Dipu­tación, la UME y el In­fo­ca. Aho­ra, una vez que pa­se to­do, ana­li­za­re­mos si los re­cor­tes de la Jun­ta en pre­ven­ción y lim­pie­za de bos­ques ha afec­ta­do. Pe­ro a pos­te­rio­ri. P_ ¿Có­mo ve a Su­sa­na Díaz tras las pri­ma­rias del PSOE? R_ Se la ve ba­ja en tér­mi­nos de áni­mo y un tan­to des­pis­ta­da. En la úl­ti­ma se­ma­na nos ha sor­pren­di­do con una hi­per­ac­ti­vi­dad ar­ti­fi­cial en su agen­da de An­da­lu­cía que le ha lle­va­do a co­me­ter va­rios erro­res. El pri­me­ro, el in­ten­to de nom­bra­mien­to de Die­go Val­de­ras pa­ra ha­cer un gui­ño a la iz­quier­da. Se ha equi­vo­ca­do, ha que­da­do mal con la iz­quier­da, con el se­ñor Val­de­ras, ha te­ni­do que dar mar­cha atrás. Des­pués, una cri­sis de Go­bierno en la que no ha po­di­do fi­char a per­so­nas de lus­tre y ha te­ni­do que ti­rar de mi­li­tan­tes del PSOE y sin ge­ne­rar nin­gún ti­po de ilu­sión.

P_ El otro día le di­jo en el Par­la­men­to que ha­bía uti­li­za­do An­da­lu­cía co­mo “tram­po­lín” y aho­ra co­mo “ta­bla de sal­va­ción”.

R_ Lo re­co­no­ce in­clu­so ella cuan­do des­pués de la es­tre­pi­to­sa de­rro­ta de las pri­ma­rias di­jo “aho­ra to­ca An­da­lu­cía”. Ha uti­li­za­do la plataforma de la Jun­ta pri­me­ro pa­ra sus am­bi­cio­nes per­so­na­les y des­pués co­mo un re­fu­gio. An­da­lu­cía no pue­de ser un pre­mio de con­so­la­ción ni un cuar­tel de in­vierno. Ha ha­bi­do una to­ma­du­ra de pe­lo a la ma­yo­ría de los an­da­lu­ces y el tiem­po de­mos­tra­rá si la pe­na­li­zan.

P_ De 1 a 10, ¿qué po­si­bi­li­da­des tie­ne us­ted de ser pre­si­den­te de la Jun­ta en 2019?

R_ Yo di­ría un 5. Es­ta­mos mi­tad y mi­tad, que­dan dos años y pue­den pa­sar mu­chas co­sas. En po­lí­ti­ca las co­sas se ol­vi­dan muy pron­to y los acon­te­ci­mien­tos van muy rá­pi­do. La ciu­da­da­nía ha cam­bia­do, de­ci­de su vo­to 48 ho­ras an­tes de vo­tar. Mu­cho res­pe­to al ad­ver­sa­rio, por­que lle­van 40 años go­ber­nan­do y tie­nen una ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca de las más po­ten­tes en España, pe­ro te­ne­mos po­si­bi­li­da­des, he­mos ga­na­do las ge­ne­ra­les, las en­cues­tas nos dan un em­pa­te y hay un es­ce­na­rio muy po­si­ti­vo. P_ ¿Díaz se­rá su ad­ver­sa­ria en el PSOE? R_ To­do pa­re­ce in­di­car que sí, aun­que cada día hay más vo­ces en el PSOE an­da­luz que es­toy con­ven­ci­do de que ha­rán lo im­po­si­ble pa­ra que no sea la can­di­da­ta. Lo ve­re­mos, ella va a pe­lear pa­ra ser­lo. P_ ¿Có­mo ve el acer­ca­mien­to en Ma­drid en­tre el PSOE y Po­de­mos?

R_ Preo­cu­pan­te pa­ra España, por­que el PSOE siem­pre ha si­do un par­ti­do de am­plio es­pec­tro, cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, mo­de­ra­do y ha en­tra­do en una com­pe­ten­cia pa­ra ver quién es el más ra­di­cal, con

prue­bas y el PP no tie­ne una po­li­cía in­ter­na y tie­ne que ac­tuar con la in­for­ma­ción que tie­ne. Me cons­ta que mu­chas ve­ces a can­di­da­tos se les ha pre­gun­ta­do y te di­cen que no. P_ Y lue­go han sa­li­do ra­na. R_ Y lue­go des­gra­cia­da­men­te mu­chas ve­ces sa­len ra­na. P_ ¿Us­ted de­nun­cia­ría sos­pe­chas aun­que afec­ta­ran a un com­pa­ñe­ro de par­ti­do?

R_ Sin du­da. Mi obli­ga­ción es ir a la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción. Me sen­ti­ría me­jor y ha­ría un fa­vor a mi pro­yec­to. Ser buen com­pa­ñe­ro no sig­ni­fi­ca ta­par prác­ti­cas de­lic­ti­vas. Lo que pa­sa es que al­gu­nos

han abu­sa­do di­cien­do que eran bue­nas per­so­nas y des­pués ha si­do lo con­tra­rio. P_ Ré­cord en lo que va de año de res­ca­te de in­mi­gran­tes en las cos­tas an­da­lu­zas.

R_ Es muy preo­cu­pan­te. Ha au­men­ta­do un 500% el nú­me­ro de pa­te­ras. Las ma­fias tie­nen cada vez más me­dios y es más di­fí­cil lu­char con­tra ellas. Hay que tra­ba­jar en ori­gen, con acuer­dos con Ma­rrue­cos, Ma­li y paí­ses sub­saha­ria­nos y coo­pe­ra­ción al desa­rro­llo. Re­vi­ta­li­zar los acuer­dos pa­ra que las au­to­ri­da­des no per­mi­tan que sal­gan de sus cos­tas. Y tra­ba­jar pa­ra que esas per­so­nas pue­dan pro­gre­sar en su país y no se vean obli­ga­dos a ju­gar­se la vi­da con las ma­fias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.