Me­dio si­glo sin Ca­ma­rón

La me­mo­ria del can­taor si­gue vi­va. La fa­mi­lia en­ca­be­za los ho­me­na­jes en­tre una afi­ción que se re­nue­va de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción

Tiempo - - TIEMPO - por Jo­sé ma­nuel Gó­mez

en 1989 ca­ma­rón via­jó a Lon­dres con la mi­sión de tras­cen­der las fron­te­ras: triun­fó en españa

mu­rió el 2 de ju­lio de 1992. Un cuar­to de si­glo des­pués los hi­jos del can­taor pro­ta­go­ni­zan un con­cier­to en el cen­tro cul­tu­ral Con­de Du­que de Ma­drid. “Es lo más bo­ni­to que he he­cho en mi vi­da, ade­más de mi hi­ja” di­ce Án­gel Vi­cen­te, ma­na­ger de Jor­ge Par­do, el di­rec­tor mu­si­cal de un ho­me­na­je en el que se en­cuen­tra el gru­po Fa­mi­lia Ca­ma­rón (con el gui­ta­rris­ta Luis Mon­je y sus her­ma­nas Ge­ma y Ro­cío) con mú­si­cos que acom­pa­ña­ron a Ca­ma­rón en sus dis­cos, co­mo Car­les Be­na­vent, Tino di Ge­ral­do o el pro­pio Jor­ge, que en 1979 es­ta­ba jun­to al can­taor en la plaza de to­ros mo­nu­men­tal de Bar­ce­lo­na cuan­do se es­cu­chó un es­truen­do mu­si­cal. “¿Quié­nes son esos?”, pre­gun­tó Ca­ma­rón sor­pren­di­do por la po­ten­cia so­no­ra de la pro­pues­ta de Weat­her Re­port, la ban­da se­ñe­ra del jazz­rock, en la que mi­li­ta­ban mú­si­cos de la ca­te­go­ría de Way­ne Shor­ter, Jo­seph Za­wi­null o el ba­jis­ta Ja­co Pas­to­rius. Aquel de Bar­ce­lo­na fue el úni­co con­cier­to de La le­yen­da del tiem­po el re­vo­lu­cio­na­rio dis­co de Ca­ma­rón que di­vi­dió el fla­men­co en un an­tes y un des­pués. El dis­co que los vie­jos afi­cio­na­dos de­vol­vían en las tien­das de dis­cos al gri­to de: “Es­te no es mi Ca­ma­rón, que me lo han cam­bia­do”. Jo­sé Mon­je fue en­tre­vis­ta­do en la te­le­vi­sión por el escritor Fer­nan­do Qui­ño­nes, que le pre­gun­tó por la po­lé­mi­ca gra­ba­ción. Ca­ma­rón se ha­bía de­ja­do bar­ba y lu­cía un mono “co­lo­rao”, una in­du­men­ta­ria iné­di­ta en el can­te. Nun­ca na­die fue tan ta­jan­te en el fla­men­co: “El que no lo ha­ya es­cu­chao... que lo es­cu­che” sen­ten­ció el can­taor. En 1989 el au­tor de es­te reportaje y Ca­ma­rón coin­ci­den en Lon­dres en los es­tu­dios de gra­ba­ción Ab­bey Road, don­de gra­ba­ron los Beatles y Pink Floyd, en­tre otras lu­mi­na­rias del rock uni­ver­sal. Fue una ju­ga­da promocional apro­ve­chan­do que la Ro­yal Phi­lar­mo­nic Or­ches­tra te­nía que gra­bar en Soy gi­tano (1989) el pri­mer dis­co de Ca­ma­rón que ob­tu­vo ven­tas acep­ta­bles. Has­ta ese mo­men­to, Ca­ma­rón era el rey del ca­se­te de mer­ca­di­llo. De He­cho, en la pre­sen­ta­ción

Los con­cier­tos en las fies­tas de san isi­dro de ma­drid en los años ochen­ta le con­sa­gra­ron co­mo un ído­lo de ma­sas

en Ca­sa Pa­tas la com­pa­ñía de dis­cos le ob­se­quió con un ca­se­te de pla­tino por ven­tas su­pe­rio­res a 200.000 ca­se­tes, cuan­do lo tra­di­cio­nal en la in­dus­tria era el so­co­rri­do dis­co de oro.

LA no­viA de rin­tin­tín (1969)

“Ca­ma­rón, Ca­ma­rón, ¿nos can­tas La no­via de Rin­tin­tín”. Re­me­dios Ama­ya re­cuer­da con ni­ti­dez la vi­si­ta de Ca­ma­rón al po­lí­gono San Pa­blo: “Mi com­pa­dre Jo­sé le di­jo que ha­bía unos ni­ños que can­tá­ba­mos y bai­lá­ba­mos pa re­ven­tar. Es­ta­ba Rai­mun­do Ama­dor, mi pri­ma An­ge­li­lla Mon­to­ya. Yo te­nía 8 años y Ca­ma­rón se par­tió la ca­mi­sa”.

