entrevista. Oli­ver Sto­ne

Tiempo - - TIEMPO - por He­len Cor­bett Fo­to: Clau­de me­da­le/Cor­bis

En­tre ju­lio de 2015 y fe­bre­ro de 2017, el ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se Oli­ver Sto­ne man­tu­vo un con­tac­to sin pre­ce­den­tes con el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin. De ahí na­ce The Pu­tin In­ter­views, el nue­vo do­cu­men­tal del ga­na­dor de tres Os­car.

P_ ¿Qué le hi­zo lan­zar­se a es­te pro­yec­to?

R_ Fue un tan­to ac­ci­den­tal. Na­ció a par­tir de la pe­lí­cu­la so­bre [Ed­ward] Snow­den: via­jé a Moscú pa­ra ha­blar con Snow­den, ha­blé con Pu­tin so­bre el ca­so y fue muy elo­cuen­te res­pec­to a su pos­tu­ra. Los rusos es­ta­ban abier­tos a ha­cer más.

P_ ¿Has­ta qué pun­to cree que ha po­di­do lle­gar don­de nin­gún periodista lo ha con­se­gui­do?

R_ Los pe­rio­dis­tas tie­nen otra agen­da. Yo in­ten­to ha­cer un re­tra­to de un hom­bre del que se di­ce que no lo te­ne­mos. No nos reuni­mos con su fa­mi­lia, sino que en las li­mi­ta­das con­ver­sa­cio­nes so­bre te­mas in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos in­ten­ta­mos mos­trar­lo de un mo­do que lo per­so­na­li­ce, y creo que lo ha­ce­mos.

P_ ¿Qué es lo que más le ha sor­pren­di­do so­bre Vla­di­mir Pu­tin?

R_ Creo que si de­jas a un la­do el re­tra­to oc­ci­den­tal que lo til­da de vi­llano, ti­po ma­lo, et­cé­te­ra, lle­gas a un re­tra­to rea­lis­ta de un hom­bre que go­bier­na un país, es com­ple­jo y real­men­te ve­la por el in­te­rés de Ru­sia, el de Ru­sia y el su­yo pro­pio. Y es muy bueno a la ho­ra de de­fen­der­lo y ex­po­ner su pun­to de vis­ta.

P_ Cuan­do de­ba­ten so­bre las le­yes re­la­ti­vas a los ho­mo­se­xua­les y la mo­ral que sub­ya­ce en ellas des­de la pers­pec­ti­va de Pu­tin, es­te afir­ma que no le gus­ta­ría “pro­vo­car” a un gay du­chán­do­se con él...

R_ No es­ta­ba en el guion. Es­tá­ba­mos en un par­ti­do de hoc­key y caí en la cuen­ta de que los ju­ga­do­res se du­chan jun­tos, que es un ves­tua­rio ce­rra­do y que él es ob­via­men­te el pre­si­den­te, pe­ro tam­bién un miem­bro del equi­po. Y me pre­gun­ta­ba có­mo se ges­tio­na­ría eso en el ves­tua­rio ce­rra­do y en­tre hom­bres. Es una ma­ne­ra in­tere­san­te de lle­gar al te­ma en cues­tión.

P_ ¿Hu­bo al­gún mo­men­to en el que tu­vie­ra que dar mar­cha atrás so­bre al­gún te­ma?

R_ No, no lo hi­ce (...), no que­ría per­der tiem­po. No ha­bía re­fle­xio­na­do so­bre lo que es­ta­ba pen­san­do. No se tra­ta de mí, se tra­ta de él, yo soy el ca­ta­li­za­dor de la con­ver­sa­ción, el di­rec­tor del ac­tor de la pe­lí­cu­la.

P_ ¿Le ca­yó bien Pu­tin?

R_ No lle­gué a co­no­cer­lo tan­to, lo res­pe­té y res­pe­té por lo que tra­ba­ja. Re­pre­sen­ta­ba los in­tere­ses de Ru­sia y los ex­pli­có muy bien. Caer bien o no es al­go sen­ti­men­tal, pe­ro pa­ra mí no se tra­ta de eso. Yo tra­ba­jo con un ac­tor du­ran­te una pe­lí­cu­la e in­ten­to que tra­ba­je. Pue­de que no me gus­te el ac­tor, se aca­be la pe­lí­cu­la y no vuel­va a ver­lo ja­más, pe­ro du­ran­te el tiem­po en que la es­ta­mos fil­man­do, tra­ba­jo con él. Com­par­ti­mos los mis­mos in­tere­ses, se podría de­cir que co­mo Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos.

P_ ¿Có­mo cree que reac­cio­na­rá el pú­bli­co ru­so a su re­tra­to de Pu­tin?

R_ No pen­sé en el pú­bli­co ru­so; sin­ce­ra­men­te, no sé qué van a pen­sar. La gen­te de Moscú, la éli­te, siem­pre ha si­do crí­ti­ca con los lí­de­res rusos. Pe­ro en el mundo real en el que la gen­te vi­ve, tra­ba­ja y mue­re, Pu­tin sig­ni­fi­ca al­go dis­tin­to: vol­vió a en­cau­zar Ru­sia tras los años de [Bo­ris] Yel­tsin. [DPA]

“Pu­tin ve­la por el in­te­rés de Ru­sia y es bueno de­fen­dién­do­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.