A pe­sar de la evi­den­cia, Ca­ma­rón tar­dó mu­cho tiem­po y mu­chos dis­cos en te­ner in­fluen­cia en el fla­men­co, un mundo que en esos años se mo­vía len­ta­men­te.

“Tú ibas con Ca­ma­rón por la Gran Vía y no lo re­co­no­cía na­die”, ex­pli­ca Jor­ge Par­do. “Des­pués del con­cier­to de Bar­ce­lo­na de La le­yen­da del tiem­po hi­ci­mos va­rios con­cier­tos más”.

Pe­re­gri­nA­ción AL PA­LA­cio

A co­mien­zos de los años ochen­ta lle­ga la de­mo­cra­cia a los ayun­ta­mien­tos. En Ma­drid las fies­tas de San Isi­dro co­mien­zan a in­cluir en su pro­gra­ma un fes­ti­val fla­men­co en el que se reúnen va­rias fi­gu­ras del can­te, al es­ti­lo de los fes­ti­va­les an­da­lu­ces. Ca­ma­rón par­ti­ci­pa en es­tos fes­ti­va­les has­ta que se con­vier­te en ca­be­za de car­tel, com­par­ti­do con Pa­co de Lu­cía o Pa­ta Ne­gra. Esos con­cier­tos de Ca­ma­rón reúnen a 10.000 per­so­nas en una pe­re­gri­na­ción en la que abun­dan los gi­ta­nos, pe­ro don­de se ha­ce per­cep­ti­ble una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes pro­ve­nien­tes del rock.

El día que Pa­co de Lu­cía fue el te­lo­ne­ro de Ca­ma­rón ca­si na­die pu­do es­cu­char al gui­ta­rris­ta y a su gru­po por el am­bien­te fes­ti­vo. El gui­ta­rris­ta y el can­taor se cru­zan en los ca­me­ri­nos: “¿Qué tal el so­ni­do?” pre­gun­ta Ca­ma­rón ner­vio­so. “Una mier­da”, con­tes­ta Pa­co, que ha te­ni­do que en­fren­tar­se a la en­re­ve­sa­da acús­ti­ca del lo­cal y a una to­tal fal­ta de si­len­cio y aten­ción por par­te del pú­bli­co.

Cuen­tan que pa­só un tiem­po an­tes de que Ca­ma­rón y Pa­co vol­vie­ran a ha­blar­se. “¿Có­mo le pue­de de­cir que el so­ni­do es ma­lo? ¡Con lo sen­si­ble que es pa­ra esas co­sas!”, de­cían en su en­torno.

Pe­ro Pa­co y Ca­ma­rón fue­ron uña y car­ne des­de el año 1969. “A Ca­ma­rón so­lo ha­bía que oír­lo una vez pa­ra sa­ber que era un ge­nio... Nun­ca hi­ci­mos un dis­co co­mo si fuese una ven­gan­za, por­que éra­mos jó­ve­nes y no te­nía­mos mie­do”, es­cri­bía Pa­co de Lu­cía en la revista La Ca­ña. En los años se­ten­ta Ca­ma­rón can­ta­ba en el ta­blao To­rres Ber­me­jas y en­tre pa­se y pa­se se iba a ju­gar al bi­llar con Pa­co. Los bi­lla­res de Ca­llao eran su re­fu­gio ha­bi­tual. In­clu­so des­pués de una gra­ba­ción o de una se­sión de fotos con Pe­pe La­mar­ca. El fo­tó­gra­fo acom­pa­ña­ba a los ar­tis­tas a los bi­lla­res. “No, nun­ca sa­qué la cá­ma­ra pa­ra ha­cer­les un fo­to ju­gan­do al bi­llar, cuan­do aca­ba­ba la se­sión de fotos se ter­mi­na­ba el tra­ba­jo, el bi­llar ya for­ma­ba par­te de la vi­da pri­va­da”. La­mar­ca ha vuel­to a re­tra­tar a fla­men­cos “por­que An­to­nio Re­yes y Die­go del Mo­rao me re­cuer­dan mu­cho a Ca­ma­rón y a Pa­co”.

LA cA­rre­rA in­ter­nA­cio­nAL de cA­mA­rón

Tan­to su dis­co­grá­fi­ca co­mo los di­ver­sos re­pre­sen­tan­tes de Ca­ma­rón in­ten­ta­ron ha­cer del can­taor una es­tre­lla mun­dial. En Pa­rís Ca­ma­rón apa­re­cía en la por­ta­da de Li­bé­ra­tion co­mo si fue­ra una es­tre­lla del rock.

En 1988 Da­vid Byr­ne vi­si­ta­ba Bar­ce­lo­na pa­ra pro­mo­cio­nar el úl­ti­mo dis­co de Tal­king Heads, ahí se mos­tró in­tere­sa­do en el fla­men­co. “¿Has es­cu­cha­do a Ca­ma­rón?”, pre­gun­ta­mos. Cuan­do Ca­ma­rón to­có en Nue­va York dos años más tar­de, una de las per­so­na­li­da­des pre­sen­tes era Byr­ne.

A Juan Luis Gue­rra no hu­bo que ha­cer­le su­ge­ren­cias de nin­gún ti­po, en su se­gun­do ele­pé ha­bía he­cho una ver­sión de Yo vi­vo enamo­rao en merengue, lue­go fue Ca­ma­rón el que le co­rres­pon­dió cuan­do hi­zo una ver­sión de la com­po­si­ción de Juan Luis Amor de co­nun­co con Ana Be­lén.

Era el ti­po de su­ge­ren­cias de su com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca pa­ra ga­nar pú­bli­co. Pe­ro Ca­ma­rón se ha­bía con­ver­ti­do en una es­pe­cie de sal­vo­con­duc­to pa­ra los ar­tis­tas de jazz de me­dio mundo cuan­do pa­sa­ban por el Co­le­gio Ma­yor San Juan Evan­ge­lis­ta,

el Johnny, y se en­con­tra­ban con un cur­si­llo ace­le­ra­do de fla­men­co im­par­ti­do por Juan Jo­sé Gon­zá­lez, que des­pués de las prue­bas de so­ni­do ofre­cía una in­for­mal in­tro­duc­ción a las bu­le­rías que re­ci­bie­ron per­so­na­li­da­des co­mo Bobby McFe­rrin, Geor­ge Adams o Wyn­ton Mar­sa­lis y que lue­go eran aga­sa­ja­dos con una cin­ta de ca­se­te. En el San Juan Evan­ge­lis­ta Ca­ma­rón rea­li­za el úl­ti­mo con­cier­to de su vi­da, en 1992.

en Lon­dres

En ju­lio de 1989 un gru­po de pe­rio­dis­tas es­tá­ba­mos a pun­to de em­bar­car ha­cia Lon­dres y no apa­re­cía por allí ni la som­bra del can­taor. La ci­ta con­sis-

tía en en­con­trar­se con Ca­ma­rón en los mí­ti­cos es­tu­dios Ab­bey Road de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, don­de gra­ba­ron los Beatles, Ca­ma­rón ya ha­bía aca­ba­do su par­te y no en­ten­día que la ju­ga­da promocional era esa. Que pa­ra ven­der ha­bía que in­ver­tir, mo­ver­se, ha­cer­se unas fotos le­jos. ¿Ab­bey Road? ¿Los Beatles? ¿Quié­nes son esos? Eso ca­re­cía de im­por­tan­cia en su mundo.

La Ro­yal Phi­lar­mo­nic Or­ches­tra es­ta­ba dis­pues­ta al otro la­do del cris­tal y, de pron­to, lle­gó Ca­ma­rón di­rec­ta­men­te des­de el ae­ro­puer­to, le acom­pa­ña Jo­sé Can­da­do, su ha­bi­tual de la época. Ofi­cia­ba de pro­duc­tor Ri­car­do Pa­chón. Ver a una or­ques­ta sin­fó­ni­ca, re­ple­ta de in­gle­ses, in­ten­tar po­ner­se fla­men­ca no es al­go que le ocu­rra a uno to­dos los días. Me acer­co a Ca­ma­rón, que es­ta­ba co­mo au­sen­te.

“¿Qué te pa­re­ce?”, le di­go. “Yo no en­tien­do na”, me su­su­rra. Es un hom­bre par­co en pa­la­bras.

La se­sión de gra­ba­ción de la or­ques­ta se alar­ga­ba más de lo pre­vi­si­ble y aque­llo mul­ti­pli­ca­ba la fac­tu­ra, así que lo me­jor era sa­car a los pe­rio­dis­tas del es­tu­dio y re­unir­nos en un am­bien­te más pro­pi­cio. Ri­car­do Pa­chón nos lle­va a la ca­sa del ci­neas­ta gay Ce­les­tino Co­ro­na­do, co­la­bo­ra­dor de Lind­say Kemp, el des­cu­bri­dor de Da­vid Bo­wie.

Co­ro­na­do fue eclip­sa­do en la reunión por un gi­tano tí­mi­do co­mo Ca­ma­rón ro­dea­do de media do­ce­na de pe­rio­dis­tas y... un fo­tó­gra­fo su­da­me­ri­cano que le pre­gun­ta a Ca­ma­rón so­bre los Gipsy Kings, que en­ton­ces es­ta­ban triun­fan­do en Lon­dres y en to­do el pla­ne­ta: “Ya me gus­ta­ría a mí te­ner la mar­cha que tie­nen los Gipsy Kings”, di­jo Ca­ma­rón.

Aque­lla ope­ra­ción promocional se sal­dó con va­rias por­ta­das en me­dios es­pa­ño­les, un buen dis­co, Soy gi­tano (1989), y las me­jo­res ven­tas has­ta ese mo­men­to. Lue­go lle­gó la le­yen­da.

no te­nía nin­gu­na in­ten­ción de cam­biar el fla­men­co, ca­ma­rón can­ta­ba des­de el res­pe­to a la tra­di­ción. el res­to es ta­len­to

f 1

f 2

f 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.